Archivo de marzo, 2019

La XII de Jugando Por Ellos, un evento de juegos de mesa solidario con los animales, será el 1 de junio

Doce ediciones ya. Tantas que sus organizadores han podido ver la explosión que ahora están viviendo los juegos de mesa, una afición estupenda en muchos sentidos, para niños y mayores.

Doce ediciones en las que los organizadores dedican el tiempo que no tienen para que este evento tenga lugar y pueda ayudar a los animales sin hogar, porque todo lo que recauda está dedicado a diferentes protectoras, que van variando cada año.

Id reservando en el calendario el sábado 1 de junio, si es que andáis por Madrid, porque esa es la fecha que acaban de dar a conocer para la celebración en el club de juegos de mesa Mecatol Rex de una nueva edición. Aviso con tiempo, para que no vengáis luego diciendo que ya teníais otros planes.

Y reservad todo el día. O al menos toda la mañana o toda la tarde. Menos sabe a muy poco. Hay distintos juegos de mesa para probar y disfrutar, comida casera, sorteos y mercadillo. Id con niños, que también lo pasarán bien.

Una vez más (y ya van tres) podemos decir con orgullo que contamos con Mecatol Rex de nuestro lado y que nos cederán generosamente sus instalaciones para que nos sintamos una vez más como en casa celebrando una jornada más de Jugando Por Ellos.

Llevamos ya once ediciones a nuestras espaldas y desde que comenzamos la andadura hemos entregado casi 14.000€ a protectoras de animales que necesitaban de nuestra ayuda.

Si queréis ver el resultado de la última edición, podéis acceder a nuestro blog en el que anunciamos toda la ayuda que entregamos en la edición de septiembre a las protectoras Huron Life y La Luz Animal (también podéis navegar por el blog y revisar todas nuestras actuaciones anteriores).

Así es The Doger, el café madrileño en el que se puede jugar con cachorros de perro y adoptarlos

Hace unas semanas asomó en los medios la exitosa existencia de una cafetería en Madrid en la que había cachorros con los que jugar y susceptibles de ser adoptados. Un concepto que recordaba a La Gatoteca, otro sitio madrileño en el que tomar algo en compañía y a beneficio de los gatos.

El local se llama The Doger y hace un tiempo tuve la oportunidad de charlar con uno de sus impulsores, el joven emprendedor y amante de los animales Roberto López Alaez, un informático autodidacta de 28 años, para poder contaros algo más sobre este local, cuya reforma empezó en junio, abrió a finales de diciembre “en pruebas” y que comenzó a andar el 8 de enero cosechando “un éxito absoluto”. Tan buena acogida ha tenido, que antes de ir conviene contactar y reservar.

¿Cómo surgió este proyecto, mezcla de casa de acogida, cafetería vegetariana, y espacio dogfriendly? “Mi socio y yo teníamos un pastor alemán que era celiaco. Nunca lo habíamos visto en perros y teníamos mucho problemas para encontrar veterinarios de confianza, guarderías… así que empezamos a desarrollar la plataforma digital para encontrar todo lo que necesita tu mascota en un solo sitio. The Doger comenzó así, siendo una plataforma digital, para dar servicios de mascotas”, pero pronto vieron “que había que hacer un escaparate más llamativo para las protectoras y se nos ocurrió la idea de The Doger café. Conocíamos La Gatoteca. En Japón hay muchos locales así. Y cuando estábamos abriendo supimos que en California hay un café muy parecido, pero no exactamente igual”.

La idea ha gustado tanto que tal vez, en pocos meses, haya más The Doger cafés en otras ciudades. “Nos estamos planteando abrir un segundo local en Madrid y nos han contactado de Valencia, Barcelona, Lima… Estamos haciendo como unos acuerdos de franquicia.  En lo que podamos ayudar, ayudaremos”.

Los cachorros son preciosos y les encanta jugar, pero también dormir y descansar. Para asegurarse de que tantas atenciones de extraños no les estresan, Roberto explica que tienen una valla y “solo dejamos hasta tres personas jugando con ellos y no queremos que estén más de quince minutos con los cachorros. No queremos que se saturen”. Los horarios también lo tienen en cuenta. Abren de martes a viernes de 9 a 14 y de 16 a 21 horas. Los sábados y domingos están abiertos de 10 a 21.

