Fotografía: foto del griego "phos" (luz) y grafía del griego "graphis" y "graphos" (escribir). Escribir con la luz.

Entradas etiquetadas como ‘fan’

El fenómeno fan

El fenómeno fan pega, y de que manera, en España. La presencia durante estos días de algunos de los protagonistas de Hannah Montana o High School Musical no ha pasado desapercibida para los medios, pero tampoco para los seguidores de la serie.

No resulta fácil trabajar en un entorno rodeado de jóvenes y no tan jóvenes con las hormonas por las nubes, que esperan impacientes durante horas la salida del cantante, actor o deportista de su vida.

El “modus operandi”, en este caso, se repite. Aquí va un pequeño manual callejero para este tipo de eventos, tirando de archivo…

Llegarás al lugar de la convocatoria con ciertas dificultades. No estás solo.

Antes de comenzar el acto, encontrarás numerosas personas capaz de hacer cualquier cosa para ver, tocar, besar u oler a su actor, actriz o cantante. Cuidado con los coches.

Si por fortuna encuentras presencia policial, permanece junto a ellos en la medida de lo posible. Suele ser el lugar más seguro (o no).

Si se trata de un concierto, algunas de las salas no reservan espacio para los medios. Cuidado con empujones y desmayos a pie de escenario.

Si por suerte tienes foso, cuidado con el lanzamiento de botellas de agua. Les viene muy bien para hidratarse, pero mojan los equipos.

Hablemos ahora del fenómeno fan. Ciertas nociones de posibles conductas no vienen mal. La manía (del griego antiguo μανία maníā « locura, demencia, estado de furor ») es un trastorno mental consistente en una elevación anómala del estado anímico. Un episodio maníaco se caracteriza principalmente por una modificación del humor de la persona.

A tener en cuenta: Excitación, exaltación, sentidas como “presiones internas”.

Humor elevado: clásicamente eufórico, aunque también destacan irritabilidad, mayor reactividad y tendencia a ponerse fácilmente colérico.

Actividad sin reposo, agitación improductiva. Se empiezan varias cosas que no son acabadas.

Disminución del pudor, pérdida de inhibición, teniendo en cuenta que la persona en estado normal no habría deseado tener ese tipo de comportamiento.

Aceleración del pensamiento: nuevos y numerosos pensamientos pasan por la mente de la persona sin que ésta pueda detenerlos.

Dificultad para concentrarse, fácil distracción. Trastornos del curso del pensamiento (digresiones múltiples), pérdida del hilo de la conversación.

Logorrea: habla abundante, acelerada e imparable, siendo esto el reflejo de la aceleración del pensamiento.

Excesiva confianza en sí mismo.

Disminución de la necesidad de dormir sin que la persona sienta la fatiga asociada a esa falta de reposo.

Sentimiento altruista: ganas de ayudar a los demás, hiperempatía.

Hipersensibilidad afectiva y sensorial.

Labilidad emocional: pasar de la risa a las lágrimas con mucha facilidad.

Ellas y ellos hacen todo lo posible para poder compartir un momento junto a su ídolo.

Y nosotros, al fin y al cabo, hacemos todo lo posible para que al día siguiente vean a su personaje preferido en periódicos y revistas.