BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Hijos de Caín: rockeros y metaleros, anatemizados en este país en pleno siglo XXI

Por Carlos Naranjo

Soy de estética rockera, aunque un tanto más discreto que el tópico; camisetas de grupos o moteras, pelo medio-largo, etc. La cuestión es que el otro día fui a mi super habitual, en el cual llevo medio año dejándome mis dineros a dos compras mensuales, que no es poco. Pues bien, dicho día y aun siendo cliente habitual, de los que tienen la tarjeta del super y esas cosas, la cajera de turno, una señora de mediana edad, me mira de arriba a abajo nada más entrar; lo cual a estas alturas y a mis 36 años ya ni me sorprende pero bueno, sigue siendo igual de desagradable. Al llegar a la caja para pagar mi compra vuelve a su mirada inquisitiva y me pide que me vacíe los bolsillos… Muy educadamente, eso sí, pero hay cosas que aun pidiéndolo con educación suena a ‘disculpa por favor, ¿tendría usted la amabilidad de que me permita pegarle un tiro? Vamos, que escuece. Así que dado el anterior recibimiento y viéndolo venir no puedo evitar una absoluta cara de sorpresa y un ‘bueno, si quieres me bajo los pantalones también, por si acaso…’.

Estupefacto como estaba, y sin mucho tiempo para reaccionar, espero unos días y vuelvo para hablar con la encargada, más calmado. Le cuento toda esta historieta añadiendo que nunca he dado ni problema ni razones para esa actitud, que me gano la vida tan honradamente como cualquiera, que llevo medio año dejándome mis pelas puntualmente y que me conocen de sobra, y que si hubiera sido uC:UsersibarberoPictureshe20001.JPGn ‘señorito’ de chaqueta y corbata o niño bien no me habría tratado de esa manera ni de lejos. De igual manera le comento que si no tienen dispositivo de alarma o agente de seguridad que verifique esas cosas lo que no puede hacerse nunca, nunca, es humillar a una persona y cliente en público, tratándolo como un delincuente simplemente porque no le gustó ni mi cara ni mis pintas. A esto que, en fin, se me atiende más burocráticamente que diligentemente con un ‘disculpe si se le ha ofendido’. Y asunto cerrado. Eso es todo, después de comprar fiel y exclusivamente en dicho establecimiento al que, obviamente, no voy a volver ni yo ni los míos; así se congele el infierno si alguna vez vuelvo a pasar siquiera por delante.

Y ahora, la reflexión. ¿Tan poco han cambiado las cosas? ¿Sigue habiendo aún tanto paleto de botijo y tanta escasa cultura en este país como para ser aun condenado y maldito como a un canalla simplemente por no llevar corbata ni escuchar al Bisbal o lo que se supone que hace la gente ‘normal’? ¿O es que no tienen ni idea de que precisamente en nuestra comunidad hay médicos, abogados, empresarios, licenciados en música histórica -yo, por ejemplo-, en historia o filología, en imagen y sonido y gente, por lo general de un perfil cultural y educación medio-alto? No, creo que aún no lo saben, pero ante esta triste ignorancia y discriminación siempre nos quedará ser lo que siempre hemos sido y con mucho orgullo: Hijos de Caín.

PD: Afortunadamente, la otra mitad de este país sigue siendo razonable. Mis saludos al resto del personal, con quien no he tenido problema alguno.

23 comentarios

  1. Dice ser joseluis404040

    los niños bien y con chaqueta y corbata tambien son mal vistos en lugares como entrevias o pan bendito y los miran de arriba abajo igualmente, la estetica es cuestion de que gustes o no al que te mira pero tan odiado puede ser un macarra en la calle serrano como un pijo del barrio de salamanca en entrevias.

