BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

No es democracia, es plutocracia

Por Gerardo Hernández Zorroza

Estelada gigante avanzando por las calles de Barcelona durante la manifestación de la Diada (EFE).

Estelada gigante avanzando por las calles de Barcelona. (EFE)

Me llama la atención que, con la que está cayendo, la gente siga manifestándose detrás de banderas, credos y demás historias. No se si conocen, pero Jordi Pujol, en el Parlament catalán el 25 de septiembre de 2014, advertía muy seriamente al Estado que si ingresaba en la cárcel “se iba a montar una gorda”. Y yo añadirá: no caerá esa breva…

En esta democracia actual, perdón plutocracia, donde los altos cargos de la judicatura son elegidos por los partidos, todo empieza a oler raro, muy raro, a podrido. Desde los ámbitos políticos se ha esgrimido siempre la “defensa del Estado de Derecho”, defensa que queda claramente en entredicho, que suena a hueco cuando, como todos sabemos, la presidencia de la judicatura es elegida por los partidos.

Por ello, el empoderamiento ciudadano en el futuro ha de huir de los viejos esquemas sociales al uso, para abrir paso a una era distinta, consciente y verdaderamente participativa. Y el primer escollo a vencer no es organizativo como se piensa, ni tampoco reformista como se nos propone desde el viejo modelo, sino que se trata de algo mucho más sutil y distinto a esos cambios superficiales y a menudo complejos que se proponen; se trata, digo, de educar y crear una nueva conciencia ciudadana, que surgirá del autoconocimiento, la autenticidad y, entonces sí, libre elección.

 

1 comentario

  1. Dice ser Hablando en plata

    ¡EN EFECTO, QUEREMOS MÁS REPRESENTACIÓN CIUDADANA EN LAS INSTITUCIONES!
    .
    …Usted lo ha dicho, amigo Gerardo: ‘Educar y crear una nueva conciencia ciudadana’, que por supuesto pasa por una reforma constitucional, donde los ciudadanos se conviertan en el verdadero contrapoder de la plutocracia. ¿Cómo? Muy sencillo. Institucionalizando asociaciones ciudadanas de control sobre los partidos y de cercanía con la gente de la calle. Porque votar una vez cada 4 años ya no es suficiente para nadie. Si no, mire usted cómo está ahora Cataluña. Está hecha unos zorros.
    .
    …Los políticos del Congreso ¿nos han preguntado de verdad a los españoles qué queremos hacer con Cataluña? Porque que el partido Popular y el PSOE no quieran deprenderse de Cataluña resulta lógico; tienen muchos intereses empresariales dentro, muchas fuentes de financiación. Pero eso no significa que los demás pensemos lo mismo. Los ciudadanos pedimos la celebración de un referéndum en toda España. Cataluña independiente SÍ. Cataluña independiente NO. Y ¡hala, a votar! A votar todos. ¿Cataluña no es de todos? Pues a votar todos. Gallegos, extremeños, gaditanos, turolenses, chicharreros…
    .
    …Fíjese; esa es otra muestra más de la decadencia en la que ha entrado nuestra democracia. Existe una clara desafección entre los ciudadanos y sus políticos. Evidentemente. Los partidos políticos actuales ya no recogen el sentir popular de sus electores, no resuelven sus demandas, ni hacen frente a sus necesidades vitales. Si nos hubieran preguntado a todos los españoles, mediante referéndum, qué hacer con Cataluña, otro gallo nos cantaría ahora. Cataluña sería o no independiente; pero no hubiéramos llegado a esta situación tan alarmante.
    .
    …Pero le digo más, porque esto viene de lejos. Si en su día nos hubieran preguntado si queríamos o no un estado autonómico, a lo mejor la situación actual sería muy otra. Recuerde que los primeros pactos autonómicos de 1981 no los decidimos entre todos, sino sólo los políticos. Fueron acordados por Leopoldo Calvo-Sotelo, presidente del Gobierno, y Felipe González, líder de la Oposición. Tampoco nos preguntaron en los segundos pactos de 1992 firmados entre Felipe y Aznar. De hecho sólo las refrendaron 4 comunidades en 1995.

    …Y el sistema autonómico lejos de aunar voluntades, las ha separado. No ha resuelto los graves problemas de paro de comunidades como Andalucía o Extremadura o Canarias. Y además ha reforzado la plutocracia, ha multiplicado la corrupción, las competencias, instituciones, delegaciones provinciales, los políticos de la sopa boba y funcionarios sindicales. Por supuesto, un estado federal lo agravaría todo aún más.
    .
    …Por eso ahora, como usted dice, es necesario informar a la gente, crearle una nueva conciencia ciudadana. Para que no vuelva a ocurrir lo mismo. El ciudadano necesita intervenir más directamente en los grandes temas nacionales y eso pasa por crear asociaciones ciudadanas apolíticas nombradas desde los barrios. Estas asociaciones quedarían incluidas en la próxima reforma constitucional y servirían para:
    .
    1) Crear varios escaños ciudadanos dentro del Congreso
    2) Controlar las actividades irregulares de los políticos
    3) Vetar un mandato del Gobierno si a los 100 días no ha cumplido con sus promesas electorales
    4) Vigilar la buena gestión del dinero público
    5) Conseguir una mayor representatividad ciudadana
    6) Hacer llegar a los Gobiernos las reivindicaciones populares
    7) Sustituir al caduco Senado
    8) Velar por la neutralidad de los jueces
    9) Intervenir en los convenios laborales y demás actividades de los agente sociales
    10) Tener también representación fija dentro de los diferentes parlamentos autonómicos
    .
    …Si somos aptos para formar parte de las mesas electorales o de los jurados populares, también debemos serlo para adquirir una mayor representatividad –una representatividad directa– dentro de las instituciones democráticas. No nos conformemos con votar cada 4 años. Que no nos engañen. Dentro de la próxima reforma constitucional: la Asociación por la Democracia y la Representación Ciudadana. Y termino con sus sabias palabras, amigo Gerardo: ‘El empoderamiento ciudadano en el futuro ha de huir de los viejos esquemas sociales al uso, para abrir paso a una era distinta, consciente y verdaderamente participativa’.

    12 noviembre 2015 | 0:00

Los comentarios están cerrados.