BLOGS

Fotografía: foto del griego "phos" (luz) y grafía del griego "graphis" y "graphos" (escribir). Escribir con la luz.

Archivo de la categoría ‘A pie de calle’

Hasta siempre, maestro

De vuelta al curro

Septiembre supone el comienzo del curso informativo (si es que se marchó el algún momento durante el mes de agosto), cargado siempre de una buena dosis de oxígeno y buenas intenciones.

Atrás quedó el verano, con imágenes tan banales como necesarias, para aliviar el cuerpo y el espíritu…

Como inicio de temporada, nada mejor que unos encierros, un photocall y un par de atascos… para calentar un año que se prevé complejo, marcado por la información política y la celebración de elecciones a la vuelta de la esquina…

La cámara a punto, la noticia en la calle, el lector, expectante… Bienvenidos todos a la temporada 2010-2011…

Intentaré ser más fiel a este blog durante esta temporada, que también necesitaba algo de oxígeno…

Geografía urbana

En ocasiones algunas avenidas, plazas y calles de la ciudad acaban resultando excesivamente familiares. Podemos determinar el número de bancos, de farolas, de papeleras y plazas de aparcamiento (incluyendo si son de zona azul, verde o de moto)… y trazamos como en un mapa de google la cafetería, taller, cajero automático o estanco más cercanos…

Y así ocurrió ayer. Junto a la entrada de la discográfica, estacionamiento en batería en zona azul, una farola blanca, dos jardineras, dos rampas de aparcamientos privados, el acceso a dichos aparcamientos, una valla oscura que impide el acceso a un patio interior, cristaleras azules de una sucursal bancaria, una enorme tubería amarilla, y zona soleada a partir del mediodía…

Los Ferreiro y yo decidimos caminar unos metros más. Y casi por sorpresa… encontramos un espejo…

… que nunca antes había observado…

Maldita y bendita monotonía.  La geografía urbana, es infinita… aunque por el momento, vuelvo a agotar los recursos…  habrá que seguir caminando…

Hasta siempre, Don Antonio

Tuve la ocasión de fotografiar a Antonio Ozores hace algo más de un mes. Al llegar al teatro donde estábamos citados, Don Antonio había terminado de impacientarse y se ponía el abrigo dispuesto a irse, tras una intensa mañana de promoción.

– Un segundo, va a ser un segundo… le dije. Preparamos el escenario rápidamente, y buscamos un pequeño banco de madera, en el hall del teatro, donde tomar las fotografías. Antonio sonrió, y bajo la atenta y preocupada mirada de su hija Emma se dejó fotografiar, comentando entre dientes… “estoy hasta los cojones”…

Tras las risas, un minuto después, terminamos la fugaz sesión de fotos. Y Emma tomó el brazo a su padre, camino de casa…

Antonio Ozores nos dejaba silenciosamente el pasado miércoles. Se despidió de nosotros entre tijeretazos, jueces, corbatas y celebraciones de fútbol…

Hasta siempre, Don Antonio…

Gloria Atlética

De la desesperación a la angustia…

… y de la angustia, a la euforia…

y de la euforia, a la gloria…

… en cuestión de fracciones de segundo…

En ocasiones, una imagen vale más que mil palabras… ¡Enhorabuena, atléticos!

Cuestión de suerte

Como una ciclogénesis explosiva, en ocasiones todo se pone de tu parte, o se vuelve en tu contra descaradamente. Es un factor a tener en cuenta: la suerte. Y aquel martes el destino había decidido que ella llegaría tarde, y yo también.

No conseguí un buen sitio. No pude preparar apenas el equipo fotográfico y elevar la cámara a la altura de mis hombros resultaba una tarea demasiado compleja.

Quizás por mi rostro desencajado con la premura, o porque con aquel calor yo era el único que no había podido quitarse la cazadora dentro del hotel, fui su centro de atención involuntariamente.

Llegó ella, y se hizo la magia…

Cosas de la vida, y de la foto. Hay días con más suerte, y días con menos.

Quedada fotográfica en analógico

Wallpeople organiza una quedada para el próximo sábado 10 de abril en Barcelona, Madrid, Valencia, Lisboa, Roma, Nicosia, Budapest, Buenos Aires y Mexico D.F con el objeto de componer un mural fotográfico al alcance de todos.

La idea es convertir una pared en un museo improvisado al aire libre, donde todo el mundo podrá exponer y observar las fotografías de los demás. Profesionales, aficionados o inexpertos, todas las personas con ganas de crear y recrearse están invitadas. El resultado: una pieza conjunta, urbana y única que solo podrá disfrutarse en directo y que convertirá una pared cualquiera en una auténtica obra de arte.