    26 Septiembre 2013 | 14:22

  2. Dice ser CABREADO

    Desgraciadamente,en este pais hay cosas que nunca cambiaran.el caso que se comenta me ha pasado a mi unas cuantas veces.ya puedes ser la mejor persona del mundo,pero como lleves el pelo largo,y vestimenta heavy,por poner un ejemplo,ya la has liado.que yo sepa,todos los que nos han metido en esta crisis ruinosa,los que firman y ordenan deshaucios,los que cierran plantas enteras de centros medicos para tener reservado todo lo que les sea necesario para operaciones y partos “reales”,los que aceptan en sus bancos miles de millones procedentes de la prostitucion,drogas y demas,todos esos,ni llevan pantalones ajustados,ni camisetas de IRON MAIDEN.fin de la cita.

    26 Septiembre 2013 | 15:36

  3. Dice ser PINI

    Cuanta razón!!!! A mi me ha pasado el típico caso de gente que se cruza de acera nada más verte aparecer,y luego les ves volver al mismo lado de la calle, o señoras que aprietan el bolso con intención protectora.

    26 Septiembre 2013 | 16:02

  4. Dice ser peperico

    Eso me pasaba a mí en los hipermercados. Entraba y te veías a todos los de seguridad detrás de mí. Lamentablemente no siempre estoy dispuesto a firmar autógrafos a mis fans, por lo que se quedaron con las ganas. También se quedaron con las ganas los paparachis de las cámaras. Sin embargo, en tierras lejanas que hablan otros idiomas paso por los aeropuertos tranquilamente y puedo entrar en cualquier comercio sin llamar la atención, ni tener una legión de seguidores detrás de mí. Creo que se trata de un asunto cultural. Aquí, solo eres respetado si vas con chaqueta y corbata y has robado unos millones o haces el payaso en los medios de comunicación de masas.

    26 Septiembre 2013 | 16:18

  5. Dice ser U-95

    Hace bastantes años me pasó algo parecido. Por una mala pisada cojeaba un poco y al salir de un supermercado el de la entrada -que ni siquiera era vigilante de seguridad- me pidió algo parecido. Ó la vez ocasional en la que por llevar algo en los bolsillos que abulte, aunque sea un pañuelo hecho una bola, te meten en el cuartito para ver finalmente que no has robado nada.

    Idiotas los hay en todos lados, en todo caso.

    26 Septiembre 2013 | 16:47

  6. Dice ser Neoclides

    Me he sentido identificado con la historia, es cierto desde la primera palabra hasta la última, parece que los Bárcenas, Urdangarín, y otros tantos personajes de bien y con corbata son gente de fiar y muy buenos. Ahí que da la cosa para la reflexión.
    Un saludo y Larga vida al Metal!!!!!!!!!!

    26 Septiembre 2013 | 17:37

  7. Dice ser José Luis

    Totalmente identificado con tu historia. Es parecido a lo que yo sufro cuando voy a cualquier sitio en el que hay un vigilante: el súper, un museo, un centro comercial de histórica trayectoria en nuestro país y cuyo nombre no voy a citar porque ya sabe todo el mundo a qué cadena de centros comerciales me refiero, etc. Lo mejor es que cualquiera con una estampa de un tío jugando al polo y gomina en su corto cabello les podría estar desvalijando mientras me vigilan a mí. Pero no, siguen vigilándome a mí. Así que, ya sabéis, si alguien que me conoce me ve en alguno de esos lugares, si quiere, que aproveche. Tendré toda la vigilancia puestá en mí. Donde yo no ande, se puede robar tranquilamente. Y jamás, repito, jamás, se me ha ocurrido coger ni un chicle sin pagarlo.

    El tema del nivel cultural, aunque poco tiene que ver con el nivel de estudios, no es indicativo. Los prejuicios no entienden ni de nivel de estudios y de clases. En los aeropuertos siempre serás registrado. En los museos, perseguido. Y, en ocasiones, en el súper, humillado. Da lo mismo que tú o el que te prejuzga tengáis que ocupar 3 páginas con vuestra formación en el CV.

    Y ya en el aspecto profesional, yo me dedico a un sector en el que la imagen vale más que cualquier otro aspecto para conseguir un proyecto. Ya estoy más que acostumbrado (yo tengo 38) a que prejuzguen la calidad de mi trabajo por mi aspecto físico, sin haber tenido ni un solo argumento técnico para llegar a tal conclusión.

