BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Un verano de silencio por la muerte del agente forestal en la Palma

Por Pedro Díaz Fernández

El pasado cinco de agosto, los agentes medioambientales mantuvimos un minuto de silencio por el compañero devorado por las llamas en La Palma. Raro es el año que no hay algún fallecido. Muertos a los que no nos quitamos de la cabeza en unos días.

Visión desde el espacio del incendio de la isla de la Palma.

Visión desde el espacio del incendio de la isla de la Palma (NASA).

La mayor parte de la gente, por lo menos en el momento de conocer la tragedia, también busca respuestas. En esta ocasión, una imprudencia ha acabado con la vida de un hombre y ha destrozado a una familia, porque a la pérdida se suma una despedida desgarradora. No es necesario entrar en detalles, tan solo imagínense lo que supone morir abrasado intentando huir de las llamas.

Pero aunque el problema de los incendios es demasiado complejo, confío en que la sociedad vaya dando una respuesta. Ya lo está haciendo. Pocos se dejan engañar con los embustes y la demagogia de la política contra incendios, y empujón tras empujón, denuncia tras denuncia, organizaciones civiles y personas anónimas van consiguiendo pequeñas mejoras en la realidad que vivimos: falta de medios y precariedad laboral. Porque aunque se empeñen en convencernos, la miseria política no es ningún reflejo de la sociedad.

Otra pregunta es el por qué y quiénes inician esta destrucción. Aquí tampoco podemos dar una sola respuesta, pero deberíamos ser conscientes de que todos formamos parte de la solución. Hay quien aún desconoce que es el responsable de alguno de los grandes incendios causados por una colilla, otros no imaginan que una pequeña chispa provocada por una desbrozadora, una radial… puede transformarse en un volcán en cuestión de segundos.

Si hay muertes especialmente crueles, estas son las que no tienen respuesta. Son las de esos fuegos intencionados sin una razón aparente. Algunos apuntan a alguna patología. En estos individuos suele darse la delirante creencia de tener el poder de acabar con cientos de hectáreas de bosques, movilizar aviones, helicópteros y hasta el mismísimo ejército, confundiendo un fenómeno de la naturaleza con la estupidez de provocarlo. Dudo de que alguno lea estas líneas ni de que las entienda, por eso es necesario de nuevo la implicación social: nunca justifiquen los incendios, no los banalicen ni bromeen con ellos en conversaciones de bar, avergüencen a quienes lo hagan, no se lo permitan.

Ayúdennos a ampliar este minuto de silencio durante todo el verano, que no suene una sola alarma de incendio, ni un solo helicóptero de extinción, háganlo por la memoria de Francisco José Santana y por respeto a su viuda y a sus cinco hijos; háganlo por los setenta muertos en incendios forestales desde el año 2000, algunos de ellos en León; háganlo por nuestra propia vida, la de todos los que trabajamos en el operativo contra incendios forestales, y por nuestras familias.

2 comentarios

  1. Dice ser Clarisa

    Gracias por este artículo. La cosa más triste es quemar la naturaleza sin motivos. ¿Qué ha hecho ella, sino darnos Vida? Y de paso, privarnos de esas vidas maravillosas que luchan por salvarla.. Me parece que la conciencia humana no tiene ni idea de lo que es la Naturaleza. Quizá cuando lo sean… “Cuando seas naturaleza”.

    06 Agosto 2016 | 13:41

  2. Dice ser José Mª Moriche Ibáñez

    ¡¡LA JUNTA DE ANDALUCÍA HA VUELTO A RECORTAR EN PREVENCIÓN DE INCENDIOS!!
    .
    …Tiene toda la razón, amigo Pedro. Esa tragedia se podía haber evitado si se hubiera invertido más dinero y efectivos en el cuidado del monte. No ha sido así y he aquí la consecuencia: ‘’una vida menos y una tragedia familiar más’’. Porque, en efecto, todo se resume a eso, a la irresponsabilidad de nuestros políticos, a’’ la falta de medios y a la precariedad laboral’’.
    .
    …Por desgracia, esa irresponsabilidad política en procurar una gestión forestal sostenible también se da en otras comunidades autónomas. Caso, por ejemplo, de Andalucía, donde su presidenta, la señora Susana Díaz Pacheco, apenas ha dado pie con bola en su primer año de gobierno. A hecho pocas cosas y esas pocas las ha hecho muy mal, debido a su escasa preparación política, su ignorancia en temas medioambientales, prepotencia y obsesión por los recortes, que después achaca, como siempre, al PP.
    .
    …Y es que su escasa preparación y diplomacia (más vasta que un arao) para hablar con la oposición le ha llevado al permanente bloqueo de las 135 medidas anunciadas hace ahora un año. Fíjese, de las 135 medidas que prometió a los andaluces, apenas ha cumplido 14, estando aún en marcha 73. Por supuesto ninguna dedicada a la gestión activa de los bosques y a la protección de los espacios protegidos durante estos meses de más calor. ¿Por qué? Pues sencillamente por su ignorancia, atraso cultural y porque vale un dinero que ella prefiere ahorrar.
    .
    …Y, ¡ojo!, la Junta de Andalucía será todo lo socialista y de izquierdas que ella se declare, pero, a la hora de la verdad, no muestra tener ninguna sensibilidad en temas ecológicos, laborales o sociales. De hecho, el Gobierno andaluz lidera los recortes en Sanidad, con un tijeretazo de 1.400 millones de euros menos. Y lo que eso implica: menos camas hospitalarias, aumento de las listas de espera, la disminución de las infraestructuras sanitarias y la pérdida de 7.265 puestos de trabajo en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), según ha manifestado recientemente la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO-A.
    .
    …Pero no queda ahí el giro a la derecha de esta señora (por cierto sin estudios, ni el Bachillerato tiene, y siendo una de las máximas implicadas en el caso de los ERE fraudulentos y cursos de formación, cuyo juicio aún sigue en curso). Qué va. También ha recortado en Educación y en empleados públicos. Se ha ahorrado por la cara más de 17.700 funcionarios en Andalucía, un sector que hace aquí mucha falta, pero mucha. ¡Y ahora parece que estamos en Sudáfrica! ¡Las colas de atención al público en la Administración, Sanidad, Justicia… llegan hasta la calle! Es una vergüenza.
    .
    …Como usted comprenderá, una presidenta así poco o nada va a invertir en trabajos de prevención de incendios forestales. Y cualquier día nos esperamos alguna tragedia como la de Palma. Es lo que usted dice, ‘’la miseria política’’.

    09 Agosto 2016 | 0:27

Los comentarios están cerrados.