Cuando le pregunto cuantas protectoras colaboran con ellos me habla de catorce o quince, tres de ellas castellanomanchegas. “De hecho, estamos abiertos a ayudar a más protectoras y se han acercado, si hay alguna interesada puede escribir a info@thedogger.com”, me contaba. En su primer mes y medio lograron una docena de adopciones. ¿Cómo se gestionan?. “Entregamos el formulario de adopción que tienen las protectoras y ellas tienen que dar el ok definitivo y otras ya se fían de nosotros”. Es decir, que nadie piense que va a salir con un cachorro bajo el brazo tras pagar el café.

En el café priman a los cachorros de protectora, pero no se cierran a tener camadas indeseadas de particulares. “Estudiamos cada caso”, explica el portavoz de The Doger, que añade que “uno de los socios que tiene una explanada muy grande que estamos arreglando como protectora” e insiste en que “estamos aprendiendo de la experiencia”.

No hay perros adultos. ¿Por qué?. “Por el espacio, no caben. El local es chiquitín, tal vez en un futuro”, responde Roberto, “en segundo lugar porque necesitan más atención los cachorros y a veces no se pueden mezclar con ellos. Y en las protectoras les venía bien no tener allí a los cachorros”. Por el mismo motivo, si se va con perro no se puede pasar a la zona de los cachorros.

“Con los perros grandes  hemos abierto un apartado de donaciones para ayudar a las protectoras, para que la ayuda les llegue a ellos directamente”, añade. “Hemos hecho perfiles para las protectoras y vamos a poner una pantalla para que vayan pasando los perros adultos en adopción”.

Eso sí, no habrá perros adultos, pero sí una gata: “el dueño del local era auxiliar veterinario y ahí vivía una gata que se quedó y es la dueña del local, lleva ahí tres años”.

Hay cerca de una docena de personas implicadas en The Doger, pero “dedicados exclusivamente estamos los dos que empezamos la parte digital y tres empleadas del local. Cinco personas en total”.

Roberto es uno de los que está al pie del cañón en el café, en el que sirven bruchs vegetarianos, brownies y cervezas artesanales, resistiendo la tentación de añadir miembros peludos a la familia, “cada día me quiero llevarme un cachorro a casa” dice riendo.

Ver esta publicación en Instagram

¡Gracias @cmm_es !

Una publicación compartida de theDoger Café (@thedoger_cafe) el

‘Mastín y la chica del galgo’ enseña que el problema nunca es la raza, sino cómo educamos al perro

Javier Ruiz es escritor y bloguero animalista,; autor de las reflexiones, siempre interesantes, del blog Doblando tentáculos.

A Javier le gustó Mastín. “Creo que uno de los grandes éxitos es que la puede leer alguien de sesenta y alguien de quince, y ambos sacarán cosas positivas de ella”, me dijo. Como a mí me gustan su criterio y cómo escribe, le pedí que me hiciera el favor de redactar uno de los dos breves prólogos de la novela que estoy intentando que vea la luz por crowdfunding para ayudar a los animales. Y accedió.

Hoy os traigo ese prólogo. Lo hago para acercaros Mastín y para pediros que me ayudéis a que esta historia tenga cuerpo de papel. Es un libro que regalo a los animales sin hogar de Asturias, no espero ningún ingreso económico con su publicación, todo será para la fundación Amigos del Perro.

Sin más, os dejo con las palabras de Javier Ruiz sobre esta novela:

¿Cómo ayudarme en este cometido? Hay dos maneras. Una es, por supuesto, que seáis mecenas. Hay recompensas muy interesantes como poder poner nombre a un animal abandonado o contar con un dibujo de vuestro perro o gato de la ilustradora de la apartada, María Gago. Otra es difundirlo por redes sociales o recomendarlo por WhatsApp a aquellos que creáis que les puede interesar.

