Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Entradas etiquetadas como ‘Manuel Valls’

Carrera al Eliseo, el culebrón presidencial francés

¿Quién protagonizará un nuevo escándalo? (Agencias)

Empieza la cuenta atrás para que los franceses vayan a votar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales el próximo 23 de abril. Tras las elecciones en Austria y Holanda, donde los candidatos xenófobos euroescépticos de la ultraderecha Norbert Hofer y Geert Wilders quedaron en segundo lugar, Europa observa expectante desde el asiento del copiloto como se desenvuelve la campaña hacia el Eliseo. Un culebrón digno de telenovela.

El conservador François Fillon ha decidido enrocarse en su candidatura presidencial aún después que la justicia francesa haya iniciado formalmente la investigación sobre el abuso de fondos públicos por la contratación fraudulenta de su mujer Penelope e hijos, como asistentes parlamentarios. El escándalo conocido como PenelopeGate reveló el supuesto cobro de 680.000 euros por un trabajo no realizado. Fillon, quién había prometido en campaña tolerancia cero contra la corrupción ha acusado al presidente Hollande de orquestar una conspiración contra él.

La polémica también envuelve a un partido socialista (PS) cainita que no parece ser capaz de unirse tras su candidato Benoît Hamon, quien ganó las primarias de su partido y representa el ala más izquierdista. El último dardo ha sido lanzado por el exprimer ministro socialista Manuel Valls al declarar su apoyo al centrista Emmanuel Macron; exministro de economía que dejó el gobierno de Valls para lanzar su propia candidatura presidencial bajo el movimiento “En Marche”.

La crisis en el seno del PS llevaba ya tiempo cociéndose. Varias de sus figuras políticas habían roto la norma no escrita de apoyar al candidato elegido por el partido y se habían alineado con Macron. Este último capítulo reduce aún más las posibilidades de llegar al Eliseo para el socialista Hamon, quien podría verse superado por el candidato de la izquierda Jean-Luc Mélenchon en la primera vuelta.

Lee el resto de la entrada »

París y su gente tres días después: ni rastro de odio

"En el acceso a la sala de conciertos Bataclan, una chica se acerca para dejar un ramo de flores en recuerdo por los 80 muertos, se detiene frente al objetivo sin saber qué hacer" / Xosé Bouzas

“En el acceso a la sala de conciertos Bataclan, una chica se acerca para dejar un ramo de flores en recuerdo por los 80 muertos, se detiene frente al objetivo sin saber qué hacer” / Xosé Bouzas

Casi se ha contado todo sobre París. Casi, porque lo que le sucede a estos hechos es lo que a todos los acontecimientos que cambian la Historia: que no se acaban nunca. Todavía no hemos cerrado, desgraciadamente, la lista de fallecidos, ni la de culpables. Aún necesitamos mirar mapas de París para señalar las catedrales del horror y nos quedan, desafortunadamente, muchos vídeos inéditos con los que asustarnos, otra vez. Quedan infinitas historias anónimas de héroes, víctimas e hijos de puta. Pero aunque los atentados de París lo cambian todo, no ponen remedio a la inevitable vuelta a la vida real. A la rutina. Los parisinos, sea cual sea su origen, tuvieron que levantarse ayer al ritmo de su despertador, poner los pies en el suelo, la máscara de la normalidad y lanzarse a la escuela, el trabajo, la universidad, el supermercado. De eso hemos hablado con algunos de ellos.

Coinciden en que el ambiente es menos tenso de lo que aparece por televisión. La sociedad del espectáculo nos ha repetido tantas veces la estampida del domingo en la Place de la République que la vida de la ciudad se nos antoja el minuto antes del vaciado de revólver en las películas. Hay miedo, pero sobre todo hay dolor. Y ninguno de los entrevistados ha hablado de rabia, más bien lo contrario: responder al ataque con bombardeos a Raqqa, la ciudad siria base de operaciones del Daesh, es considerada una cucharada más en la boca del odio. Lee el resto de la entrada »

¿Y si aprendemos algo de Charlie Hebdo?

Portada del semanario Charlie Hebdo

Portada del semanario Charlie Hebdo

Muchas veces pensamos y esperamos que los Estados se comporten como padres. Que repartan los impuestos de manera justa, como los padres reparten sus ingresos entre el bienestar de sus hijos. Que velen por nuestra libertad y por que el ejercicio de nuestros derechos se desarrolle en un clima de tranquilidad. Que sepan administrar el miedo y que no, no tomen decisiones en caliente. Y sin embargo, no dejamos de equivocarnos.

