BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

La EPA desmiente al Gobierno

7 comentarios

  1. Dice ser Sicoloco Del Castin De Foolyou

    Esto es asi querido Arsenio.el PP alcanzó la mayoria absoluta con un programa electorál falso que no cumplió,mintiendolo todo.todas sus afirmaciones desmentidas por Bruselas como cuando desmintieron a Wert las becas erasmus,la cifras del paro desmentidas por la EPA,las cifras de desahucios desmentidas por la PAH,las cifras de pobreza infantíl desmentidas por las ONGs,las cifras de pobreza desmentidas por el PSOE e IU,los papeles de Bárcenas negados por el PP y confirmados por Bárcenas,la caja B negada por el PP y confirmada por la justicia….

    Todo lo que le sale por la boca a este gobierno mentiroso es una mentira siempre a desmentír por alguien.

    Las únicas verdades que le salieron de la boca a este gobierno fueron dos:

    1- En el debate de investidura de Rajoy este dijo en la tribuna: “España ha perdido su capacidád de decicisión”.primera verdád.España cumple ordenes de Bruselas y nuestro gobierno no decide nada.

    2- En Abril de 2013 el gobierno hizo una rueda de prensa de caracter pesimista para decír entre otras cosas que “no se creará empleo en toda la legislatura”.segunda verdád.meses despues se puso en marcha una operación de optimismo sin fundamento,cuando aun no habia suficientes buenos datos económicos,para promovér el optimismo y contrarrestar la anterior rueda de prensa de tono pesimista y realista que le restaba votos y credibilidád.

    La única realidád que vamos a ver los ciudadanos es que no se crea suficiente empleo,el paro baja porque los parados emigran,somos mas pobres que antes,todo está mas caro y tenemos menos dinero porque no hay trabajo.inmersos en el austericidio alemán que nos mata el país,el futuro y la vida.los banqueros,los políticos y los ricos van cada vez mejor.los altos cargos ladrones que han desvalijado España se van a quedár con lo robado con total impunidád.los políticos y asesores enchufados con sueldazo que sobran a millares en este país han mantenido puesto,sueldo y privilegios durante la peor crisis que ha conocido España desde la transición.delante de nuestra propia cara.mientras nos vamos la mitád al paro y mientras el gobierno le quita las ayudas a los pobres,a los enfermos y a los minusválidos como si tuvieran legitimidád con toda su cara dura despues de mentirlo todo y robarlo todo.gobernando al mismo tiempo que están inmersos en un megajuicio por corrupción y decidiendo quien debe cobrár ayudas y quien no desde la sospecha por cobros en negro.

    Asi lo vemos esto querido Arsenio.

    29 abril 2014 | 12:13

  2. Dice ser Sicoloco Del Castin De Foolyou

    Todos tranquilos que ahora llega el trimestre bueno en España: el brote verde de verano de chiringuito y playa.donde se crea empleo y permite a los políticos tenér un respiro hasta octubre que vuelve el paro.despues el capullo breve de navidád y otro año mas al bote cobrando medio millón de pesetas al mes,con el paro sin arreglár,sin hacer recortes en el estado sobredimensionado y lleno de asesores enchufados prescindibles mientras suben el IVA del pan.

    ¿Te gusta? ! VÓTALO !

    29 abril 2014 | 13:12

  3. Dice ser Hemos Visto

    Lo Hemos Visto muchas veces en los últimos años, y más que lo veremos de ahora en adelante… el día a día desmiente siempre a este gobierno.

    Sabes que es lo peor, que estamos a un año y poco de las elecciones, y van a querernos meter brotes verdes por todas partes, hasta en la sopa, y esto ha sido un intento más.

    Hemos Visto
    http://hemosvisto.blogspot.com

    29 abril 2014 | 16:18

  4. DETERMINISMO BIOLÓGICO
    El resurgimiento de los discursos sobre la “desigualdad natural” y el determinismo está relacionado con el retroceso político y el aumento de las desigualdades.

