Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Entradas etiquetadas como ‘Jean-Claude Juncker’

La deconstrucción de Europa: uno de los cinco escenarios futuros para la UE

Banderas ondean ante el edificio de la Comisión Europea / CC by Thijs ter Haar (Flickr)

La celebración del referéndum sobre el Brexit y su resultado afirmativo ha puesto en jaque el modelo de aparente unión que históricamente se ha forjado, paso a paso, tras la Segunda Guerra Mundial. La Europa de los Seis – Francia, Alemania, Italia y los tres países del ‘Benelux’ (Bélgica, Holanda y Luxemburgo) que empezó a andar en 1951 terminó en La Europa de los 28, como la conocemos ahora. Sin embargo, la futura salida del Reino Unido de la UE abre la puerta a un nuevo escenario: la deconstrucción de Europa. Es decir que los países den marcha atrás literalmente saliendo de la UE o que la unión sea para lo justo y necesario, sin necesidad de hablar de más integración. Esta opción no es ningún vaticinio, sino que es una de las opciones que la misma Comisión Europea contempla para el futuro de la UE.

Lee el resto de la entrada »

Europa suspende una vez más en su compromiso con los refugiados

El presidente de la CE da un discurso en el Parlamento, en Estrasburgo. (Patrick Seeger/EFE)

El presidente de la CE da un discurso en el Parlamento, en Estrasburgo. (Patrick Seeger/EFE)

«Hoy por hoy, la primera prioridad es y debe ser hacer frente a la crisis de los refugiados. La decisión de reubicar a 160.000 personas desde los Estados miembros más afectados constituye un hito histórico, una manifestación auténtica y encomiable de la solidaridad europea. No puede ser, sin embargo, el final de la historia. Es el momento de que la Unión Europea, sus instituciones y todos los Estados miembros actúen de manera audaz, decidida y concertada».

Estas palabras salen del discurso que hizo hace un año, en septiembre de 2015, el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker. Durante el año pasado la Comisión presentó su agenda europea en migración y tras varios meses de debate se acordó con los estados la reubicación en los dos años siguientes de 160.000 personas demandantes de asilo y manifiestamente necesitadas de protección internacional desde los Estados miembros más afectados -principalmente Italia y Grecia- hacia otros Estados miembros. Además también se comprometió a reasentar desde países de fuera de la UE 20.000 refugiados.

Lee el resto de la entrada »

Brexit: cómo reacciona la Unión Europea a la salida de Reino Unido

Juncker y Farage se saludan en el hemiciclo / Parlamento Europeo

Juncker y Farage se saludan en el hemiciclo / Parlamento Europeo

Los británicos han votado y, con sus más y sus menos, han decidido abandonar el club de la Unión Europea. La campaña, en la que que según The Guardian ha vencido el racismo, ha abierto una caja de Pandora que ni los grandes expertos en la UE saben qué contiene; que un miembro de los Veintiocho decida abandonar no estaba previsto y los engranajes y lazos que se han establecido durante estos más de 40 años de relación son casi imposibles de desligar. Así, se suceden las declaraciones de los líderes de una UE herida que se debate entre romper del todo las relaciones con su ex pareja y tratarla como a cualquier desconocido en la calle o quienes apuestan por mantener un vínculo especial, en lo comercial sobre todo. De momento, gana el rencor.

La primera reacción ha sido la del presidente de la Comisión Europea -el poder ejecutivo-, Jean Claude Juncker, que el martes le espetaba al líder del UKIP, Nigel Farage, un “¿por qué están todavía aquí?” en el pleno extraordinario sobre el brexit del Parlamento Europeo en Bruselas que despertó el aplauso del resto de europarlamentarios. No hay que olvidar que el miembro más eurófobo forma parte de la institución desde 1999 cobrando entre 5.000 y 10.000€ al mes. La Eurocámara aprobaba una resolución que emplaza a la UE a una reforma profunda de los tratados con una clara hoja de ruta y solicita al Reino Unido que invoque el artículo 50 “con el fin de evitar una inseguridad perjudicial para todos y proteger la integridad de la UE”. El adalid del leave contestaba que el brexit es consecuencia “de las políticas europeas” y aunque Juncker se dirigía al Parlamento en un tono amable, sus comentarios dejaban entrever la tensión: “el brexit nos ha cortado algunas alas pero eso no nos impedirá seguir volando”. Lee el resto de la entrada »

Una Europa más política… ¿Una Europa mejor?

