BLOGS
140 y más 140 y más

"It's the end of the world as we know it (and I feel fine)" Michael Stipe

Mi primer vídeo en Instagram ‘chispas’

No, no es que me haya puesto a hacer vídeos a lo loco con la nueva funcionalidad de Instagram, es que ya lo han hecho varios millones de personas antes que yo. Desde el minuto uno.

En concreto, en las primeras 24 horas después de habilitar los vídeos en esta red social se subieron cinco millones de clips. Y ahora la cifra va por los diez millones.

Es solo una muestra de los números apabullantes con los que nos han estado bombardeando desde finales de la semana pasada los dueños de Instagram, es decir, los señores de Facebook: 130 millones de usuarios, un millón de ‘me gusta’ para un vídeo de Justin Bieber en tiempo récord, etc. Además, aunque Vine, la herramienta de vídeos de la competencia -Twitter-, haya hecho mejoras para los móviles Android estos días, ha agachado un poco la cabeza ante la contundencia de ‘los 15 segundos’.

Mirad, por ejemplo, esta gráfica de Topsy que muestra de forma comparada los tuits relevantes que en la última semana contenían enlaces a Vine y a Instagram. Es algo completamente anecdótico, pero ejemplifica el boom de los últimos días:

Topsy

 

En este entusiasmo con los vídeos de Instagram han participado, cómo no, muchas personalidades, como Madonna o Jamie Oliver, marcas como Burberry y también eventos deportivos como Wimbledon. Una publicidad no pagada. Aunque a lo mejor dentro de poco sí, porque el formato de los 15 segundos coincide exactamente con el que sería el próximo lanzamiento de Facebook, según publicó recientemente The Financial Times: anuncios en vídeo con esa misma duración que buscan comerse parte de la tarta publicitaria de la televisión.

collage

Si aún no habéis probado los vídeos de Instagram tenéis que saber unas cuantas cosas. En primer lugar, y al igual que pasa con las fotos, los clips no pueden incrustarse en blogs y no se ven directamente en los tuits. Esa es una de las desventajas respecto a Vine. La otra es la duración. Se pueden hacer vídeos entre 3 y 15 segundos y la manera de grabarlos es la misma que en Vine: posando y quitando el dedo de la pantalla para ir sumando diferentes instantes y componer una peliculita a nuestro gusto.

Los vídeos de Instagram incorporan filtros, igual que las fotos. Son especiales para vídeo y podemos escoger entre 13 diferentes. Y también tiene un botón, “Cinema”, que nos ayuda a estabilizar a imagen después de haber grabado un vídeo en movimiento, según podeis ver en este vídeo.

 

Por último, dos detalles importantes: el audio de los vídeos se puede regular simplemente con los botones de control del audio de nuestro teléfono. Si lo tenemos en silencio, los vídeos de Instagram no se escucharán. Y, ¿qué pasa con el autoplay? Pues que se puede regular.

Los vídeos en la aplicación Vine se inician solos y nosotros, los usuarios, somos los que tenemos que tocar la pantalla si es que queremos pararlos. En el caso de vídeos de seis segundos, además, el autoplay cansa un poquito, porque los loops son demasiado repetitivos. En Instagram, si vamos a nuestro perfil y tocamos en el icono de la rueda, hay una opción para deshabilitar el autoplay de los vídeos, lo que descansará nuestros ojos y nuestra mente.

1 comentario

  1. La tecnología está avanzando a pasos agigantados, y no se puede frenar

    24 junio 2013 | 17:45

Los comentarios están cerrados.