    “El hombre es desigual biológicamente, nadie duda hoy que se heredan los caracteres físicos como la estatura, color de piel… y también el cociente intelectual. La igualdad biológica no es pues posible. Pero tampoco lo es la igualdad social: no es posible la igualdad del poder político, tampoco la de la autoridad, o de la actividad, o la del premio, o la de oportunidades, ni si quiera la económica. […] Demostrada de forma indiscutible que la naturaleza, que es jerárquica, engendra hombres desiguales, no tratemos de explotar la envidia y el resentimiento para asentar tan negativas pulsiones la dictadura igualitaria. […] La igualdad implica siempre despotismo y la desigualdad es fruto de la libertad”. No, no me estoy alucinando. El más avispado rápidamente reconocerá la pluma y asomará en su mente un nombre; y reirá por no llorar. Para aquellos que todavía no lo tengan claro, decirles que estas palabras fueron escritas por Mariano Rajoy el 24 de julio de 1984 en el “Faro de Vigo” al realizar una crítica “cualificada” de una obra titulada “la envidia igualitaria”. Ahora comprendemos mejor lo que está ocurriendo, ¿verdad? Stephen Jay Gould denomina a estos momentos actuales en los que vivimos como “momentos de retroceso político” y escribía en 1996: “los resurgimientos del determinismo biológico se correlacionan con episodios de retroceso político, en especial con las campañas para reducir el del Estado en los programas sociales, o a veces con el temor de las clases dominantes, cuando los grupos desfavorecidos siembran cierta intranquilidad social o incluso amenazan con usurpar el poder”. Hay abundantes escritos sobre la relación entre la ciencia, en este caso el determinismo biológico que cita Gould, y que podemos leer y sentir en nuestro presidente, y la legitimación del poder. Por ejemplo, el historiador de la ciencia aragonés Mariano Hormigón y el ruso Sergey Kara-Murza, en 1990, escribían que “cualquier régimen político que pretenda lograr la más mínima estabilidad precisa demostrar su legitimidad, su correspondencia con ‘el orden natural de las cosas’, utilizando argumentos que sean convincentes para una parte de la población suficientemente grande”.

    Gould identifica tres “momentos de retroceso político” en la reciente historia de EE.UU. que, por añadidura, podríamos situarlos en un contexto también global; a saber, el crac de 1929 donde las tesis del determinismo biológico triunfan en EE.UU, Alemania y Gran Bretaña, la década de los 70, donde se implementan los programas neoliberales y, (y este exclusivo de EE.UU) un tercer momento en la década de los 90. La historia va demandando incorporar un cuarto “momento de retroceso político”.

    Creo, firmemente, que existe una dimensión que, pese a estar considerada en los debates actuales sobre las hipótesis que mejor explican la situación actual, no se le ha dado la importancia que tiene: el odio de clase; de aquellos que poseen cantidades ingentes de dinero, propiedad y poder, frente a los que todos los días batallamos con la vida. Nos hacemos un flaco favor si no entendemos bien esta perspectiva; si no entendemos que los que actualmente ostentan el poder no sienten ningún tipo de empatía frente a un desahucio, frente a un suicidio, frente al drama del paro, frente a las muertes en las fronteras del “paraíso”. ¡No sienten nada! No hay otra explicación posible a frases como “¡Que se jodan!” pronunciada por Andrea Fabra, diputada del PP e hija de Carlos Fabra, durante la convalidación del decreto que incrementaba las condiciones para acceder a la prestación por desempleo. Qué otra cosa que el racismo, la sensación de superioridad y el odio al pobre pueden llevar a decir al directivo de la multinacional Bayer, Marijn Dekkers, “No creamos este medicamento para los indios, sino para los occidentales que pueden pagarlo”. Esta frase contiene, condensada en ella, toda la lucha que deberemos de librar durante las próximas décadas: neo-imperialismo, los derechos de propiedad intelectual y el monopolio del conocimiento que suponen, la desigualdad social, la privatización de la sanidad (“occidentales que puedan pagarlos”), etc.

    En una situación, que el politólogo Robert Jessop define como una transición del “Estado de bienestar keynesiano” al “Estado competitivo Schumpeteriano o Estado trabajista”, y que un mortal denominaría “retorno al esclavismo”, cabe dotar al proceso de una justificación, y esta no va ser otra que el “determinismo biológico”. La propia reforma de educación planteada por el ministro Wert encaja como anillo al dedo en este marco conceptual. Según lo que se conoce hasta ahora, los institutos pasarán a financiarse dependiendo del rendimiento escolar de los alumnos. Aquellos institutos con menores notas, recibirán menor presupuesto. ¿Alguien duda en que barrios se situaran estos institutos? Para ellos es la “envidia de la igualdad”, para nosotros es “un sueño de igualdad”.

