Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Entradas etiquetadas como ‘François Hollande’

Tres claves sobre las elecciones presidenciales en Francia

Candidatos a la presidencia en un debate electoral televisado el 5 de abril. (Lionel Bonaventure / EFE)

Este domingo cerca de 46 millones de franceses -estos fueron los votantes registrados en las últimas presidenciales- serán llamados a elegir quién ocupará la presidencia de su país aunque el nombre definitivo no se sabrá hasta el 7 de mayo, cuando se producirá la segunda vuelta de las elecciones. Estos comicios, bien sea por la situación interna del país, por la particularidad de los candidatos que se presentan -y que apuntan a resultados ajustados- o por el contexto internacional y europeo en el que se producen son importantes más allá de las fronteras del país y deberían tener todas las miradas puestas en ellos.

El resultado marcará un antes y un después y puede condicionar el transcurso futuro de una Unión Europea ya debilitada por el Brexit. ¿Conseguirá la vieja política, los partidos tradicionales, triunfar? ¿Conseguirán los candidatos una alta participación electoral o será la abstención la gran vencedora? ¿Puede llegar al Eliseo un presidente de extrema izquierda o una presidenta de extrema derecha? 

Lee el resto de la entrada »

Brexit: cómo reacciona la Unión Europea a la salida de Reino Unido

Juncker y Farage se saludan en el hemiciclo / Parlamento Europeo

Juncker y Farage se saludan en el hemiciclo / Parlamento Europeo

Los británicos han votado y, con sus más y sus menos, han decidido abandonar el club de la Unión Europea. La campaña, en la que que según The Guardian ha vencido el racismo, ha abierto una caja de Pandora que ni los grandes expertos en la UE saben qué contiene; que un miembro de los Veintiocho decida abandonar no estaba previsto y los engranajes y lazos que se han establecido durante estos más de 40 años de relación son casi imposibles de desligar. Así, se suceden las declaraciones de los líderes de una UE herida que se debate entre romper del todo las relaciones con su ex pareja y tratarla como a cualquier desconocido en la calle o quienes apuestan por mantener un vínculo especial, en lo comercial sobre todo. De momento, gana el rencor.

La primera reacción ha sido la del presidente de la Comisión Europea -el poder ejecutivo-, Jean Claude Juncker, que el martes le espetaba al líder del UKIP, Nigel Farage, un “¿por qué están todavía aquí?” en el pleno extraordinario sobre el brexit del Parlamento Europeo en Bruselas que despertó el aplauso del resto de europarlamentarios. No hay que olvidar que el miembro más eurófobo forma parte de la institución desde 1999 cobrando entre 5.000 y 10.000€ al mes. La Eurocámara aprobaba una resolución que emplaza a la UE a una reforma profunda de los tratados con una clara hoja de ruta y solicita al Reino Unido que invoque el artículo 50 “con el fin de evitar una inseguridad perjudicial para todos y proteger la integridad de la UE”. El adalid del leave contestaba que el brexit es consecuencia “de las políticas europeas” y aunque Juncker se dirigía al Parlamento en un tono amable, sus comentarios dejaban entrever la tensión: “el brexit nos ha cortado algunas alas pero eso no nos impedirá seguir volando”. Lee el resto de la entrada »

¿Qué opina la Unión Europea de los resultados de las elecciones en España?

Si a alguien le gusta la estabilidad y la ausencia de cambio más que a Mariano Rajoy, es a la Comisión Europea, lo que comúnmente llamamos “Bruselas”. Ese deseo por mantener el equilibrio, más el respeto a la independencia política de cada Estado miembro, lleva a la absoluta discreción durante las campañas electorales de cada país. Y en el caso español, tras los resultados poco concluyentes, parece que la discreción se mantendrá hasta que se concrete el futuro gobierno. La única “salida de tono” la podemos observar en este vídeo en el que las cámaras captaron la sorpresa de la canciller Angela Merkel después de que Rajoy le comunicara que Podemos podría ser segunda fuerza el 20D:

Bruselas no comenta, oficialmente, los resultados de las elecciones en ninguno de sus Estados miembros. “Es un asunto interno”, se limitan a repetir sus portavoces y como mucho, añaden que desean que de las urnas salga un gobierno que permita al país continuar en la senda de la recuperación y las reformas. Aunque media Europa está gobernada por pactos entre dos o más partidos, España no ha entrado todavía en ese club de coaliciones.

A nivel europeo, sí ha funcionado la maquinaria de los partidos. El Partido Popular Europeo se felicitaba el lunes por ser “el claro vencedor de las elecciones españolas” y manifestaba que “los españoles han optado por la única fuerza política que sigue estando comprometida y es responsable”. Los socialistas europeos se mostraban convencidos de que los resultados “abren una nueva página en la historia política de España” y estimaban que la mayoría había votado por un cambio “contra el PP y a favor de las fuerzas progresistas”.

Jean-Claude Junker, presidente de la Comisión Europea, y Mariano Rajoy / Sergio Barrenechea, EFE

Jean-Claude Junker, presidente de la Comisión Europea, y Mariano Rajoy / Sergio Barrenechea, EFE

La Izquierda Unida Europea obviaba las diferencias entre IU y Podemos y se congratulaba, en general, del “éxito de los partidos de izquierda en las elecciones parlamentarias”, en voz de su presidente en el Parlamento Europeo, Gabi Zimmer. Pasaba después a felicitar a Podemos y, concretamente, a Pablo Iglesias, por su “impulso vigoroso a la democracia en crisis en España”. Zimmer aseguraba que el cambio está a la vuelta de la esquina y que el bipartidismo toca a su fin. Olvidando nombrar a Alberto Garzón, felicitaba también a su candidatura, Unidad Popular, en la misma frase en la que a Bildu y En Marea. Lee el resto de la entrada »

