BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Cuatro años del 11-S

Cuatro años de los atentados del 11-S. Eran las tres de la tarde en España. Yo estaba comiendo cerca de la redacción y me llamó José Antonio Contreras, entonces redactor jefe y hoy subdirector del diario, para contarme lo que estaba viendo en directo en la televisión. Nuestro diario era entonces mucho más pequeño: en recursos, en número de periodistas, en plantas de impresión, en ediciones (sólo teníamos dos, Madrid y Barcelona), pero en apenas tres horas pusimos en la calle una edición especial del diario (la segunda fue el 11-M). En Barcelona la repartimos en los actos de la Diada.

20 minutos no lleva editorial, pero aquel día escribí uno para la edición del 12. Decía así:

Un fantasma recorre el mundo desde las 9.00 horas de la mañana de ayer, hora de Nueva York. Es el fantasma de la guerra. Hace 87 años, un atentado en Sarajevo desencadenó la Primera Guerra Mundial. Ayer, los brutales atentados contra algunos de los centros de poder más emblemáticos del imperio estadounidense ponían en vilo a todo el planeta. Si Bush contesta a los ataques con toda la fuerza de su maquinaria, con la ira comprensible pero ciega que sentirá ahora su pueblo, podemos estar ante la mayor crisis mundial desde el otro gran conflicto del siglo XX, la Segunda Guerra Mundial.

En la tragedia de ayer sorprende tanto la vesania y la organización de los autores como la vulnerabilidad de la primera potencia mundial. Causa pavor pensar que un país con los medios de Estados Unidos no detectó lo que se estaba preparando y no fue capaz de reaccionar al primer atentado y hubiera 18 minutos después un segundo y más tarde un tercero realizados de la misma forma, con aviones suicidas lanzados contra edificios emblemáticos de Nueva York y de Washington.

En España, donde hemos sufrido tantas veces los zarpazos del terrorismo y sabemos el dolor que causa, somos hoy solidarios con el pueblo estadounidense y condenamos sin ninguna reserva los terribles ataques que ayer sufrió. Sea quien sea el autor de esta masacre, sea cual sea la causa que diga que está defendiendo.

“Si Bush contesta a los ataques con toda la fuerza de su maquinaria, con la ira comprensible pero ciega que sentirá ahora su pueblo…” Y contestó, ya hemos visto con qué consecuencias.

1 comentario

  1. Dice ser ego

    Inconscientemente todo el mundo recuerda qué estaba haciendo en ese momento. Es curioso, pero real…Al final todo queda en una pregunta:¿Qué hacías tú el 11M?

    11 Septiembre 2005 | 21:55

Los comentarios están cerrados.