BLOGS

Un microrrelato por día y cada uno de 150 palabras. Ni una más, ni una menos.

Serie Comentarios Microrrelatados

Todo enunciado surge como respuesta a un enunciado anterior y a su vez, genera una nueva respuesta. Bienvenidos a la quinta entrega de la serie «Comentarios Microrrelatados», donde se muestran algunos de los microrrelatos, anécdotas, cuentos o historias que se publicaron en los comentarios del mes. No se tendrá en cuenta ni la gramática, ni la puntuación ni nada por el estilo. Lo importante es la historia, inspirada en una historia anterior.
Sin más, los dejo con los comentarios microrrelatados. Muchísimas gracias a los autores por engancharse.

Comentario publicado en la entrada «Atragantado en el almuerzo».

«… justo al momento de decírselo, un “me gustás mucho” se me atragantó en las cuerdas vocales». Aligeré el mal trago, prescindí del predicado, lo personalicé aún más, me dejé llevar del play. Se lo envié por mail. Mas fueme peor, como vuesa merced verá en la segunda parte, pues nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar, y no de vida y costumbres. Ésta fue su respuesta: “Te gustan demasiadas cosas”. Y me mandó al spam. Allí sigo.

Autor: Sirio.

Comentario publicado en la entrada «Atragantado en el almuerzo».

……….yo le dije , en el desayuno ¡¡” Me gustas mucho ¡¡¡¡ y ella respondió ….¡¡a mi también ¡¡¡ me gusta mucho el croisant mojado en chocolate ….¡¡¡ desde entonces odio los desayunos , los croisants , el chocolate y las novias sordas …..

Autor: Jordi Durall.

Comentario publicado en la entrada «La promesa del prodigio».

Niño torpe y distraído en su infancia y adolescencia, con relación a la enseñanza, posiblemente taciturno, y algo de autista, repudiado de las básicas, y elementales normas de colegio, por no aceptar nada o muy poco las normas de estudio establecidas para los niños de la época.! Este niño es un caso perdido para los estudios no tiene solución búsquenle algún trabajo tipo artesano a de lo que sea para que en un futuro pueda ganarse medianamente la vida!. (Consejos de los profesores a los padres de nuestro niño). Era tal su torpeza que al primer cuarto o mitad de su vida aproximadamente participo siendo el pilar mas importante en el descubrimiento de la (fusión nuclear)( ley de la relatividad) (comportamiento y leyes del espacio exterior) entre otros muchísimos más descubrimientos de física básica, y cuántica, desconocida totalmente anterior a sus descubrimientos. Era tal su indigencia y mendicidad que en alguna época de su vida le fue reconocido y concedido el mayor premio de la época como fue el (PREMIO NOBEL) en reconocimiento a sus trabajos y descubrimientos en pos de la sociedad. Clasificado como el mayor físico y descubridor de toda la era moderna.

Autor: Pedro Moreno.

Comentario publicado en la entrada «Mimesis de un policía».

Jonatan se había metido tanto en el papel, que únicamente una orden del mago que lo hipnotizó podía haberle sacado de la piel del heroe justiciero. Para diversión de todos los espectadores, le había hecho creer que él era un heróico detective en busca de venganza. Jonatan cambió de aspecto ante la vista del público. Parecía realmente Victor, con la espalda erguida, la mirada de hombre duro curtido por la vida, y una pistola de juguete. Cuando el hipnotizador perdió el conocimiento y se apresuraron a atenderle, el que se creía Victor salió de la sala convencido del papel que representaba, en busca de acción.
En el hospital, el hipnotizador recibió la visita de la policía, que le detuvo por homicidio involuntario. Era casi tan culpable de la muerte de Jonatan como los atracadores. “Otra vez- Le advirtió el policía – consiga que los hipnotizados hagan la gallina. No es tan peligroso…”.

Autor: Metamorfosis.

Comentario publicado en la entrada «Una pelea en el living».

Se miró en el espejo y se preguntó a si misma.
-¿Qué te apetece hoy? ¿Qué te gustaría hacer?
La apatía y la negatividad se reflejaba en sus respuestas.
Así que decidió hacer completamente lo contrario.
Se quitó el pijama, se arregló el pelo, se puso sus pendientes favoritos y salió a la calle, pisando fuerte.
En una céntrica terraza, soleada y bulliciosa se tomó un enorme helado de chocolate.
Se sintió en la gloria.

