Te contamos los Juegos desde Pekín

Entradas etiquetadas como ‘juegos olimpicos’

¿Qué nota le ponemos a España?

Se acabaron los Juegos Olímpicos de Pekín. Ahora, esperar cuatro años más, y entonces será el Big Ben quien tome el relevo.

Toca hacer balance de lo qué sucedió durante estas tres semanas, quién triunfó, quién fracasó.

En el plano internacional, la cosa está más o menos clara: Phelps, Bolt, Bekele, Rice, Isinbayeva…todos ellos ya son recuerdo de Pekín, especialmente los dos primeros: once medallas y diez récords mundiales acumulan entre el pez y el relámpago.

Y España, ¿qué? El primer día, con Samuel Sánchez, nos hizo soñar con superar las 22 medallas de Barcelona; después llegó la depresión y la cosa se ha solucionado un poco al final, sumando 18 medallas, sólo una menos que hace cuatro años.

En cuanto a triunfadores: Rafa Nadal, Samuel Sánchez, José Luis Abajo, Gervasio Deferr, Joan Llaneras, baloncesto, balonmano, hockey masculino, el equipo de piragüismo y el de sincro (nota especial para Mengual), el oro de la vela y todo el ciclismo en pista. Quizás me deje alguno, pero es fácil, los triunfadores marchan a casa con una medalla en el cuello.

¿Fracasos? Unos cuantos: quizás el mayor ha sido el atletismo español. Suspenso para todos los atletas, con excepción de Marta Domínguez, y su presidente a la cabeza. Cuatro medallas vaticinó el oráculo Odriozola, y nos hemos comido los…, cosa que no sucedía desde hace 20 años. En algunos casos particulares, el problema ha sido ya no sólo de correr más o menos, el déficit ha sido mental.

También se esperaba mucho del triatlón y al final nada, del judo, que nos dejó sin medallas, así como el taekwondo. Capítulo aparte merece la natación, un avispero donde antes de nadar, habría que solucionar las guerrillas entre los técnicos y las federaciones.

Por todo ello, yo le pondía al equipo español un 6. Tenemos más oros que en Atenas, pero se esperaba más…

¿Qué nota le pondrías tú?

¡¡Felicidades Almudena!!

Se van acabando los Juegos Olímpicos de Pekín.Ya queda menos por ver: el baloncesto, hockey, balonmano…y a Almudena, también hay que disfrutar con Almudena Cid, la única gimnasta del mundo que ha logrado meterse en cuatro finales olímpicas de rítmica. Es decir, lleva 16 años entre las diez mejores del mundo. Reflexionen sobre el dato y a ver cuántos deportistas encuentran con semejante trayectoria.

No se terminaba de creer Almudena su clasificación: “No me fiaba un pelo de los jueces, no dependía de mí”. Por eso, cuando terminò su ejercicio con la cinta, Almudena besó al gran amor de su vida, el tapiz, allí donde ha vivido, sufrido y disfrutado tantos momentos.

Era su despedida, su adiós y no pudo evitar las lágrimas, mientras mostraba a las cámaras su interminable cinta, decorada con los nombres de los cuatro Juegos Olímpicos en los que ha participado. “Me llevó 20 horas diseñar esta cinta”.

Pero esta vez, a los jueces se les ablandó el corazón y nuestra Almudena se metió entre las diez finalistas, justo en el décimo lugar, por un pelo. “Cuando ví que estaba clasificada, me derrumbé”. Ahora, tendrá que pensar en otra despedida, porque ella y el tapiz volverán a citarse mañana.

En su camino al vestuario, todos quisieron una foto, una firma o una sonrisa de esta vitoriana de 28 años que buscará hueco en la televisión en su retirada. Y para todos hubo, pues si Almudena es una deportista sobresaliente, su calidad como persona aún es mayor. Felicidades.

