BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Apostar por una sociedad de máximos

Por María Ángeles Altozano

Microcrédito, microbio, micromachine, microtia… De los términos micro que imperan en esta sociedad tan de mínimos, el último es con el que me familiaricé hace un año. Mi hijo nació con microtia. Es decir, sin una oreja. Una malformación que solo afecta a 1 de cada 5.000 bebés.

Una persona con microtia. (ARCHIVO)

Una persona con microtia. (ARCHIVO)

Rara vez se acerca uno a las enfermedades raras si no le toca de cerca. Así ha sido como he tenido la oportunidad de conocer a otros niños y niñas como mi hijo; preciosos, risueños y encantadores pero sin una oreja. Ha sido gracias a la Asociación de Microtia de España por el II Encuentro de Familias que ha celebrado con el Hospital Sant Joan de Déu en Barcelona, donde acudieron familias como la mía, esperanzadas y capaces de ver que el amor a nuestros hijos, lo que logren en sus vidas, sus errores, sus aciertos…van más allá de que les falte una parte del cuerpo. Allí descubrí también un equipo de profesionales más humano que médico.

La vida me ha acercado a personas que dan la vuelta a la realidad y avanzan, que apuestan por una sociedad de máximos, de macrosolidaridad, macrocorazón y macrosonrisas.

1 comentario

  1. Dice ser antonio larrosa

    Yo que siempre me pienso mucho , mucho lo que puedo comentar , quiero advertir a ustedes que lo qu opino no es para reir ni engo ninguna intención de cachondearme de este blog en absoluto. Resulta que en el servicio militar habia un soldado con esa malformación , le faltaba una oreja y le llamábamos Vincen, y nose llamaba Vicente

    No leais mis novelas que son muy malas son asesinas, todo aquel que las lee conduciendo corre peligro de muerte antoniolarrosa.com

    Clica sobre mi nombre

    18 julio 2015 | 21:42

Los comentarios están cerrados.