Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Entradas etiquetadas como ‘David Cameron’

Brexit: cronología de un divorcio

Varias personas participan en una manifestación a favor del Brexit. (Hayoung Jeon / EFE)

En 2013, ante un creciente euroescepticismo y la amenaza del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP por sus siglas en inglés) un David Cameron en campaña electoral prometía a los británicos darles un referéndum. Su mirada cortoplacista, vinculando la celebración de un referéndum a su victoria en las elecciones, pretendía recabar apoyos entre los escépticos de su propio partido y contrarrestar al UKIP. Sin embargo, cuatro años más tarde, la imagen de Theresa May dando el pistoletazo de salida al Brexit resume cómo ha cambiado la realidad en tan poco tiempo.  Lee el resto de la entrada »

El Reino Unido, desorientado tras el Brexit

Amanecer en Londres tras el recuento de votos en el referéndum del Brexit. / EFE

Amanecer en Londres tras el recuento de votos en el referéndum del Brexit. / EFE

“No hay suficiente té en la nación entera para ayudarnos a mantener la calma y seguir (Keep Calm and Carry On) hoy. No en un día en que el prejuicio, la propaganda o la xenofobia han ganado por encima del sentido común del que nos gusta fardar. No en un día en que hemos recibido felicitaciones de Donald Trump, Marine Le Pen y nadie más”, escribía en Newstatesman Laurie Penny el día después de la victoria del Brexit en el referéndum del 23 de junio.

Jóvenes británicos que hace dos años temían qué sucedería en Europa si el terremoto británico del UKIP arrasaba en las elecciones europeas se lamentaban el día de los resultados del referéndum de la victoria de una opción (el Brexit) que ganó en buena parte por el voto euroescéptico de las generaciones más mayores. ¿Y después, qué? se preguntaban entonces. ¿Y ahora, qué?, se preguntan ahora.

Lee el resto de la entrada »

Brexit: cómo reacciona la Unión Europea a la salida de Reino Unido

Juncker y Farage se saludan en el hemiciclo / Parlamento Europeo

Juncker y Farage se saludan en el hemiciclo / Parlamento Europeo

Los británicos han votado y, con sus más y sus menos, han decidido abandonar el club de la Unión Europea. La campaña, en la que que según The Guardian ha vencido el racismo, ha abierto una caja de Pandora que ni los grandes expertos en la UE saben qué contiene; que un miembro de los Veintiocho decida abandonar no estaba previsto y los engranajes y lazos que se han establecido durante estos más de 40 años de relación son casi imposibles de desligar. Así, se suceden las declaraciones de los líderes de una UE herida que se debate entre romper del todo las relaciones con su ex pareja y tratarla como a cualquier desconocido en la calle o quienes apuestan por mantener un vínculo especial, en lo comercial sobre todo. De momento, gana el rencor.

La primera reacción ha sido la del presidente de la Comisión Europea -el poder ejecutivo-, Jean Claude Juncker, que el martes le espetaba al líder del UKIP, Nigel Farage, un “¿por qué están todavía aquí?” en el pleno extraordinario sobre el brexit del Parlamento Europeo en Bruselas que despertó el aplauso del resto de europarlamentarios. No hay que olvidar que el miembro más eurófobo forma parte de la institución desde 1999 cobrando entre 5.000 y 10.000€ al mes. La Eurocámara aprobaba una resolución que emplaza a la UE a una reforma profunda de los tratados con una clara hoja de ruta y solicita al Reino Unido que invoque el artículo 50 “con el fin de evitar una inseguridad perjudicial para todos y proteger la integridad de la UE”. El adalid del leave contestaba que el brexit es consecuencia “de las políticas europeas” y aunque Juncker se dirigía al Parlamento en un tono amable, sus comentarios dejaban entrever la tensión: “el brexit nos ha cortado algunas alas pero eso no nos impedirá seguir volando”. Lee el resto de la entrada »

Cuatro novias y un funeral

OPINIÓN

Una imagen de un hombre acudiendo a la urna durante el referéndum del jueves / 20Minutos

Una imagen de un hombre acudiendo a la urna durante el referéndum del jueves / 20Minutos

Este sábado, en España nos despertamos con una doble resaca: la del Brexit y el fin de una agitada campaña electoral. Algo que con la cuestión catalana de telón de fondo, los políticos españoles no han podido evitar comparar.

