BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Desde hace al menos unos 500 años

No suele venir en las antologías, pero éste es en mi opinión uno de los grandes poemas en lengua castellana. Leedlo atentos, no tiene desperdicio:

Sola estoy en la mi cama

namorando mi cojín;

¿quién será ese caballero

que a mi puerta dice: «Abrid»?

—Soy Bernal Francés, señora,

el que te suele servir

de noche para la cama,

de día para el jardín.

Alzó sábanas de holanda,

cubrióse de un mantellín;

tomó candil de oro en mano

y a la puerta bajó a abrir.

Al entreabrir de la puerta

él dio un soplo en el candil.

—¡Válgame Nuestra Señora,

válgame el señor San Gil!

Quien apagó mi candela

puede apagar mi vivir.

—No te espantes, Catalina,

ni me quieras descubrir,

que a un hombre he muerto en la calle,

la justicia va tras mí.

Le ha cogido de la mano

y le ha entrado al camarín;

sentóle en silla de plata

con respaldo de marfil;

bañóle todo su cuerpo

con agua de toronjil;

hízole cama de rosa,

cabecera de alhelí.

—¿Qué tienes, Bernal Francés,

que estás triste a par de mí?

¿Tienes miedo a la justicia?

No entrará aquí el alguacil.

¿Tienes miedo a mis criados?

Están al mejor dormir.

—No temo yo a la justicia,

que la busco para mí,

ni menos temo criados

que duermen su buen dormir.

—¿Qué tienes, Bernal Francés?

¡No solías ser así!

Otro amor dejaste en Francia

o te han dicho mal de mí.

—No dejo amores en Francia,

que otro amor nunca serví.

—Si temes a mi marido,

muy lejos está de aquí.

—Lo muy lejos se hace cerca

para quien quiere venir,

y tu marido, señora,

lo tienes a par de ti.

Por regalo de mi vuelta

te he dar rico vestir,

vestido de fina grana

forrado de carmesí,

y gargantilla encarnada

como en damas nunca vi;

gargantilla de mi espada,

que tu cuello va a ceñir—.

Nuevas irán al Francés

que arrastre luto por ti.

Ya veis. Parece al principio un poema erótico (con ese sorprendente “namorando mi cojín” del segundo verso), luego un vodevil… hasta que descubrimos casi al final que es una tragedia (el asesinato de una mujer, Catalina, a manos de su marido) contada a tres voces: la de la víctima, la de un narrador innominado y la del asesino.

Estremece el final, las metáforas del asesino para decirle a Catalina que la va a degollar con su espada, y que el luto no lo llevará él, sino su amante.

No se sabe su autor, ni siquiera cuándo se escribió. Parece que hubo un capitán Bernal Francés en tiempos de los Reyes Católicos, lo que indicaría que el romance es de finales del siglo XV.

Hace, por tanto, unos 500 años ya morían aquí mujeres a manos de sus maridos. Como ahora.

3 comentarios

  1. Dice ser David

    Y las que seguirán cayendo. Que en esto del amor y de los celos los seres humanos dejamos de serlo (las dos cosas, seres y humanos). Esta vergüenza nos perseguirá hasta que la sexta extinciòn masiva nos borre de la faz de la Tierra.

