Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘jordi évole’

Otegi sigue en su línea

Por Darío Grégoris Nieto

Arnaldo Otegi y Jordi Évole, en la entrevista que el periodista hizo al dirigente abertzale (La Sexta).

Arnaldo Otegi y Jordi Évole, en la entrevista que el periodista hizo al dirigente abertzale (La Sexta).

Tuve la ingenuidad de creer y decir que los años habían hecho quizá reflexionar a Otegi y convertirse, si no en un Mandela, sí en un hombre de paz, como intentaba hacernos creer para salir de la cárcel. Pero se trataba sólo de otra peligrosa maniobra suya para seguir oprimiéndonos en lo posible. Lo ha demostrado en sus múltiples acciones e incluso palabras, como en la entrevista con Évole, en donde se revela hasta qué punto es incluso un “descerebrado”, como buen etarra.

En efecto, hablando del frío asesinato a Miguel Ángel Blanco, le dice al periodista: “¿Cómo me puede pedir que condene una cosa del pasado cuando no la condenaba cuando se producía?”. Es decir, niega hasta la posibilidad misma de reflexionar, de arrepentirse de algo, tiene un tarugo en la cabeza, en donde el pensar se limita a querer vengarse por estar preso por crímenes que no cometió con su propia mano, según tiene el valor de añadir. El dejar de matar, sigue la conversación, se debió a que ETA vio que eso era contraproducente incluso para muchos de la izquierda aberzale. ¿Y si un día dejara de serlo, lo apoyaría Otegi de nuevo? Estas declaraciones deben conducir sin demora de nuevo a la cárcel a quien demuestra seguir siendo tan peligroso criminal que amenaza la paz.

Sobre la ‘Operación Palace’ de Jordi Évole

Por Diego Mas Mas

“Peor aún que el 23-F”

El reportero Jordi Évole. (LA SEXTA)

El reportero Jordi Évole. (LA SEXTA)

Más todavía que subrayar las oscuridades en torno al golpe del 23-F, a pesar de su decisiva influencia en nuestra historia hasta el día de hoy, el parcialmente falso documental de Jordi Évole ha contribuido a señalar y contribuir así a paliar un problema aún mucho más grave, peor y raíz profunda del 23-F y otros males de nuestra sociedad.

Por una parte, Évole ha puesto al desnudo que cantidad de personas, incluso de un cierto nivel intelectual y relevancia social, carecen de sentido crítico, de capacidad de pensar, que se tragan –como antes el Evangelio- cuanto les proporcionan con cierto aire de seriedad los medios de difusión; es decir, son muy manipulables. A este gran fallo y debilidad de nuestra democracia se une, por el otro extremo, que haya personas con mando en plaza que se hayan quejado también, sin el menor rubor, como los inocentes enfadados, de que ese desmitificador reportaje haya hecho perder la fe en los medios; es decir, que disminuya esa credulidad que les permite seguir mandando y manipulando a la ciudadanía.

El principal mérito de Évole ha sido, pues, como el de los programas parecidos hechos en otros países, el impulsar el espíritu crítico, educar a pensar, lo cual nunca le perdonarán aquellos que tienen miedo a hacerlo o sacan provecho de ese miedo a reflexionar que tienen otros.

———————————————————————————————

Por Antonio Gómez

“Operación Palace: Fraude, no experimento sociológico”

El éxito de ‘Operación Palace’ no fue por su resultado. El éxito lo constituyó la expectación que suscitó. Y la expectación estaba en función de la veracidad que se esperaba. Lo que congregó a más de 5 millones de personas no fue un thriller político como dice equivocadamente algún articulista que defiende esto como una “genialidad”. Si se hubiera anunciado como un documental de ficción, jamás habría llegado a un 26% de share ni habría provocado esta polémica.

En La Sexta lo sabían y por eso lo estuvieron vendiendo durante dos semanas como el reportaje serio definitivo sobre el 23-F. Con el aval además de un periodista que se había ganado (hasta ahora) una credibilidad de periodista valiente y honesto, dirigiendo un programa, Salvados, que ha sido capaz de desvelar grandes mentiras que esconden nuestros gobernantes (metro de Valencia, Jaume Matas y Urdangarin, el negocio de la privatización sanitaria…)

Creó expectación porque todo el mundo esperaba un tratamiento serio y riguroso sobre un hecho que aún tiene muchas, muchas, sombras. Nos han estafado y el responsable de este fraude ha sido un periodista en el que confiábamos y que ha resultado ser otro showman mediático para el que todo vale con tal de aumentar audiencia. Todo ha sido un fraude, un lamentable engaño que se suma a los que a diario soportamos de Gobiernos, alcaldes, banqueros, empresarios y compañías eléctricas.

La diferencia es que no cabía esperar fraude desde un medio informativo y menos de un buen periodista como es, o era, Jordi Évole. Se aprovechó de la credibilidad que irradiaba porque si el programa lo hubiera, por ejemplo, producido y presentado Paco Marhuenda, la audiencia no habría rebasado unos cuantos cientos por interesante que sea el tema 23-F. Pero al ser Jordi, todas las dudas y sospechas que teníamos sobre el 23-F se han fundido con nuestras expectativas en torno a encontrar la verdad.

El batacazo, por ello, ha sido tremendo e imperdonable. Y el precio que pagará Jordi Évole será altísimo: cuesta mucho ganarse la credibilidad y confianza de los ciudadanos….y con qué facilidad este “follonero” (quizá nunca dejó de serlo y el papel de periodista le venía excesivamente grande) ha dilapidado lo ganado en dos temporadas de Salvados.

Y el daño al periodismo independiente, que pretende, desde la ética, ser fiel a la verdad, ha sido enorme. Ya nada ni nadie podrá ni siquiera afirmar que en Bilbao está lloviendo sin que haya que suponer que quien lo dice está ejerciendo de periodista y no de payaso.

———————————————————————————————

Por Javier González Antón

“¿Nos molesta que nos engañen o descubrir que tenemos que aprender a pensar por nosotros mismos?”

Este domingo el periodista Jordi Évole realizó un programa donde relataba cómo el Golpe de Estado de Tejero era una farsa. En los últimos minutos del programa nos comentó que todo es ficción y ahí es donde estalló el actual revuelo. Muchos televidentes se sienten engañados y defraudados. Se pueden sacar muchas conclusiones de ese programa pero la conclusión que saco es que Jordi Évole, con un gran trabajo, nos recuerda que tenemos que aprender a pensar por nosotros mismos y a desgranar la información intentando deducir la veracidad de lo que nos cuenten. Creo que el enfado de la gente viene descubrir que deben pensar y que no vale solo con ver, sino que hay que observar. Hasta que el pueblo no sea consciente de la necesidad de reflexionar sobre la información que nos llega, estaremos destinados a seguir al mejor guionista. Gracias Jordi.