“Manda huevos, no nos dejan bajar la bandera a media asta”

Podéis imaginar que hoy no fue un día fácil para todos los españoles que estamos en los Juegos Olímpicos de Pekín. Hemos pasado una jornada horrible y aunque estemos a miles de kilómetros, nos hemos sentido muy cerca de Barajas y de todas las familias de las víctimas de la tragedia que conocimos aquí el miércoles por la noche.

Quizás por ello, para hacer más fuerza con nuestra unión, la delegación española organizó por la tarde un acto de condolencia. Los comentarios se repitieron, los abrazos también y la cara de muchos era un poema. Quizás se echó en falta a algún deportista más, pero pocos quedan ya por Pekín.

Pero otro sentimiento también iba ganando terreno a medida que avanzaba el día: la indignación y el enfado. A las seis de la mañana hora china, seis menos en España, el equipo español solicitó permiso al COI para desarrollar una serie de medidas de homenaje por la tragedia: acto de homenaje en la Villa, bandera a media asta en el mismo lugar, crespones negros en los atletas españoles que compitiesen hoy en la jornada olímpica y un minuto de silencio en cada una de sus competiciones.

La respuesta fue positiva sólo en la primera petición, pero el COI se negó en rotundo a izar la bandera española a media asta y a que nuestros atletas llevarán el crespón. La razón, no crear un agravio comparativo con los otros tres países que solicitaron esta medida de homenaje por sus víctimas en distintos sucesos: Estados Unidos, Zambia y Georgia.

El presidente del COE, Alejandro Blanco, fue todo lo diplomático que pudo: “Acepto las normas, aunque no las entienda. Supongo que esta decisión viene del Comité Olímpico Internacional”.

Otras voces apuntan a que ha sido el gobierno chino quien dio la negativa. La bandera se quedó en lo alto (aunque en la Casa de España, como veis en la foto, sí se bajó), pero muchos deportistas, como Castrejana o María Vasco lucieron un crespón sin que nadie se lo prohibiera.

Pero más allá de la cámara, sin grabadoras por medio, el cabreo crecía: “Manda huevos que no nos dejan bajar la bandera a media asta”, oí en boca de un altísimo directivo de nuestro deporte. Y eso fue lo más flojo que se escuchó antes de que todos guardáramos un minuto de silencio en honor a las 153 víctimas de Barajas.

¿Qué os parece la decisión del Comité Olímpico Internacional?

Gema, la chica con un aura especial

Pienso que si un/una deportista se merecía una medalla en estos Juegos Olímpicos de Pekín, Gemma Mengual (12-4-1977), estaba en la primera posición de esa virtual fila de merecimientos.

Hoy, por fin, la medalla olímpica ha buscado cobijo en su esbelto cuello: plata en dúos junto a su amiga Andrea Fuentes, una auténtica crack la tía, y sólo por detrás de las ‘Anastasias’. Entraba en el guión, las rusas son la perfección y hoy les han dado ocho dieces de diez posibles. No hay discusión.

Casi tan emocionada como Gemma y tan merecedora de la medalla como ella, Ana Tarrés, la jefa, no podía evitar el llanto mientras sus niñas subían al podio.

Y una niña era, con apenas 10 años, cuando en 1987 Gemma llegó al club de natación Kallipolis para comenzar el camino que ayer le ascendió al podio olímpico. “Ella vino como tantas niñas, pero ya se le veía con algo especial, con una aura distinta al resto y eso ya provocaba admiración y envidias“, asegura Tarrés.

Más de 30 medallas después, entre Europeos y Mundiales, Mengual lo ha conseguido. “El esfuerzo ha merecido la pena”, nos dijo ayer al corrillo de periodistas que la interrogamos en la lúgubre sala mixta escondida bajo el Cubo del Agua.

Cuantifiquemos el esfuerzo: situense en Barcelona, una mañana cualquiera y apunten la jornada laboral de nuestra medallista: madrugón a las siete de la mañana, antes a veces, y a la piscina.

