BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Hacia el establecimiento de una Educación Secundaria Deportiva

Por Santiago Aragón Guarné

CEIP VALLE INCLAN.- CENTRO DE ENSEÑANZA DE INFANTIL Y PRIMARIA.- VUELTA AL COLE.- ALUMNOS.- DEPORTE.- GIMNASIA.- NIÑOS.- PATIOS.- EDUCACION.- MALAGA

Clase de gimnasia en un colegio de Málaga (ARCHIVO).

Hay institutos que ya imparten en el ámbito de la formación profesional (a partir de 16 años) ciclos formativos de actividades físicas y deportivas y disponen de instalaciones y profesionales cualificados. Si crearan grupos con adolescentes de 12 a 16 años que compaginaran un deporte establecido en la zona con asignaturas adaptadas de la ESO se tendría la posibilidad de cursar una educación secundaria deportiva que ahora solo existe en escasos centros de referencia y de difícil ingreso.

No se trata de potenciar la competitividad sino de asumir el centro de interés de aquellos que en el patio se vuelven locos corriendo detrás de una pelota para, desde ese banderín de enganche, desarrollar el resto de asignaturas con el fin de diversificar oferta y disminuir el fracaso escolar.

2 comentarios

  1. Dice ser Activista de PODEMOS

    ¡QUEREMOS MÁS CICLOS FORMATIVOS, CLARO!
    .
    …¡Amigo Santiago, que se le ve el plumero! Usted lo que desea son más plazas al Cuerpo de Profesores de Secundaria. Más especialidades, más docentes. Lógico; eso es lo que queremos todos. Una servidora acaba de graduarse en Arte Dramático, especialidad Escenografía, y también le agradaría la implantación de un ciclo formativo de Artes Escénicas. Yo entonces podría impartirles clases a los muchachos de 12 a 16 años, a los aficionados al mundo del espectáculo, de Literatura Dramática, Espacio Escénico, Indumentaria, Caracterización, Dramaturgia, y otras muchas asignaturas prácticas que también contribuirían a disminuir el fracaso escolar.
    .
    …De hecho, el ‘Oak House School’, un instituto inglés con sede en Barcelona, incluye un ciclo formativo en escénicas. Y han comprobado el extraordinario beneficio que el teatro tiene para los jóvenes estudiantes: fomento del trabajo en equipo, desarrollo de numerosas habilidades (improvisación, memoria, expresión oral), preparación para la vida real, desarrollo del pensamiento crítico, aumento de la confianza, futura respuesta creativa ante la falta de expectativas laborales, etc.
    .
    …Y lo mejor de todo, ¡tachán!, con la implantación de este nuevo ciclo formativo yo me convertiría en funcionaria pública. ¿Usted se imagina? Empleo fijo de por vida, buen sueldo y revisable cada año (más trienios y retribuciones), 2 pagas extraordinarias, horario de ensueño (37 horas semanales; tardes libres), 6 días anuales de ‘asuntos propios’, fines de semana en casita, derechos laborales garantizados (jubilación, cotización en la Seguridad Social, igualdad salarial para hombres y mujeres, etc.), movilidad geográfica, permisos, excedencias, libertad de cátedra o falta de vigilancia administrativa, pedazo de vacaciones de verano, Navidades, Semana Santa…
    .
    …¡Ay, amigo Santiago, qué bien lo pasaríamos usted y yo si estos inútiles de la Administración, estos políticos de pacotilla, nos dieran un poco de lo que ellos disfrutan! ¡Empleo y público! Usted como profesor de gimnasia; una servidora como profesora de teatro. Habría menos paro, más gente gastando dinero. La economía se reactivaría y saldríamos mucho antes de esta maldita crisis. Por supuesto, nuestros jóvenes se beneficiarían también de estas nuevas ofertas: aprenderían más y mejor. La transversalidad en estos ciclos formativos es inmensa. Nuestros alumnos se convertirían en mejores personas el día de mañana.
    .
    …Pero ya ve usted. Estos políticos siguen enquistados en su egoísmo e insolidaridad con los contribuyentes. Ellos viven bien, ganan bien, comen mucho, hasta roban. Sin embargo a los demás, que nos parta un rayo. ¡Si al menos se murieran de repente un millón de funcionarios públicos! O se hicieran levas para enviar a las guerras del Próximo Oriente a muchos jóvenes españoles, todo se solucionaría. Ya sabe, al haber menos gente en el país, tocaríamos a más. Una amiga mía dice que si todos los graduados nos pusiéramos de acuerdo y un día rociáramos con ántrax las salas del profesorado, acabaríamos en 2 días con el paro. Y lleva razón. ¿O no? ¿Usted se apuntaría?

    21 septiembre 2015 | 0:11

  2. Dice ser Santiago

    No necesariamente la apertura de un grupo de ESO deportiva en institutos donde ya hay ciclos formativos de actividades físicas y deportivas, implicaría un aumento grande de la plantilla de profesores de educación física. La idea es sumar sinergias y aprovechar la fuerte plantilla que ya hay con refuerzos mínimos.

    21 septiembre 2015 | 17:27

Los comentarios están cerrados.