Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘eta’

Otegi sigue en su línea

Por Darío Grégoris Nieto

Arnaldo Otegi y Jordi Évole, en la entrevista que el periodista hizo al dirigente abertzale (La Sexta).

Arnaldo Otegi y Jordi Évole, en la entrevista que el periodista hizo al dirigente abertzale (La Sexta).

Tuve la ingenuidad de creer y decir que los años habían hecho quizá reflexionar a Otegi y convertirse, si no en un Mandela, sí en un hombre de paz, como intentaba hacernos creer para salir de la cárcel. Pero se trataba sólo de otra peligrosa maniobra suya para seguir oprimiéndonos en lo posible. Lo ha demostrado en sus múltiples acciones e incluso palabras, como en la entrevista con Évole, en donde se revela hasta qué punto es incluso un “descerebrado”, como buen etarra.

En efecto, hablando del frío asesinato a Miguel Ángel Blanco, le dice al periodista: “¿Cómo me puede pedir que condene una cosa del pasado cuando no la condenaba cuando se producía?”. Es decir, niega hasta la posibilidad misma de reflexionar, de arrepentirse de algo, tiene un tarugo en la cabeza, en donde el pensar se limita a querer vengarse por estar preso por crímenes que no cometió con su propia mano, según tiene el valor de añadir. El dejar de matar, sigue la conversación, se debió a que ETA vio que eso era contraproducente incluso para muchos de la izquierda aberzale. ¿Y si un día dejara de serlo, lo apoyaría Otegi de nuevo? Estas declaraciones deben conducir sin demora de nuevo a la cárcel a quien demuestra seguir siendo tan peligroso criminal que amenaza la paz.

El indulto del inspector Ballesteros

Por José Manuel Llera Lozano

¡Qué vergüenza de país! Se cometen impunemente a ojos vistas las mayores injusticias y delitos, pero ahora el inspector Ballesteros tiene que pedir un indulto, para no ser expulsado de la policía, por un delito que no ha cometido. Lo que hizo fue cumplir unas órdenes cuyo contenido no le fue explicado, y que eran muy prudentes: no arriesgarse a romper unas conversaciones de paz con ETA apresando en ese momento a un etarra que, de todos modos, fue detenido un mes después.

El ex jefe superior de Policía del País Vasco Enrique Pamiés (i), y el exinspector José María Ballesteros (d), acusados de colaborar con ETA por desvelar en 2006 una operación contra la banda terrorista, al inicio del juicio del caso Faisán en la Audiencia Nacional. (EFE)

El ex jefe superior de Policía del País Vasco Enrique Pamiés (i), y el exinspector José María Ballesteros (d), acusados de colaborar con ETA por desvelar en 2006 una operación contra la banda terrorista, al inicio del juicio del caso Faisán en la Audiencia Nacional. (EFE)

El colmo es quienes que desde hace tantos años denuncian a voz en grito sin parar ese “escandaloso caso Faisán” son precisamente los partidarios de un PP, cuyo jefe, Aznar, no sólo procuró también –como era su deber- mantener vivas las conversaciones de paz con ETA, sino que llegó a calificarla de “Movimiento vasco de liberación”. ¿Cuándo van a tener un mínimo de rubor, criticando sólo una dudosa paja en ojo ajeno y no la viga que tienen en el propio?

Doctrina Parot: Una justicia injusta

Por Carmen Teba

Necesito que alguien me aclare esta duda: el año 2013 pertenece al siglo XXI, ¿verdad?, porque hoy tengo la sensación de estar volviendo a la Edad Media. Señores políticos en general y gobernantes en particular, me sorprende ingratamente ver que son capaces de modificar, recortar y congelar educación, sanidad y sueldos a los ciudadanos pidiendo sacrificio y esfuerzo para solventar una situación a la que ustedes nos han llevado como fruto de una pésima gestión. Muchos de esos ciudadanos a los que ustedes piden sacrificio y esfuerzo son funcionarios cuyo trabajo consiste en defendernos y defenderles, ciudadanos a los que llevan asesinando en nuestro país, su país, varias décadas. Sin embargo ustedes, señores gobernantes, no son capaces de modificar unas leyes obsoletas que permiten ser aplicadas con subjetividad y que a todas luces hacen aguas por las cuatro esquinas de su formato libro. Estrasburgo

Para colmo esta semana nos desayunamos con la derogación de la Doctrina Parot por parte de un tribunal que defiende los derechos humanos; tribunal que acaba de humanizar a los asesinos y con ello ha vuelto a matar a sus víctimas. Esta decisión ha puesto en la calle a dos asesinos que han dejado 46 víctimas en el camino, y detrás de estos vendrán más. Siento rabia, indignación e impotencia. Señores jueces y señores políticos, me permito recordarles que los asesinos eligen serlo, eligen matar, sus víctimas no tienen opción, no pueden elegir. No entiendo qué es la justicia, ni en manos de quién está, pero me atrevo a asegurar que en este país nos hemos vuelto locos. Nos da igual el partido que nos “represente”, al final no encontramos el apoyo de ninguno de ellos. ¿Alguno de ustedes sabe lo que es la vergüenza? Sólo nos queda tener fe en que estos asesinos que ustedes ponen en la calle no vuelvan a matar, porque de lo contrario ustedes serán tan culpables como ellos. Carmen Teba. Víctima del terrorismo.

Derechos humanos de según quién

Por Pedro Blanquer

Creo en la reinserción social de muchas personas que fueron juzgadas por delitos y que merecen otra oportunidad tras cumplir su condena, pero pienso que esto solamente puede suceder cuando son personas. Decir “Buena noticia. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha reafirmado la condena a España por violar los derechos en la Doctrina Parot” queda muy bonito pero sólo cuando en una Estrasburgosociedad no exista el machismo, la homofobia, la servidumbre y exista igualdad de oportunidades para todos, igualdad de derechos, tener derecho a un nivel de vida adecuado y demás artículos de la tristemente utópica Declaración de los Derechos Humanos. Solo entonces se podría cuestionar la aplicación de los artículos 5.1 y 7 de tales derechos “universales” a personas que cometieron masacres. Lo que no se puede hacer es empezar la casa por el tejado y que el Tribunal de Estrasburgo proceda a legitimar unos derechos a personas que acabaron con las vidas de muchas otras porque deberíamos cuestionarnos dónde quedaron los derechos humanos de las personas a las que asesinaron.