Después llegará el gimnasio, el pilates, psicólogo, las clases de coreografía y demás, hasta acumular nueve horas de trabajo. Y después, regreso a casa con el vídeo del entrenamiento y a repasar por qué ese pie lo subí menos o hice tal mueca inadecuada.

Bien, ahora repitan esa rutina día tras día, sin apenas descanso, ni vacaciones, ni un ratito para tomar una caña con los amigos, o el mínimo e impresincible. ¿Lo tienen? ¿Agotados? Pues así fue la vida de Gemma Mengual los últimos seis, siete u ocho años. ¿Entienden ahora por qué pienso que la justicia le debía una medalla olímpica?

PD: Ah, ya de paso, el éxito de Gemma y Andrea eclipsan nuestro fracaso en el agua, donde la natación ha naufragado, por mucho que el entrenador español, Mauricio Cocconi, busque excusas, aunque este ya es otro cantar.

¿¿Qué ha pasado en Barajas??

La noticia del accidente de Barajas ha llegado casi de inmediato a los Juegos Olímpicos de Pekín.

Todo ha sucedido al concluir el partido de balonmano, cuando poco a poco los periodistas que aquí nos encontrábamos hemos visto la noticia. Rápidamente hemos llamado a nuestras redacciones y familiares, mientras la cifra de muertos seguía subiendo.

El Comité Olímpico Español está consternado.”Queremos expresar nuestro más sentido pésame a todas las familias. Es tremendo y todo el equipo español está de luto“, nos decía hace unos minutos el jefe de prensa del COE, Chema Bellón.

También la Infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarín han quedado muy apesadumbrados por el trágico suceso.

Uno de los jugadores de la selección de balonmano, Demetrio Lozano, madrileño de Alcalá de Henares, se ha marchado en busca de su móvil corriendo a toda velocidad. “Es tremendo y voy a llamar a casa ahora mismo, porque no sé si algún familiar mío tenía que volar”. Todos sus compañeros fueron conociendo la noticia y muchos no conseguían asimilarla: “La victoria ya no importa nada. Mucho ánimo a las familias”, decía Albert Rocas.

Tampoco en el equipo español de baloncesto, que hoy pasó a semifinales, tenían noticia de la tragedia: “¿Pero cuántas personas han muerto? Aquí los jugadores están pegados al teléfono”, nos decía el delegado del equipo.

En cascada, los presidentes de todas las federaciones españolas presentes en Pekín fueron expresando su dolor y enviando todo el ánimo posible a los familiares, como también queremos hacer todos los periodistas aquí destacados. Un gran abrazo.

Comerciantes y turistas regatean como Messi (en el Mercado de la Seda)

Todavía no se han atrevido con la rabona, pero en el uno contra uno son muy difíciles de superar. Encaran, van directos, hacen una finta y otra, driblan y, ¡zas!, ya te lo han colocado. Son comerciantes y turistas que regatean como Messi. El astro argentino es la estrella en el fútbol. Esta noche (15.00 h en España), en el Estadio de los Trabajadores de Pekín, se enfrenta al Brasil de Ronaldinho por una plaza en la final de los Juegos Olímpicos.

Ellos, los de aquí, son las figuras de los mercados de la Seda (Silk Market, (lo tercero más visitado en China tras la Ciudad Prohibida y la Gran Muralla) y el de la Perla (Pearl Market), dos palacios de la compra en Pekín. Sus majestades del regateo. Nuestra visita fue bastante rápida, pero ilustrativa. Vimos a Aito, Concha Montaner, Ruth Beitia…

De máxima confianza

Hay que ser valiente y tener muchas ganas de competir para entrar en su dominio. La tentación es muy grande. Y la persuasión. Te atraen con sus productos, todos parecen de alta calidad, aunque reine la imitación. Un letrero reza en cada planta que puedes adquirir todo lo que ves “con máxima confianza”. Son copias, a veces mejor manufacturadas que las originales. Incluso hay parejas de policía custodiando el escenario de las transacciones.

