BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Sobre la abdicación del rey Juan Carlos

¿Monarquía o república?

Por José Antonio Pozo Maqueda

Es evidente que Juan Carlos jugó un papel decisivo en la Transición y en el establecimiento de la democracia en España; aunque también es evidente que quizá no le quedaba otra: sabía que para que la monarquía tuviera futuro, tendría que ser democrática y parlamentaria.

El rey Juan Carlos firmando el documento de su abdicación. (EFE)

El rey Juan Carlos entrega al presidente Mariano Rajoy su abdicación. (EFE)

Después, los militares golpistas del 23-F le hicieron un gran favor: su comportamiento oponiéndose al golpe le permitió acumular un importante capital político, capital que en los últimos años ha ido dilapidando con sus frecuentes errores y los de algunos miembros de su familia, encontrándose su propio yerno encausado por la justicia por comportamientos presuntamente delictivos.

Ahora, parece ser, le toca el turno al príncipe Felipe. No estaría mal que los españoles —no olvidemos que don Juan Carlos fue designado por el dictador como su sucesor— pudieran votar en referéndum si desean un monarca o un presidente de la República.

———————————————————————————————————————

¿Qué problema existe en que el pueblo quiera decidir?

Por Miguel Ariza Cabello

Menudo revuelo ha levantado la decisión de la casa real de la abdicación del rey de España. En el ámbito político, distintos partidos de la izquierda y movimientos sociales respondieron de inmediato a la decisión del rey exigiendo acabar con la monarquía. Izquierda Unida, Equo y Podemos (todos ampliamente representados en la manifestación de este lunes en la madrileña Puerta del Sol) propusieron celebrar un #ReferéndumYA. El argumento es que la soberanía reside en el pueblo y este es el que debe decidir.

Los dos principales sindicatos, UGT y CC OO, elogiaron el papel del rey pero se pronunciaron a favor de aprovechar la oportunidad para emprender una reforma de la Constitución en profundidad y que el modelo del Estado sea sometido a referéndum.

En Cataluña, ERC, ICV-EUiA, la CUP y otras organizaciones como Procés Constituent se sumaron a la convocatoria en concentraciones a favor de la República. Joan Herrera y Oriols Amorós, de ERC, indicaron que no vale cambiar un rey por otro. El diputado del CUP, David Fernández, manifestó: “ni padre ni hijo”.

No obstante, otros dicen que la aportación del rey Juan Carlos a la historia de España no tiene parangón, nos devolvió la libertad, garantizó el cambio de régimen e hizo que el pueblo español prosperase en democracia y unidad.

A mi parecer, un buen ejemplo de democracia sería que hubiese un referéndum sobre monarquía. Una vez obtengamos los resultados, la discusión sobre monarquía acabaría.

————————————————————————————————————————-

¿Abdicación meditada y consultada?

Por Pedro García

Son muchas las cosas y servicios que se deben agradecer al rey Juan Carlos I, entre ellas que él mismo haya sabido reconocer algunos errores cometidos que no empañan una brillante trayectoria de servicio aunque sí habían hecho disminuir su popularidad.

El rey y el príncipe, en el primer acto oficial después la abdicación. (Ballesteros / EFE)

El rey y el príncipe, en el primer acto oficial después de la abdicación. (Ballesteros / EFE)

Con su labor en este último tramo temporal, ha sabido recuperar entre los españoles y extranjeros aquella popularidad perdida y ha vuelto a colocar en alto la estima de los españoles.

No obstante, no estoy seguro del todo que sea un buen momento, habiendo temas de Estado pendientes, para ceder sus responsabilidades al hasta ahora príncipe de Asturias, que ha mostrado sobrada capacidad para la tarea que le toca ahora realizar.

La renuncia es una decisión inteligente y generosa, esperemos que también meditada y consultada. Ahora, como hacía el rey Salomón, pedimos sabiduría para el que será nuevo rey de España, Felipe VI.

8 comentarios

  1. “El régimen se desmorona, muere, y en su lucha agónica por sobrevivir, el rey abdica. Nunca el régimen surgido de la Transición había estado tan cuestionado como ahora. Los pilares que lo sustentan, la monarquía, el poder judicial y el bipartidismo, están fuertemente deslegitimiados desde hace tiempo. No nos creemos ya sus mentiras, esas que buscan apuntalar un régimen que se cae a trozos. Lo que hasta hace muy poco parecía un imposible, ahora se plantea como una realidad. Empujemos con fuerza, para abrir aún más esa brecha que la crisis económica, social y política han hecho posible.

    Desde la caza de elefantes de “su majestad” en Botswana, pasando por la imputación de su yerno Iñaki Urdangarín en el caso Nóos, la implicación de la Infanta Cristina en la trama, hasta las múltiples, y millonarias, operaciones de cadera del monarca, facturadas a las arcas públicas, la Casa Real se ha convertido en una caricatura de sí misma. Uno de los principales valedores de la “democracia” está tocado, muy tocado, pero no hundido.

    El anuncio de la abdicación real es un último intento, desesperado, para salvar la situación, una tentativa de “make up” para relegitimar no solo a la monarquía sino a todo su séquito de jueces, políticos, opinólogos… que durante tantos años, demasiados, han vivido a costa de esa falsa Transición, intentando borrar o enmascarar el pasado colectivo. Nuestro olvido, fue el sustrato de su victoria, no solo moral sino política y económica.