Felipe González acusaba a Cameron de “fracturar Europa” y pidió que no sucediera lo mismo en Cataluña. El candidato socialista, Pedro Sánchez, y el de Ciudadanos, Albert Rivera, concluyeron los dos que en Gran Bretaña habían ganado “los populistas y conservadores.”  Por su parte el Partido Popular (PP) pidió el voto para su formación que garantiza la “estabilidad”.

El único que se diferenció en su discurso es el candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, que aseguró que “es terrible que se diga que la democracia es un peligro” y opinó: “todo el mundo se tiene que calmar y pensar que el problema no es que se haya elaborado un referéndum en el Reino Unido, sino lo que piensan la mayoría de los británicos”, según recoge el diario La Vanguardia.

Más allá de las palabras de cada político, lo que sí ha denotado es la diferencia de hacer de la política española y británica. En los dos países gobiernan partidos conservadores, que hasta ahora compartían filas en el Parlamento Europeo.

David Cameron, hasta ayer primer Ministro del Reino Unido, en cinco años de mandato ha organizado dos referendums. El primero sobre la independencia de Escocia, donde salió victorioso cuando el No se impuso al Sí. El segundo el del pasado jueves, cuando en Gran Bretaña ganó el Brexit, la postura que él no defendía.

Lee el resto de la entrada »

¿Apoyará Cameron el “Brexit”?

Cameron

David Cameron saliendo se su residencia en Londres. EFE / Andy Rain

El mandatario británico David Cameron ha señalado a sus aliados más cercanos, según informa “The Telegraph”, que hará campaña para abandonar la Unión Europea si sus peticiones siguen siendo ignoradas desde Bruselas.

El pasado 10 de noviembre, Cameron abrió formalmente la negociación de la relación de Reino Unido con la UE al enviar a Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, la carta con sus planes de reformas. Las principales exigencias de Cameron en la carta a Donald Tusk fueron: Lee el resto de la entrada »

Calais, piezas que encajan a la perfección

Un grupo de inmigrantes esperan un tren para ir a Inglaterra en Calais. (Yoan Valat/ EFE)

Un grupo de inmigrantes esperan un tren para ir a Inglaterra en Calais. (Yoan Valat/ EFE)

Construidas con plásticos y paletas de madera, maliatadas con cuerdas se levantan improvisadas algunas tiendas a modo de refugio. Es un espacio donde el tiempo no pasa o si lo hace se hace eterno. Muchos de los que sobreviven temporalmente llevan meses de travesía y ahora se encuentran a 30 kilómetros de su meta. Es la última estación, es Calais, una ciudad portuaria francesa. No es una ciudad cualquiera, es la vía de conexión entre Francia y el Reino Unido, bien sea en ferry o a través del eurotúnel, una gran obra de ingeniería que conecta ambos países.

Su viaje, que para algunos empezó en Asia, para otros en África, se encuentra detenido. Hoy, igual que ayer, y quizás que mañana si no hay suerte, intentarán de un modo u otro llegar a Inglaterra. Ninguno de ellos soñó con ello, más bien fue la última opción ante la pesadilla en la que viven sus países. Muchos de ellos piden el asilo, es decir, ser reconocidos como refugiados políticos, con la esperanza de poder sobrevivir.

Lee el resto de la entrada »

¿Existe la libertad de expresión?

En estos días, diferentes Jefes de Estado han defendido que la libertad de expresión es un pilar de nuestras sociedades europeas, pero realmente existe la libertad de expresión en nuestros países. En España, el teniente Luis Gonzalo Segura ahora mismo está en la cárcel por decir que una intervención militar en Cataluña seria una aberración. En Francia, tras los atentados, en una semana se detuvieron a 69 por supuesta apología al terrorismo.

