Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Entradas etiquetadas como ‘Lampedusa’

El Mediterráneo: la fosa común de la UE

Un grupo de inmigrantes llega a las costas de Italia. EFE/Archivo

Un grupo de inmigrantes llega a las costas de Italia. EFE/Archivo

Tengo la sensación de haber escrito esto antes. Y en parte lo he hecho. En Septiembre escribí ‘Viaje a la deriva’ sobre el drama de Lampedusa que ocurrió en Octubre de 2013 y que puso sobre la mesa europea 366 cadáveres. En ese momento pareció que la responsabilidad europea despertaba, que las vergüenzas no podían ser mayores. Cómo nos equivocábamos. Desde el domingo pasado cerca de 1.000 personas han muerto en este mar que sentimos tan nuestro y que inspiró canciones como la de Serrat. Estas alrededor de mil muertes en los últimos días han demostrado que la responsabilidad europea en realidad nunca despertó y que las vergüenzas podían ser mucho mayores.

“¿De verdad se cree que la solución está en hundir barcos, enviar ejércitos, levantar vallar y poner concertinas?” se preguntaba Francesc Mateu, vicepresidente de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, en un artículo de opinión en eldiario.es. El artículo, posterior a la reunión de los ministros de Exteriores y del Interior de los 28 este lunes, advertía ya del peligro de rehuir las causas de este drama humano una vez más.

Lee el resto de la entrada »

Libia, navegando hacia la muerte

Libia

La bandera del Estado Islámico ondea en la ciudad de Ragua / GTRES

Libia, crónica de una muerte anunciada. Podría ser el título de una macabra novela, pero es la realidad pura y dura. Tres años y medio después de la muerte del dictador libio, Muammar al Gadafi, ¿qué es hoy Libia? Un país sumergido en el caos y la anarquía de las guerras de guerrillas, que se ha convertido en la puerta de salida de los africanos y sirios hacia Europa a causa de la permeabilidad de sus fronteras.

Las potencias occidentales ayudaron a los rebeldes a derrocar el régimen de Gadafi, asesinado por una turba en octubre de 2011. Una vez muerto el dictador, se retiraron del país que, desde entonces, vive en una completa guerra civil conformada por milicias armadas y donde no se ha podido constituir un estado.

Este conflicto se ha internacionalizado. Mientras que Qatar apoya los grupos islamistas, Emiratos Árabes con el apoyo de Egipto en agosto de 2014 bombardeó posiciones de las milicias islamistas cercanas a la capital, Trípoli. Estos ataques se realizaron en el marco de la Operación Dignidad, iniciada por el general libio Jalifa Haftar para evitar que los islamistas se expandieran por el país.

Unos meses antes, en junio, los moderados, que habían ganado las elecciones, tenían que conformar el nuevo Parlamento, pero los diputados islamistas, que vencieron en los comicios del 2012, se negaron a dejar sus cargos como protesta contra la  Operación Dignidad.

Así mientras el caos sucumbe la vida política y de las calles libias, el grupo yihadista Estado Islámico (EI) ha conseguido hacer en este país su principal feudo en el norte de África.

Además, Libia, en las orillas del Mediterráneo, es una de las grandes perlitas de África, ya que cuenta con las reservas de petróleo más grandes de este continente y las novenas del mundo. Así pues, todos se juegan mucho en este país, ya que se encuentra en una posición estratégica en el Mediterráneo, al tiempo que es un potencial económico por sus reservas de crudo.

Lee el resto de la entrada »

Observando las fronteras: los CIE también son europeos

Captura del mapa de los CIE  en Europa / Open Access Now

Captura del mapa de los CIE en Europa / Open Access Now

Hablamos siempre de los inmigrantes que mueren en los mares que bañan nuestras fronteras. En nuestras playas de anuncio. Hablamos de los repatriados, de los deportados en aviones de Swiftair y Air Europa. De quienes burlaron los controles y viven pegados a un macuto enorme y a una venta precaria de bolsos de imitación de Prada. Pero casi nunca de los Centros de Internamiento de Extranjeros, esas cárceles para infractores administrativos (peor aún, porque no están reguladas). ¿Son Marca España o Marca Europa?

Desgraciadamente, no son patrimonio español. El resto del Viejo Continente también encierra a las personas que llegan de otros países extracomunitarios sin la documentación reglada, en centros de detención. Y no sólo: en controles rutinarios también se puede detener a alguien que no lleve los papeles encima y llevarle a un centro hasta que demuestre que tiene permiso para vivir legalmente en el paraíso europeo. Migreurop lleva desde 2002 investigando y documentando los centros de internamiento y sus cifras son espeluznantes. Lee el resto de la entrada »

Marruecos-España: trampa en las vallas

Un grupo de inmigrantes viajan en patera en aguas de Melilla / EFE - ARCHIVO

Un grupo de inmigrantes viaja en patera en aguas de Melilla / EFE – ARCHIVO

Últimamente, cuando hablamos de inmigración lo hacemos en medio de un ir y venir de números y hechos poco contextualizados: “300 inmigrantes intentan saltar la valla de Melilla”, “Más de 17.000 inmigrantes intentan entrar por Ceuta y Melilla este año”, “Inmigrantes apedrean a los agentes de la valla de Melilla en un nuevo asalto“. Pero hay mucho más de lo que hablar, bastante más. Hay que hablar de las devoluciones en caliente. Consisten en “agilizar” la devolución a su país de origen de los inmigrantes que intentan saltar la valla, aún cuando éstos han solicitado el derecho de asilo (recogido en la Carta Internacional de Derechos Humanos).