    01 Octubre 2005 | 21:50

  2. Dice ser Prof. Lincoln Alayo Bernal

    LOS CELOSProf. Mg. Lincoln Alayo BernalTanto el “celo” como los “celos” vienen de la raíz griega que significa preocupación por algo que se considera propio.Así, se muestra celo por hacer bien un trabajo, por defender una propiedad, por la propia honra. Pese a lo difícil que resulta definirlos¿son emociones? ¿son sentimientos?. Se les ha catalogado cómo “el temor de perder a alguien”.Dentro de la gran variedad, los más difíciles de soportar, dicen los especialistas, son los sexuales, porque en ellos entra en juego muchas cosas. Miden la propia estima, lo bueno o lo malo de una relación.En lo que si hay consenso es en que los celos son una de las emociones más corrientes, pero también una de las más disfrazadas o ocultables.Desde Aristóteles para adelante ha existido preocupación por definirlos:“forma perversa de placer”, “temor a la pérdida”, “orgullo herido” “deseos de venganza”.Existe, sin embargo, coincidencia en dos componentes comunes de celos. Ellos son un sentimiento de orgullo herido y una sensación de derecho de propiedad violada. También inseguridad y dependencia.Lo que si se discute es que si son instintivos o aprendidos; es decir, la consecuencia de una experiencia vital de una persona o el resultado inevitable de la vida en sociedad.Según diferentes estudios se ha comprobado que los hombres tienden a negar sus celos o a expresarlos mediante cólera y violencia. El hombre celoso es, de alguna manera, el antihéroe porque muestra signos de debilidad.Las mujeres por su parte, tienen a reconocerlos, los internalizan, echándose la culpa así mismas y se fijan en el aspecto emocional. Las mujeres celosas se meten ellas mismas en peligro: sospechan… Buscan… Interrogan…, no para prevenir sino para verificar lo que creen saber ya. Sin los celos, los detectives privados se morirían de hambre.Hay situaciones que provocan celos en una sociedad pero pueden no provocarlos en otra y los modos de expresarlos varían según los pueblos y sus culturas. Así el préstamo de sus esposas que hacen los esquimales como señal de acogida a sus visitantes, no es una costumbre muy universal.A medida que los celos pasan en la vida de una persona; este demuestra un nivel de madurez emocional, usando para si el beneficio de aprovecharlo como un medio para conocerse y tener una salida positiva en su vida.Intentar conocer los celos, comprenderlos, es conocerse así mismo; intentar dominarlos es alcanzar el autocontrol. “Si quiere sentir menos, celos provoque menos celos”.Agosto 2006.Prof. Lincoln Alayo BernalCentro de Capacitación y Prevención para el Manejo de Emergencias y Medio Ambiente S.O.S. Vidas Perú / Desde 1990 prevencionpe@yahoo.comSomos una institución consultora y asesora privada de carácter técnico, científico y académico, reúne a profesionales de todas las áreas. Nuestra visión es forjar una cultura de prevención de emergencias en toda empresa y/o Institución; a través de la Gestión del Riesgo, El Desarrollo Sostenible, la Administración de Emergencias y la Educación.Prof. Mg. Lincoln Alayo Bernal. (43 años) DNI 10542761Licenciado en Educación, Especialidad Ciencias Sociales , Maestría en Educación con Mención en Gestión Educativa, de la Universidad Cesar Vallejo , Región La Libertad Trujillo – PERU Especialista en Defensa Civil , Especialista en Gestión de Riesgo por mas de 20 años. Ex Bombero Voluntario y ex Director de Socorro de La Cruz Roja peruana Filial Ancash a la fecha Director Académico del Centro de Capacitación y Prevención para el Manejo de Emergencias y Medio Ambiente S.O.S. Vidas Perú .Cuenta con casi cuarenta publicaciones de folletos, cartillas y manuales sobre prevención de Incendios, Terremotos, Bio Terrorismo, Terrorismo , Armas Químicas , Primeros Auxilios Psicológicos. Publicaciones en diferentes revistas y medios escrito a nivel nacional e internacional entre otros temas Formador e instructor de Brigadas de Primera Respuesta en Universidades de La Libertad – PerúMayor información Buscar en google con el nombre de Prof. Lincoln Ala