 

luis-gonzalo-segura

Imagen de Luis Gonzálo Segura publicada en su blog

“No puedes provocar, ni insultar la fe de los otros ni burlarte de la fe”, alegó recientemente el Papa Francisco tras los atentados de Charlie Hebdo para defender que la libertad de expresión tiene un límite: cuando se falta el respeto a la otra persona. Y si bien condenó a los atentados contra una revista satírica y un supermercado judío de París, argumentó que tanto la libertad de expresión y de religión son dos derechos fundamentales que se deben ejercer  “sin ofender”.

Esto provocó la reacción airada de algunos políticos europeos. David Cameron replicó al Papa que en las sociedades libres se puede ofender a las religiones. “Soy cristiano y si alguien se mete con Jesús me molestará, pero no puedo vengarme”. Tras los atentados de París, numerosos Jefes de Estado asistieron a una marcha a favor de la libertad de expresión, entre ellos el presidente español, Mariano Rajoy.

Ahora bien, realmente, ¿existe la libertad de expresión en Europa? ¿Todos tienen derecho a ejercerla? Pues parece que en ambos casos la respuesta seria no, como mínimo en España, sino que se lo pregunten al  teniente Luis Gonzalo Segura, que desde el 15 de enero está en la cárcel por asegurar que una intervención militar en Cataluña seria una aberración.  Asimismo, añadió que “la cuestión catalana es claramente política, no militar”, por lo que él se negaría “ante una hipotética orden de intervención” en esta comunidad autónoma.

Lee el resto de la entrada »

Escocia ya ha ganado

Por Núria Segura Insa

Un hombre con las urnas donde se depositan los votos del referéndum.  (Andy Rain / EFE)

Un hombre con las urnas donde se depositan los votos del referéndum. (Andy Rain / EFE)

Aunque el NO se haya impuesto en el referéndum independentista de Escocia por una diferencia de 350.000 votos (en un electorado de 4 millones), la realidad es que Escocia ya ha ganado.

Ha ganado porque por primera vez ha realizado una votación histórica, impensable, sobre su futuro, con lo que ha conseguido que se ponga el debate de la independencia encima de la mesa y de manera abierta. Además, el referéndum ha sido un éxito, en el que han participado más del 85% del electorado, del cual un 55,4% ha respaldado el NO frente el 44,6% que ha optado por el SÍ.

“Este proceso nos da un gran crédito como país, ha sido un triunfo del proceso democrático”,  resaltaba  hoy Alex Salmond, el líder independentista del SNP, en una conferencia en la que reconocía desde Edimburgo la victoria del no en el referéndum.

Lee el resto de la entrada »

El terremoto británico

Uno de los carteles de la campaña.

Uno de los carteles de la campaña.

Hace tres años, Gabrielle, una joven de Oxford, le miró, cuando lo tenía delante, mientras hablaba como ponente en la Universidad y sus palabras le parecían llenas de nada. Lo miraba, con su posado estudiado, mientras hacía bromas sobre la indumentaria de Angela Merkel. Y mientras le escuchaba se preguntaba una y otra vez, ¿quién eres? Quién era lo sabía de sobras, era Nigel Farage, el líder del UKIP –el partido por la Independencia del Reino Unido en sus siglas en inglés-. La pregunta iba más allá, ¿quién se escondía tras esa faceta de showman?, como le describe Yasmin Alivia-Brown, columnista de The Independent, en el documental “Nigel Farage: Who are you?”

Hoy, quizás más que nunca más allá de las fronteras del Reino Unido, Farage es bien conocido. No por sus 15 años ejerciendo como eurodiputado, no por sus propuestas políticas, sino por la acérrima defensa de dos políticas, las dos anti. Anti inmigración, antieuropeísmo. Con estos dos mensajes por bandera en su sencillo manifiesto para las elecciones europeas, el UKIP se situaría, según los últimos sondeos, como el partido más votado del Reino Unido, con poco más del 30% de los votos. De confirmarse en los comicios, sería esta la primera vez que el populismo británico gane en Bruselas.