Fue un humorista americano quien nos dejó una de las mejores frases que se han dicho sobre los perros. Ese humorista era Corey Ford, un neoyorquino que atrapó gran parte de la verdad que viaja con cualquiera de estos animales en una idea muy simple: debidamente entrenado, el hombre puede ser el mejor amigo del perro, ¡y qué indiscutible es esto! Porque uno puede entrenar a un perro, enseñarle trucos, educarle, pero si hay algo que no hace ninguna falta trasmitir a nuestros peludos es a ser buenos, nobles y fieles: no hay por qué esmerarse en que sean nuestros mejores amigos, porque eso les viene de serie.

A esta novela que tienes entre tus manos le ocurre algo similar, porque a su autora también le acompaña una sensibilidad de esas que impresionan —como defensora de los animales, como madre, como activista— y que ha sabido trasladar a esta apasionante historia que, a su vez, es una lección avanzada de animalismo y humanidad.

Melisa emuló en su blog, En busca de una segunda oportunidad, una gesta que, de algún modo, la ha conectado con Dickens, Dostoievski y Hemingway; o con el Gurb de Eduardo Mendoza, el Alatriste de Pérez-Reverte o la Mirta Bertotti de Hernán Casciari, pues también Melisa se ha atrevido a recrear una novela por entregas, que, ahora, salta a la edición en papel. Y salta para hacerte pasar un buen rato, hacerte pensar y para darte la oportunidad de apoyar el trabajo de la Fundación Amigos del Perro. Pero lo sepa ella o no, estoy convencido de que su acción va a llegar mucho más lejos, y tengo mis razones.

​Con el fin de que empieces a leer con más ganas, si eso es posible, te diré que te vas a encontrar con una historia cien por cien animalista, y más importante todavía, cero por ciento mascotera. A lo largo de la narración, comprobarás lo que supone tener un perro, los esfuerzos y las alegrías, las pequeñas cosas: enseñarle a hacer pis cuando es un cachorro y buscar consuelo en vuestros paseos tras un mal día, que él o ella siempre percibirá y se acercará a colorearlo con su presencia y con un par de lametones. También acompañaremos a Martín, el protagonista, en su lucha por demostrar junto a Logan, el pitbull de la familia, que el problema nunca es la raza, sino cómo educamos al perro, y que nuestros colegas caninos envejecen como cualquiera, y que hace falta que todos nosotros nos impliquemos hasta comprender cada una de estas cosas como sociedad.

​Como novela juvenil, también es una historia que sabe hacer buen uso de la tecnología para conectarnos con el mundo en el que vivimos. Seguro que tú también has pensado alguna vez en cómo un smartphone se podría haber cargado el drama de Romeo y Julieta, y la mayoría de las historias que has leído. Aquí nadie se ha olvidado de la tecnología, todo lo contrario: el WhatsApp, las redes sociales y la búsqueda de wifi, porque no nos quedan datos, es algo que también acompaña a Martín.

Pero la novela no se va a quedar ahí, porque la historia de Martín no solo se atreve con la tecnología y la realidad social a la que nos enfrentamos en las calles y en los institutos, sino también con el acoso escolar, la educación sexual, la importancia del respeto, de empoderar la lucha LGTBI y el feminismo, y de vivir sin prejuicios, y, por encima de todo, se atreve con los grandes problemas que tienen los animales domésticos en nuestro país: viejas leyes que condenan a buenos perros (mal llamados potencialmente peligrosos), falta de penas contra el maltrato animal, el abandono y la desatención de seres que lo dan todo por nosotros, los escasos recursos de muchas perreras y protectoras, y, por descontado, también todos aquellos caminos hacia los que dirigirse para marcar la diferencia, desde el voluntariado al trabajo por y para los animales.

Mastín y la chica del galgo es una historia sobre todo lo importante que uno vive antes de cumplir los dieciocho, y a cualquier edad, porque no hay edad para la vida, y esta es una novela llena de vida. De vida y de una visión sorprendentemente amplia de cómo se viven las cosas en la adolescencia, pero también en la maternidad, entre los cheniles de una perrera y en familia, una palabra que, al igual que le pasa a Martín, los lectores y las lectoras descubrirán que alcanza mucho más de lo que imaginamos.

