Te contamos los Juegos desde Pekín

Entradas etiquetadas como ‘olimpicos’

¡Adiós Pekín! ¡Muchas gracias a todos!

Estamos de vuelta a casa. Los JJOO de Pekín 2008 ya son historia. Allí fuimos olímpicos. Y en ese pasado también se nos va este blog. Hemos intentando –todo lo que hemos sabido y podido- compartir con vosotros nuestras vivencias. La emoción de sentir y trabajar en un acontecimiento único. Jamás volverá. Los Juegos Olímpicos de la XXIX Olimpiada ya se apagaron. Asistimos en primera fila a la vida de Beijing –su grandeza, su estampa cotidiana y el disfraz olímpico, lo que China nos oculta y silencia; su historia –la masacre de Tiananmen, el Templo del Cielo, la Gran Muralla- y sus gentes (sus miedos al régimen dictatorial, su cariño al país y sus ilusiones).

Estuvimos en el deporte en estado puro, con los atletas, en sus buenos y malos momentos. Hemos sido unos privilegiados al vivir instantes mágicos.

Pedazos de gloria

Pudimos entrevistar en exclusiva a Usain Bolt, el hombre-relámpago, el más veloz del planeta. Vimos nadar y estuvimos con Michael Phelps, el pez volador de los ocho oros, una hazaña jamás contemplada en los Juegos. Estuvimos vibrando y saltando con nuestros jugadores de ensueño de baloncesto (los Gasol, Rudy, Carlos Jiménez…y conocimos de cerca a Ricky Rubio); con los del balonmano (¡qué grande son y qué talla humana tienen todos, desde Iker Romero a Barrufet!).

Aplausos a los titanes

Asistimos al hundimiento anímico de los chicos maravillosos de hockey hierba (una plataza que les sabía a poco porque jugaron para ser de oro). Aplaudimos a las jugadoras de hockey hierba, séptimas, una gesta para España con poco más de 300 licencias. Lucharon como espartanas con Holanda o Estados Unidos, que tienen millones. El titán Nadal, caballero universal de la raqueta, nos deleitó. Y Vivi Ruano y Anabel Medina. El oro a toda velocidad de Samuel Sánchez, Llaneras, la estocada de bronce de Pirri Abajo. Las sirenas de plata. La vela, dorada y plateada. El suelo de subcampeón de Gervi Deferr.

Las ilusiones quebradas

El sueño roto de la incombustible Marta Domínguez, un metal seguro que se quebró en el último obstáculo. Paquillo, el más grande y el más sincero, que “pinchó” en la marcha. El quinto de Higuero, el León de los 1.500, que se quedó en las fauces de la gloria (“qué lástima y qué pena no haber atacado antes”). La decepción del discóbolo Pestano (“no eran mis piernas”, decía tras la final); la desilusión máxima del judoca Oscar Peñas (cuatro años que se fueron al suelo en un santiamén, en el primer combate); nuestros triatletas Iván Raña y Gómez Noya, fundidos en el asfalto.

Contemplamos las lágrimas de las gimnastas de rítmica (las hermanas González, Pagán, etc.). Y el adiós olímpico de Almudena Cid, la eterna sonrisa, tras cuatro Juegos. Los que lucharon dándolo todo persiguiendo una ilusión (las atletas gemelas Checa. Chema Martínez, Poves, Vasco, Beitia, Castrejana, Arturo Casado…; Ramos en el taekwondo). Y ahí anduvimos, junto a los casi 300 atletas que se han esforzado como nunca en sus vidas.

Los peores momentos

Nuestro corazón también se rompió con el horror de Barajas. Los peores y más dolorosos momentos, sin duda. Para los familiares, amigos y allegados de las víctimas nuestro pésame y máxima consideración.

Infinita gratitud

Damos las gracias infinitas a todos nuestros compañeros con los que hemos formado equipo desde la redacción, en Madrid. Muchas gracias desde lo más hondo por ayudarnos, corregirnos y animarnos día a día, casi las 24 horas, de lunes a viernes y el fin de semana entero.

Nuestra gratitud a todos cuántos habéis seguido este blog. Lo hemos hecho por y para vosotros. ¡Hasta siempre!

Regateando con Aíto

Apenas tienen tiempo libre, pero en cuanto logran unas horas de relax, los deportistas descargan presión dando paseos por la villa, charlando por Internet o yéndose de compras. Hay una opción más, pero no viene aquí a cuento, aunque sea la más empleada.

Pekín es un sitio perfecto para las compras: hay de todo y todo barato, originales y réplicas.