“Él sabe muy bien a quién se dirige, habla a las emociones de la gente, no a la razón”, dice James, de Winchester. Farage ha sabido llenar un vacío en la política británica, explica Ben, joven de Reading: “En los últimos años tanto los conservadores como los laboristas se habían alejado de sus partidos y se habían acercado al centro”. “El desencanto de sus votantes, el descrédito de la política y el sentimiento antieuropeo ha sido aprovechado por Farage para arrancar votos junto con políticas aparentemente populistas”, añade. Según explica Ben, “aunque es una lástima que las elecciones europeas se lean en clave nacional (mirando a las generales que tendrán lugar en el Reino Unido en 2015), lo bueno que puede llevar el ascenso del UKIP es que la política británica despierte”.

Lo que más sorprende, coinciden todos, es que a pesar de los escándalos destapados por los medios en las últimas semanas, los sondeos no paren de sumarle votos al partido. Y es que han sido uno tras otro, votos y escándalos. Aunque el UKIP niega ser un partido racista y se distancia de partidos como el de Marine Le Pen, uno de sus candidatos en las elecciones municipales, William Henwood, instó al actor británico Lenny Henry a emigrar “a un país negro”, literalmente, por haberse quejado de que en la BBC salen pocos representantes de las minorías étnicas. “Como si existieran países negros o países blancos”, dice Emily, de Stratford upon Avon, que admite que aunque muchos lo niegan “el racismo existe más de lo que se piensa” en Reino Unido. “Algunos no perciben el UKIP como un partido racista porque en lugar de hablar de un nigeriano habla de un rumano, pero al fin y al cabo eso es racismo”, añade Gabrielle.

Otro de los momentos de gloria del partido, esta vez protagonizado por el mismo Farage, tuvo lugar recientemente cuando el editor político de la cadena británica BBC, Nick Robinson, puso en evidencia al político preguntándole si no creía que la decisión de emplear a su esposa, la alemana Kirsten Farage, como su propia secretaria en el Parlamento Europeo suponía, al fin y al cabo, “quitarle el trabajo a un británico”. La pregunta de Robinson, hecha tras la presentación de uno de los pósters de campaña de UKIP para las europeas y en el que se alerta de “europeos” quitando trabajo a los británicos, Farage terminó por contestar “que nadie podía hacer el trabajo que su mujer hacía (británicos incluidos)”.

Este es solo un ejemplo entre tantos, igual o peor que cuando un concejal del partido insinuó que las inundaciones y las tormentas de este invierno eran un desastre consecuencia de la decisión del gobierno de Cameron de legalizar el matrimonio gay.

¿Y después, qué?

Mientras el carismático líder hace bromas de las suyas y se vende como el auténtico british, el tiempo corre y queda menos de un mes para los comicios europeos. El euroescepticismo amenaza y Farage se frota las manos. Sus electores, los euroescépticos, votarán. Lo harán porque el mensaje es claro: “No necesitamos esperar hasta 2017 para celebrar un referéndum, hagámoslo ahora mismo. Utiliza las elecciones europeas del 22 de Mayo para decirles qué piensas sobre la Unión Europea”, dice el manifiesto. La gran pregunta, sin embargo, no está en qué partido británico obtendrá más votos. Con Europa en el horizonte, la gran pregunta que se hacen muchos jóvenes en Reino Unido, como Ben, James, Emily o Gabrielle, es, ¿Y después, qué?

 *Ben, James, Emily y Gabrielle son estudiantes de Relaciones Internacionales en el Reino Unido.

