BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Coto a las iniciativas colaborativas de ahorro

El Gobierno ha decidido  limitar el crowdfunding, la Comunidad de Madrid  pretende prohibir la actividad de Airbnb, una plataforma online, que conecta a personas que tienen espacios disponibles con otras que buscan un lugar en el que alojarse, los hoteleros se quejan de las webs como esta, porque dicen que merman su economía, y ahora las empresas de transportes quieren cerrar Blablacar, la página europea líder de viajes compartidos.

Está claro que los resultados de la economía colaborativa, de las nuevas formas de intercambio y ahorro no gustan nada al sistema y no tardarán los intentos por regular los acuerdos privados entre vecinos y ciudadanos.

Imagen de la web blablacar

Imagen de la web blablacar

La patronal de autobuses Fenebús ha denunciado ante el Ministerio de Fomento, la Defensora del Pueblo y en breve ante la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia a Blablacar por ‘competencia desleal‘.

Alegan  que Blablacar “no paga impuestos, obligaciones de carácter social, no tienen trabajadores…” y que está “practicando una competencia ilegal a las empresas legalmente establecidas y autorizadas para hacer transporte público interurbano de viajeros por carretera”. Por estas razones, piden el cierre de Blablacar.

Paradójicamente, la denuncia, que se ha producido únicamente en España, llega cuando se acaba de otorgar a la plataforme de viajes el Premio Especial del Jurado en la categoría Oro a la mejor web del año en los premios eAwards 2014.

BlaBlacar defiende que su actividad es una mera página web “que pone en contacto conductores con pasajeros para que puedan hacer un viaje juntos y compartir así los gastos. Lo que intentamos fomentar es que los usuarios entre ellos abaraten los costes de desplazamiento compartiendo los gastos”.

Considera además que la postura de la federación de autobuses “es igual que decir que es ilegal compartir los gastos en un viaje entre amigos”, ya que el coche de cinco plazas no es un vehículo que sea competencia desleal del autobús. “Nosotros lo que hacemos es potenciar la movilidad sostenible, es un servicio para las personas que lo que busca es ayudar a las personas”, señalan.

Llegan malos tiempos de regulaciones y prohibiciones. Por controlar, intentarán poner puertas al campo.

 

3 comentarios

  1. Dice ser Interes

    En estos días leía a alguien decir que que sobraba dinero para apoyar pero que no había proyectos con calidad que apoyar. Es evidente que vivimos en dos mundo paralelos, porque existen proyectos de calidad que sólo encuentra apoyo en las plataformas de mecenazgo.
    http://goo.gl/EKDwnA

    17 marzo 2014 | 11:40

  2. Dice ser la madrileña

    El caso es prohibir y dar x saco.

    17 marzo 2014 | 15:20

Los comentarios están cerrados.