BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Reflexiones sobre el tabaco y el alcohol entre los jóvenes

Por Laura Castells Castany

Imagen de archivo de unos jóvenes usando tabaco de liar. (GTRES)

Imagen de archivo de unos jóvenes usando tabaco de liar. (GTRES)

Fumar tabaco es un comportamiento social muy arraigado en nuestro país. En los últimos tiempos, se han desarrollado campañas sanitarias y leyes para reducir su consumo. Aún así, este comportamiento sigue presente en la sociedad y empieza a edades muy tempranas. Cuando paseo por los alrededores de un colegio, me quedo perpleja al ver la cantidad de niños que van con un cigarrillo en mano.

Un estudio afirma que el 50% de jóvenes entre 16 y 18 años fuma regularmente. Creo que aquí es donde reside el gran problema.

Los jóvenes relacionan el hecho de fumar con la adquisición de aptitudes personales y de una proyección social que aumenten su autoestima. Además, no conocen las consecuencias reales del tabaco, o las que conocen tienen un efecto a largo plazo que no les preocupa.

Por otra parte, es difícil para los adultos castigar a los jóvenes por fumar, ya que ellos mismos lo hacen. Para evitar esto, es necesaria una educación social que conciencie más sobre los efectos del tabaco y que desvincule la relación entre fumar y adquirir confianza en uno mismo.

__________________________________________________________________

Por Laura Granel

El otro día leí una noticia sobre una nueva moda que está surgiendo en los bares y discotecas de Madrid (y se han detectado casos excepcionales en otros sitios como en Mataró). Son aquellos locales que permiten traer el alcohol de casa, consumirlo dentro y depende del sitio hasta guardarlo durante ese fin de semana.Ellos proporcionan los vasos, los hielos y los refrescos.

Un grupo de chicas intercambia la botella de alcohol por una carta de la baraja española, que, ya en la barra, les servirá para canjear su botella. (JORGE PARÍS)

Un grupo de chicas intercambia la botella de alcohol por una carta de la baraja española, que, ya en la barra, les servirá para canjear su botella. (JORGE PARÍS)

Sé que mucha gente estará en contra de estos sitios, pero considero que es una muy buena iniciativa teniendo en cuenta la situación actual.

Creo que es una buena forma de adaptarse como empresa a los tiempos que corren. Ofrecen una nueva opción de bar y discoteca más económica para quien no se pueda permitir pagar los precios de ocio que actualmente hay en el sector.

Como se proporciona un espacio a los jóvenes para que no beban fuera, ellos se evitan así las multas, pero realmente ganamos todos: se da una mejor imagen de la cuidad y se reduce la suciedad y el orín en la calle.

4 comentarios

  1. Tenemos la suerte de que esto ya no se produce http://cuandofuimoslosmejores.com/el-tabaco-en-el-deporte/ Pero aún así las compañias invierten cientos de millones para meter nuevos fumadores que suplan los que mueren y los que dejan el vicio

    09 Diciembre 2014 | 19:17

  2. Dice ser roetnig

    El consumo de tabaco interesa sobre todo al Estado, que recauda ingentes cantiodades cada año en concepoto de impuestos especiales de tabaco.

    09 Diciembre 2014 | 20:17

  3. Dice ser Lola

    El problema con el tabaco es que hasta que la persona que fuma no se lleve un buen susto de muerte, o tenga mucha pero que mucha voluntad, seguirá fumando.
    En cuanto al alcohol, creo que hace tanto o más daño que el tabaco y eso que hacen los bares con tal de no perder clientela me parece lamentable. ¿Acaso no puede uno divertirse sin tener que tomarse un par de copas?,

    09 Diciembre 2014 | 20:43

  4. Dice ser María Luque Arellano

    NI TABACO NI ALCOHOL. “CACA, NIÑO, CACA…”
    .
    …Estoy de acuerdo con usted, querida Laura, las medidas antitabaco del Gobierno no han intimidado a nadie. Mucho menos a los funcionarios. Todavía son muchos quienes salen a fumar a las puertas de las administraciones cada 15 minutos. Yo sufro con eso, qué quiere que le diga. Porque una cosa es que ese funcionario la palme o no, que, oiga, él verá, y otra bien distinta es que esté ocupando un puesto público sin dar palo al agua con la excusa del tabaco. Luego todos queremos más subidas de salarios y más pagas dobles.
    .
    …Pero también me preocupa –cómo no– el consumo del tabaco en niños y adolescentes. Yo he visto a muchos párvulos liarse ese horrendo tabaco de picadillo en el colegio delante de las profesoras. Los muy listos recurren al sistema que usaban las SS nazis para lanzar potes de humo sin ser vistos. Uno preparaba el pote mientras los demás le hacían el corrillo. Pues aquí lo mismo. Uno se mete en el círculo, se pega el papelillo al labio inferior, se echa tabaco en una mano, pega el papel al tabaco, lo voltea, lo rula, lo ensaliva. Y ¡hala!, toda la camarilla a fumarse la trompeta sin moverse del sitio. Es una pena.
    .
    …Por eso hay que acabar con esto, querida Laura. El otro día salieron unas noticias bastante desalentadoras. En España más de 4000 niños de Primaria han manifestado haber probado su primer cigarrillo de liar en los recreos del colegio. De ellos, 1000 al año se convertirán en fumadores habituales y un tercio de ellos morirá prematuramente, antes de los 50 años, por una causa relacionada con el hábito de fumar (accidente de tráfico de camino al estanco, quemados en la cama, de un navajazo por el último cigarro, congelados en la puerta del bar, etc.).
    .
    …La encuesta dice también que los niños fumadores son más propensos a tener problemas de salud tales como tos seca, dispepsia, halitosis, respiración sibilante o jadeante, flema horribilis, trancazos más acusados, gingivitis, neumonías, mengua física, deterioro del sentido del gusto (o síntoma de la lengua blanca), inapetencia, etc. Además los niños fumadores son más proclives a consumir alcohol y drogas ilegales que los que no fuman. A entrar en garitos, bodegas, tascas, mesones, cantinas, bares de carretera, bingos, barrios chaboleros…
    .
    …Tengo yo un sobrino de apenas 5 años que ya fuma como un carretero, bebe medianas de cerveza (vino, Machaquito, ginebra, Martinis con aceituna, Chinchón… lo que le echen), juega a las tragaperras, mete a la Bonoloto, las quinielas y a esos cupones de minusválidos que nunca tocan (los OID), y los sábados se escapa de su casa hasta el día siguiente. El muy trasto se va de parranda con otros críos por Vicálvaro,los clubes de Vallecas y por la Casa de Campo. Y siempre con el dichoso cigarrillo de liar en la mano. La culpa es de su madre y de la escuela pública adonde va, toda llena de interinos y funcionarios tragaldabas. Ninguno mueve un dedo ni hace nada para educar bien a nuestros hijos. Sólo se dedican a ligar con las profesoras. Y de los niños hay que ocuparse más, Laura. Sobre todo en Primaria. Que cuando se les viera con el primer cigarro se les dijera: “¡Caca, niño, caca…!”

    10 Diciembre 2014 | 1:12

Los comentarios están cerrados.