¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Buscando un Monti como recambio de Rajoy

Una especie corre desatada por los mentideros madrileños de la derecha: Mariano Rajoy no llegaría al final de su mandato, y él ya lo sabría incluso. Lo sabría tanto, que tomó la decisión la semana pasada de anunciar él en persona el miércoles 11 de julio ante el Congreso de los Diputados las medidas más duras de los recortes que iba a aprobar el Consejo de Ministros del viernes 13. En recortes anteriores, Rajoy ni siquiera había comparecido, y había dejado los anuncios fúnebres para la vicepresidenta y portavoz, Soraya Sáenz de Santamaría; los ministros económicos, Guindos y Montoro; o directamente el BOE, que aguanta el tipo los sábados mejor que nadie.

La hipótesis que amasan y vuelven y revuelven los mentideros es doble. Una, que Rajoy, obsesionado con el déficit (y presionado por la troika: UE, FMI y BCE), sigue soltando golpes con el hacha de los recortes, pero no logra que la prima de riesgo se relaje, hasta que llega un momento (octubre, dicen, por razones del calendario de emisiones y amortizaciones de nuestra deuda pública) en que España no puede financiarse, acudimos a Europa a pedir el rescate completo y el Gobierno cae. Otra, que la catarata de medidas de ajuste o recorte es tan persistente y desatada que, en efecto, logra doblegar la prima de riesgo y facilita financiación asumible para la deuda española, pero la economía, sometida a dieta de caballo, se hunde en la recesión más negra, y los ingresos fiscales también porque no hay actividad ni consumo ni empleo, y el déficit empeora y el Gobierno -ineficaz e impopular- cae como un fruto maduro.

En cualquiera de los dos casos, ¿se daría por terminada la legislatura y se adelantarían las elecciones? Puede ser. O puede que no.

Variable primera. Se le buscaría a Rajoy un recambio dentro del PP, alguien poco desgastado (luego ahora ese alguien está emboscado, dentro o fuera del Gobierno), alguien preferiblemente cercano a Aznar, para que el partido cierre filas,  y ese alguien gobernaría hasta agotar la legislatura, abominaría bastante de Rajoy (mucho más que Rubalcaba de Zapatero) y encabezaría el cartel del PP en las siguientes elecciones.

Variable segunda. Se le buscaría a Rajoy un recambio externo, fuera del partido, pero también bendecido por Aznar para que logre la investidura. “¡Un Monti! ¿Dónde tenemos un Monti, un técnico con muy alta cualificación y experiencia que haga con las comunidades autónomas, las diputaciones, la administración… lo que los políticos profesionales no se atreven a hacer?” Hasta citan algún nombre…

P.D. El autor advierte que algunos de los que ahora andan con estas especulaciones también le dieron políticamente por muerto a Rajoy tras perder las elecciones de 2008, y a la vista está que erraron de modo clamoroso.

51 comentarios

  1. Dice ser eva

    Que miedito!!
    Amenazas desde el anonimato a Arsenio?
    Te atreves a denunciarlo?
    Es que me iba a reír, con la respuesta ciudadana.
    Venga anima el verano!!
    Todavía no habéis abolido la libertad de expresión, ten calma, no te adelantes.
    Arsenio: todo nuestro apoyo.

    31 julio 2012 | 19:40

Los comentarios están cerrados.