Jean-Claude Juncker, el nuevo presidente de la Comisión Europea. Crédito: EPP

Jean-Claude Juncker, el nuevo presidente de la Comisión Europea. Crédito: EPP

A los que todavía os recuperáis de los comicios europeos –que tuvieron lugar en Mayo- y la “sorpresa” de la reelección de Schulz como presidente del Parlamento Europeo: la diversión en el laberinto europeo continua.

Jean-Claude Juncker, el candidato del PPE a presidir la Comisión Europea los próximos cinco años, ha sido ya formalmente elegido. “La gran novedad” de estas elecciones dio sus frutos, en parte, ayer. Digo dio sus frutos porque, por primera vez en la historia, y tras la aprobación del Tratado de Lisboa en 2009, el jefe del ejecutivo europeo será un candidato que fue propuesto por los gobiernos de los 28 (decidieron que fuera él en el Consejo Europeo de finales de Junio) en función de los resultados de las elecciones.

En otras palabras, tras conocerse la victoria del PPE en la Eurocámara, siendo el partido con más escaños, estaba bastante claro que él sería el candidato propuesto por los gobiernos. Para convertirse en presidente de la Comisión, sin embargo, necesitaba algo más que el apoyo de los 28 –o mejor dicho 26 porque, a Cameron, Juncker no le hace ni pizca de gracia y Hungría también se opuso-. Tal como establecen los tratados necesitaba, además, ganarse una mayoría -al menos 376 de 751 votos – en el Parlamento (de ahí eso de “más poderes para el Parlamento”).

Abrazando a la mayoría

La prueba de fuego tuvo lugar ayer en la sesión plenaria en Estrasburgo. Tras un discurso que abrazaba la mayoría y con guiños a casi todas las ideologías escuchándole, Juncker consiguió el apoyo de 422 eurodiputados.

Así, durante su discurso “Un nuevo comienzo para Europa”, prometió entre otras cosas un paquete de estímulo (del que poco se sabe) que estará listo antes de marzo de 2015. “El objetivo es movilizar 300.000 millones de euros en inversión pública y privada en los tres próximos años”, dijo. Y es que aunque reconoció que hubo errores en la gestión de la crisis y que no se sale de una crisis solo con recortes, dijo preferir mirar hacia el futuro (claro) y priorizar el crecimiento.

También habló de un emplazamiento de la Troika que evalúe el impacto social que pueda tener cualquier programa, de más solidaridad en la política de inmigración, de una Comisión Europea que ejemplifique la igualdad de género, de más energías limpias y de más mercado –entre otros, mencionó un acuerdo comercial con Estados Unidos “razonable y equilibrado”.

La hipocresía revolucionaria

En el pleno, varios parlamentarios cuestionaron que él pueda ser el hombre que revolucione Europa. Y es que este casi sexagenario ha estado en primera línea de la política europea durante años. Además de ser primer ministro de Luxemburgo -ese pequeño país conocido por ser un paraíso fiscal- desde 1995 hasta 2013, ha sido también presidente del Eurogrupo desde 2005 hasta 2013 –momento en el que se han tramado y aplicado los llamados rescates- y fue una vez gobernador del Banco Mundial y el FMI.

¿Será un nuevo comienzo de verdad? ¿O será más de lo mismo? ¿Qué podemos esperar de este veterano? ¿Cuál será el efecto de la “politización” del Ejecutivo, hasta ahora, supuestamente neutral?