La posibilidad de que Francia nos lance una Patriot Act del tamaño de las Torres Gemelas tras el atentado al semanario Charlie Hebdo, parece muy real a juzgar por las portadas de los diarios que destacan la “guerra contra el yihadismo” que asegura librar Manuel Valls, primer ministro galo. De poco sirve el ejemplo de 13 años en los que Estados Unidos no sólo no ha eliminado la amenaza yihadista, sino que se ha metido en varios fregados con cientos de miles de víctimas, desde Irak a Afganistán o la prisión ilegal de Guantánamo.

¿Y qué nuestra maravillosa Europa? Nunca se había dado en años una imagen tan perfecta de la Unión Europea, sinónimo de sus valores y justificación de sus torpezas, como la que pudimos observar en la manifestación del pasado domingo en París. Los europeos, niños, jóvenes y mayores, cristianos, judíos, musulmanes y ateos, clase media-baja, media-alta y rica, conservadores y progres, defendiendo la libertad de expresión. Lee el resto de la entrada »

Los valores de la república francesa

Imagen

Protestas en Francia en contra de Manuel Valls por la expulsión de la alumna gitana // Afp

Tras días de silencio y polémica, el sábado pasado el presidente francés, François Hollande, se pronunció sobre la deportación de la familia Dibrani, gitanos de la minoría romaní que residían en Francia de manera ilegal. La acción emprendida por su gobierno a principios de Octubre desató las críticas -más por la manera en que ocurrió que por la expulsión en si- y las palabras de Hollande no han hecho más que atizar el fuego. 

Después de denegar el permiso de asilo que la familia había pedido, el Ministerio del Interior, con Manuel Valls en cabeza, ordenó a la policía encargarse de devolver a los Dibrani de vuelta Kosovo. Primero fue el padre, el 8 de octubre, y al día siguiente, fueron la madre y los seis hijos. Cuando esto ocurrió todos estaban en casa menos Leonarda, ahora foco de todos los medios de comunicación por su arresto durante una excursión escolar.

Cuando salió a la luz el modo en que Leonarda había sido detenida muchos se indignaron y salieron a las calles a protestar. Rozando la legalidad, que prohíbe una acción policial de este calibre en las escuelas francesas o cerca de éstas, la policía hizo detener el autobús en el que viajaban Leonarda y sus compañeros de clase, que iban de excursión con el colegio. Así, aunque no ocurrió en la escuela sí que pasó durante horario lectivo y ante las miradas de incomprensión de sus amigos y la impotencia y resignación de sus profesores.

Sin embargo, ninguna de las críticas o las protestas, surgidas no sólo de entre sectores de la población sino también desde dentro del propio Parti Socialiste, sirvió para que el ministro del Interior francés, Manuel Valls, rectificara o matizara lo más mínimo de sus palabras. Tampoco lo hizo que centenares de estudiantes tomaran las calles de París y de otras ciudades del país para pedir el regreso de los Dibrani y la dimisión del ministro. Valls, de los políticos más populares hoy en Francia, se ha mantenido firme desde el primer momento y ha puesto en tela de juicio los valores de su partido, que con acciones como ésta recuerda más a la lucha contra la inmigración de Sarkozy que a la supuesta política izquierdista de Hollande.

Lo único que hizo el ministerio fue abrir una investigación para comprobar precisamente la legalidad del proceso de deportación llevado a cabo y, bajo poca sorpresa, esa investigación fugaz afirma que el proceso ocurrió ‘dentro de la ley’ y que en todo caso debería corregirse la legislación e incluir que la policía tampoco debe de actuar en plena actividad escolar, con independencia de si ésta tiene lugar o no dentro de la escuela.

Por si no fuera suficiente lo ocurrido hasta el momento, durante su aparición estelar ante las cámaras, Hollande sugirió que “dadas las circunstancias, si se realiza una solicitud y si quiere continuar sus estudios en Francia, [Leonarda] será bienvenida”. La idea del  presidente, de alargar la mano sólo a Leonarda dejando su familia en Kosovo, es tan absurda que cae por su propio peso. Con este gesto, Hollande, sienta un precedente que no gusta a la derecha ni satisface lo suficiente a la izquierda y que complica el debate sobre la inmigración en Francia.

Por último, mientras episodios de este tipo ocurren en la república francesa, segunda potencia europea y tierra de la ‘liberté, egalité et fraternité’, poco a poco y en silencio el partido de ultraderecha Front National va ganando adeptos. Según un sondeo publicado por ‘Le Nouvel Observateur’ el partido obtendría el 24% de los votos en las elecciones europeas, que tendrán lugar esta primavera, y se convertiría en el partido más votado de Francia. Miedo. ¿Dónde quedan los valores?

BLANCA BLAY

@BlancaBlay

blanca.blay@gmail.com