¿Devolver un perro por ser demasiado bueno?

Parece un chiste, pero no lo es. Lo cuentan los medios estadounidenses porque ha pasado en un refugio de Arizona. Los brevísimos dueños de este mestizo querían un animal que supusiera un reto, no uno tan estupendo.

En la imagen le tenéis y así lo cuentan explicando que vuelve a necesitar un hogar:

Soy Binx, y soy demasiado bueno para un perro. ¡En serio! Fui adoptado y devuelto a las 48 horas, con notas diciendo que estoy ya entrenado para hacer pis, soy bueno con los niños, es divertido jugar conmigo y me llevo bien con otros perros en la casa.

Decidieron que querían un perro que fuera más un desafío, y creo que la única parte desafiante de mí es lo devastadoramente guapo que soy.

(Arizona Animal Welfare League & SPCA)

Valga la historia de Binx para dos cosas. La primera es mostrar que en los refugios hay perros perfectos, estupendos, que adoptar dejándose asesorar por los voluntarios es la mejor idea para dar con un compañero ideal además de salvar a dos animales: al que hemos dado un hogar y a otro que podrá ocupar su hueco en la protectora.

La segunda es que hay gente que no se da cuenta del compromiso que es adoptar un animal y que abundan las excusas peregrinas para abandonar. Si se va a adoptar, hay que ir bien consciente de que hablamos de un ser vivo y que hay que asumir la responsabilidad que supone.

También vale para aquellos que quieran comprar (siempre preferible la adopción, es la opción más solidaria). Comprar no es garantía de que no vaya a haber arrepentimientos o abandonos posteriores.

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser A VER SI HAY MÁS SUERTE

    Eso; a ver si esta gente tiene más suerte la próxima vez, y les sale un perro que les cague y les mee por todas partes, les destroce la casa, y … (bueno, ni en broma voy a aludir a que les muerda y ataque y tal, porque eso pasa a menudo y no es cosa de broma, no, es muy trágico y doloroso).
    Claro que un perro es un “ser vivo”; pero se abusa de ese argumento. ¿Acaso todo “ser vivo” tiene “derechos”? ¿Sí? Porque también son “seres vivos” las cucarachas, y las gaseamos; o las lechugas, y nos las comemos. ¿No son “seres vivos”? ¿Por qué nol lucháis por sus “derechos”? ¿Dónde ponéis el límite, queridos?
    Hablad con propiedad, animalistas: no pretendéis “derechos” para los “seres vivos”, sino SOLO para los “seres vivos moooooonos”.
    Sois la incongruencia hecha movimiento social.
    Por eso tenéis tan buena acogida en el sector más tarado de esta taradísima Sociedad.

    23 octubre 2018 | 11:21

  2. Dice ser 5min

    @a ver si hay más suerte… Tú sí que estás tarado, si no consigues ver la diferencia entre un perro, una cucaracha y una lechuga. Madre mía lo que hay que leer.

    23 octubre 2018 | 14:20

  3. Dice ser a 5min

    La diferencia la veo; pero también veo lo que tienen en común: SON SERES VIVOS.
    ¿Cuál es, según tú, la razón de que el trato haya de ser diferente?
    ¿Por qué unos han de “tener derechos” y otros no?
    Gracias anticipadas por ilustrarme

    23 octubre 2018 | 17:25

  4. Dice ser Perrito

    Los sectarios idolatras abrazaperrhijos tampoco ven la diferencia entre un niño o bebé y un perro. Según ellos están al mismo nivel. Asquerosa gentuza.

    23 octubre 2018 | 19:25

  5. Dice ser Fer

    Adoptar es comprar a una “asociación”.

    Lo suyo antes de comprar el animal a la asociación es pedir las cuentas anuales para ver como se gasta el dinero.

    Al final del día así es el tema.

    Hay muchas muy loables pero hay gente pa to, que se dice por ahí.

    También están los juzgadores profesionales que empujan a la gente a las tiendas.

    Los hay.

    23 octubre 2018 | 19:35

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.