    En fin, no sé qué pensaréis vosotros, pero esto pasa en cualquier parte del país. Creo que es una cuestión cultural de la que no nos vamos a librar jamás.

    Saludos!

    26 Septiembre 2013 | 18:36

  8. Dice ser angel

    se muy bien la impotencia que se siente,a mi tambien me pasa,la conclusion es que necesitan destacar como sea ese dia y ser las, o los protagonistas como fuera,mi consejo es paciencia,de cuando en cuando,me paseo con algun coleguilla y a reirnos de cajeras y demas señoras y señoritangos de estos que no salen de intereconomia,salud hermano y R´´n´´R

    26 Septiembre 2013 | 18:57

  9. Dice ser Fernando

    Cierto es, lo primero es realizar una reclamación, aunque no sirva de nada.

    Yo escucho con mi walkie a los seguratas del Corte Ingles y a la mitad de ellos es para encerrarlos y tirar la llave.

    Hay profesionales, pero pocos…

    26 Septiembre 2013 | 19:29

  10. Dice ser Rocker

    Esos que echan la mirada y te tachan… se creen muy listos, y para sacarlos de su ignorancia te las puedes ver jodidas, pero yo personalmente valoro, no como persona sino como ser a un tipo de personas mas que otras, y está la que más hasta la que menos y otras por igual.

    Si entendéis esto ahora os digo que aunque valore más a “x” tipo de persona no significa que me caiga mejor o peor ( aún no las conozco o las conozco bien).

    26 Septiembre 2013 | 19:48

  11. Dice ser Picocou

    Carlos Naranjo, a ti la cajera te ha visto cara de pardillo y te ha gastado una broma, porque eso que dices a día de hoy ya no pasa, aunque comprendo que gusta sentirse marginado y tal, ser una víctima de la maldita sociedad, está guay para tener un norte. Hace 20 años si había que tener un par de cojines o ser un verdadero pasota para ir con melena y pintas y tal, pero hoy en día incluso los retoños de las familias más acomodadas y pudientes visten de “jebi”. Con esa facha es mas probable que seas un pardillo que alguien peligroso.

    26 Septiembre 2013 | 22:25

  12. Dice ser Sergio

    Baron Rojo siempre.

    26 Septiembre 2013 | 23:17

  13. Dice ser U-95

    Hay historias según las cuales en algunos supermercados a los de seguridad les obligan a un número mínimo de “cazas” al día. Aunque sean tonterías cómo una anciana pidiendo cambio en la cola de caja y la víctima no haya robado.

    Si alguno de seguridad se aburre y empieza a seguir a uno que no haya robado ni piense robar, una idea es ponerse en modo turístico y recorrerse el supermercado mirando precios ó lo que sea y no dejarle descansar. Recordar que no son agentes de la autoridad y que si se ponen tontos, le encierran a uno en el cuartito, y se comprueba que no se lleva nada robado se le puede caer el pelo si se llama a la Policía (que NO llamen ellos) y se les denuncia por retención ilegal. Ésas cosas con un adulto son distintas que con un crío.
    Aparte en ésos supermercados donde en vez de vigilantes con su plaquita, etc. se ponen auxiliares de servicios, en teoría las multas para el tipo, el supermercado, y la empresa no son para tomárselas a la ligera pero estamos en Españistán.

    26 Septiembre 2013 | 23:48

  14. Dice ser Pinx

    Hace unos 12 años, cuando esperaba en el andén la llegada del Metro con quien por aquel entonces era mi novia, pasaron delante de nosotros una niña de unos 5 o 6 años y su madre. La niña, mientras caminaba, le llamó la atención mi pelo y se quedó mirando, a lo que la madre le dijo “por lo bajini” pero bien claro…: “No mires hija”, acompañado de un pequeño tirón en el brazo y en un tono como queriendo decir: “Cuidao, que estos nos secuestran o nos tiran a las vías!”.