BLANCA BLAY

blanca.blay@gmail.com

 

También te puede interesar: “La Europa que crece en silencio”

 

Siraq

Viñeta difundida por el Partido Comunista de España en su web

Viñeta difundida por el Partido Comunista de España en su web

Hace 10 años, la coalición encabezada por Estados Unidos, Reino Unido y España, se embarcó en una operación militar que ustedes conocen bien: la guerra de Iraq. Diez años más tarde, el presidente de Estados Unidos quiere volver a la carga, esta vez con una intervención en Siria. Aunque hay diferencias entre ambas ofensivas, también hay bastantes cosas en común.

En 2003, el Consejo de Seguridad de la ONU no dio su consentimiento a una acción militar en Iraq. En esta ocasión, tampoco. Entonces “poco importó”, porque los amigos Bush, Blair y Aznar se pasaron por el Arco del Triunfo -sí, en mayúsculas- cualquier opinión del Consejo y decidieron atacar. A día de hoy, con la negativa del órgano internacional más importante del mundo (integrado por EEUU, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China con derecho a veto), ya no está tan claro el ataque sin su respaldo. Quizá en este punto influye el hecho de que la crisis económica provoca que quede muy feo gastarse el dinero en una “guerra” en la que a priori no están en juego los intereses de los líderes occidentales, al menos de cara a los votantes. Pero también tiene un papel importante el desastre que supuso Iraq para la reputación de estos tres grandes gobernantes -cuatro con Barroso, que siempre se va de rositas-, y la desaprobación de las respectivas opiniones públicas.

Así que nuestros queridos líderes mundiales, tras la negativa del Parlamento británico al primer ministro David Cameron para atacar Siria, se han acordado de la tan pisoteada palabra “democracia” y han decidido recular con el pretexto de utilizarla antes de lanzarse a la aventura y terminar de empantanar Oriente Medio. Israel quiere que la comunidad internacional actúe, pero tras la debacle iraquí, el golpe de Estado en Egipto y las eternamente-condenadas-al-fracaso negociaciones palestino-israelíes, meterse en Siria es una vuelta más de tuerca en el lío de Oriente Próximo que no está claro que las potencias quieren enfrentar. Obama también consultará a la Cámara. La presión de la opinión pública francesa parece indicar que Hollande, también lo hará. Paradójico caso el suyo, ya que en 2003 pidió al entonces presidente francés, Jacques Chirac, que la Asamblea votara la intervención en Iraq. La anarquía de la política internacional y su juego de intereses son muy divertidos, por contradictorios.

Por último están las armas químicas. Hoy y hace diez años, la inmensa mayoría sabíamos que de armas de destrucción masiva en Iraq no había nada, pero en el caso de Siria todo parece indicar que sí, que “alguien” ha utilizado agentes químicos como el gas sarín contra población civil. Lo que no se sabe es si es el régimen de Al Assad quien las utiliza en exclusiva, o si los opositores controlan algunas de ellas. Lo que le interesa a Estados Unidos es cargar contra Al Assad, pieza clave en el eje del mal chiíta que forma junto a Irán y Hezbollah. Así que si los rebeldes gasean a civiles, será más difícil averiguarlo.

En general, el panorama de intervención de la comunidad internacional en Siria parece más light de lo que era en Iraq. El país lleva ya dos años en guerra mientras en Iraq la situación era de paz -con una buena represión de Sadam, claro-y las pruebas de armas químicas son relativamente sólidas respecto a las inexistencia de ellas en 2003. Además, el ataque que Obama quiere llevar a cabo será “limitado”, destinado a advertir de que con las armas químicas no se juega.

No sé si estas diferencias justifican una intervención, aunque me inclino a pensar que no. Aunque lo cierto es que tampoco me gusta que los sirios se peguen entre ellos sin que nadie ponga paz, como hacen los padres cuando los hermanos se pelean. O como los republicanos españoles desearon que la comunidad internacional les ayudará de verdad a luchar contra el golpe de Estado de Franco. Lo que está claro es que si hay intervención, no es con el bonito objetivo de la paz fraternal. A Israel no le gusta que sus vecinos anden gaseando el ambiente. Y entonces, a Estados Unidos tampoco.

Esperanza Escribano

@equilibrio_y_yo