A la pequeña Polina la arrojaron a un canal estando a punto de parir

Otra historia de abandono y maltrato, esta vez procedente de la protectora El amigo fiel de Córdoba. Otra historia que ejemplifica la poca responsabilidad de demasiadas personas, la necesidad de esterilizar y cómo las protectoras acaban asumiendo las negligencias ajenas y los animales son los que más las sufren.

Nos superan las historias de absoluta indiferencia hacia los animales. El ser humano sorprende una vez más por su insensibilidad hacia los más vulnerables.

Esta perrita estaba tirada dentro de un canal, desorientada y sin poder salir, por suerte pudo ser rescatada. No se sabe el tiempo que llevaba allí.

Como la familia que la salvó no podía hacerse cargo de ella, hemos asumido el caso para poder darle un futuro a esta pobre.

Hoy la hemos llevado al veterinario porque nos temíamos lo peor por como estaba de gordita y así ha sido. POLINA está embarazada, a término. Pero lo malo es que no vamos a poder cortar la gestación porque dará a luz en cualquier momento. Nuestros veterinarios han valorado el riesgo y es muy alto. Por lo tanto, está clara nuestra decisión.

Hemos hecho una ecografía donde se veía el tamaño de las crías, después de la radiografía digital se ha visto claramente que los pequeños están muy grandes y a punto de ver la luz. Casi seguro que serán dos bebés, sus pequeños cráneos y columnas se ven perfectamente.

Es una complicación, si ya es difícil una adopción, ni que decir la de otros dos seres que no tenían que venir a este mundo por la insensatez de la persona que alguna vez tuvo a esta perra, la cual no le importó su destino.

Ahora solo nos queda esperar. Polina será mamá en horas y solo queremos que ocurra sin problemas, ya ha pasado demasiado esta pequeña.

Mientras que la esterilización siga siendo un capricho, no una obligación y mientras el abandono y maltrato no tengan penas ejemplares, esto seguirá ocurriendo una y mil veces. Es una vergüenza.

Polina necesitará un hogar, igual que sus dos cachorros. Y en esta protectora siempre vienen bien los voluntarios y casas acogidas para poder ayudar en casos así.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

‘Mastín y la chica del galgo’, una novela que quiere ver la luz por crowdfunding para ayudar a los perros y gatos sin hogar

Hoy vengo a hablar de mi libro, literalmente. Vengo a hablaros de Mastín y la chica del galgo una novela juvenil (para chavales a partir de unos catorce años) de 400 páginas, interesante también para adultos, que publiqué hace cuatro años en este blog por capítulos semanales.

Al fin estoy en el camino de lograr que vea la luz en formato impreso. Es una versión mejorada, revisada varias veces. Y es un proyecto muy bonito, que me ilusiona mucho y que es completamente solidario.

Todo, absolutamente todo lo que genere será para los perros y gatos de la Fundación Amigos del Perro, cuya presidenta leía sin faltar un solo día la historia mientras se publicaba.

Voy a necesitar vuestra ayuda
para que sea realidad, para que podamos ayudar a los animales al tiempo que creamos conciencia y damos a conocer la realidad de la protección animal. Hoy mismo, hace muy pocos minutos, se ha abierto el Verkami para sumar mecenas. Mecenas que aporten el dinero suficiente para poder pagar los gastos que supone llevar Mastín al papel.

Es extremadamente raro que pida algo para mí, pero esta vez voy a hacerlo. Por favor, ayudadme. Más allá de ser mecenas, necesito que ejerzáis de altavoces y recomendéis este Verkami desde vuestras redes sociales y de viva voz a los que os rodean.

Me gustaría que este libro llegase al mayor número posible de lectores porque quiero creer que puede contribuir cambiar un poquito el mundo a mejor de diferentes maneras. Estoy convencida de que con los cuentos y los libros es posible ayudar a los animales, despertando una mayor sensibilidad y respeto por ellos, que se traduce también en bondad y empatía hacia otros seres humanos. De hecho, en el libro también se recogen más valores relacionados con el respeto, la tolerancia y la convivencia vinculadas a situaciones de acoso escolar o igualdad LGTBi.