Un escaparate universal

“Barato, barato”. “Ven. Aquí” “¿Qué quieres?” “Hola, que tal”. dicen cuando descubren la nacionalidad del visitante. Suelen ser las frases de bienvenida. El gancho. El escaparate es universal: calzado deportivo, zapatos, bolsos, cámaras de vídeo, de fotos, DVD, joyas, teles, ordenadores, perlas, seda, prendas de ropa de todo tipo, camisas, camisetas, pantalones, kimonos, edredones, abanicos, cerámica, carteras, maletas, bolis, libretas… Como en unos grandes almacenes. Eso sí, de precio variable.

Como en la Bolsa

Están todos alineados. Hay cientos y cientos de vendedores. Si te paras ya estás perdido. Pides un precio. Y se desata el intercambio. “100, 80, 60…”. Oferta, otra oferta, otra más… Es la Bolsa. Cotización a la baja. Y así durante minutos. En muchas ocasiones, hacen entrar al comprador en el diminuto establecimiento para cerrar el trato. En privado. Quien accede a eso, está acorralado. Lo agarran. Lo tocan. Lo presionan. De allí se sale con el artículo en la mano. O por las bravas, agobiadísimo, sin ganas de volver en tu vida.

El comerciante siempre gana

Son comerciantes muy habilidosos. Parten de precios altísimos, los puestos en la etiqueta. Algunos compradores, sobre todo los norteamericanos, caen en la primera ronda. Entonces el negocio es redondo para el vendedor. Se ha embolsado una buena pasta. Si el turista se mantiene firme en su cantidad, pasa los octavos, los cuartos, llega a la final. Va bajando el precio a su antojo. Paga su mejor precio. Y se siente ya con la medalla de oro. Pero hay dos campeones. El comerciante también ha ganado.

¿Es el Príncipe Felipe?

Varios periodistas llevábamos ya unos cuantos días algo mosqueados. Nadie en el Comité Olímpico Español nos había avisado de la llegada del Príncipe de Asturias a los Juegos Olímpicos de Pekín y, sin embargo, durante tres o cuatro eventos deportivos con españoles de por medio, en el palco de honor se sentaba un doble, o casi, de Felipe de Borbón. Un chico joven, misma altura, mismo corte de pelo y polo con la bandera de España. Tan lejos quedaba que no le identificábamos. Siempre de espaldas, imposible verlo.

El misterio se acrecentó durante la final de tenis, con Rafa Nadal en la pista. Llegó la Infanta Cristina, su Majestad la Reina y se sentaron en la segunda fila. ¿Adivináis quien estaba en la primera, en sitio preferente, con mejor sitio que incluso Sofía y Cristina? Sí, el clon de Felipe.

Algunos colegas del gremio llegaron a llamar a sus redacciones para preguntar si allí se tenía noticia de que el Príncipe estaba en la pista central de tenis.

Del entuerto nos sacó Mercedes Coghen, consejera delegada de Madrid 2016: “Todo el mundo cree que es el Príncipe, pero es su primo Bruno, son muy parecidos”.

Y hubo que volver a llamar a España para decir que falsa alarma: el caballero es Bruno Alejandro Gómez Acebo, hijo de la Infanta Pilar de Borbón, sobrino del Rey y primo del Príncipe, toma ya.

Lo único que sabía de él fue por una noticia que sacó 20 minutos en exclusiva, un presunto cobro de comisiones millonarias por la venta de un chalet en el que vivió Don Juan de Borbón.

Parece ser, sólo parece, que Bruno se llevó un millón y medio de euros. Para mí los quisiera. Pero eso es otra historia en la que ni pincho ni corto. Sólo sé que es una fotocopia del primo y que debe estar disfrutando de los Juegos como pocos.