Por eso, ayer por la tarde, el Mercado de la Seda, visita inexcusable para cualquiera que pare por la capital china, parecía una reunión de deportistas olímpicos.

En la segunda planta topamos con varios atletas: por allí andaba Naroa Agirre o Concha Montaner, esperando pacientemente a Ruth Beitia mientras se probaba un kimono.

Un poco más tarde y una planta por encima, mientras servidor regateaba por uno de esos budas sonrientes, escuché a mi lado otro proceso negociador. Reconocí la identidad del comprador en cuanto le oí una frase. Allí estaba el seleccionador nacional de baloncesto, Aíto García Reneses, subiendo y bajando precios en la calculadora del dependiente.

Ya se sabe, conocer al enemigo antes de la batalla es vital, y mañana nos medimos a Yao Ming y compañía…

Pero sin duda, la escena más curiosa tuvo lugar después, cuando en la salida del centro comercial, reconocí a otro deportista español de cuyo no puedo acordarme…fumándose un cigarro sólo unos días antes de su competición. Me dio qué pensar.

Pekín, 5 de agosto, ya estamos aquí.

Imagino que a estas horas, ya las dos de la tarde por aquí, en España aún estáis abriendo los ojos, o algunos ni eso. En el caso de Kike y mío, llevamos día y medio sin cerrarlos…Ya sabéis, las cosas del jet-lag que, primero te convierten en lechuza y luego en zombi.

Pero bueno, al lío. Doce horas duró el vuelo que nos llevó a los Juegos Olímpicos. Se hizo ameno, entre el Señor de los Anillos, el ronquido armónico del vecino y la revisión del plan que hemos hecho para los Juegos.

Somos sólo dos (nuestros colegas de la Ser, que viajaban al lado, son ¡13 o 14!), pero intentaremos cubrirlo todo, o casi.

A Pekín llegamos a las seis de la mañana, con casi 30º de temperatura para recibirnos, casi nada.

La humedad no sé medirla, pero a los dos minutos, mi camiseta ya era de neopreno,así que muy húmeda la cosa. Raudo acudió el conductor del autobus para echarnos una mano, poniendo el aire acondicionado a 10º y llamando a la puerta del resfriado.

No debe ir mal aquí el negocio del aire fresquito pues no hay casa que no lo tenga.

Al hotel fue llegar, abrir la maleta, intentar ordenarlo todo, intentar, y a la calle, tras una docena de controles y recontroles.

La primera parada ha sido el centro internacional de prensa, residencia perpetua de periodistas de mil colores y razas.

Para empezar, nos han prohibido grabar y fotografiar en cualquier recinto olímpico, so pena de vuelta anticipada para España. Reconozco que estamos deseando navegar un poco por Internet y buscar algunas direcciones políticamente incorrectas, a ver que es lo que pasa…

Eso sí, no puedo irme sin dar un palo a la organización: cada periodista tocamos a tres voluntarios cada uno, cojonudo, pero de los 30 con los que hemos hablado, ninguno habla inglés, ni siquiera lo chapurrean…Un poquito de por favor, digo yo, que con voluntad y una sonrisa a veces no

basta.

Bueno, ahora tenemos un acto con Usain Bolt, a ver si conseguimos entrevistarle y grabarle sin que el COI se eche encima.

Por cierto, cualquier curiosidad que tengáis, no dudéis en preguntarnos…

Los Juegos Olímpicos del ‘8’, los más mágicos de la historia

Queda una semana para el inicio de los JJ OO de Pekín. Son los Juegos Olímpicos del ‘8‘. Los más mágicos de la historia para los chinos. Y lo son porque arrancan el 08.08.08. El ‘8’ es símbolo de buena fortuna en la milenaria cultura de China. Por ello, al convertirse en país anfitrión, escogió la fecha de inauguración: el 8 de agosto del 2008. Los juegos del triple’8′.

El ‘8’ se pronuncia bá en chino. Y su significado (fa) hace referencia a alcanzar ventura, a la abundancia, a lo infinito. Para muchos chinos su país ha entrado en el 2008 en un ciclo de buenos augurios, cuyo máximo escaparate para el mundo es la celebración de los Juegos Olímpicos.

Y el ocho también tiene un concepto mágico en Occidente. Prueba de ello es el rotundo éxito de la novela El Ocho de Katherine Neville. Una fascinante historia que nos lleva de la Francia de la Revolución francesa al Nueva York de 1970 pasando por Argelia en los inicios de la explotación del petróleo. Neville nos guía, a golpe de caballos y damas del ajedrez, por un mundo lleno de misterios.

