Entradas etiquetadas como ‘Taxi Driver’

Han pasado 41 años, Travis, y todo sigue igual (‘Taxi Driver’, 1976)

Sunset Boulevard

Taxi Driver 1976

( ©Sony PIctures )

Travis desenfunda el arma frente a su propia imagen reflejada en un espejo mientras ensaya la frase “¿Me estás hablando a mí?” (You talkin’ to me). Más adelante se cortará el pelo al estilo de los indios tomahawk; o ensangrentado, se apuntará a la sien con el dedo a modo de arma (como seguramente su creador, Schrader, se habría imaginado a sí mismo mil veces antes), deseando desaparecer. La soledad, la depresión y una sociedad que uno siente le ha fallado parieron a Travis Bickle, todavía una de las figuras cinematográficas más icónicas y controvertidas. Excombatiente de Vietnam reconvertido en un insomne que aprovecha su trastorno de sueño para trabajar como taxista. Un pobre diablo adicto a los cines porno, un desgraciado al que temer u odiar, alguien que espera que algún día “la lluvia” limpie las calles de todas la escoria que la habita: prostitutas, macarras, ladrones, asesinos, yonkis y corruptos; alguien ansioso por apretar el gatillo contra algún objetivo humano.

Está el Travis reaccionario, racista, neurótico y paranoico. Un perturbado mental en una sociedad igualmente enferma en una década, los setenta, donde en cine triunfaban otros justicieros urbanos del calibre del Harry el sucio interpretado por Clint Eastwood o el justiciero Paul Kersey encarnado por Charles Bronson, todos ellos trazando su recorrido por el infierno situado aquí en la Tierra. Pero a la vez está el Travis lleno de pureza y buenas intenciones. también el patán ignorante, el hombre obsesivo y algo corto de entendederas o el soñador que fabula (escribiendo cartas a sus padres) con lo que querría que fuera su propia realidad. Estremece por la facilidad con la que nos repele o atrae, con la que podemos llegar a detestarle o amarle porque también está la otra cara de la moneda. Ingenuo, inocente, alguien que pide cariño en su silenciosa angustia.

Lee el resto de la entrada »

Vídeo: Martin Scorsese a cámara lenta

Toro salvaje - Martin Scorsese - Robert De Niro

Más de 50 años de carrera, aunque en el largometraje debutó en 1967 con ¿Quién llama a mi puerta?, y uno de los grandes directores norteamericanos de todos los tiempos. Entre las más reconocibles marcas de la caligrafía cinematográfica de Martin Scorsese  está la cámara lenta, a  la que ha recurrido en prácticamente todas sus películas.

La web Indiwire publica una recopilación en vídeo de las mejores secuencias. El montaje ha sido realizado por el editor Jacob T. Swinney destacando que “mientras en la mayoría de blockbusters actuales usan la cámara lenta para crear dramatismo o alargar la acción, Scorsese en muchas ocasiones la utiliza para mejorar el punto de vista subjetivo”.

Lee el resto de la entrada »

10 decorados reales de cine, cómo eran antes y cómo son ahora

Lo más parecido a viajes en el tiempo. Es lo que ofrece una muy curiosa app llamada ScenePast. A parte de postales retro, en cuestiones cinéfilas su gran atractivo es la opción que permite, con tan solo un clic, ver localizaciones reales de películas o series de televisión famosas tal como eran en el momento de su rodaje y comprobar en que se han convertido ahora.

La aplicación, de momento, sólo es compatible con iPhone, iPad y iPod Touch y es de pago. Puede descargarse a 1,99 dólares, aunque en ocasiones, su misma comercializadora permite descargarla de forma gratuita durante algunos días de promoción.

El archivo está en constante expansión, y algunas de las imágenes pueden verse a través de su cuenta de Instagram, o en reportajes que le han dedicado webs como Mental_Floss o Coolmomtech. De un vistazo y ante sus ojos, el paso de varias décadas con resultados como los siguientes:

 

Bullit (1968)

Bullit

( ©ScenePast )

Localización: Intersección de Cesar Chavez St con Precita Ave & York en San Francisco.

Igualita, si acaso con algún toque de color más. Era el inicio de la famosa escena de persecución de coches protagonizada por Steve McQueen.

 

Lee el resto de la entrada »