“Hice realidad mi sueño”

Una hora después de asombrar a todo el planeta, Michael Phelps se presentó en una sala de prensa donde la baldosa se cotizaba a precio de oro.

Llegó tranquilo y en solitario, aunque siempre bajo la atenta mirada de su entrenador, Bob Bowman, gran ‘culpable’ de todo lo que estamos escribiendo y escribiremos sobre este chico. Él y el agua salvaron al pequeño Michael.

Phelps llegó bajo una atronadora ovación. Se le veía emocionado y aliviado por haber terminado el trabajo, como él mismo dijo: “Vinimos a por esto y lo hemos conseguido. Ahora sólo quiero sentarme y no moverme, relajarme”.

“Desde pequeño soñaba con ir a los Juegos Olímpicos y ya puedo decir que he hecho realidad mi sueño“, confesó Phelps, que a los tres minutos ya se había ventilado la botella de agua.

De cara a Londres 2012, Phelps lanzó un aviso: “Quiero probar cosas diferentes, nadar otras pruebas“. Así que el resto de rivales ya pueden echarse a temblar.

Podía haber estado allí con nosotros cuatro horas o más, pero la voluntaria china anduvo lista para cortar a los quince minutos. Phelps cogió el coche y se fue al centro de prensa, donde dará otra conferencia en la sala para 800 periodistas, por supuesto.

Pude ver entre los periodistas, agazapada, a la nadadora holandesa Inge de Bruijn, ahora comentarista y poseedora de cuatro oros olímpicos, que se dice pronto. Conserva la misma sonrisa de siempre y estaba emocionada:”Cuando Michael logró la medalla hoy, me eché a llorar de alegría. Es el nadador perfecto”.

El día que tocamos a Mr. 9.69, el hombre-relámpago

Aún estamos flipando. La camisa no nos toca la piel. ¡Qué pasadaaaaaa! Es algo indescriptible. El Nido de los Juegos Olímpicos es aún una revolución de emociones. Casi 100.000 almas hemos visto algo único en nuestras vidas. Algo que jamás volveremos a ver.

Usain Bolt, el hombre-relámpago, ha roto el tiempo. Acaba de batir el récord del mundo de 100 m. Y eso que acabó sobrao. Es desde ahora mismito Mr. 9.69, el más veloz de la faz de la tierra. Y campeón olímpico, algo con lo que soñó desde que hace una década (ahora tiene 21) el entonces jovencito delicado de Trelawny, Jamaica).

Y nosotros estuvimos con él. Lo entrevistamos, en exclusiva. Y lo tocamos. ¡Tocamos a la bala humana! Fue el martes pasado, 5 de agosto, por la tarde. Raúl siempre confió en que lo lograríamos. Y así fue. ¡Muchas graciaaaaaaaaaaas! Ya se lo podremos contar a nuestros hijos…y a algún día a los nietos. Podemos decirles: nosotros estuvimos allí. Con él.

Poderoso, amable…directo al corazón

En la distancia corta es superior. Es poderoso. Sus zapatillas, doradas, como su enorme reloj, su anillazo, su talla, ese cuerpo…Imponen, al principio. Pero muy sencillo, como tímido y reservado. Y muy amable. Incluso accedió a que nos hiciéramos fotos con él.

Tras ganar la carrera-bala, Bolt se desató. Se llevó la mano al corazón. Se abanderó con Jamaica (nos contó que la fiesta en su país sería de escándalo esta noche) y nos regaló una vuelta de honor. El homenaje de todos en el Estadio Nacional, puesto en pie y reventando de palmas y vítores. Él danzó y bailó. Y se abrazó con muchos del público.

El mejor recuerdo de su vida

Bolt -nos desveló- celebrará su triunfo con sus amigos de siempre, los de toda la vida. En privado. Seguro que escucharán regaae, mucho, y algo de pop. Y de reojo mirará a aquel muchacho que jugaba al fútbol en las calles de su pueblo. Es el mejor recuerdo de su vida, nos desveló. Quizá a ése se la una lo vivido hoy en Pekín, cuando el pájaro supersónico voló sobre El Nido.