Entre las recompensas las hay tan chulas como poner nombre a uno de los animales sin hogar que llegue a Fundación Amigos del perro (os animo a apadrinarlo además) y que María Gago haga un dibujo de vuestro perro o gato tan bonito como el que veis arriba.

Argumento:

Martín tiene diecisiete años y un pitbull, un perro viejo y bueno pero que hace que muchos se cambien de acera cuando los ven paseando juntos. Anda un poco perdido sobre qué hacer con su vida. Y conocer a una nueva vecina, una chica de veintiséis años con un galgo, le conducirá a ser voluntario en una protectora y le ayudará a encontrar su norte. Los perros protagonistas son un pitbull y un galgo. No es casualidad. Embajadores de los conocidos como perros potencialmente peligrosos cuya adopción es más difícil y sobre los que pesan muchos prejuicios injustos y de los perros de caza que llenan perreras y protectoras con un futuro incierto.

La terapia con perros redujo el dolor, el miedo y la ansiedad de los niños de la UCI pediátrica del Hospital 12 de Octubre

Ha terminado recientemente una experiencia piloto, cuyos resultados acabamos de conocer. Se trata del programa de actividades terapéuticas Huellas de Colores, “el primero que ha incorporado en España las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA) en una UCI Pediátrica”. Lo hizo entre enero y febrero de este año en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP) del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid.

Es un hospital que ya ha sido pionero en la introducción de otras medidas de humanización para el paciente pediátrico crítico y sus familias, como la política de puertas abiertas 24 horas o la musicoterapia.

En total se llevaron a cabo 23 intervenciones con quince niños mayores de tres años, la mayoría ingresados por complicaciones de enfermedad oncológica y con una media de edad de 14,6 años. Todos han podido disfrutar de la compañía de perros seleccionados y entrenados, supervisados por técnicos en IAA y psicólogos de la asociación terapéutica Psicoanimal dentro de su box de paciente, salvo si sus condiciones le permitían salir de la unidad bajo supervisión.

Han sido tres los perros que se han paseado por esa unidad hospitalaria, seguro que provocando algún arqueamiento de cejas pero muchas más sonrisas: un golden retriever de siete años, Zeni, una mestiza de draghtar de ocho, Senna y una mestiza de labrador que no llega a tres, Koma. de labrador nacida en 2016). Se da además el caso de que los tres perros habían sufrido experiencias de abandono y/o maltrato antes de ser rescatados, recuperados y entrenados por el equipo de Psicoanimal.

La conclusión es que “las terapias asistidas con perros pueden reducir de forma notable los niveles de dolor, ansiedad y miedo de los pacientes pediátricos críticos”. Más pormenorizadamente, esto es lo que concluye:

El estudio, diseñado por expertos del Hospital 12 de Octubre y la Cátedra Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos, y desarrollado por la asociación de expertos en IAA Psicoanimal, aprecia diferencias significativas en los pacientes antes y después de las intervenciones con los animales en la disminución de los niveles de dolor —hasta tres puntos según las escalas habituales de medida de esta variable— la ansiedad y el miedo.

Según los expertos, se trata de una intervención que aporta a los niños un ‘respiro terapéutico’ durante la hospitalización a través de las emociones positivas que generan los perros.

“Este estudio viene a demostrar el beneficio del uso de las IAA como una forma más de humanizar los cuidados intensivos y de controlar el dolor de los pacientes con medidas no farmacológicas. Estos aspectos están adquiriendo un interés creciente debido a los avances en la medicina intensiva y la mayor supervivencia a las enfermedades críticas”, explica Alba Palacios, investigadora principal del proyecto y pediatra de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos del Hospital Universitario 12 de Octubre.

