BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

La generación de la Enciclopedia Álvarez

Por Pedro Serrano

Un grupo de estudiantes leyendo (Forbes).

Un grupo de estudiantes leyendo (Forbes).

Pertenezco a la generación de la Enciclopedia Álvarez. Enciclopedia que, de 1954 a 1966, el régimen franquista utilizó en las escuelas para enseñar y hacer proselitismo ideológico, resaltando los valores políticos, religiosos y patrióticos y mostrando de forma negativa la Segunda República española y las ideologías de izquierdas. Una enciclopedia que, en la materia de Historia, mostraba la Guerra Civil como una cruzada contra los rojos y justificaba el golpe de Estado contra el gobierno de la República denominándolo “Glorioso Alzamiento Nacional”.

La historia contrajo una deuda con aquella generación que sufrió la precariedad económica e intelectual de un régimen totalitario, pues, con suerte, íbamos a la escuela desde los seis hasta los catorce años y no disponíamos de otra verdad u otra ventana al mundo que no vinieran de dicha enciclopedia, del catecismo o de los maestros y clérigos proporcionados por el régimen. Aquellos años, de deficiente y escasa preparación, nos dejaron incapacitados para afrontar nuestro futuro con solvencia. No obstante, gracias al coraje, la llegada de la democracia y a algunas clases de adultos, algunos pudimos afrontar la vida personal y profesional con un éxito nada desdeñable.

Ahora, recién jubilado, y como si la historia quisiera saldar definitivamente aquella deuda, se me ha concedido el honor de poder matricularme en el Programa Interuniversitario de la Experiencia, en el Campus Miguel Delibes de Valladolid, que tiene como finalidad dar a las personas mayores de 55 años la posibilidad de acceder a la cultura y la ciencia como una fórmula de crecimiento personal. Ahora tengo el orgullo y el privilegio de tener un hijo a punto de terminar la carrera de Historia y profesores que me cuentan la versión no manipulada de aquel negro y triste pasaje de nuestra historia.

 

 

3 comentarios

  1. Dice ser Fran

    Estimado don Pedro, por sus explicaciones podemos extrapolar que nació en 1950, veinte años antes que yo. Tuve la suerte de pasar mi etapa escolar por EGB y BUP, que a mi juicio ha sido el mejor plan de estudios que ha tenido este país, cuya educación ha sido destruida por los planes socialistas posteriores.

    Pero hace ya 40 años que no existe el régimen nacionalcatolicista. Aburren ya los textos revanchistas después de tanto tiempo. Yo en 1980 iba a la biblioteca pública con 9 años y en esa edad tenía a mi disposición decenas de libros de historia, geografía, anatomía, matemáticas, astronomía. Sí, era un niño “repipi” interesado en la ciencia… pero la cultura estaba disponible para todos hace 30 años.

    ¿Estaba usted incapacitado, según sus propias palabras, hace 30 años?

    18 Febrero 2016 | 13:19

  2. Dice ser Yo Discrepo

    Para aclarar a algunos, decir que en 1980 ya estábamos en democracia. Por lo demás, yo tengo 58 y he estudiado los dos libros de Álvarez, el libro Verde y el libro Azul, dicho esto, decir que todavía los tengo (sin pastas el azul).
    ¿Que aprendíamos con ellos?, lo más básico, el resto dependía de “los maestros” y lo entrecomillo, porque eran duros maestros que en muchos casos no escondían su origen falangista, sobre todo cundo tocaba hablar de Formación del Espíritu Nacional, que eso sí que era ideología.
    Esto no es revanchismo, es la realidad de los que nacimos en los cincuenta; ¡Ah! y me sé la letra del Cara al Sol y de Montañas Nevadas que como todos sabemos, no son canciones de Eurovisión

