Te contamos los Juegos desde Pekín

Entradas etiquetadas como ‘olimpiadas’

Las chicas del hockey hierba se mojan y caen ante China (3-0)

La inesperada. La indeseada. La lluvia llegó ayer a Pekín, en el segundo día de competición de los Juegos Olímpicos. Nadie la quería para la inauguración y se demoró o la aplazaron (los chinos son capaces de eso y de más) para el estreno de nuestras chicas del hockey hierba, que se mojaron durante el partido. La lluvia resultó una mala invitada. China, la anfitriona venció con autoridad (3-0).

Domingo a las nueve de la mañana en Beijing, tres de la madrugada en España. El agua cae delicadamente. Paraguas por las calles y tráfico fluido. Apenas coches particulares. ¡Qué delicia! ¡Ojalá siempre fuera fin de semana aquí! Del hotel al centro de prensa (MPC, el Main Press Center, un día os hablaremos de él) con el bus MA021. Trasbordo y otro, el MB03, para acudir al Hockey Stadium. Antes pasamos por el Olympic Green Tennis Center. Y me cuelo en el lanzamiento de tiro. Creo que era allí, vamos. Mola. Volveré.

El estadio de hockey es un mosaico multicolor de plásticos. Son chubasqueros verdes, rosas, azules y amarillos. Voy a hacer fotos y un miembro de la organización me dice que no, que está prohibido. ¡Vaya putada! Normas del Comité Organizador.

España lanza un penalty-corner (saque desde la línea de fondo sin oposición, jugada, defensa y tiro). Falla Ester Termes. Lástima. Solamente grito yo. ¡Joeeeeeer!

Las chinas corren un montón. Están atléticas y fuertes. Son mucho más macizas. Sus jugadoras van de los 54 a los 71 Kg. Las españolas de 48 a 69.Las anfitrionas contraatacan. Y marcan (1-0). El clamor. Júbilo en la grada. Espectáculo rojo y amarillo, pero chino. A mi lado una especie de Manolo el del Bombo anima a la grada a que siga aplaudiendo. Parece el director de orquesta.

Llega el segundo gol para China. Anulado. Pero ojo, unos minutos más tarde el de verdad. (2-0). Ataca España. Chute. Y GOOOOOOOOOOOOL, exclamo. Gol-pe de vista. Incierto. Fue fuera. Descanso. Bocina y música. Salen un grupo de 12 animadores, entre galácticos y horteras. De gris y rosa. Brincan y se van. La cosa está jodida para España. ¿Remontaremos?

Segunda parte. Las chinas salen a tope, como si llevaran toda la vida corriendo y quisieran más. Casi en la reanudación nos cascan el tercero. Esto se ha acabado (3-0). Inapelable. España despierta, se sacude el miedo y empieza jugar. Otro penalty corner. Marrado también. El público vitorea cada acción de las cinas. Fiesta en rojo y amarillo, pero fiesta china.

En el banquillo español, Pablo Usoz, el seleccionador se desgañita. Lo escucho desde mi posición. “Vamos. Sigue, sigue. Vaaaaaaaaa! No hay nada que hacer. Otro día será.

¡Atrapados en el caos de tráfico de Pekín!

Cuando un periodista tiene una noticia quiere soltarla cuanto antes. Y más si es una entrevista exclusiva a Usain Bolt, el hombre más rápido del mundo (9.72 segundos), antes de los Juegos Olímpicos de Pekín. Si no puedes hacerlo de inmediato te desesperas. Nos pasó el martes por la tarde. Teníamos la noticia, pero chocamos con un inesperado: la catástrofe circulatoria. Es un ejemplo de la que se vive aquí a falta de dos días para los Juegos Olímpicos. El caos es monumental. Lo nunca visto.

Primer acto: Pelea por coger un taxi. A la quinta o la sexta conseguimos coger un taxi, una tarea difícil en el centro financiero de Pekín. ¡Bravo!

El taxista nos dice que any problem (ningún problema). Nos llevaba al MPC (el Main Press Center, la casa donde trabajamos los periodistas en estos Juegos Olímpicos de Pekín). Ahí empezó nuestro quebradero de cabeza. No tenía ni idea por donde se iba. Agarró su móvil. Hablaba y hablaba muy cabreado. De inglés, ni papa. Cero. Nothing. Ná de ná. Seguía hablando. De repente, nos pasó el aparato. Era una señorita de la centralita, de su compañía de taxis. Se lo repetimos hasta 10 veces. Ma-in-press-cen-ter. Muy despacio. Poco a poco. Fuerte, ya sin paciencia.