“El perro supone un estímulo novedoso y emocionalmente muy atractivo para los menores ingresados en esta unidad. Supone para ellos la ruptura de la rutina y lo que es más importante focaliza la atención en otro ser vivo, divertido, cálido y que le permite poder expresar su alegría y todo aquello que les define por ser niños y que el entorno hospitalario, la enfermedad, el miedo y el dolor pretende robarles”, afirma Nuria Máximo Bocanegra, investigadora del proyecto y directora de la Cátedra Animales y Sociedad de la URJC.

“Las IAA han demostrado numerosos beneficios en diferentes áreas de mejora de la persona. Producen beneficios a nivel físico, emocional, social, motor y cognitivo, principalmente porque son una increíble fuente de motivación. Creemos en el PERRO como apoyo en las sesiones terapéuticas y es través del VÍNCULO que se genera con los usuarios con lo que trabajamos y potenciamos las diferentes áreas de mejora”, explica Rocío Fernández Andrade, investigadora del proyecto, psicóloga clínica infantil, experta en Intervenciones Asistidas con Animales (IAA) y vicepresidenta de Psicoanimal.

El programa piloto ‘Huellas de Colores’ se ha financiado con fondos de la Cátedra Animales y Sociedad aportados por la compañía de alimentación natural para perros y gatos Dingonatura. La satisfacción global del proyecto ha sido muy positiva —9.71 puntos sobre 10— y la mayoría de los encuestados han manifestado que podría ser un hecho diferencial en la elección de hospital —3.56 puntos sobre 4—. La Cátedra Animales y Sociedad ha buscado nuevas vías de financiación que harán posible prorrogar el proyecto tres meses más, aunque el objetivo es su mantenimiento por tiempo indefinido.

Los autores de esta investigación destaca que hay poco investigado al respecto de emplear a los animales para tratar a personas ingresadas en cuidados intensivos. Mencionan experiencias en el Johns Hopkins School of Medicine de Baltimore, el Policlinico San Matteo de Pavia) y sobre todo en el Ospedale Pediatrico Meyer de Florencia (Italia), “que mantiene programas de IAA en su UCI desde hace más de diez años y confirma, además de los efectos positivos en los pacientes, que no se ha registrado un aumento de la incidencia de infecciones o enfermedades contagiosas transmitidas por los perros empleados en las intervenciones”.

El veterinario Carlos Rodríguez nos enseña a cuidar a nuestros animales de compañía en TVE en el programa de Macarena Berlín ‘+cotas’

Si hay un veterinario en España que destaque por su labor proteccionista es, sin duda, Carlos Rodríguez. Autor de numerosos libros de divulgación sobre animales de compañía, presidente de la Fundación Mascoteros y conductor del mejor y as duradero espacio periodístico sobre bienestar animal: el programa Como el perro y el gato en Onda Cero.

Él dice que no es periodista, que es veterinario, pero yo no puedo evitar pensar que es el comunicador de referencia en España en lo que respecta a promover una tenencia informada y responsable de nuestros animales de compañía. Y lo es desde hace tantos años que he perdido la cuenta. Recuerdo ser una veinteañera recién emancipada que procuraba cocinar el fin de semana a la hora que él daba sus recomendaciones por las ondas, contestando con sentido del humor y sensatez a las preguntas que le llegaban de los oyentes.

Hace unas pocas semanas que tenemos la oportunidad de ver en televisión a este hombre grande, de discurso apasionado. Se trata del programa +cotas, presentado por Macarena Berlín y dirigido por Albert Castillón, en el que también participa el rehabilitador canino Israel Pérez.

Se emite las mañanas los fines de semana. A las 9:30 de la mañana de los sábados en principio, aunque parece que disfrutan moviéndolo. Suerte que siempre nos quedará RTVE a la carta y las cuentas de twitter de sus artífices.

Es muy importante transmitir desde los medios de comunicación la importancia de ser dueños responsables, de informarse previamente sobre las necesidades de cualquier animal que vayamos a sumar a la familia, de asumir esa responsabilidad hasta el final y con todas las consecuencias. Y el programa me gusta, porque transmite precisamente eso. Incrusto tantos tuits, con pequeños fragmentos, para facilitar que os hagáis una idea.

