BLOGS

Lo excitante del invierno

En estos días en los que las calles se llenan de abrigos con proporciones inmensas y forros interiores de borrego, irresistiblemente retro, fabulo con tomar un té caliente junto a una chimenea, a la vez que exprimo la nostalgia de otros inviernos acostada en el sillón de mi piso madrileño, en el que convivo con la poco novelera calefacción central.

Mi mente cabalga a toda velocidad mientras repaso el guion del programa en el frío plató, con las piernas casi desnudas, si no fuera por unas medias transparentes que engañan al cerebro y evitan que tirite.

La contradicción que supone sentir que te quema el cuerpo cuando afuera hiela es excitante y no consigo apartar miles de historias de mi cabeza mientras doy sorbos a una taza de tamaño mediano.

La alquimia de sentir el calor de un buen té en solitario, aterciopelado, elaborado con las hojas más tiernas de la planta y un delicioso aroma a vainilla, corteza de naranja, pétalos de rosas, aciano y girasol, muy intenso, sin la hostilidad de unas grapas, ni la aspereza del agua del grifo, consigue que reposen en el fondo de la taza las imágenes borrosas de una casa de cristal, enclavada en mitad de un bosque nevado, rodeada de caballos salvajes y ríos en los que el agua discurre rápida.

Estas ensoñaciones funcionan como un edredón de plumas no sólo cuando estoy a solas conmigo misma, sino cuando camino por la ciudad, con las manos heladas por haber olvidado los guantes y ando sumida en una conversación que hace tiempo que dejó de interesarme.

Tan imposible como volar o ser invisible, a mí sin embargo me resulta fácil teletransportarme en cualquier momento y lugar a esa vivienda cuya ubicación nadie conoce y ni siquiera yo sé pronunciar y donde, a pesar de haber pocos muebles, existe un tocadiscos, un instrumento que siempre me ha hecho tragar saliva porque su sonido lleva implícita una insinuación cuando la aguja rasga el silencio de una habitación.

Y cuando llega ÉL, sin ocultar sus intenciones, el té humeante desaparece de mis manos, el fuego deja de crujir y la música rasgada del tocadiscos ya no tira de mí.

Y, sin mediar palabra, conduce mi cuerpo hasta el frío cristal a través del que hace horas miro la nieve caer, apelando a esos valores primarios que hacen el mundo arder y te hacen creer que quien te agarra odia, mientras besa tu cuello.

Incapaz de aguantar los primeros planos, mis mejillas chocan con el hielo que es ese gran ventanal y la lana fría del jersey que me abrigaba hasta hace unos segundos cede y cae al suelo, obligándome a limpiar con el pecho desnudo y mojado el vaho del cristal en el que la cadena de mi cuello se empeña en golpear con odio declarado la superficie como si se tratara de un cuervo que con su pico pide entrar en la casa, cada vez con más desesperación.

Ya he estado allí varias veces. Casi siempre intento darle un cierre digno, por lo más alto.

Qué tendrá el invierno que me desborda. Y un buen té…

Avec tout mon amour,

AA

7 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Lucas

    Pues nada, hija, haz lo posible para que esas fantasías se hagan realidad.

    19 enero 2017 | 11:43

  2. Dice ser Simone

    Eso e infidelita

    19 enero 2017 | 13:22

  3. Dice ser de besos se cubre el cuello en alas de fuego de mil mariposas

    Lo del cristal está bien, y con una muñeca atada con pañuelo de seda al tobillo, el pie sobre una silla, y dejándote dar por detrás, en la hora del té, pero la horita completa, y la del café luego, y la de la cena, pues no veas la primavera que te florece por dentro, jugando a hacer pintarrajeadas con la lengua sobre el vaho en el cristal y el carmín a trazos desgarrados dejando la firma en el libro de visitas al Paraíso del placer. Y preguntar sin palabras al reflejo entre neblina de esa otra realidad placentera si prolongar sin tabú la eternidad y recibiendo por respuesta, siempre, incansable, el descarado brillo de unos ojos insaciables. Entre nevadas de sentimientos libres una escuela de calor se agradece.

    20 enero 2017 | 17:17

  4. Dice ser espuma que tu mar soñara

    Aún siendo efervescencia virtual puntual en tu taza de evasiones, quién pudiera ser por un momento sorbo de pasión que hiciera latido en tus dedos y mojara con flujo de rosas en licor de clavel y amapola tu sexo, entre ocre aroma de bosque y sabor a salina de mar.

    20 enero 2017 | 18:46

  5. Dice ser sueño en almohada herida

    Ayer tarde vi en tus ojos otro mar reflejo en tus lunas que al tiempo de parecerme hermoso por sus olas llorando espuma triste hacia las estrellas no quise al mismo tiempo ver. Justo antes tu picardía se zambullía en otras ondas y amanecía vibrando a pleno sol al capricho de tu falda sobre la mesa. Contraste de vida intensa, esa de tomar a bocanadas toda la primavera y respirar profundo frente a una gota de lluvia sobre un cristal de invierno. Esta mañana soñé contigo. Fue hermoso, divertido, intenso, en un intento de limpiar el espejo de lágrimas en el que ayer se bañaron tus lunas de almendra y miel.
    Suerte en adelante. La vida es un nadar mareas entre mil mares.

    21 enero 2017 | 11:42

  6. Dice ser de gloria gloriae

    Adriana, ¿te harías un sexfie para compartirte en tu momento hot intime? Me encantaría ver tu rostro justo en el momento del clímax orgásmico.

    22 enero 2017 | 12:05

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.