La empleada nos asegura que lo chequea en el mapa. Que lo tiene todo controlado. Se lo dice al taxista. Hasta ocho nuevas llamadas. Sólo se oyen exabruptos en chino. Estaba claro. El taxista estaba más perdido que el barco del arroz.

Segundo acto: Vueltas y más vueltas. Nos perdimos. Estábamos atrapados en medio de un caos de tráfico como el que no hemos visto en la vida: calles atestadas, coches haciendo cambio de sentido en plena calle, viandantes por el asfalto, bicicletas, madres haciendo fotos a niños en la calzada… Y la gran paradoja, otras grandes avenidas, las que rodean al anillo olímpico, cortadas al tráfico.

Tercer acto: Aleluya. Seguíamos en el taxi. Y sin rumblo nada claro. La tensión aumenta. Decidimos apearnos. Pagamos y nos bajamos del taxi. Andamos, perdidos y desorientados. Agotados. Preguntamos en un hotel por un bus al MPC. Sale en 40 minutos. Más caminata. Paramos otro taxi. Parece que se sabe el camino. Vemos la señal, MPC. Aleluyaaaaaaaaaaaa. Pero cuando está a punto de encarar la recta, cambia de sentido y se va en dirección contraria. ¡No puede ser! Le pedimos que pare. Abonamos. Y encaramos la avenida olímpica. Al final, llegamos al MPC. Nos repartimos el trabajo y a escribir: la entrevista y los dos post del blog. Hoy vamos a ver la antorcha olómpica por las calles de Pekín. A ver qué pasa.

La entrevista con Bolt: la apoteosis

25 horas más tarde de salir de Madrid para vivir los Juegos Olímpicos de Pekín estábamos delante del hombre más rápido del mundo: Usain Bolt, jamaicano de 21 años. El recordman mundial de los 100 metros lisos. Paró el crono el 31 de mayo en 9 segundos y 72 décimas. Nos frotábamos los ojos por sueño y hambre: en más de un día sólo habíamos comido arroz y una ración de pollo picante. Y estábamos ante un sueño personal y profesional, preguntarle de viva voz a la máquina humana más veloz del planeta.

Allí estábamos, embelesados, por haber conseguido una entrevista exclusiva con Usain Bolt. 20minutos.es fue el primer medio en obtenerla tras una multitudinaria rueda de prensa, la primera de una gran estrella en estos Juegos Olímpicos de Pekín. Más de una docena de cámaras, un centenar largo de periodistas, agencias, televisiones, radios y periódicos de todo el mundo. Eran sobre las 18.00 h en Pekín, las doce de la mañana en España.

Bolt es una estrella, que poco tiene que envidiar a los grandes de la música o del cine. Como tal se le recibió. Un show completo. Expectación mundial. Sonaba Ay cosita linda a ritmo de bossa nova, luces de colores, focos y un sillón de terciopelo en el centro del club. Él, la gran estrella.

La entrevista exclusiva ha sido en una sala privada del Cigar Jazz and Wine (CJW), un modernísimo garito en el distrito financiero y diplomático de Pekín, gracias a la intermediación de Andrew Szwajkowski, de la agencia Edelman que colabora con Puma. Bolt lucía un magnífico reloj dorado en su mano izquierda; un gran anillo en el dedo corazón de la misma mano y otro más discreto en el índice de la derecha. Una estampa impresionante: alto y fortísimo. Jersey verde de Puma, haciendo gala de su orgullosísimo origen jamaicano; tejanos y unas zapatillas doradas, negras y verdes. Y muy serio, muy concentrado, como si estuviera en la recta del estadio olímpico.

Brotó a reír espontáneamente en cuanto le preguntamos cómo de grande sería la fiesta en su país si obtenía la medalla de oro y si España de baloncesto ganaría a la EE UU. Usain se portó como un caballero. Contestó a todo. Se despidió dándonos la mano y con un amable thanks. Nosotros le deseamos suerte. La misma que hemos tenido (¡y nuestro trabajo nos ha costado!) en nuestra primera jornada olímpica: entrevistar personalmente a Usain Bolt, el hombre- relámpago.