    18 Febrero 2016 | 16:36

  3. Dice ser Ana Morales Alcaide

    LA GENERACIÓN DE LOS ANAYA Y BRUÑO
    .
    …Amigo don Pedro, soy un gran admirador de usted. Le he leído mucho en 20Minutos y ¿sabe? Escribe usted muy bien. Nadie diría que naciera en el Antiguo Régimen, donde había tanto analfabetismo y tanta pobreza (según algunos). Tiene usted buena técnica literaria; sencillez, claridad, concisión. Y sus artículos son propios de un escritor comprometido y crítico. De un escritor de tripa, como se suele decir. Si eso lo aprendió gracias a la Enciclopedia Álvarez, bienvenida sea la Enciclopedia Álvarez.
    .
    …Por otro lado, asegura usted que ese librote exaltaba los ‘’valores políticos, religiosos y patrióticos, mostrando de forma negativa la Segunda República española y las ideología de las izquierdas.’’ Que mostraba la Guerra Civil como una cruzada contra los rojos, justificaba el golpe de Estado y el ‘’Glorioso Alzamiento Nacional’’. Y ¿Qué? Todos los regímenes políticos han tenido su propaganda impresa en los libros, ¿acaso hoy no sigue pasando lo mismo?
    .
    …Sin embargo, no me creo que los curas no le enseñaran las cuatro reglas. A leer, escribir, pensar sobre el hombre y el mundo. A ser una persona valiente y decidida. Yo creo que sí. Y eso es mucho más que lo que saben hoy nuestros jóvenes. Algunos incluso con carreras.
    .
    …Mire don Pedro, aquí un servidor vio la luz en 1974, cuando Franco ya tenía Parkinson y su médico, el doctor Pozuelo Escudero, lo hacía desfilar por la consulta con un plumero de servienta. Me tocó ir al colegio en el llamado Nuevo Régimen, el régimen del 78, años 80, a un colegio público prefabricado, gratuito, masificado y laico. Sus profesores no tenían ninguna formación docente, ya que por aquel entonces no existía el CAP (Curso de Adaptación Pedagógica), ni habían aprobado ningunas oposiciones. Entraron por bolsa y enchufe y la educación que tuvimos no pudo ser más desgraciada.
    .
    …En nuestros libros (Anaya, Bruño, Aristos, Sopena) también nos vendían la burra de que los políticos de la Transición eran poco menos que nuestros salvadores y la Democracia la panacea de la felicidad. Y usted sabe perfectamente que no, que todo eso era propaganda política del nuevo régimen. Nos manipularon a través de las escuelas subvencionadas, los libros de texto, la política del miedo (‘cualquier tiempo pasado fue peor’) y la televisión pública, controlada por los socialistas (García Tola, Pilar Miró, Enric sopena, Calviño, Mª Antonio Iglesias, Luis Solana, Candau).
    .
    …Pasamos del catecismo, los militares y los monaguillos a la Constitución del 78, los políticos y los sindicalistas. La Constitución no garantizaba los derechos fundamentales de los ciudadanos (vivienda y trabajo), compraba a los jueces e introducía nuevas castas políticas (corrupción, puertas giratorias). Con los sindicalistas llegó el enchufismo de afiliados y amiguetes a las instituciones públicas, colegios y delegaciones. Mientras tanto, subía el paro, se creaba el INEM y cada poco tiempo aparecía una nueva reforma educativa de peor calidad (LODE, LOGSE, LOPEG, LOE). Sin embargo los políticos y la tele seguían gritando: ‘’Sois unos afortunados… Os hemos dado la Libertad! ¡Qué más queréis, ingratos!’’ ‘’¡Libertad, libertad, sin ira, libertad!’’
    .
    …Pero la verdad era muy otra. Los de nuestra generación no sabemos ni las cuatro reglas. Ni Historia, ni idioma extranjero ni culturilla general. Somos unos ignorantes que nos metemos en una universidad pública (universidades del pelotazo, sin prestigio ni calidad formativa), sólo para obtener una titulación con la que opositar después. Pero casi todos iremos al paro, no trabajaremos en la vida o tendremos un empleo basura sin derecho a futura pensión. Y todo por tocarnos vivir en esta falsa democracia, donde aún los Anaya y Bruño nos ocultan ‘’este negro y triste pasaje de nuestra historia.’’

    19 Febrero 2016 | 10:18

Los comentarios están cerrados.