La semana pasada acudí a un debate sobre los retos del nuevo Parlamento Europeo, algo que viene a ser lo mismo que los retos para Europa en los próximos años. Uno de los ponentes, el economista griego Haris Golemis, dijo: “No importa cuán buenas sean las propuestas que lleguen si no hay voluntad política de verdad”. Veremos qué pasa.

 

BLANCA BLAY

@BlancaBlay

blanca.blay@gmail.com

Votar o no votar, no es esa la cuestión

Cartel en Strasbourgo. AFP

 

A una semana de las elecciones europeas lo que se vislumbra es un clima de debate sobre el papel de la UE con aroma a euroescepticismo. Ante la baja participación en los comicios anteriores, las instituciones se esfuerzan en explicar la importancia de estas elecciones. Se quiere invertir la tendencia, hacer creer que Bruselas cuenta y Bruselas decide, y es que realmente sí decide… El 80% de las leyes españolas se desarrollan a partir de marcos establecidos en Bruselas. Lee el resto de la entrada »

¿Quién dirigirá la Unión Europea?

European elections

Elecciones europeas / Foto de Geert Schneider

Hace unos años, Henry Kissinger preguntaba socarronamente: “¿Cuál es el teléfono para llamar a Europa?”. Con esa pregunta evidenciaba la falta de un liderazgo claro en la UE y de una política europea unitaria. Los arquitectos de esta querida casa nuestra empezaron a instalar la línea telefónica en el Tratado de Lisboa de 2009, y dentro de unos meses, el teléfono podría empezar a funcionar a pleno rendimiento.

No se me aburran, vamos a resumir. Desde el Tratado de Lisboa, se supone que los partidos europeos propondrán conjuntamente a un candidato para las elecciones europeas y en casa de ganar, éste se convertirá en el presidente de la Comisión Europea. Digo se supone porque lo que votaremos será una lista -abierta o cerrada en función del país- de candidatos a formar parte del Parlamento Europeo. Después, el Consejo Europeo -la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de los 28- se compromete a tener en cuenta el resultado de las urnas para nombrar al presidente de la Comisión. (Si se hacen lío con las instituciones, al final de este artículo encontrarán una explicación). Si los europeos votamos el Parlamento y a quien dirigirá la Comisión Europea que es el ejecutivo, habrá en principio más integración, más unión y un número de teléfono más claro al que dirigirse.

¿Y quiénes son esos candidatos a presidir el órgano ejecutivo de la UE? Aquí un mini perfil de algunos de ellos en este primer capítulo:

Jean-Claude Juncker, Partido Popular Europeo (PPE). Es el último que se ha sabido. Lo decidieron los miembros del PPE el pasado viernes en Dublín. Rajoy ha apostado por él en vez de por Michel Barnier, actual comisario de Mercado Interior en la Comisión Barroso. Aunque prefería al francés, ha decidido apoyar a Merkel, que apostaba por Juncker, para posicionarse y ganar después su favor en otros movimientos de fichas (todo indica a que Guindos gustaría de ser el presidente del Eurogrupo, la reunión de los ministros de Economía de la zona euro).  Juncker fue durante 18 años primer ministro de Luxemburgo, lo que lo convierte en el más veterano de Europa. Pero en julio de 2013 se vio obligado a adelantar las elecciones por un escándalo en los servicios de espionaje. Durante años, los servicios secretos del país cometieron irregularidades que el mandatario ocultó a la Cámara, según denunciaron los diputados luxemburgueses. Las más graves fueron las escuchas, que llegaron a afectar al mismísimo Juncker y al jefe del Estado, el gran duque Enrique. Además, se acusó a los servicios de inteligencia de malversación, -por lo visto se dedicaron a comprar vehículos para uso privado-, y sospechas de que aceptaron pagos a cambio de facilidades en el acceso a determinados cargos públicos. Juncker también fue Presidente del Eurogrupo y las malas lenguas dicen que es aficionado a la bebida, incluso durante las largas cumbres en Bruselas.