    Me entraron ganas de decirle (muy educado, eso sí) que yo no era ningún macarra, que soy una persona como otra cualquiera y que si se asusta con alguien que lo único malo que hace es llevar 3 kg de gomina en la cabeza para hacerse los “pinchos”… apaga y vámonos!, pero dada su actitud cabía la posibilidad de que se pusiese a gritar como una loca, así que descarté “intimidarla”.

    Ahora llevo la cabeza rapada, trabajo de programador en una agencia de publicidad y tengo la suerte de poder ir a la oficina con mis camisetas de Dark Funeral o Emperor, por poner un ejemplo. Estoy seguro que el 90% de la gente que se me queda mirando cuando voy en el metro no se imagina que puedo llegar a tener jornadas de trabajo de 14 horas o que salgo de mi casa a las 7 de la mañana para llegar a mi puesto a las 9.30 porque tengo hora y cuarto de trayecto de lunes a viernes. “No, este viene de fiesta o vete tú saber qué trama por aquí a estas horas”.

    Las apariencias engañan y a las pruebas me remito. Ni el llevar traje, ropa cara o de marcas de renombre dignifica ni el ir un poco a “contracorriente” de lo que podríamos llamar “norma general” es sinónimo de persona despreciable o marginal.

    En España nos queda mucho por aprender, y en este aspecto sí que deberíamos empezar la casa por el tejado en alusión a “nuestros” políticos, los que, sin merecerlo, están en la cima de esa desgraciada e injusta pirámide. Si ellos no dan ejemplo, ¿qué podemos esperar de la gente que no piensa y razona por sí misma o se deja influir por las apariencias?

    27 Septiembre 2013 | 2:09

  15. Dice ser Dark Shadow

    Yo tambien soy un hijo de Cain desde los 14 años y tengo 40 y sigo con mi pelo medio largo que por suerte aun me queda pelo y mis camisetas de Iron Maiden, Baron Rojo, Slayer… y por la calle me siento como en los 80, me siguen mirando como si pasase el diablo 20 años despues, nada ha cambiado, vamos a peor, este pais es igual de hipocrita reprimido y remilgao que antaño, no se han dado cuenta aun que los que mas roban son los de los trajes caros. La policia me sigue pidiendo el carnet por la calle y cuando me preguntan a que me dedico y les respondo que soy ingeniero informático ponen una cara que es un poema, me miran como si ni siquiera supiese leer, Pues si señores a uno le puede gustar el rock y haber estudiado. Vamos muy bien, este pais cada vez me recuerda mas a uno que sale en la serie Cuentame

    http://www.lunaenpapel.blogspot.com

    27 Septiembre 2013 | 5:07

  16. Dice ser Don Mojito

    Hombre no te preocupes. Siempre tienes que pensar que ellos son los tontos. Voy a darte un ejemplo.
    Hace mucho tiempo los aduaneros solían fijarse sólo en las furgonetas pintarrajeadas de símbolos hippies con tipos con melena a bordo cuando pensaben que aparte de los ocupantes sospechosos también podrian pasar la frontera algunos kilitos de hachís.

    Tardaron bastante tiempo en caer en la cuenta de que las grandes cantidades de hachís no pasaban la frontera en los coches destartalados de los hippies sino en los maleteros de los flamantes Mercedes de alta gama conducidos por tipos bien trajeados.

    A veces las aparencias engañan. Eso funciona también al revés. Si ves a un tío bien trajeado con reloj de pulsera carísima en la muñeca puede ser que no tengas delante un ejecutivo honorable, sin un hippie de pura cepa. La culpa no es tuya. Y si la cajera tuvo un mal día y quiso expresarlo con alguien, simplemente has tenido mala pata por tener un aspecto diferente a los demas.

    Ya sabes, el hábito hace al monje.

    27 Septiembre 2013 | 7:54

  17. Dice ser dr. No

    Yo tengo 40 años, soy rockero y cuando me place llevo camisetas de las giras a las que voy. Me importa una polla que a alguien puedan no gustarles o que se giren para mirar las de Motorhead que parece fascinar especialmente. Y vivo en un poblacho asqueroso del interior de Galicia (eso sí que es lo más jebi de lo más jebi) donde lo más sofisticado que conocen es David Bisbal y la bosta de vaca.