Autora: Xulita.

Comentario publicado en la entrada «Una pelea en el living».

Día 2.
Hoy me he despertado sobresaltado, he estado toda la noche soñando que en mi interior, el otro yo anda escondido para saltar a la más mínima sobre mí. Incluso ha habido momentos en que he podido sentir un brote de odio y malaleche que rápidamente he tratado de esquivar con éxito, pero veo que se refuerza y temo que tarde o temprano me encuentre débil y logre vencerme.

Día 3
Hoy soñé que en mi obsesión, no he podido reprimir las ganas de ir al jardín a desenterrarme, necesito comprobar que las dudas que me asaltan son infundadas. Nada más llegar, he encontrado a mi perro que por cierto hacía dos días que no veía, llorando sobre el montículo que descanso. Sobre ese pequeño montículo de tierra removida, ha brotado una flor, que con todo su orgullo y humildad se muestra a mí con desafiante belleza.
No he podido más, me he desenterrado y tras fundirme en un abrazo conmigo, he vuelto a sentirme yo, los dos nos hemos prometido no volver nunca a hacerlo.

Irremediablemente no hay solución, este cabrón me había engañado. Yo era muy bueno, nunca había tenido antes conflictos y todo esto lo había provocado yo, o él…
En nuestro abrazo, dentro de la fingida efusión por mi reencuentro, al palparme, he descubierto que este hijo de puta en ningún momento había dado su brazo a torcer. No recuerdo en qué momento de mi conflicto había logrado hacerse con la cajetilla de tabaco.
Yo sabía que solo era cuestión de tiempo que acudiera a desenterrarme para volver a perder mi debilidad. En otro arranque de falso agradecimiento y comprensión, aprovechando que mi perro me distraía con sus saltos y lametones, me asesté un certero golpe en la nuca con la pala que instantes antes me había desenterrado. Ya no quedaba sino volver a enterrarme y colocar esa mustia flor que solo un rato antes me había desafiado.
Con unos golpecitos de pala, alisé el montículo que me contenía y sentándome encima a descansar, encendí uno de los cigarrillos que previamente me había asegurado de rescatar. Los círculos de humo, iban envolviendo uno tras otro el contorno del ya mustio jaramago.

Autora: Enmascarado.

Comentario publicado en la entrada «Amores que engordan».

Yo que soy diabético
y me tienen a mata hambre,
Con régimen muy extricto,
y pesar las cantidades.
de lo que puedo comerme.
Nada de azúcares ni alcoholes,
ni pastelitos, ni helados
ni cervezas, ni licores.
Cuando me saluda alguien,
lo mismo que al despedirse,
y se acercan a besarme.
Todos hacen el mismo gesto,
aspiran por la nariz,
y algunos se hasta se atreven,
a comentarme y decir:
Hueles a dulce, a merengue.
¿Qué perfume tú te pones?
A las damas no te acerques,
que seguro que te muerden,
y más de una te come.

Autora: Al S. de Gomaranto.

Comentario publicado en la entrada «A merced del maquillaje».

Recuerdo aquella vez que te miraba y me mirabas, creo que me gustabas y te gustaba y no nos atrevíamos a decirnos alguna palabra, solo ahí estábamos, con las miradas cruzadas cuando de repente de tu pequeña hermana te descuidabas y zas!! Contra el suelo su pequeña nariz daba, la pobre llorando por el dolor que eso le causaba y la sangre que en su rostro mostraba rompió aquella escena de placenteras miradas, a pesar que tú en tu casa estabas y claro, también yo desde la mía era que te miraba, recuerdo que salió tu madre desconsolada al oír el llanto de tu pequeña hermana y no dudaste en añadir a tu ahora despreciable mirada ese dedo que hacia mi apuntaba, acusándome de ser el autor de tal desgracia por haberte lanzado aquella mirada y tú, al querer corresponder, de cuidar a tu pequeña hermana te olvidabas.

Autora: Buscandovengo.

Comentario publicado en la entrada «El gen del altruismo».

