BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

No se puede consentir que la economía global esté al servicio del 1% de la población mundial

Por Pedro Serrano Martínez

En los últimos años se ha hablado mucho de crisis económica, pero, a sabiendas de que el problema no reside en la falta de riqueza en el mundo y de que la desigualdad ha alcanzado niveles intolerables, habrá que comenzar a hablar de crisis de desigualdad.

Un agente bursátil observa la evolución de las cotizaciones de la Bolsa de Madrid (EFE).

Un agente bursátil observa la evolución de las cotizaciones de la Bolsa de Madrid (EFE).

Que el 1% más rico de la población mundial acumule más riqueza que el 99% restante, es inaceptable. Que los grandes beneficiados de la economía sean los que más tienen, es escandaloso. Que los poderes económicos, con la anuencia de la clase política, hayan conseguido legitimar e instalar en el pensamiento colectivo la idea de que, para estimular el crecimiento económico es necesario que las empresas y personas más ricas tengan tipos impositivos bajos para así beneficiar al conjunto de la población, es vergonzoso.

No es comprensible, por poner un ejemplo, que el multimillonario Warren Buffett reconozca públicamente que, en la práctica, paga menos impuestos que la persona que se ocupa de la limpieza de su oficina. Si a esta falta de progresividad en la aplicación de los impuestos le añadimos la evasión y elusión fiscal, no es de extrañar que los ricos incrementen sus beneficios en detrimento de los demás. No se puede consentir que la economía global esté al servicio del 1% de la población mundial. No se puede tolerar que el poder y los privilegios se estén utilizando para manipular el sistema en favor de unos pocos, poniendo en peligro la cohesión social.

El sistema injusto actual no es fruto de la casualidad, sino el resultado de decisiones políticas intencionadas. Por el bien de todos, incluidos los ricos, es imperioso que los líderes mundiales pongan fin a los paraísos fiscales y comiencen a aplicar políticas fiscales más justas y progresivas. En nuestras manos está la posibilidad de construir una economía más humana al servicio de todas la personas.

 

4 comentarios

  1. Dice ser Juan Carlos

    Una cosa son las normativas vigentes y leyes que se suponen tienen que ser progresivas cuando se refiere a tributar impuestos, y otra cosa distinta es la puesta en práctica de dichas leyes.

    Pero teóricamente, se pretende que los tributos busquen el objetivo de fomentar el Estado del Bienestar Social y una justicia tributaria, lo que puede ser cuestionable es la eficacia y la eficiencia de las Leyes para lograr dicho objetivo.

    29 enero 2016 | 19:05

  2. Dice ser Jose Carlos

    No caigamos en la demagogia pura y barata. Vivimos en una dictadura global.

    29 enero 2016 | 19:32

  3. Dice ser Mª José Cantudo Porcel

    EL PODER ESTÁ EN LA GENTE
    .
    …Efectivamente, amigo Pedro. El 1% de la población mundial (aquellos que poseen como mínimo 667.000 euros en el banco), tiene tanto dinero como el 99% restante. Es decir, el equivalente a las personas que caben en un autobús (85). Usted afirma con acierto que la culpa de esta animalada se debe a los intereses corruptos de los Gobiernos. Y tiene razón. Pero también se debe a la incuria de la propia sociedad que lo permite. Las acciones de inditex no suben cada día en el IBEX 35 por obra y gracia del Espíritu Santo, sino de la gente consumidora. Y me explico.
    .
    …Si usted repasa la lista Forbes de los hombres más ricos del mundo se encontrará con los dueños de Microsoft, Facebook, Zara, Mercadona, Nike, Coca-Cola, cosméticos L’Oreal, tiendas H&M, Conglomerado multinacional Louis Vuitton, Amazon.com… Y a otros magnates dueños de grandes emporios económicos, con miles de franquicias en todo el mundo. LEVI’s, Reebok, Aplee, Adidas.
    .
    …Pero es la gente primero y después los gobiernos los culpables de esto. Y no al contrario. Amancio Ortega, que ha añadido 7 mil millones de dólares a su fortuna desde 2013, y que posee casi el 60% de INDITEX, no se ha hecho rico porque conozca el secreto de la alquimia, sino por el éxito de sus tiendas (Zara, Massimo Dutti, Bershka y Pull&Bear). Y lo mismo ocurre con Jeff Bezos (Amazon.com), Stefan Persson (H&M) o Bernard Arnault (Louis Vuitton & Company).
    .
    …¿Comprende? Somos nosotros quienes, con nuestras compras masivas a estas franquicias, estamos contribuyendo a:
    .
    1) La gran concentración de dinero en pocas manos;
    2) La corrupción política,
    3) La desigualdad social,
    4) La contaminación del medio ambiente,
    5) El calentamiento del planeta,
    6) La explotación infantil, etc
    .
    …Y a veces por pura ignorancia. Porque la gente no entiende de verdad lo que significa ser un hipster. El termino ‘hipster’ surgió el siglo pasado para referirse a jóvenes de clase media, urbanos, con estudios, de izquierdas, cuyos gustos se asociaban a la música alternativa, el cine independiente y los productos no globalizados. Es decir, la vida bohemia y la ropa personalizada o reciclada de los centros-reto o de ‘saldo’. Se trataba de comulgar así con el espíritu anticapitalista.
    .
    …Sin embargo hoy se da la paradoja de que, quienes venden en masa la ropa hipster, son los mayores destructores del planeta. Las multinacionales de la moda. Por supuesto te venden la imagen hipster, pero vacía de contenido. Sin filosofía de vida, se entiende. Quizá si la gente comprendiera de verdad lo que significa ser un ‘hipster’, a lo mejor cambiaba su actitud sobre estas franquicias y se volvía más solidaria y respetuosa con el Tercer Mundo y el planeta.
    .
    …En definitiva, amigo Pedro, necesitamos más políticas justas, sí; pero también un mayor compromiso social anticapitalista. Menos Zaras y más tiendas solidarias. Si la gente no se compromete primero, los políticos no lo harán después. Así nació Podemos, las plataformas Antitaurinas, los movimientos ecologistas, las reservas de animales, la lucha antidesahucios…

    31 enero 2016 | 10:26

  4. Dice ser Cambio

    Por ello es tan importante cambiar el gobierno en este país. Europa y buena parte del mundo está en manos de la codicia.

    01 febrero 2016 | 14:51

Los comentarios están cerrados.