Te contamos los Juegos desde Pekín

Entradas etiquetadas como ‘blog’

¡Adiós Pekín! ¡Muchas gracias a todos!

Estamos de vuelta a casa. Los JJOO de Pekín 2008 ya son historia. Allí fuimos olímpicos. Y en ese pasado también se nos va este blog. Hemos intentando –todo lo que hemos sabido y podido- compartir con vosotros nuestras vivencias. La emoción de sentir y trabajar en un acontecimiento único. Jamás volverá. Los Juegos Olímpicos de la XXIX Olimpiada ya se apagaron. Asistimos en primera fila a la vida de Beijing –su grandeza, su estampa cotidiana y el disfraz olímpico, lo que China nos oculta y silencia; su historia –la masacre de Tiananmen, el Templo del Cielo, la Gran Muralla- y sus gentes (sus miedos al régimen dictatorial, su cariño al país y sus ilusiones).

Estuvimos en el deporte en estado puro, con los atletas, en sus buenos y malos momentos. Hemos sido unos privilegiados al vivir instantes mágicos.

Pedazos de gloria

Pudimos entrevistar en exclusiva a Usain Bolt, el hombre-relámpago, el más veloz del planeta. Vimos nadar y estuvimos con Michael Phelps, el pez volador de los ocho oros, una hazaña jamás contemplada en los Juegos. Estuvimos vibrando y saltando con nuestros jugadores de ensueño de baloncesto (los Gasol, Rudy, Carlos Jiménez…y conocimos de cerca a Ricky Rubio); con los del balonmano (¡qué grande son y qué talla humana tienen todos, desde Iker Romero a Barrufet!).

Aplausos a los titanes

Asistimos al hundimiento anímico de los chicos maravillosos de hockey hierba (una plataza que les sabía a poco porque jugaron para ser de oro). Aplaudimos a las jugadoras de hockey hierba, séptimas, una gesta para España con poco más de 300 licencias. Lucharon como espartanas con Holanda o Estados Unidos, que tienen millones. El titán Nadal, caballero universal de la raqueta, nos deleitó. Y Vivi Ruano y Anabel Medina. El oro a toda velocidad de Samuel Sánchez, Llaneras, la estocada de bronce de Pirri Abajo. Las sirenas de plata. La vela, dorada y plateada. El suelo de subcampeón de Gervi Deferr.

Las ilusiones quebradas

El sueño roto de la incombustible Marta Domínguez, un metal seguro que se quebró en el último obstáculo. Paquillo, el más grande y el más sincero, que “pinchó” en la marcha. El quinto de Higuero, el León de los 1.500, que se quedó en las fauces de la gloria (“qué lástima y qué pena no haber atacado antes”). La decepción del discóbolo Pestano (“no eran mis piernas”, decía tras la final); la desilusión máxima del judoca Oscar Peñas (cuatro años que se fueron al suelo en un santiamén, en el primer combate); nuestros triatletas Iván Raña y Gómez Noya, fundidos en el asfalto.

Contemplamos las lágrimas de las gimnastas de rítmica (las hermanas González, Pagán, etc.). Y el adiós olímpico de Almudena Cid, la eterna sonrisa, tras cuatro Juegos. Los que lucharon dándolo todo persiguiendo una ilusión (las atletas gemelas Checa. Chema Martínez, Poves, Vasco, Beitia, Castrejana, Arturo Casado…; Ramos en el taekwondo). Y ahí anduvimos, junto a los casi 300 atletas que se han esforzado como nunca en sus vidas.

Los peores momentos

Nuestro corazón también se rompió con el horror de Barajas. Los peores y más dolorosos momentos, sin duda. Para los familiares, amigos y allegados de las víctimas nuestro pésame y máxima consideración.

Infinita gratitud

Damos las gracias infinitas a todos nuestros compañeros con los que hemos formado equipo desde la redacción, en Madrid. Muchas gracias desde lo más hondo por ayudarnos, corregirnos y animarnos día a día, casi las 24 horas, de lunes a viernes y el fin de semana entero.

Nuestra gratitud a todos cuántos habéis seguido este blog. Lo hemos hecho por y para vosotros. ¡Hasta siempre!

Ni borrachos, ni apostantes, ni silbatos, ni cerillas…

¡Ya sólo quedan tres semanas!

Mi compañero Kike se ha marchado de vacaciones, dejándome sólo ante el peligro. Hay que ponerse las pilas porque lo que se viene encima…es telita.

De momento, hoy ha salido publicado algo así como el manifiesto de un buen olímpico: una guía de comportamiento para los que vayamos a los Juegos, y es para echarse a temblar.

Ya nos avisaron en el COE que Pekín no se anda con chiquitas a la hora de prohibir, así que tanto periodistas como aficionados tendremos que ir con cuidado. “En China no es como en Japón”, me dijo una compañera hace poco, “si haces algo malo, te quitan la acreditación o algo peor…” Cuando escuché esto último se me pasó por la cabeza de todo, todo, todo.

Así pues, si váis como espectadores a los juegos, tener en cuenta que…allá voy: prohibido hostigar a los árbitros o atletas, manifestarse, comportamientos beodos, desnudarse, concentrarse, entrar a los recintos con instrumentos musicales, cerillas, mecheros, banderas de más de 2 metros cuadrados, publicidad religiosa o lemas a favor de los derechos humanos….

El asunto de los lemas me ha descuadrado un poco. ¿¿Debo, pues, llevar una camiseta apoyando la tortura??

¿Qué os parece tanta prohibición?

PD: Confirmado, si España supera las 22 medallas, el aquí bloguero se rapa al uno. Prometido.