Como siempre he tenido varios perros podría estar contando muchas anécdotas y cosas que he vivido con ellos, pero solo voy a contar una que ya he contado en diversas ocasiones, por lo inverosímil.
Un agricultor vecino de mi casa de campo tenia un perro que siempre estaba con él y un día el buen hombre se encontró mal y nos avisó a nosotros pues vivía solo Se acercó como pudo a mi casa a pedir ayuda, venia con su perro , un perro de mediana estatura de raza desconocida, durante un buen rato mientras venia el médico el perro no se movió de su lado y cuando el médico llegó y reconoció al enfermos dijo: Este hombre esta muy mal y seria conveniente llevarlo al hospital donde tienen más medios. El mismo galeno llamó a la ambulancia y se llevaron al señor, que era bastante viejo pues tenia ya ochenta años. A las dos horas nos llamaron por teléfono diciéndonos que había fallecido. El perro como si hubiera comprendido lo que nos estaban comunicando empezó a llorar como si fuera una persona y así permaneció bastantes días hasta que desapareció de mi casa y del entorno. Varios días después tuve que ir al hospital donde falleció el hombre para arreglar unos papeles y me encontré al perro en la puerta. El hospital esta a unos quince quilómetros de la casa y los empleados le estaban dando de comer porque el perro se negaba a moverse de allí y siempre estaba lamentándose.
Me lo llevé a casa y a los dos meses murió.
Nunca olvidaré a aquel perro que se llamaba Perdido. Bueno esa es la historia, otro día contaré alguna más, pues he tenido muchos perros.

Autora: Antonio Larrosa.

Comentario publicado en la entrada «Las palabras del ajeno – Segunda entrega».

Definitivamente fue algo que no debería haber visto. A poco de terminar su confesión, el hombre clavó su mirada sobe mí, fue en ese momento cuando pude reconocerlo, Giuseppe Testi, señalado por todos, como miembro de la Camorra junto con su familia, y del cual alguna vez pude saber, estaba en franco ascenso dentro de la jerarquía mafiosa.
No dejó de mirarme mientras se despedía del cura, se tomó su tiempo para ponerse en pie, y al pasar a mi lado se detuvo unos segundos. Supe con seguridad que él sabía lo que yo había descubierto.
Ahora estoy en mi casa, esperando, se que mis horas están contadas.

Autora: Penélope G.

Ver la primera entrega de la Serie Comentarios Microrrelatados.

Ver la segunda entrega de la Serie Comentarios Microrrelatados.

Ver la tercera entrega de la Serie Comentarios Microrrelatados.

Ver la cuarta entrega de la Serie Comentarios Microrrelatados.

Ver la quinta entrega de la Serie Comentarios Microrrelatados.

5 comentarios

  1. ejej, soy el unico que le parece q la imagen de la portada es realmente patetica, hacen este diseño 2.0 para poner fotos mas grandes y ponen eso, increible…

    26 Diciembre 2010 | 15:00

  2. Dice ser Metamorfosis

    Saludos cordiales a todos los comentaristas que hacen tan dificil la elección de unos pocos relatos a Walter. Como todavía estoy recuperándome de los excesos navideños, que cada año son menores pero igualmente terminarán conmigo…no se me ocurre nada más. Tengo el estómago lleno, la cabeza embotada y mi cocina me reclama a gritos, exigiéndome que realice labores arqueológicas y la desentierre de entre todos los cacharros. Yo también necesito normalidad. Espero que mañana sea capaz de comentar el microrelato…

    26 Diciembre 2010 | 16:35

  3. Dice ser xulita

    Gracias Walter.
    Estoy agradecida de verdad. 🙂
    Siempre he pensado que mi manera de expresarme por escrito era difícil de entender.
    Que necesitaba mirar al interlocutor a la cara para dar intención a mis palabras.
    Enhorabuena y un saludo a to@s.

    26 Diciembre 2010 | 19:20

  4. Dice ser Pedro Moreno

    Muchas gracias a” WALTER” por incluir uno de mis relatos en la serie de! Minis!. Creo algo inmerecido, si se compara con el resto de participantes, en dichos relatos. De cualquier forma gracias por lo que me toca. Y en hora buena y felicidades a todos los participantes en el programa……Feliz y Prospero Año Nuevo a Todos….

    26 Diciembre 2010 | 20:51

  5. Dice ser Penélope G.

    Gracias Walter! Muy buenos todos!Saludos calurosos!!

    26 Diciembre 2010 | 21:34

Los comentarios están cerrados.