Martin Schulz, Partido Socialista Europeo (PSE). Ahora mismo es el presidente del Parlamento Europeo. Es el que más tiempo lleva sonando como futurible presidente de la Comisión. Tiene posibilidades: las últimas encuestas apuntan a una victoria muy ajustada de los socialistas y además es alemán. Merkel podría apostar por él en el Consejo Europeo que tomará la decisión final. Su apoyo habría que entenderlo en clave interna, porque Merkel gobierna en Alemania en coalición con el partido del que procede Schulz. Nació en Helhrath, una ciudad alemana cerca de la frontera entre su país, Bélgica y Países Bajos. La vida entre líneas fronterizas ha marcado la carrera política de este creyente de Europa. Con 31 se convirtió en el alcalde más joven de Renania del Norte-Westfalia, en el municipio de Würselen. Es un apasionado de la lectura. Fue aprendiz de librero al terminar secundaria y en 1982 abrió su primera librería en el municipio del que fue alcalde durante 11 años.

Alexis Tsipras, Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL). Algunos lo llaman el Kennedy europeo. Es el único de los candidatos que se declara abiertamente anti-troika. Su partido propone un nuevo modelo de crecimiento económico que pase por “abandonar los planes de austeridad” para evitar una “catástrofe humanitaria”. También quiere reformar la política agrícola común para garantizar la “soberanía alimentaria”. A su favor, es joven. En su contra, no tiene experiencia en las instituciones europeas. Tiene pocas oportunidades de lograr la presidencia de la CE porque su partido difícilmente logrará ganar las elecciones. Pero cosas más raras se han visto.

En el próximo capítulo, liberales y verdes.

¿Cómo funciona la UE?

Versión resumida. La UE la forma un triángulo de instituciones: Comisión Europea, Parlamento Europeo y Consejo de la UE. A estas se añade el Consejo Europeo. La Comisión es el poder ejecutivo, tiene la iniciativa legislativa, es la guardiana de los Tratados y la que puede retirar una propuesta si no le gusta lo que las otras dos instituciones acaban modificando de ella. La preside Barroso y cuenta con 28 comisarios, uno por país. El español es Joaquín Almunia, que ocupa la cartera de Competencia.

El Parlamento Europeo es la única de las tres que eligen directamente los ciudadanos en unas elecciones que se celebran del 22 al 25 de mayo. Tiene capacidad de decisión sobre el 90% de las propuestas legislativas que impulsa la CE, menos política fiscal y política exterior (sobre esta última, en realidad, la UE no tiene competencias). Las iniciativas de la CE llegan en primera lectura aquí, el Parlamento las aprueba o introduce cambios y la pasa al Consejo. En segunda lectura hace lo mismo, y si se aprueba la ley pasa ya definitivamente a los ordenamientos nacionales. España aporta 54 de los 750 eurodiputados.

El Consejo de la UE es el Consejo de Ministros. Reúne a los responsables de cada materia. Ana Mato acude -o debería, porque por Bruselas se le ve poco el pelo- al Consejo de la UE de Salud, como Cañete acude al de Medio Ambiente o de Guindos al Ecofin, que es el nombre que recibe el Consejo de Economía y Finanzas. Decide sobre las iniciativas de la CE. Sobre todas, incluidas política fiscal y exterior, no el 90% como el PE. Tiene que negociar las leyes con esa institución. En la práctica, es la institución que acaba teniendo más poder.

El Consejo Europeo es la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de los 28. Con el Tratado de Lisboa pasa de reunión a institución. Toma las grandes decisiones, económicas y de exteriores, y ha sido decisivo durante las crisis del euro. En la práctica, es quien orienta el timón de la UE.

ESPERANZA ESCRIBANO, Bruselas

@eeclaramunt