Nadal-F1Pekin2008 va hacia el oro olímpico con Pau Gasol como fan

La factoría Nadal, fabricante del excelente talento de Manacor, acaba de sacar su nuevo prototipo. Es el modelo oro de los Juegos Olímpicos, el Nadal-F1Pekín2008, una versión mejorada del cuatro veces campeón de Roland Garros, una de Wimbledon y flamante número 1 mundial adelantando al todopoderoso Roger Federer. Mañana domingo (desde las 16.00 horas, 10.00 h en España) se juega ante el chileno Fernando González el triunfo olímpico.

Y en su camino está muy bien acompañado en el Olympic Green Tennis Center. Pau Gasol es uno de sus fans. No se pierde un partido. Rudy tampoco. Ayer lo jalearon desde la grada también Ricky Rubio, Carlos Jiménez y Berni Rodríguez. En cuartos, contra el ruso Andreev, La Bomba y Marc Gasol, Demetrio Lozano y un montón de atletas.

Hasta Alberto de Mónaco lo aplaude

Y no son los únicos. Este viernes, hasta Alberto de Mónaco estuvo aplaudiéndolo. Y vimos a un simpatizante español, con la roja puesta, que era clavado al Príncipe Felipe. Por un momento todos nos confundimos. El capitán de la Davis, Emilio Sánchez Vicario, siempre anima desde primera línea.

También observamos al presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, y al polémico presidente de la Federación Española de Tenis, Pedro Muñoz, enfrentado en su día al genio manacorí. Ahí estaba Pedro apuntado, empujando. Y mucha afición española, al grito de “Vamos Rafa, vamos”. “Va Rafa”. Y el clásico “España, España”. Entre ellos, dos canarios Jesús Masaret, 41 años, y Midas Good. Se recorrieron medio mundo para dejarse la voz y las palmas de la mano por “el monstruo Nadal, el mejor”.

Espectáculo en la pista

Nadal es pura fuerza de la naturaleza con golpes precisos, piernas de goma (llega a todo y todo lo pega bien) e izquierda de Sansón. Se cambia la camiseta en el descanso. Gana 6-4 a Novak Djokovic. Torso al aire. Miles de miradas sobre él. Gime en su esfuerzo. Se desliza. Y golpea. Pierde el segundo set (1-6). Berni Rodríguez y Carlos Jiménez se van. Son las doce de la noche pasadas. Y hoy toca medirse a los EE UU de Bryant&Cia.

…Y espectáculo en la grada

Pau Gasol, con chándal de manga larga azul. Rudy, que no para de grabar con su cámara, de amarillo, y Ricky, de blanco. Rubio, el benjamín, se pone la cazadora. Tiene frío. Es el enlace con un grupo de deportistas rusas, de impactante aspecto, que tienen delante. Gasol y Rudy se están bebiendo una botella de la chispa de la vida. Pau hace un gesto a Ricky y éste obedece. Inmediatamente les ofrece el refresco a las chicas. Risas y bromas. Tal vez ¿intercambio de móviles?

¡Qué paciencia tienen nuestros gigantes! Pau se hace fotos con todos. Firma autógrafos y no para de sonreír.

Nadal vence 6-4, 1-6, 6-4. Se tira al suelo. Lo vitoreamos. Se despide. Y ya en el túnel, sus fans lo abordan. Instantáneas y más firmas. Vaya campeón.

Un número 1 que quiere el oro

Mañana, domingo 17, el Nadal-F1Pekín2008 saldrá a la pista, como un bólido rojo (a Fernando Alonso también le podrían poner ya un Ferrari). Quiere su corona oriental. Ser el mejor del planeta y ganar los Juegos Olímpicos.