¿Quieren saber otra curiosidad del ocho? Pedja Mijatovic consiguió la séptima Copa de Europa del Real Madrid con el ocho a su espalda, en 1998. Y el número ocho es el que también lució el actual entrenador, Bernd Schuster, cuando era futbolista blanco. Y también en el Barça.

El ocho nos lleva de Madrid a Sevilla. El club hispalense lleva el ‘888’ de su patrocinador grabado en el pecho de su camiseta. Como veis el 8 es un número preñado de magia. ¿Sabéis alguna historia más de este número? Contádnosla, por favor.

¡Mal rollo con la Embajada!

En China no deben andar muy contentos con el trato que se ha dado en España a su conflicto con el Tibet.

Hace dos días, llamé a la Embajada china en España para preguntarles por un tema de visados, cuando el secretario me contestó lo siguiente, de sopetón y sin mediar palabra: “No creo que a los periodistas españoles les den muchos visados, después de ver como han manipulado todo lo del Tibet. Nada de lo que han visto aquí ha sido real, y todas las manifestaciones tibetanas eran ultraviolentas, igual a lo que ustedes llaman aquí kale-borroka, pero eso les dio igual, pues aquí sólo se hablaba de tortura”.

Con toda la educación del mundo, y antes de que el caballero se acordara de mis familiares, pues se iba encendiendo, le pedí que me pasara con un compañero superior. Telita con el amigo.

Conste, para aclarar posturas y no confundir a nadie, que yo de este tema no tengo una opinión definida, pues tampoco tengo toda la información y prefiero no opinar de lo que no sé, pues si lo haces, te pueden sacar los colores y quedar como un memo.

Estas y otras visicitudes sigo encontrándome en el camino hacia Pekín. Hasta que no esté allí, no me lo creo. Ayer terminé una lista de cosas que tengo que hacer antes de viajar y llega a las 45.

¡Faltan dos semanas y yo con estos pelos!

Por cierto, consejito al canto: si vais a China, ni se os ocurra llevar camisetas pidiendo la libertad del T—T. Lo menos que os puede pasar es que os echen del país, y esto me lo han contado desde allí.

¿Qué opináis vosotros de este conflicto?

Hoteles 300% más caros

Si buscas habitaciones en Pekín, a por ella. La encontrarás, y muy barata, así que decídete.

La capital china se frotó las manos cuando le concedieron los Juegos y, muy especialmente, el gremio turístico. Para aprovechar el tirón, y pese a las prohibiciones expresas del COI, me cuentan desde China que algunos hoteles llegaron a subir un 300% sus tarifas en agosto.

Imaginaos un hotel de dos estrellas español que viene a salir por 50 euros que, de buenas a primeras, os clavan 400. Así me quedé yo cuando ví el listado de hoteles que proponía el Comité Olímpico para los periodistas. La habitación doble rondaba los 500 euros el día.

Ahora, cuando faltan dos semanas, los hoteles chinos andan un poco desesperados porque no hay demanda. ¿Qué han hecho? Rebajar sus precios casi a la mitad porque si no lucirán sus preciosas habitaciones preciosamente vacías.

¿Y yo? Pues desquiciado preparando mil cosas y preguntándome los detalles más nimios. ¿Cómo son los enchufes en Pekín?

Y nos quejamos del tráfico aquí…

Prosigue la cuenta atrás: en dos semanas estaremos haciendo las maletas.

A miles de kilómetros de aquí, en Pekín siguen comiéndose la cabeza para reducir la altísima contaminación existente y el insoportable tráfico. Parece ser que el atasco de la M30 es juego de niños con la que se lía en la capital china cuando a sus 15 millones de habitantes les da por coger el coche.

De momento, el gobierno ha ordenado la circulación de coches en días alternos en función de si la matrícula es par o impar.

Y para evitar la contaminación: todas las obras que se están haciendo han quedado paralizadas. Eso también está pasando aquí, aunque por otras circunstancias que nada tienen que ver con levantar polvo o contaminar. Bueno, o sí.

Estas y otras medidas persiguen descaradamente un lavado de cara chino. Quieren demostrar que son capaces de organizar unos Juegos Olímpicos y que la apertura del país es real. Yo, esto último, como que no me lo creo.

Vosotros que pensáis, ¿de verdad China y su gobierno están cambiando?

Sólo os apunto un dato que me hace dudar de ese ‘aperturismo’: el gobierno ha ordenado que en algunas zonas de la ciudad, los bares no permitan la entrada a personas de raza negra y mongol.

¿La razón? A los negros se les identifica con el tráfico de drogas y a los mongoles y sus mujeres con la prostitución. Os juro que la noticia es tal cual…

A mí me salen 24 medallas, ¿y a tí?

