BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Viajando de casa en casa

Chelo y Teresa acaban de llegar de un viaje por Viena, Budapest y Praga.  Hablan maravillas del viaje, no sólo por lo que han visto en estas tres fantásticas ciudades, también porque no se han gastado un duro en hoteles. Se han alojado en casas particulares de gente que les ha dejado su vivienda durante esos días a cambio de una estancia en España, en Granada, en casa de Chelo, cuando decidan venir, que será pronto.

El sistema les ha gustado mucho. Lo encontraron en homeforhome, una web internacional de intercambio de casas, en la que los propietarios pueden contactar con otros e  intercambiar su casa en cualquier momento del año y en cualquier lugar del mundo durante un periodo de tiempo que se establece de mutuo acuerdo entre los interesados.

casitas-delgadas-de-colores-poznanEllas se decidieron por esta página, en la que hay que pagar una inscripción anual de 70 euros, porque era la primera vez que viajaban de esta manera y querían que todo fuera más o menos según lo previsto. “No estábamos muy duchas en buscar diferentes opciones en Internet, era la primera vez y nos decidimos por esta, que nos dio confianza, y nos ha ido bien, pero hemos visto que hay muchas páginas gratuitas que, una vez probada la fórmula, utilizaremos en otras ocasiones”, dicen.

Ramón, que también intercambia su casa en una web gratuita, reconoce que al principio tenía que luchar contra la desconfianza inicial hacia quienes venían a su casa y tenía un truco para ver qué tipo de gente era: cuando hacían el trato, quedaba con ellos en recogerles en el aeropuerto y llevarlos hasta la casa, y así les conocía. Ahora ya no lo hace.

Pero igual que homeforhome, hay otras web de intercambio de casas de pago, como homeforexchange.com o intercambiodecasas.com, pero también las hay gratuitas, como guesttoguestExchangeo o http://www.homeforexchange.com en las que no hay que pagar una inscripción, y en las que, como en las demás, la condición es que seas respetuoso y dejes la casa como te gustaría que dejaran la tuya. Y no sólo se ofrecen casas para intercambiar, en www.couchsurfing.org, ofrecen incluso sofás disponibles para quedarse en casa de gente con la que se convive durante la estancia, porque no sólo “venden” el alojamiento, también la relación cercana con los que habitan en la casa y la posibilidad de hacer amigos allá donde vayas.

 

 

 

5 comentarios

  1. Dice ser Madrileňa

    Como en the holiday,conozco esta modalidad.
    Como buena cáncer amo mi casa y no la intercambio con nadie.
    Suerte con tu blog.

    15 noviembre 2013 | 09:19

  2. Dice ser Estíbaliz

    Y cómo se controla que no entre un violador, ladron o algo peor a tu casa???

    15 noviembre 2013 | 13:01

  3. Dice ser Facundo Nicolas

    Me parece interesante que divulgues éste tipo de info. Muchas veces sirve para que personas que consideran no tener la cantidad necesaria de dinero para viajar, sepan que hay otras alternativas con las que se puede llegar a tener una experiencia de viaje absolutamente distinta a las de un hotel o un viaje All inclusive. Pero de ninguna manera podes poner a http://www.couchsurfing.org como un ejemplo mas de ésta categoría. Es algo sobre lo que deberías informarte un poco más acerca de su funcionamiento y modo de operación.

    A Estíbaliz dile que todas estas páginas funcionan con un sistema de referencias bastante confiables, por las cuales puedes saber mucho sobre la persona que va a venir a tu casa.

    Y a Madrileña decile que no sea boluda. Yo soy cáncer y recibo en mi casa a muchas personas. No se trata de signos zodiacales, se trata de abrirse a tener contacto y experiencias con personas de cualquier lugar del mundo y con historias de vidas muchas veces excepcionales.

    Me parece genial que difundas ésta info. Mucha suerte.

    Facundo

    15 noviembre 2013 | 13:53

  4. Dice ser Totalmente desaconsejable

    Madrileña: yo no soy cáncer y estoy totalmente de acuerdo contigo, aunque haya boludos que te critiquen por “no abrirte”. ¿Qué tendrá esto con conocer gente? En la mayoría de los casos, no vuelves a tener contacto con esa gente. Pero si a este boludo le gusta abrirse tanto y conocer gente, que abra las puertas de su casa a unos cuantos desahuciados y le aseguro que conocerá mucha gente.

    Creo que no hace falta insultar para defender una opinión, eso es de boludos.

    Por otra parte os contaré la experiencia de unos amigos: hicieron un intercambio de casas con unos vieneses, de modo que ellos iban a austria al tiempo que los vieneses se venían a la suya. Cuando llegaron allá se llevaron las manos a la cabea: todo sucio, los cristales rotos, la cisterna no funcionaba… vamos un infierno. Pero lo peor fue cuando llegaron y vieron el estado en el que les dejaron la casa: les rompieron el tendal y la cadena del tapón del desagüe de la bañera, lo dejaron todo asqueroso y eso no es lo peor: les robaron un pájaro disecado muy bonito que tenían y dos ceniceros, y lo peor es que sólo les quedó el derecho al pataleo, ya que cuando reclamaron, los caraduras dijeron que no habían visto ningún pájaro ni ceniceros. No es la primera ve que oigo hablar mal de las casas y de la gente de Viena (son fríos y bordes), ya que conozco gente que fue allí de Erasmus, en cambio con Suecia quedaron encantados.

    Pero una cosa es que los suecos sean buena gente y limpios, y otra dejarles tu casa porque a ver cómo te la encuentras a la vuelta…

    Yo no habría escrito nunca este artículo, porque da una idea demasiado idílica y engañosa, cuando la realidad no suele ser así. De lo del sofá mejor ni hablar, pero en fin, allá cada cual.

    Sobre el tal “RAMón” del post, me pregunto si cuando los iba a buscar al aeropuerto y le aparecían, por ejemplo, tres tíos con rastas y túnicas, ¿los dejaba colgados? Es decir, ¿juzgaba por las apariencias, cuando a lo mejor los rastafaris eran unas bellísimas personas? Pues joder con el tal RAmóncín…

    15 noviembre 2013 | 21:49

  5. Dice ser Madrileña

    Facundo yo en mi casa recibo a mucha gente,de mi completa confianza,jamas cruzaría nadie el umbral sin ser así, ah y sin ser mi intención insultante decirte… No seas tiopipa…

    16 noviembre 2013 | 00:06

Los comentarios están cerrados.