Los Juegos Olímpicos del ‘8’, los más mágicos de la historia

Queda una semana para el inicio de los JJ OO de Pekín. Son los Juegos Olímpicos del ‘8‘. Los más mágicos de la historia para los chinos. Y lo son porque arrancan el 08.08.08. El ‘8’ es símbolo de buena fortuna en la milenaria cultura de China. Por ello, al convertirse en país anfitrión, escogió la fecha de inauguración: el 8 de agosto del 2008. Los juegos del triple’8′.

El ‘8’ se pronuncia bá en chino. Y su significado (fa) hace referencia a alcanzar ventura, a la abundancia, a lo infinito. Para muchos chinos su país ha entrado en el 2008 en un ciclo de buenos augurios, cuyo máximo escaparate para el mundo es la celebración de los Juegos Olímpicos.

Y el ocho también tiene un concepto mágico en Occidente. Prueba de ello es el rotundo éxito de la novela El Ocho de Katherine Neville. Una fascinante historia que nos lleva de la Francia de la Revolución francesa al Nueva York de 1970 pasando por Argelia en los inicios de la explotación del petróleo. Neville nos guía, a golpe de caballos y damas del ajedrez, por un mundo lleno de misterios.

¿Quieren saber otra curiosidad del ocho? Pedja Mijatovic consiguió la séptima Copa de Europa del Real Madrid con el ocho a su espalda, en 1998. Y el número ocho es el que también lució el actual entrenador, Bernd Schuster, cuando era futbolista blanco. Y también en el Barça.

El ocho nos lleva de Madrid a Sevilla. El club hispalense lleva el ‘888’ de su patrocinador grabado en el pecho de su camiseta. Como veis el 8 es un número preñado de magia. ¿Sabéis alguna historia más de este número? Contádnosla, por favor.

Adiós olímpico a Almudena Cid, la única y la más bella

Almudena Cid es una de los tres centenares de atletas que nos representarán en los Juegos Olímpicos de Pekín. Empiezan en apenas 10 días. Ella es única. Es la única gimnasta de todo el planeta que habrá participado en cuatro Juegos Olímpicos. Ninguna otra mujer del mundo rítmico puede decir lo mismo.

Y es única por su persona y por su larga carrera. Éstos son sus avales. A los 7 años Almudena Cid hizo sus primeras acrobacias en Vitoria (Álava), su ciudad natal; a los 15 años fue elegida para formar parte del combinado español; un año después, con 16, ya participó en los Juegos Olímpicos de Atlanta quedando novena (diploma); ha ganado numerosos campeonatos de España; participó en los Juegos Olímpicos de Sydney en 2000; en los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004 obtuvo diploma (quedó novena otra vez); venció en los Juegos del Mediterráneo, en el 2005…Y China será su broche final.

Almudena Cid es una chica entrañable. Este fin de semana la pudimos ver en un reportaje en TVE1. Contaba los “regalos” que había obtenido en sus más de cuatro lustros de gimnasta. No mencionó metales, ni premios. Aludió a los viajes, a las personas que había conocido, a los retos que había superado, a las dificultades, a los amigos…Y llóró. Un oro directo al corazón. Lágrimas de verdad. De verdad de la buena. De deportista.

Su mayor regalo es su chico, Christian Gálvez, presentador de Pasapalabra, según confiesa ella misma. Ignoramos si se lo llevará a China, como talismán. Probablemente a él también le habrá encantado el video que Cid ha hecho para la revista FHM de este mes de agosto.

Es nuestra gimnasta más sexy, según la publicación. Y una de las deportistas favoritas de nuestra lista ¿Qué opináis vosotros?.

Almudena Cid pisa con paso firme. Tiene estudios. La hemos visto en anuncios, en la pasarela, como modelo…Y ese es su oro para la vida. Cuando cuelgue las mazas y las cintas y se apaguen los focos de las grandes competiciones le tocará sortear los claroscuros de este mundo. Y lo hará con brillantez. Con la elegancia natural y la sencillez que siempre la han vestido. ¡Ánimo Almudena! Estamos contigo.