“Si te gustan los animales tienes que entender que algunos no se pueden tener como mascota”

Fue hace cuatro veranos, en Bretaña. Paseaba con mi perra a primera hora en torno a la granja en la que nos alojábamos, rodeada de verde y apartada de todo. Tomé una curva y allí estaba, en medio del camino. Demasiado hermoso, como un espíritu de los bosques; de un rojo que resultaba aún más intenso contra la vegetación. La aparición más bella, una imagen que jamás olvidaré. Apenas me miró un par de segundos antes de salir corriendo, cruzando un prado de pastos como una flecha ardiente.

Me recuerdo reflexionando que algo tiene que estar roto en aquellos que vean tanta belleza y su impulso sea destrozarla de un escopetazo.

(GTRES)

Entiendo que los zorros protagonicen tantos cuentos y leyendas. Lo que no entiendo es que haya personas que quieran transformar esa libertad en un peluche, sepultando las necesidades de un animal así bajo sus gustos y deseos.

Hace unos años que se está popularizando el tener un zorro como animal de compañía. Lo mismo sucede con el coatí, el mapache, el suricata o el fénec. Y tal vez os sorprenda descubrir que no es nada difícil conseguir uno si tienes el capricho. Google está lleno de posibilidades, igual que de preguntas frecuentes que recibe como “¿Cuánto vale un zorro de mascota?”, “¿Cómo puedo tener un zorro de mascota?” o “¿Cómo puedo tener un zorro de mascota?”.

No lo concibo. De verdad que no me cabe en la cabeza. Teniendo animales tan adaptados a vivir con nosotros como los perros y los gatos, y que aún así suponen retos y responsabilidades que muchos no son capaces de afrontar, abrimos el campo a otros animales exóticos, con las dificultades de todo tipo que entrañan, cuya naturaleza pide campo y no casa, que pueden convertirse (ya se están convirtiendo) en problema medioambiental.

Si con frecuencia no sabemos tratar y entender a perros y gatos, ¿cómo asumir la responsabilidad de un animal del que desconocemos casi todo y que además no nació para hacernos compañía?.

Luego hay sufrimiento animal, hay abandonos y especies invasoras. Pero es que el vídeo del zorro que vi era tan mono. La celebridad que me gustaba ponía tan bonito tener un mapache…

Ana Jiménez (Myles en redes sociales) es bióloga, autora del libro Azul vivo y divulgadora científica. Ayer mismo pedía “por favor, compartid este hilo o directamente estas palabras donde podáis”. Un hilo nacido de un vídeo que se ha hecho extremadamente popular y polémico y que entronca con mis reflexiones y que, atendiendo a sus deseos, aquí os dejo esperando que llegue al mayor número posible de personas.

Los zorros no son animales domésticos. No son mascotas y no deben ser tratados como tal. Las mascotas exóticas en general son un problema bastante grave y además están cada vez más de moda, pero si empiezo a hablar de ellas no acabaré nunca, así que centrémonos.

Cuando en un primer momento critiqué el material de este vídeo, algunas personas vinieron a contarme que está grabado por una persona que se dedica a rescatar zorros de granjas de pieles y demás y a ver… Eso está muy bien. Pero no los saques de la sartén para caer al fuego. Las granjas de pieles deberían desaparecer, son extremadamente problemáticas tanto a nivel de bienestar animal como a nivel ecológico, eso no se puede discutir. Pero si vas a sacar a los zorros de la granja debe de ser para rehabilitarlos, no para mascotizarlos.

¿Por qué? Estaréis pensando que esos zorros están viviendo la buena vida y que no hay problema, pero todo esto va mucho más allá. Esto animales acaban perdiendo por completo sus comportamientos propios, se desnaturalizan en ese sentido, los tratamos como a perros. Cuando una entidad responsable, como centros de rescate tipo @CentroRainfer o los zoos modernos que tenemos en Europa rescatan animales de circos, tráfico, etc, lo que hacen es PROMOVER QUE RECUPEREN SUS COMPORTAMIENTOS NATURALES EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE, no mascotizarlos. Esto es importante por muchos motivos: que puedan socializar con otros miembros de su especie el primero, pero otro de los problemas graves aquí es que tratando a los zorros como mascotas promueves que… bueno, que mucha otra gente también lo haga.

Solo hay que entrar a los comentarios para ver cuantísima gente dice que ahora quiere tener un zorro, y aunque la mayoría lo diga sin una intención real, otro gran número de personas se va a ver capaz de cuidar de un animal silvestre que parece un perro, pero no lo es. Teniendo en cuenta que los zorros no son como otras mascotas exóticas que tienen menos problemas porque se suelen criar, esto lo que suele promover es el tráfico de animales: se capturan en su hábitat, muchos mueren, otros se venden ilegalmente, por el camino lo pasan fatal.

Y esto lo llevamos viendo por internet con una infinidad de animales silvestres (como lemures, mapaches, loros…) desde hace años, y siempre es el mismo cuento y nunca se acaba. Si te gustan los animales tienes que entender que algunos no se pueden tener como mascota.

Esto sin entrar, por supuesto, en que esta tenencia irresponsable de mascotas exóticas además puede acabar en problemas de especies invasoras que acaban con millones de animales autóctonos todos los años (gatos, cotorras…). Y luego vienen los lloros porque hay que sacrificar.

Si a la persona que graba los vídeos verdaderamente le preocuparan los zorros, no los trataría como a mascotas, trataría de que su comportamiento se renaturalizara y de que vivieran en hábitats aptos para ellos cuando no puedan ser devueltos a la naturaleza. Muchísimos zoos cada año se hacen cargo de cientos de animales de este tipo, y aunque evidentemente los cuidadores y los animales acaban teniendo una relación muy estrecha, eso no quiere decir que los traten como a mascotas, no tiene nada que ver con lo que vemos en los vídeos.

Así que por favor, si te gustan los animales, te pido que no compartas este tipo de vídeos con comentarios tipo “quiero un zorro (o cualquier animal de turno), sino que lo hagas señalando que esto no es bueno para ellos y que no están tan rescatados como parece. Esos animales muy difícilmente volverán a comportarse como zorros y a socializar como zorros, y pueden a su vez fomentar que otros animales que viven silvestres sean capturados y sufran destinos terribles. Seamos coherentes con quienes decimos ser.

 

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Que

    Los perros y gatos, tampoco nacieron para hacer compañia, haber si nos aclaramos

    27 septiembre 2020 | 7:53

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.