Si deseas asistir, en la página web de wallpeople tienes las instrucciones para poder participar en el evento.

Sensaciones analógicas en un mundo cada vez más digitalizado… ¡bienvenida sea la iniciativa!

A falta de photoshop, cuatro operarios, y listo…

Cuando llegues a Madrid, chulona mía, voy a hacerte emperatriz de Lavapies; y alfombrarte con claveles la Gran Vía, y a bañarte con vinillo de Jerez.

Fotografía donada por Ángel Vicente Hernández

En Chicote, un agasajo postinero, con la crema de la intelectualidad; y la gracia de un piropo retrechero, más castizo que la calle de Alcalá.

Y en la confluencia de Alcalá con Gran Vía ayer lunes fue inaugurado un monolito conmemorativo del centenario de una de las calles más emblemáticas de la ciudad: la Gran Vía.

Foto: EFE

La fotografía oficial, con el edificio Metrópolis a su izquierda y el edificio de Telefónica de fondo, ponía la guinda a la celebración, presidida por Sus Majestades los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía. Minutos después, se volvía a abrir el tráfico y el centro de la ciudad recuperaba su atascada imagen de lunes.

Pero faltaba algo. Acabado el acto, y restablecido el tráfico (y el atasco), cuatro operarios aparecían con un semáforo bajo el brazo articulado de un camión, dispuestos a colocarlo de nuevo en su ubicación natural: el cruce de Alcalá con Gran Vía.

Y fue entonces, cuando la calle, la Gran Vía, volvió a recuperar la normalidad, el día de su cumpleaños.

Esta vez, afortunadamente, tuvieron en cuenta la fotografía. Para luchar contra la contaminación ambiental de farolas, señales de tráfico o andamios… a falta de photoshop, cuatro operarios, y listo…

Estados de ánimo

De nuevo, sale el sol. Y parece que de otra manera. Finaliza el invierno más duro en muchos años, y la sabia naturaleza nos hace recuperar la sonrisa.

En pocos días, llegará por fín la primavera…

Lo que no viste de los Goya…

La entrega de los Goya 2010 no dejó indiferente a nadie. La jornada de domingo amanecía fría y soleada, muy fría y soleada… Y a las once de la mañana, los más madrugadores esperaban junto al Palacio de Congresos con sus equipos fotográficos, escaleras, y bolsas con bocadillos improvisados…

Yo llegué a eso de las doce y media, y coloqué mi equipo y mi escalera en el puesto número veintiuno… El resto de la mañana y parte de la tarde estuvimos haciendo turnos para comer, tomar café, leer la prensa, o un buen libro… e ir al baño… hasta las seis de la tarde, hora en la que la organización abría las puertas a los medios acreditados.

Aún quedaban cuatro horas para el comienzo de la gala. ¿Y qué hacemos durante todo este tiempo? En primer lugar, coger sitio. Es uno de los momentos más tensos de la jornada. Primero en la alfombra verde, y después, sin perder tiempo, en la sala de prensa, donde posarían después los premiados.

A las siete y veinte de la tarde, Andreu Buenafuente inauguraba oficialmente el photocall de la alfombra verde.

Tras él

Después de fotografiar actores, actrices, modelos, presentadores y perros… se acercaba el comienzo de la gala. Pero faltaba ella…

Y a las diez de la noche, comenzaba la función. Los periodistas se lanzaban al catering dispuesto para los medios, mientras los fotógrafos comenzaban a enviar apresuradamente el material gráfico al tiempo que subían las escaleras para coger y asegurar el sitio anteriormente reservado en la sala de prensa. Mientras tanto, los cámaras recogían a toda velocidad sus equipos y volvían a montarlos de nuevo en la misma sala de prensa. Y otros tantos periodistas corrían hacia la sala de prensa para comenzar a enviar las crónicas. Y casi sin respirar, poco después, llegarían con cuentagotas los veintiocho premiados de de la noche…

Llegamos al final de la carrera. Y a la una menos diez de la madrugada se producía el desenlace final. Celda 211 se proclamaba ganadora de esta edición de los Premios Goya.

Tras ellos, la fotografía de grupo que cerraba la edición.

Después… el envío de imágenes a toda velocidad, las llamadas de teléfono, las prisas por el cierre de las ediciones… hasta las dos de la madrugada…

El reloj marca las cuatro y media de la madrugada. Y a esta hora, muchos de los compañeros gráficos seguirán en sus casas enviando el material a periódicos, revistas y agencias… para que ustedes puedan estar bien informados de todo lo que ocurrió en esta edición de los Goya…

Y así finaliza esta carrera de locos de la información gráfica. Hasta el año que viene, Premios Goya