Sus objetivo declarado es fomentar la adopción, dando cabida a protectoras de animales y explicando cómo adoptar.

También pretende desmontar falsos mitos y ayudarnos a comprender mejor a nuestros animales, así como presentarnos a animales de trabajo, que velan por nuestro bienestar.

A mí, personalmente, me parece mucho más interesante que conocer a los animales de compañía de los famosos, los animales ‘influencers’ en redes o los vídeos graciosos; otros espacios del programa, son bastante menos útiles que las partes más educativas y periodísticas.

Tal vez la principal crítica constructiva que podría hacer a los responsables del programa es que se pretende abarcar demasiado, todo el universo relacionado con los animales de compañía, y hay secciones demasiado ligeras y anecdóticas mientras que hay otras, como la del mismo Carlos, que nos dejan con ganas de más.

En cualquier caso, ojalá más espacios en televisión como éste, ojalá mejor tratados en la parrilla. El conocimiento es una herramienta importante para mejorar la situación existente en nuestro país, en el que los abandonos, el maltrato y los animales mal atendidos son moneda corriente.

Las bolas de pelo, el peligro que encierra que los gatos sean tan limpios

Tener un gato (o dos, ya sabéis que yo suelo recomendar tener una pareja bien avenida como la que ilustra este texto), requiere de informarse y satisfacer las necesidades de estos animales. Por ejemplo rascadores disponibles de su agrado; entornos que les estimulen pero sean seguros para evitar caídas; alimentos de calidad porque con la edad sus riñones se resentirán de no ser así.

También que tomemos medidas para evitar que se formen bolas de pelo, potencialmente muy peligrosas y más frecuentes en los ejemplares de pelo largo.

Los gatos, y está vinculado al hecho de que sean cazadores solitarios que atrapan a sus presas al acecho, quieren estar limpios. La manera que tienen para acicalarse. La segunda actividad a la que más tiempo dedican tras dormir, es emplear la lengua y las patas delanteras.

Su empeño por estar limpios propicia que muchos gatos domésticos no hayan necesitado un baño jamás en toda su vida. De hecho, si vemos que nuestro gato no se asea suele ser síntoma inequívoco de que se encuentra enfermo y hay que acudir al veterinario inmediatamente.

De tanto lamerse, los gatos acaban ingiriendo pelo muerto que forma bolas en el aparato digestivo. Cuando son pequeñas suelen ser vomitadas o eliminadas con las heces, pero si son demasiado grandes pueden provocar una oclusión intestinal que conducirá a la muerte del animal a menos que se intervenga quirúrgicamente.

Hay diferentes maneras de evitarlo. Una es ayudarle con cepillados frecuentes, sobre todo en el caso de los que tienen pelo largo. Otra es suministrarle periódicamente hierba gatera o malta (en pastillas o jarabe), que facilitan la eliminación natural de las bolas de pelo. Y también hay piensos que incluyen compuestos que facilitan ese tránsito.


Igor y Tizón necesitan encontrar una familia definitiva.

Al principio son algo tímidos, van juntos a todas partes y casi nunca se separan, pero con paciencia y amor conseguirás su confianza. Su adopción conjunta sería ideal ya que están muy muy unidos. ¡Los hermanos Halloween de Equipo Bastet están buscando a su familia definitiva!

Se encuentran en Murcia, pero se pueden enviar a otras provincias. Se entregan con chip, vacunas, desparasitados y castrados.

Contacto: adopcionesbastet@gmail.com

En la protectora de Lugo necesitan ayuda, se han juntado con casi cuarenta cachorros

Las perreras y protectoras no son un buen lugar para los cachorrros. Están más expuestos a enfermedades y a inclemencias y faltos de los estímulos que necesitan para crecer equilibrados. Por eso urge siempre encontrar casas de acogida temporales o adopciones definitivas para ellos.

Con estos calores fuera de tiempo, parece que las camadas primaverales se están adelantando y la protectora de Lugo es, por desgracia, más que consciente de ello. También de que el verdadero culpable no es el calor, sino la irresponsabilidad de muchos dueños, que no esterilizan, no controlan a sus perros y luego abandonan, “no paramos de ver abandonos de cachorros sin importar edad, camadas enteras y hembras preñadas”.