Menuda mañana de lío. ¡Entre Del Bosque, Riccò, Ronaldo, Kaká y los Juegos aquí no hay quien pare!

Hace una horilla, el Comité Olímpico Español ha hecho oficial la lista de deportistas españoles que estarán en Pekín. Falta el atletismo, pues todavía se tienen que celebrar los Nacionales, y queda alguna duda en ciclismo, pues Antequera se debate entre Sastre, Barredo, Gutiérrez y Pereiro para acompañar al equipo titular. Os enlazo el pdf, pues no es plan de ponerme a picar nombre por nombre, vamos, digo yo.

Bueno, pues haciendo un rápido cálculo, a mí me salen unas 24 medallas. Si mi profecía se hace realidad, habremos batido el éxito de Barcelona’92, y yo le pagaré una pasta al peluquero para que me rape, que las apuestas hay que cumplirlas.

Aquí os cuento el camino que he seguido hacia esa cifra:

Atletismo: 3 metales, Paquillo, Higuero y alguna más suelta.

-Baloncesto: Una medalla.

-Ciclismo: Dos. Aquí hasta me he quedado corto.

-Esgrima: Una. ¡Ánimo Jorge Pina!

-Gimnasia: Otra. Gervi no puede fallar.

-Hípica: Esa medalla inesperada…

-Hockey: Esta es fija. O lo hacen bien ellos o ellas.

-Judo: Dos. Isabel Fernández y Óscar Peñas.

-Natación: Una. Mireia Belmonte.

-Sincronizada: Las dos de Gemma Mengual, que ya toca.

-Piragüismo: Otras dos, con David Cal al mando.

-Taekwondo: Una para Juan Antonio Ramos.

-Tenis: Dos. ¿Alguien piensa que Nadal fallará?

-Tiro Olímpico: Otra inesperada.

-Triatlón: La más segura de todas. Gómez Noya.

-Vela: Las dos de siempre.

Y vosotros, ¿por cuántas medallas apostáis?

El ‘León’ está tranquilo

Juan Carlos Higuero es un crack.

Ayer le llamé para ver cómo se encontraba a falta de tres semanas para los Juegos y le desperté de la siesta. «¡Cómo estás león!» me dice. Así bautiza Juan Carlos a todo áquel con quién habla y así le llamo yo.

Afronta sus terceros Juegos y le noto muy tranquilo, más incluso que cuando visitó nuestra redacción de 20 minutos hace unos meses. «Ahora me entreno menos, hago velocidad y menos volumen, unos 110 kilómetros semanales».

El reto del burgalés está claro:quiere por fin una medalla olímpica en 1.500 metros. «Estamos once tíos en el mismo segundo, así que imagina todo lo que puede pasar allí, Raúl, vaya movida».

Él no debutará hasta el 15 de agosto, por eso se lo toma con más calma: correrá en Barcelona, los Nacionales y a descansar, para llegar fino a Pekín. «Aquí en la residencia sí se nota a la gente un poco más nerviosa». Antes de colgarme, me cita para los Juegos: «Oyee, tenemos que ir a ver la Muralla, león».

¿Creeis que ganará medalla?

Ni borrachos, ni apostantes, ni silbatos, ni cerillas…

¡Ya sólo quedan tres semanas!

Mi compañero Kike se ha marchado de vacaciones, dejándome sólo ante el peligro. Hay que ponerse las pilas porque lo que se viene encima…es telita.

De momento, hoy ha salido publicado algo así como el manifiesto de un buen olímpico: una guía de comportamiento para los que vayamos a los Juegos, y es para echarse a temblar.

Ya nos avisaron en el COE que Pekín no se anda con chiquitas a la hora de prohibir, así que tanto periodistas como aficionados tendremos que ir con cuidado. “En China no es como en Japón”, me dijo una compañera hace poco, “si haces algo malo, te quitan la acreditación o algo peor…” Cuando escuché esto último se me pasó por la cabeza de todo, todo, todo.

Así pues, si váis como espectadores a los juegos, tener en cuenta que…allá voy: prohibido hostigar a los árbitros o atletas, manifestarse, comportamientos beodos, desnudarse, concentrarse, entrar a los recintos con instrumentos musicales, cerillas, mecheros, banderas de más de 2 metros cuadrados, publicidad religiosa o lemas a favor de los derechos humanos….

El asunto de los lemas me ha descuadrado un poco. ¿¿Debo, pues, llevar una camiseta apoyando la tortura??

¿Qué os parece tanta prohibición?

PD: Confirmado, si España supera las 22 medallas, el aquí bloguero se rapa al uno. Prometido.