    Un fantasma recorre el mundo, es bigotudo y se esconde tras trajes, dinero, poder y corbatas”.

    Álvaro González Molinero es biólogo
    diagonalperiodico.net 03/04/14

    29 abril 2014 | 18:56

  5. “Durante un tiempo tuvo su gracia ‘Españoles en el mundo’, el popular programa televisivo que muestra las vidas de compatriotas que viven en lugares remotos, a menudo exóticos. Tanto este programa, como sus versiones regionales, era en realidad una serie de ficción, del género comedia costumbrista: esos españoles que siempre echaban de menos el jamón y que nos enseñaban los rincones más pintorescos de su nueva ciudad mientras relataban anécdotas con qué ilustrar el choque cultural.

    Según avanzaba la crisis, el programa fue perdiendo gracia. Ya no era una telecomedia, sino más bien un espacio de servicio público: durante un tiempo ‘Españoles en el mundo’ ha sido la única política laboral de los gobiernos central y autonómicos para los jóvenes (y no tan jóvenes): “mirad qué bien le va a estos valientes, dejad de esperar aquí un trabajo que no llegará nunca, haced la maleta y buena suerte”.

    Hoy el programa parece una broma pesada, cuando empezamos a conocer casos de “españoles en el culo del mundo” que no echan de menos el jamón sino un cuarto de baño limpio, como los 128 compatriotas que llevan varios días hacinados en un albergue alemán, gastando ahorros y sin ver los contratos que les prometieron. Prepárense, porque tendremos más noticias así, de españoles estafados, explotados, abandonados. En algunos casos, atraídos por el brillo de algún capítulo de ‘Españoles por el mundo’, como ocurrió en Noruega con quienes fueron buscando casas de madera y sanidad pública, y acabaron en la calle.

    El golpe para nuestra autoestima como sociedad es enorme: de pronto, nuestros hijos y hermanos, que formaban parte de “la generación mejor preparada de la historia”, se convierten en carne de cañón, ejército de reserva, mano de obra barata que a veces cae en manos de aprovechados o en enredos burocráticos que hacen más evidente la fragilidad de sus vidas. Los mismos jóvenes llamados a comerse el mundo, y que hoy marchan con miedo de que el mundo se los meriende a ellos. Todos conocemos en nuestro entorno jóvenes (y no tan jóvenes) que han dejado su casa, han guardado sus pertenencias en el trastero familiar, y se han montado en el mismo avión low-cost que hace no mucho prometía llevarles de turismo por medio planeta, y que hoy se convierte en vagón de emigrantes. No, no llevan la maleta de cartón de nuestros abuelos, pero el trolley de ruedas no hace mucho mejor el mismo viaje.

    Porque ese es otro aspecto, que igualmente golpea nuestra castigada autoestima: nuestro referente con que comprender lo que hoy les pasa a miles de españoles, no es el lejano recuerdo de lo que pasaron nuestros padres y abuelos en Suiza o Alemania hace medio siglo. El espejo en el que mirarnos es mucho más próximo en el tiempo y cercano en el espacio, todavía lo tenemos en nuestros barrios: los trabajadores que hasta fechas recientes querían venir a España a trabajar en lo que fuese con tal de dejar atrás la falta de futuro de sus países. Apenas sabíamos de sus vidas, pero también eran jóvenes de las generaciones mejor preparadas de sus países, y mujeres que cuidaban a nuestros hijos mientras dejaban a sus propios hijos al otro lado del océano, y familias rotas, y a menudo también eran ellos estafados, explotados, abandonados.

    Evidentemente no es igual la situación de estos españoles de Erfurt (con los que parece que las autoridades alemanas se están portando bien, mejor que las españolas), no es igual a la de quienes malvivían en nuestros invernaderos o iban de madrugada a los alrededores de la estación para esperar una furgoneta que los eligiese para una obra. Mucho menos tiene que ver con los cientos de muertos en Lampedusa. Y, por supuesto, hay muchísimos que no acaban como estos de Erfurt, incluso hay quienes de verdad encontrarán una vida mejor. Pero, con todo, no sé si estamos valorando la conmoción que implica pasar de ser un país de inmigración a otro de emigración en tan poco tiempo. Y ni siquiera ‘Españoles en el mundo’ nos endulza ya ese trago amargo.