    La crisis económica convertida en una profunda crisis social y, también política, ha puesto en jaque al rey y al régimen del 78. La gente ha dicho “ya basta”. Lo vimos con la emergencia del 15M, tres años atrás, la extensión de la desobediencia civil, la ocupación de viviendas vacías en manos de bancos, con un amplio apoyo popular, pese a la criminalización de la protesta. A más pobreza, más dolor, pero, gracias a dicha movilización, más conciencia de quienes ganan con dicha situación, banqueros, políticos, y de quienes perdemos.

    El auge del soberanismo en Catalunya ha colocado, también, contra las cuerdas al régimen. Señalando el carácter profundamente antidemocrático de una Constitución que no permite el derecho a decidir de los pueblos. Ahora, las elecciones europeas han dado “el toque de gracia” a un régimen en descomposición. La pérdida de más de cinco millones de votos por parte del PP y el PSOE. La emergencia, con cinco escaños, de Podemos. El régimen se pone nervioso, muy nervioso.

    La abdicación real es la última maniobra de salvación. Sin embargo, recordemos, el sistema tiene capacidad de maniobra. La abdicación del rey muestra la debilidad de los pilares del régimen, y la fuerza popular. Pero, no queremos ni a Juan Carlos ni a Felipe. Es hora de salir a la calle, reclamar la apertura de procesos constituyentes en todo el Estado, poder decidir qué futuro queremos. Pasar a la ofensiva: jaque mate al régimen”.

    por Esther Vivas
    02-06-2014
    Fuente

    03 Junio 2014 | 19:25

  2. Dice ser Antonio Larrosa

    La economia se desmorona pero por culpa de los politicos mentirosos que se han apalancado el dinero de los contribuyentes, no por culpa del rey que nos ha dado casi 40 años de paz y u bienestar social con su trabajo patriotico. Si se llega a un pleviscito votaré por la Monarquia y no por politicos que siempre nos meten en guerras, muertos , miserias y hambrunas.¡ Dios salve al Rey!

    03 Junio 2014 | 21:42

  3. Dice ser Lola

    Creo que se debería de hacer un referéndum pero lo malo es que con los políticos que tenemos, y que parece que no tienen intención de seguir el ej. de D. Juan Carlos con eso de darle paso a los más jóvenes, seguiremos con el mismo problema que tenemos hace ya tiempo: la corrupción por un lado y por el otro el desencanto de gran parte de los españoles.

    03 Junio 2014 | 22:23

  4. Dice ser Agustín

    No se puede continuar con la corrupción generalizada, con el café para todos, y poniendo como límite a la libertad la constitución.
    Cataluña lo tiene claro. Ni las discrepancias sociales, ni el republicanismo de España, ni el sometimiento a lo que quieren vender, hará claudicar.
    Que pena que España no lo entienda!

    03 Junio 2014 | 23:41

  5. Dice ser jeanra

    La forma de conseguir un referendum para decidir si monarquía o república, pasa por modificar la constitución. Actualmente el gobierno que nos dirige no lo va a permitir ya que perdería la poltrona en la que esta, así que lo único que queda es o esperar a las próximas elecciones generales o alzarse contra el gobierno. ¿Está la gente dispuesto a ello?

    Yo abogo por una república federal, pero también por esperar a las próximas elecciones y que sea el pueblo soberano quien de nuevo decida en las urnas lo que desea.

    04 Junio 2014 | 6:14

  6. Dice ser Libertad sin miedo

    Un referéndum si miedo y los partidos que hagan propaganda. Sabremos de una vez por quien están a favor. Republica quien de presidente. Zp o Aznar o Felipe. Dios nos coja confesados, bueno y si confesar iríamos a el caos total y el Presidente Mas diría tengo País. En la península ibérica.

    04 Junio 2014 | 6:46

  7. Dice ser Amicci

    “Jaque mate al régimen ” o veroirteclear o quien seas, es súper molesto lo que haces siempre en los post.
    Poner un churro inmenso , ahí copiado, esperando que alguien se lea eso.
    Te recuerdo que este es un blog en el que cada uno puede enviar el tema que quiera (incluso tú) y en este caso no tiene sentido que tú pongas como respuesta, un “truño” más grande que los propios post que envía la gente.
    Podrías optar por enviarlo como propuesta de post, en lugar de dar el coñazo continuamente, con comentarios relacionados, que nadie o poca gente se termina leyendo.
    Vamos que aportes tu parecer original sobre el tema, o si te quieres marcar un tocho podrías hacerlo por los cauces razonables…
    Qué aburre mucho encontrarse con “tus” biblias en cada post.

    04 Junio 2014 | 11:33

  8. Dice ser Yesus

    Creo que el tema no es República o Monarquía. Sino el derecho del pueblo a ser soberano sobre si mismo, al menos una vez en la vida.
    Tener el derecho a decidir entre una cosa o la otra.
    Si es por votación popular, no tendré reparo en aceptar cualquiera de las dos opciones, aunque tengo clara mi preferencia.
    Lo que no es de lógica es que se nos imponga, por costumbre, sangre azul o derecho divino, eso sí, si por mayoría sale monarquía, se tendrá que acatar.

    04 Junio 2014 | 11:36

Los comentarios están cerrados.