París y su gente tres días después: ni rastro de odio

"En el acceso a la sala de conciertos Bataclan, una chica se acerca para dejar un ramo de flores en recuerdo por los 80 muertos, se detiene frente al objetivo sin saber qué hacer" / Xosé Bouzas

“En el acceso a la sala de conciertos Bataclan, una chica se acerca para dejar un ramo de flores en recuerdo por los 80 muertos, se detiene frente al objetivo sin saber qué hacer” / Xosé Bouzas

Casi se ha contado todo sobre París. Casi, porque lo que le sucede a estos hechos es lo que a todos los acontecimientos que cambian la Historia: que no se acaban nunca. Todavía no hemos cerrado, desgraciadamente, la lista de fallecidos, ni la de culpables. Aún necesitamos mirar mapas de París para señalar las catedrales del horror y nos quedan, desafortunadamente, muchos vídeos inéditos con los que asustarnos, otra vez. Quedan infinitas historias anónimas de héroes, víctimas e hijos de puta. Pero aunque los atentados de París lo cambian todo, no ponen remedio a la inevitable vuelta a la vida real. A la rutina. Los parisinos, sea cual sea su origen, tuvieron que levantarse ayer al ritmo de su despertador, poner los pies en el suelo, la máscara de la normalidad y lanzarse a la escuela, el trabajo, la universidad, el supermercado. De eso hemos hablado con algunos de ellos.

Coinciden en que el ambiente es menos tenso de lo que aparece por televisión. La sociedad del espectáculo nos ha repetido tantas veces la estampida del domingo en la Place de la République que la vida de la ciudad se nos antoja el minuto antes del vaciado de revólver en las películas. Hay miedo, pero sobre todo hay dolor. Y ninguno de los entrevistados ha hablado de rabia, más bien lo contrario: responder al ataque con bombardeos a Raqqa, la ciudad siria base de operaciones del Daesh, es considerada una cucharada más en la boca del odio. Lee el resto de la entrada »

Los valores de la república francesa

Imagen

Protestas en Francia en contra de Manuel Valls por la expulsión de la alumna gitana // Afp

Tras días de silencio y polémica, el sábado pasado el presidente francés, François Hollande, se pronunció sobre la deportación de la familia Dibrani, gitanos de la minoría romaní que residían en Francia de manera ilegal. La acción emprendida por su gobierno a principios de Octubre desató las críticas -más por la manera en que ocurrió que por la expulsión en si- y las palabras de Hollande no han hecho más que atizar el fuego. 

Después de denegar el permiso de asilo que la familia había pedido, el Ministerio del Interior, con Manuel Valls en cabeza, ordenó a la policía encargarse de devolver a los Dibrani de vuelta Kosovo. Primero fue el padre, el 8 de octubre, y al día siguiente, fueron la madre y los seis hijos. Cuando esto ocurrió todos estaban en casa menos Leonarda, ahora foco de todos los medios de comunicación por su arresto durante una excursión escolar.

Cuando salió a la luz el modo en que Leonarda había sido detenida muchos se indignaron y salieron a las calles a protestar. Rozando la legalidad, que prohíbe una acción policial de este calibre en las escuelas francesas o cerca de éstas, la policía hizo detener el autobús en el que viajaban Leonarda y sus compañeros de clase, que iban de excursión con el colegio. Así, aunque no ocurrió en la escuela sí que pasó durante horario lectivo y ante las miradas de incomprensión de sus amigos y la impotencia y resignación de sus profesores.

Sin embargo, ninguna de las críticas o las protestas, surgidas no sólo de entre sectores de la población sino también desde dentro del propio Parti Socialiste, sirvió para que el ministro del Interior francés, Manuel Valls, rectificara o matizara lo más mínimo de sus palabras. Tampoco lo hizo que centenares de estudiantes tomaran las calles de París y de otras ciudades del país para pedir el regreso de los Dibrani y la dimisión del ministro. Valls, de los políticos más populares hoy en Francia, se ha mantenido firme desde el primer momento y ha puesto en tela de juicio los valores de su partido, que con acciones como ésta recuerda más a la lucha contra la inmigración de Sarkozy que a la supuesta política izquierdista de Hollande.

Lo único que hizo el ministerio fue abrir una investigación para comprobar precisamente la legalidad del proceso de deportación llevado a cabo y, bajo poca sorpresa, esa investigación fugaz afirma que el proceso ocurrió ‘dentro de la ley’ y que en todo caso debería corregirse la legislación e incluir que la policía tampoco debe de actuar en plena actividad escolar, con independencia de si ésta tiene lugar o no dentro de la escuela.

Por si no fuera suficiente lo ocurrido hasta el momento, durante su aparición estelar ante las cámaras, Hollande sugirió que “dadas las circunstancias, si se realiza una solicitud y si quiere continuar sus estudios en Francia, [Leonarda] será bienvenida”. La idea del  presidente, de alargar la mano sólo a Leonarda dejando su familia en Kosovo, es tan absurda que cae por su propio peso. Con este gesto, Hollande, sienta un precedente que no gusta a la derecha ni satisface lo suficiente a la izquierda y que complica el debate sobre la inmigración en Francia.

Por último, mientras episodios de este tipo ocurren en la república francesa, segunda potencia europea y tierra de la ‘liberté, egalité et fraternité’, poco a poco y en silencio el partido de ultraderecha Front National va ganando adeptos. Según un sondeo publicado por ‘Le Nouvel Observateur’ el partido obtendría el 24% de los votos en las elecciones europeas, que tendrán lugar esta primavera, y se convertiría en el partido más votado de Francia. Miedo. ¿Dónde quedan los valores?

BLANCA BLAY

@BlancaBlay

blanca.blay@gmail.com