    1. Que se jodan.
    2. Las llevaré hasta que me muerda. No pienso vestirme de otra forma (al menos cuando no hace rasca, claro).

    Los rockeros lo somos hasta la muerte, no estamos sujetos a modas.

    27 Septiembre 2013 | 7:57

  18. Dice ser Paul

    Que se yo, a mi me gusta el rock y el metal y nadie lo diria, me visto bastante normalito.
    Tengo un compi en el trabajo que tiene casi 50 años, anda con los pelos largos, y de lo unico que habla es de AC/DC, como si se hubiese quedado en el tiempo. Quiero decir que metalero se es, no es necesario demostrarlo externamente.
    Si es verdad que mis amigos metaleros suelen tener una cultura general que no tiene un quinqui, los cuales si son mayoria en el pais, y si suelen ser peligrosos

    27 Septiembre 2013 | 8:25

  19. Dice ser Dani

    A mi alguna vez si que me han seguido los seguratas en el Decath… Alguna cosa rara con la policía. Pero bueno, en mi barrrio, Usera, ya la han tomado con los latinos…

    27 Septiembre 2013 | 9:12

  20. Dice ser Fer

    Soy inspector de policia desde hace 8 años e ingresé en el cuerpo con 24 y el pelo por la cintura.Ahora con 36 años y miles de conciertos a las espaldas llevo el pelo corto perro a diferencia de las demas “tribus urbanas” los heavies, metaleros o headbangers mas “modelno” somos los unicos que no hace falta que llevems el uniforme todo el dia puesto, el metal se lleva dentro ya vayas de motero, de true metalero o de fallera.
    me jode cuando algun novatillo para impresionarme hace comentarios del tipo ” mire esos guarros, a esos les daba yo” a lo que les respondo, ve si tienes huevos pero sion placa campeon y acto seguido piso el traslado para ellos. Y los seguratas? me jode que me llamen “compañero” esos inutiles con prejuicios que se creen los amos con linterna y chapita que ni es una placa.
    Lo dicho, el metal se lleva por dentro

    27 Septiembre 2013 | 9:27

  21. Dice ser AGA

    No digo que los prejuicios esten bien, por supuesto, ni os quito razon. Pero poneros algunas veces en la piel de otra gente. Alguno decia por ahi que hace veinte anios era distinto. Pero es que hay mucha gente que es la misma, gente mayor… Siempre les cuesta mas aceptar como normales cosas que antes no lo eran tanto

    Por otro lado, vosotros podeis ser buenisimas personas, pero no todo el mundo lo es, y aunque estemos de acuerdo en que los ladrones mas grandes van con chaqueta y corbata, no es normal que alguien vestido asi te atraque por la calle, y si que lo haga alguien con unas pintas “raras”. Que es cierto que no son las mismas “pintas” que podais llevar vosotros, pero no pidais a la gente que distinga, solo ve a alguien que viste de una manera mas… llamemosla agresiva de lo normal, y ante la duda…

    Otra cosa es lo de la cajera. Aparte de que alguien que trabaja en un sitio asi tiene que estar acostumbradisima a ver de todo, no se que le daria…

    27 Septiembre 2013 | 9:36

  22. Dice ser Zandvoort

    Ya. Las apariencias engañan y hay que aceptar estereotipos, que para eso existe. Cuando yo y mis colegas llevábamos melenas las abuelas se cambiaban de acera, la inseguridad ciudadana de Martín Villa dimisión y ahora el que se cambia de acera cuando veo a una de esas bandas del bronx, soy yo. Serán buenos chicos pero veo y leo demasiadas cosas que me ponen en estado de alerta… no te puedes fiar. Así que a apechugar con la pinta que hayas elegido.

    27 Septiembre 2013 | 10:33

  23. Dice ser Angeles

    Ademas de pintas rara, en cuanto ven que es un inmigrante le persiguen…ponen mala cara etc….tenemos mucha xenofobia.

    02 Octubre 2013 | 22:56

Los comentarios están cerrados.