    (Déjenme recordarles un libro reciente que viene muy al caso, y en cuya edición he participado: Qué hacemos con las fronteras. Imprescindible para entender este mundo donde los trabajadores son desplazados de un lugar a otro según las necesidades del capitalismo; esa rueda en la que de nuevo hemos entrado nosotros)”.

    por Isaac Rosa
    10/10/2013
    eldiario.es

    29 abril 2014 | 19:07

  6. Dice ser Reconocer las cosas por su nombre

    Bien me acuerdo de la emigración de mis padre no ya la de mis abuelos. Guarda muchas semejanzas con la película de 1 Franco 14 Pesetas.
    Ahora me acuerdo de una entrevista al Carlos Iglesias hijo de emigrantes como tantos otros.
    Animaba a esta generación tan preparada a marcharse fuera…
    Ayer creo que leí entonar la mie culpa a una gilipollas de un círculo empresarial, por insultar a los “ninis” bonito nombre…
    Este mismo medio de comunicación saca noticiones sobre las grandes ofertas de profesionales de enfermería (dónde solo en España es carrera universitaria) pero estos grandes profesionales cobran como simples auxiliares de medicina, o de grandes ofertas de países como Alemania o pero para limpiar wáter te hace falta saber y dominar totalmente el alemán.
    O el tío que se marchó para Londres y con dos carreras universitarias para terminar en un trabajo de limpia wáteres (Lo cual muy horrado, pero no el sueldo no le daba para pagar la habitación y el transporte).
    Pero seguimos arremetiendo joder si no tienes una carrera universitaria no eres nada.
    Son mucho los que dicen por activa y pasiva, tener una carrera universitaria no es como hace pocos años tener un puesto de trabajo cualificado ni aun mucho menos renumerado como tal.
    Todo esto lo baso en pinceladas de aquí y allá el problema es que esas pinceladas como lo que escribió Isaac Rosa son la realidad, esperemos que despertemos lo antes posible.
    Que aprendamos, estudiar algo que te permita construir un país mejor, no un país de titulados, que te permita ser feliz con tu trabajo, que no tengas que salir de tu país y sobre todo siendo responsable a la hora de votar.

    30 abril 2014 | 00:05

  7. Dice ser Julian Martinez

    Lo que esta preparando el “fascismo español”.

    Indudablemente, en España, el juego que se traen con la clase trabajadora, es algo ridículo y engañifla aunque todo esta muy calculado para ser el experimento español, una prueba para el resto del sistema capital.

    “La creación del esclavo moderno tecnológico” que es el objetivo.

    España, no tiene un gobierno socialista, es de pega, es el mismísimo capital disfrazado a las ordenes de la monarquía fascista, da igual que sea Zapatero el caballo blanco o Rajoy o Rubalcaba aunque Rajoy, pesa mas como fascista tradicional español, Zapatero o Rubalcaba sirve para confundir y a la vez desacreditar la ciencia socialista con el moderno socialismo del siglo XXI, todo lo calculan bien en el PP.SOE que son la misma cosa.

    Da igual, uno que el otro y lo mas triste el próximo que llegue será igual mientras el sistema no cambie incluida la Constitución. Este cambio solo se cambia con un tren cargado de escobas para que se los cargue o barra a toda esta mierda de continuación fascista y modernos corruptos y si no los matara, al menos los quitara del medio. Atajo de atorrantes bandidos la que estáis preparando para mis hijos y nietos y el resto de nuevas generaciones.

    Hoy nos anuncia el Gobierno de Rajoy, estima que el paro obrero NO bajara del 20% hasta el año 2017, así es como se están cachondeando de toda la población trabajadora sucesivamente como si fuéramos pavillos escolares.

    Esto no se puede consentir mas, hay que organizarse y luchar desde las alcantarillas si fuese necesario considerando los medios tecnológicos de los que hoy disponen los verdaderos terroristas de corbata sentados en el sillón de terciopelo con su escupidera de oro, que es donde hay que atacar dejando atrás las técnicas de lucha de la era industrial.

    Mientras no salgan legiones de nuevas generaciones con buena organización adaptado a los nuevos tiempos tecnologicos, cada día la esclavitud humana será mas aguda y criminal.

    01 mayo 2014 | 02:28

Los comentarios están cerrados.