BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Una inmersión en el shock-thriller japonés (‘El mundo de Kanako’, 2014)

El mundo de Kanako (The World of Kanako)

Cada vez son más las películas, y algunas muy recomendables, que se estrenan entre nosotros directamente en Blu-ray y DVD. Lejos de la gran maquinaria publicitaria o de la patina de prestigio que les concede su paso, aunque sea por unas pocas semanas, en las salas de cine. Pero, a riesgo de pasar bastante más desapercibidas, al menos allí están. Entre ellas, El mundo de Kanako (The World of Kanako / Kawaki, 2014), el nuevo shock-thriller del veterano director japonés Tetsuya Nakashima, autor de las igualmente imprescindibles Kamikaze Girls, Conociendo a Matsuko y sobre todo Confessions.

La vi en el Festival de Sitges, pero del año pasado, y su lanzamiento en el mercado doméstico fue en octubre. Voy tarde. Empiezo.

Nakashima es uno de los directores nipones que mejor explora ese enigmático, seductor y erótico magnetismo, también vidrioso y obsceno, de las adolescentes (lolitas) japonesas. Lo hace con un goloso envoltorio de colores de un caramelo… envenenado. Además, le encanta jugar con el montaje, con las líneas temporales con flashbacks constantes, y saltándose la continuidad narrativa.

Esto le ocurre a El mundo de Kanako. Sus primeros planos son unas idílicas y bellas imágenes navideñas, calles con escaparates bien adornados, entrañables escenas familiares, unas chicas con faldas cortas divirtiéndose en una discoteca; y entre medio, rompiendo el tono y la forma, planos detalle de boca de un individuo que va profiriendo todo tipo de insultos. La condición de rompecabezas de este relato teñido de nieve, sangre, sudor y lágrimas, de personalidades oscuras, intriga, venganzas y muertes es tan poderosa que hasta que casi no pasa una hora nos preguntamos qué está pasando, cual es el argumento o incluso si la tal Kanako (Nana Komatsu) del título tendrá realmente algo que ver con todo lo que trata.

El mundo de Kanako (The World of Kanako)

( ©Media3 Estudio )

Akikazu Fujishima (Kôji Yakusho) es un exdetective dado al alcohol y a los excesos, también sexuales, tan brutal y psicótico como los criminales que persigue. Un día recibe la llamada de su exesposa (todo en su vida parece funcionar a base de “ex”) para que encuentre a Kanako, la hija de ambos, misteriosamente desaparecida. Kanako, un rostro angelical y unas maneras que podrían indicar que son las de la hija o las de la estudiante perfecta, cariñosa, educada. Sin embargo, ¿qué poco podemos llegar a conocer a aquellos que nos rodean? Kanako es la nueva y genial reencarnación del clásico arquetipo de femme fatale del (neo) noir con las hechuras de una lolita, procaz y manipuladora, licuada por el túrmix del excesivo y extremo cine asiático.

Humor desconcertante, policías aficionados a los chupa-chups, personajes que no son precisamente un modelo de conducta. Nadie es un santo. Todos parecen demonios. El desconcertante puzzle de Nakashima funciona con la precisión de un diabólico artefacto (no faltan los momentos gore más alucinantes). El uso del montaje y el color es envidiable, sus homenajes al cine explotation y de bajo presupuesto de los 70 evidente. El mundo de Kanano, con su éxtasis y desenfreno, nos deja inmersos en la obsesión y en el descenso a los infiernos de sus protagonistas. Una delicatessen asiática que, pese a ello, puede atragantársele a estómagos sensibles.

 

 

Estrenada en Blu-ray y DVD el 21 de octubre 2015

2 comentarios

  1. Dice ser tanta violencia...

    Antes que violencia prefiero ver cosas guapas y positivas, lindas, como Tove Lo enseñando las tetas.
    http://www.alrincon.com/imagenesblog/varios2/tovelo11.gif

    18 noviembre 2015 | 13:51

  2. Dice ser Taiyousei

    La he visto hace poquito

    El final se estira demasiado aparte de que es bastante ” y tanto para esto?”.

    Para mi gusto bastante mala 3,5 sobre 10, hay bastantes mejores peliculas de cine asiatico con tematica thriller que son mejores (bastante) que esta.

    18 noviembre 2015 | 16:34

Los comentarios están cerrados.