Teodoro al sol, esperando un hogar.

La cuestión es que desde Lugo me escriben pidiendo ayuda urgente porque tienen una “saturación de cachorros y camadas” y necesitan acogidas y adopciones. Las acogidas tienen que ser solo en Lugo, pero las adopciones pueden ser en toda España.

Actualmente en la protectora hay cuatro madres con sus respectivas camadas, hermanos que fueron abandonados sin madre y tambien algún cachorro suelto, seguramente regalos que no acabaron bien.

¡Hablamos de casi cuarenta cachorros! Y limitándonos sólo a los menores de cuatro meses. Es una locura. También hay dos recien llegadas a puntito de parir por lo la casa se agrava.

Queremos mandar un mensaje de auxilio, estos cachorros si crecen en un canil enfermarán y tampoco tendrán la socialización que necesitan para ser adultos equilibrados.

Aunque las acogidas solo pueden ser en Lugo por temas de controles y revisiones veterinarias, la adopción puede ser en cualquier parte, por lo que si alguien está interesados podrian adoptarlo cuando tengan la edad oportuna (siendo también más facil encontrar acogida en Lugo durante este tiempo si ya estan reservados).

Geno y Gena

Hay cuatro nolitos de raza pequeña (la madre pesa aproximadamente 10 kilos), ocho doris mestizos de pastor, cuatro agys medianos, cinco framis mestizos de pastor, cuatro furquis mestizos de labrador, dos iaguiños mestizos de pastor, los medianos Geno y gena, cinco teodoros también medianos y Mudo, un cruce de pastor.

En definitiva, estamos súper colapsados.

Cualquier persona que esté interesada en adoptar un cachorro o acoger (si es de Lugo) que envíe un email a lavisanchez@yahoo.es o contacte por facebook
https://www.facebook.com/protectoralugo/ o Instagram @protectoralugo

Joven y con un carácter perfecto, pero no encuentra hogar por ser atigrado

Los perros negros y atigrados tienen mucho más difícil encontrar un hogar. No es la primera vez que os lo cuento. Las protectoras lo tienen más que comprobado.

Su color llama menos la atención a los potenciales adoptantes, que con demasiada frecuencia se rigen por criterios estéticos y no pensando en otras características del animal que asegurarían el éxito en nuestra relación con él.

El color de Tigre es la única razón que desde Perrigatos sin fronteras encuentran para explicarse que aún no haya logrado una familia. Me cuentan que pese a ser joven, tener un carácter estupendo y un tamaño tirando a reducido, todos factores a su favor, “no hemos conseguido nada. Nadie se ha interesado en adoptarlo”.

Por eso Tigre asoma hoy a este blog, a ver si forzamos su buena suerte, porque lo merece.

De nada vale que sea un perrito bueno, obediente, muy sociable, cariñoso, mimosete a más no poder, que se lleva bien con otros perros y con niños. Es un perro diez (sin exagerar), un perrito que solo quiere dar amor. Pero parece que todo esto de nada vale, porque nadie ha preguntado por él, nadie se ha fijado en él. ¡No lo puedo entender!. Él es todo lo que cualquiera quisiera en un perro.

Tigre aún no ha cumplido los dos años. Fue abandonado porque no era lo suficientemente bueno para cazar. Desde entonces ha tenido que vivir en varios sitios (lo que también demuestra su capacidad de adaptación y lo agradecido que es), hasta que por fin hemos conseguido una casa de acogida para él.

Ahora está descubriendo lo que es un hogar, aunque prestado. Por eso buscamos para nuestro Tigretón su propia familia, la mejor familia porque él lo merece, su final feliz.
Ahora convive con dos perros y un niño, y se porta muy bien.

Tigre está en Madrid y se entrega con cartilla, chip, vacunas al día, esterilizado y con contrato de adopción.

Contacto: perrigatossinfronteras@gmail.com 670959688