    08 Agosto 2006 | 01:25

  3. Dice ser Prof.Lincoln Alayo Bernal

    La reducción de desastres empieza en la escuelaUn aporte de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Rojay Media Luna Roja – Delegación Regional para América del Sur.Los niños y las niñas se encuentran entre los grupos más vulnerables durante la ocurrencia de un desastre; las escuelas son, en muchos, casos utilizadas como refugio ante el desastre; la educación sobre el riesgo de desastres y la seguridad de edificaciones escolares son dos de las áreas prioritarias para el Marco de Acción de Hyogo 2005-2015 y los Objetivos de Desarrollo del Milenio y nuestro mandato según lo define nuestra Agenda Global es “Aumentar la capacidad de las comunidades locales, la sociedad civil y la Cruz Roja y la Media Luna Roja para abordar las situaciones de vulnerabilidad más urgentes.”Milagros López MarrerosOficial Regional de Reducción de Riesgos ComunitariosDelegación Regional para América del Sur Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Rojawww.cruzroja.org http://www.ifrc.orgDesastres no son naturalesLos terremotos, lluvias, huracanes y las erupciones volcánicas son algunos de los fenómenos naturales que siempre han estado presentes en el planeta. Su impacto sobre las poblaciones y la destrucción que generan a su paso, son resultado de factores preexistentes en la comunidad determinados por la situación de vulnerabilidad en la que viven miles de hombres y mujeres debido a la pobreza y a la inexistencia o debilidad de políticas de prevención, lo que ocasiona que estas amenazas se conviertan en desastres. Pero los hombres y mujeres también generamos desastres; los grandes incendios y los accidentes químicos son dos ejemplos de desastres “antrópicos” o producidos por los humanos.Educar es prevenirCuando las poblaciones conocen las amenazas a las que están expuestas –y sobre todo- sus capacidades y recursos disponibles para enfrentarlas, aumentan sus posibilidades de prevenir el impacto de los desastres causados por las personas o por fenómenos naturales. Todos los esfuerzos educativos que tengan como objetivo la prevención de los desastres, son una apuesta por el desarrollo y por la vida. Entre mayor sea la educación y organización de una comunidad, mayores serán sus capacidades para prevenir, reducir, mitigar y recuperarse de los efectos de los fenómenos naturales.Prevenir es transformarTodas las iniciativas de prevención permiten a las comunidades convertirse en lugares seguros y mejor preparados. No importa si son grandes o pequeñas, urbanas o rurales, todas las comunidades que pongan sus esfuerzos en prevenir los desastres, están contribuyendo con su propia transformación.Prevención es inversiónPrevenir los desastres no es sólo una importante acción humanitaria, sino también una inversión a favor del desarrollo de las comunidades, de su infraestructura, su patrimonio y su historia. También es un ahorro. Es más eficiente reducir los riesgos ante los desastres que reponer las pérdidas que causan a su paso.Fomentar alianzas es reducir riesgosEn la prevención de desastres, las comunidades no están solas. Las alianzas entre asociaciones locales, instituciones de gobiernos, centros educativos, organismos internacionales, organizaciones de ayuda humanitaria, son una de las mayores contribuciones a los procesos de reducción de desastres. La sinergia y el trabajo complementario entre estos actores enriquecen los esfuerzos por generar comunidades más seguras y mejor preparadas. Esta coordinación de esfuerzos reduce vulnerabilidades y aumenta capacidades.Escuelas preparadas: Escuelas segurasUna de las alianzas clave para la reducción de riesgos es la que se teje con el sector educativo. En todos los países, las maestras y los maestros son actores importantes para el desarrollo de las comunidades. Su relación con niños, niñas y madres y padres de familia los convierte en difusores por excelencia. Por sus manos y las de sus estudiantes, pasan las iniciativas de preparación ante desastres que permiten hacer de las escuelas, lugares seguros y preparados para enfrentar los desastres.La prevención de desastres también es tema de niñosLas niñas y los niños no son sólo receptores de información sobre prevención de desastres. Con la adecuada orientación de sus docentes, los más pequeños pueden convertirse en fuentes de información importante para su familia y su comunidad. En la escuela, ellos y ellas deben sentir que la prevención y la reducción de riesgos son una responsabilidad compartida y, sobre todo, una posibilidad para proteger sus vidas.Los desastres no van a la escuela¡No! ¡Las niñas y los niños no los dejan entrar! Gracias a los esfuerzos de prevención y reducción, las escuelas podrían declararse lugares libres de desastres. La tarea no es sencilla, significa trabajo permanente y sistemático, pero sus resultados pueden marcar la diferencia durante situaciones de desastre. Las maestras y los maestros, en alianza con organizaciones especializadas en la materia, pueden incorporar la prevención de desastres en el currículum de enseñanza, organizar brigadas escolares y generar estrategias comunitarias para hacer de las escuelas lugares seguros y protegidos.Envía : Prof. Lincoln Alayo BernalDirector Académico del Centro de Capacitación y Prevención para el Manejo de Emergencias y Medio Ambiente S.O.S Vidas Perú.prevencionpe@yahoo.com

    07 Noviembre 2006 | 05:47

Los comentarios están cerrados.