Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘Atención primaria’

Consultas médicas a rebosar

Por Cristina Fernández Burgos

Un médico atiende a una paciente en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. (MARTA PÉREZ/EFE)

Un médico atiende a una paciente en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. (MARTA PÉREZ/EFE)

La Comunidad de Madrid ha puesto a disposición de los ciudadanos una aplicación de móvil para pedir cita previa. La descargué y usé. Cuando llegué a la consulta me tocó esperar alrededor de hora y media para enterarme de que mi cita no había sido procesada. Mientras, en la sala de espera, oía a la gente que esperaba contar cómo algunos llevaban desde hacía por lo menos dos horas en el centro de salud esperando a ser atendidos. Mientras, el médico iba por los pacientes que tenían cita entre las 9:30 de la mañana… y era casi la una del mediodía. Me fui y en casa pedí otra cita.

Eso ocurrió el pasado jueves. Este martes, tenía cita de nuevo. Esta vez, y decidida a no pasar por más historias en urgencias (tuve que ir por mareos para ser despachada porque “al no tener tu historial médico sería poco ético atenderte”) decidí esperar lo que fuese necesario.

Llegué al centro de salud a las doce de la mañana, veinte minutos antes para poder confirmar mi asistencia al centro, y aquello estaba a rebosar de gente. Las distintas personas que tenían cita hablaban entre ellas preguntándose por las horas que tenían para la cita con el médico y volví a escuchar lo del último día, solo que esta vez mucho peor, ya que algunos llevaban esperando la friolera de cuatro horas. Y aún iban por los pacientes de las diez de la mañana. Además, he visto pacientes que han tardado casi una hora en salir de la consulta.

He tenido que esperar desde las doce hasta las tres del mediodía para que me digan exactamente lo mismo que aquella vez, que mi cita no había sido procesada.

¿Esta es la calidad de la sanidad pública española?, ¿Una sala de espera a rebosar de gente que lleva desde horas muy tempranas esperando su turno?, ¿Cómo es posible llevar un retraso de cuatro, nada menos que cuatro horas para atender a pacientes enfermos? Realmente no tengo forma educada de expresar toda mi frustración y mi disgusto sin caer en lo chabacano. Pero yo aún intento ir al médico, cada vez más asustada porque nada de lo que tengo se me pasa a base de remedios “de la abuela” para ganar fuerzas o para cesar el dolor de pecho, que cada día es más insoportable.

Tengo las glándulas mamarias inflamadas y he de esperar por una persona por lo menos media hora que solo había ido a por recetas (o eso es lo que no paraba de repetir aquella persona en la charla que había en la sala de espera). Estamos de acuerdo en cada paciente necesita un tiempo para exponer sus problemas y para que el médico determine una solución, pero… ¡Aquella persona que tardó una hora!, ¡La señora que iba a por recetas tardó media hora!

¿Dónde están las prioridades? ¿Por qué hay tan poco personal para tanta gente? ¡Basta de recortes y de ineficiencia!