BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

El postureo: vivir por y para la galería de tu ‘smartphone’

Por Mónica Gelabert Díaz

Imagen de un móvil, un cuaderno y un bolígrafo (Archivo).El mundo en el que vivimos es un mundo en el que es mucho más importante compartirlo que vivirlo, en el que toda nuestra vida se basa en aquello que mostramos en nuestras redes sociales, en aparentar, en hacer cosas que realmente no haríamos solo por ser conocido, ganar “likes”.

 Son incontables las fotos de comidas en la playa, de piernas aguantando un libro dando las buenas noches, de espaldas ante monumentos conocidos, de mesas de estudio con su ordenador, agenda, apuntes y café, de una mano agarrando un billete de avión. La mayoría de jóvenes han compartido todas o la mayoría de fotos que acabo de nombrar, incluida yo. Lo peor de esto es la sensación de querer la vida de otro, de desear ser otra persona solo por lo que has visto a través de una pantalla, cuando posiblemente aquella persona se ha hecho veinte fotos y retocado diez para colgar una como si fuese la foto más instantánea del mundo.
El postureo, vivir por y para la galería de tu smartphone, necesitar el reconocimiento de los demás para sentirte bien, algo que con las redes sociales no ha dejado de crecer.
Y habrá un momento en el que entendamos que los “me gusta” no nos aportan nada, y que, seguramente, quien menos comparte es quien más vive.

3 comentarios

  1. Dice ser Sociólogo Astral

    Cuando falta cerebro y personalidad se tira de iPhone de Apple para suplir las carencias. si eres tonto cómprate un iPhone bien caro y asi suples tus limitaciones molando mucho en tu entorno. asi lo hago yo: cuando me siento estúpido me compro el iPhone de Apple mas caro de la tienda y asi parezco muy guay.

    26 marzo 2016 | 9:41

  2. Dice ser morlaco

    Es lo que tienen las redes sociales, son para exhibicionistas. Es muy triste tener la necesidad de mostrar todo lo que se hace para buscar aprobación . Lo gracioso es que los únicos comentarios que recibirás son ¨qué guapa estás¨, ¨qué buena pinta¨…cuando realmente a la gente le importa una auténtica mierda tu vida pero necesitan matar el tiempo. Ridículo , solo para mentes simples .

    26 marzo 2016 | 11:47

  3. Dice ser Mª José Cantudo Porcel

    ¡CUIDADO CON EL SMARTPHONE!… REDUCE LA INTELIGENCIA DE LOS JÓVENES
    .
    …Tiene razón, amiga Mónica, los jóvenes sólo usan su Smartphone para el entretenimiento frívolo y para fardar. Inventan falsas historias de sus propias vidas, pintándolas de felices e intrépidas, por medio de fotos en las redes sociales, que al ser ficticias les produce pequeñas depresiones y sensaciones de agobio y aislamiento.
    .
    …Según un estudio neurocientífico realizado recientemente por el Instituto Tecnológico de Massachusetts, estas prácticas de colgar fotos en las redes (Instagram, facebook, twitter…) y otras, como la dieta, el abuso de la fructosa, la televisión, mascar chicle, el alcohol o tener relaciones sexuales prematuras… provocan episodios de ansiedad en los jóvenes, entre 17 y 23 años, al tiempo que pueden reducir su coeficiente intelectual en casi 10 puntos. (Esto significa que si lo normal es tener un coeficiente de inteligencia entre 90 y 100, aquellos jóvenes con 90 de puntuación, que encima abusan de los factores de riesgo, pueden reducir su inteligencia hasta niveles considerados por debajo de lo normal.)
    .
    …Uno de esos factores es la tecnología. El abuso de las redes sociales, de los Smartphone, como usted apunta, puede generar en los jóvenes sensaciones de angustia, ansiedad y desazón, que a veces acaban en suicidio (la 4ª causa de mortalidad en España, después del tráfico, el tabaco y las enfermedades cardiovasculares). Pero también, y más preocupante, les está causando a los jóvenes el deterioro de su coeficiente intelectual de un modo alarmante. Y eso debido a que delegan el almacenamiento de datos a su Smartphone y no a la memoria. De hecho, existen estudios que demuestran que los jóvenes que abusan a diario del móvil retienen menos información y durante menos tiempo, lo que repercute muy seriamente en su futuro académico (1º y 2º Bachillerato, Selectividad, carrera universitaria). Por eso no es casualidad que quienes más abusan del móvil son los que acaban fracasando en sus estudios o no deciden ir a la Universidad.
    .
    …Otro factor que acelera la reducción del coeficiente entre los jóvenes es la dieta. Según el Instituto Tecnológico de Massachusetts, las comidas con alto contenido graso (hamburguesas, perritos, filetes…) y las prefabricadas, como las pizzas y frituras congeladas, afectan a la actividad cerebral de los jóvenes, entre los 17 y 23 años, en un momento clave de su desarrollo. Esto se debe a que estos productos grasos estropean la función de la dopamina, el neurotransmisor encargado de producir la inteligencia, el razonamiento matemático y la memoria.
    .
    …Más factores neurovegetativos del cerebro joven: el chicle, las relaciones prematuras (o el abuso de la masturbación), la televisión, las bebidas isotónicas, el alcohol… Factores todos que disminuyen la capacidad de atención, eliminan neuronas, afectan a la estructura de los tejidos e impiden que el cerebro trabaje normalmente su función cognoscitiva. Lo cual supone una mayor oxigenación vascular, más porcentaje sanguíneo, el aumento de las circunvoluciones cerebrales, la prevención contra la prematuridad (reducción del crecimiento de la persona) y menos posibilidades de sufrir una isquemia cerebral, demencia o ictus.
    .
    …Por eso es aconsejable usar poco o no usar las redes sociales y llevar una vida saludable. Comer productos frescos (nada de grasas, azúcares, sal), practicar algún deporte, no beber alcohol los fines de semana y, por supuesto, no fumar ni mantener relaciones sexuales (sólo ocasionalmente la masturbación) hasta pasados los 23 años. De esta forma, los jóvenes desarrollarán aún más sus niveles de coeficiente, sacarán mejores notas académicas y serán más competitivos e inteligentes en esta sociedad. Se lo merecen.

    28 marzo 2016 | 10:19

Los comentarios están cerrados.