Ésta es una práctica habitual en la frontera de Ceuta y Melilla que separa Marruecos de España, donde el método que todos hemos podido ver han sido brutales palizas propinadas por gendarmes marroquíes… en territorio español -y ante la presencia de la Guardia Civil española-. Organizaciones e instituciones como Amnistía Internacional, el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo (TDHE) o la propia ONU han denunciado esta práctica, llegando incluso a condenar a España, en el caso del TDHE, por violar el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

A pesar de estar prohibidas por la Ley española de Extranjería, las devoluciones en caliente son una realidad del día a día y, según los planes del gobierno español, podrían llegar a estar amparadas por la ley. Ya abordamos el tema una vez aquí, con motivo del primer aniversario de la tragedia de Lampedusa, y ahora volvemos a hacerlo de la mano de PEIO AIERBE, coordinador del Centro de Estudio y Documentación sobre racismo y xenofobia Mugak.

Estamos viendo palizas y agresiones a los inmigrantes subsaharianos en la frontera, incluso en territorio español. ¿Es cosa de ahora o estamos ante una práctica habitual de las autoridades de Marruecos?

P.A. El maltrato hacia las personas que tratan de saltar la valla en Ceuta y Melilla es, por desgracia, habitual por parte de las fuerzas policiales marroquíes. El punto álgido de esta política represiva quedó simbolizada, hace ya diez años, cuando en septiembre de 2005 cinco inmigrantes murieron por disparos y un centenar resultaron heridos cuando intentaban saltar la valla. Los gobiernos español y marroquí se acusaron mutuamente de ser los autores de los disparos, pero ambos colaboraron para que no llegara a realizarse una investigación que aclarara las responsabilidades. En la actualidad, la novedad viene de la estrecha colaboración entre ambas administraciones en la represión de estas personas, lo que se ha visualizado en la entrada de gendarmes marroquíes a territorio español para llevarse a inmigrantes que habían logrado superar la valla. Esta entrada, violando lo que se reclama como soberanía española, hubiera levantado en el pasado fuertes críticas en sectores militares y conservadores. En cambio, hoy en día, todo vale contra lo que se ha construido política y mediáticamente como una amenaza.

Lee el resto de la entrada »

Peor que Lampedusa

Por Cláudia Morán

Casi 400 inmigrantes murieron hace un año en Lampedusa cuando intentaban alcanzar la costa / Nino Randazzo - EFE

Casi 400 inmigrantes murieron hace un año en Lampedusa cuando intentaban alcanzar la costa / Nino Randazzo – EFE

Acaba de cumplirse un año de la tragedia en Lampedusa en la que murieron 368 personas inmigrantes intentando alcanzar la costa italiana. Y a pesar del impacto que aún perdura, lo cierto es que hay algo peor que Lampedusa. No, no me refiero a la supuesta avalancha de inmigrantes en el Mediterráneo, como dieron a entender muchas imágenes de la frontera entre Marruecos y España. Peor que Lampedusa son las 3.000 personas que han muerto este año intentando alcanzar Europa sin que nadie, ni siquiera después de la tragedia que sacó los colores a la Unión Europea, haya puesto los medios suficientes para evitarlo.

Los medios de comunicación y la falsa idea de avalancha

Peor que Lampedusa es la facilidad con la que se habla de “avalancha” para referirse a la inmigración. El desconocimiento y la falta de contexto, ligados a la impresión que nos provocan las imágenes de cientos de inmigrantes tratando de saltar una valla o de alcanzar una playa, son una mezcla peligrosa. Según Elena Sánchez Montijano, investigadora experta en inmigración internacional de Cidob, la inmigración que llega a España por Ceuta y Melilla “no es un drama de avalancha” y explica que entra “muchísima más gente” por los aeropuertos con visados de turista para después quedarse. Además, hace hincapié en la mala situación económica que atraviesa España, lo cual provoca que las redes de inmigrantes subsaharianos opten por países como “Bélgica, Francia o Alemania, donde hay algo de mercado de trabajo”.

Los medios de comunicación y la Guardia Civil han difundido imágenes de unos 1.000 subsaharianos tratando de saltar la valla, que han derivado en una cierta sensación de invasión en la sociedad española. También a raíz del escándalo de las pelotas de goma lanzadas por la Guardia Civil en febrero de este año en Ceuta, varios medios sacaron diariamente en portada cada movimiento de los inmigrantes. Así lo explica Jonathan Zaragoza, experto en ciencias políticas del Instituto Europeo Universitario de Florencia: “‘Gracias’ a que el tema de la inmigración en Ceuta y Melilla estaba en todos los titulares, cada vez que había un intento de cruzar por parte de 150 inmigrantes ‘El País’ y otros medios lo ponían enseguida en primera página”. Zaragoza también se muestra reacio a hablar de avalancha y hace referencia a los datos de entidades como FRONTEX, que reflejan cuántos inmigrantes llegan cada año a las costas europeas: “A Grecia y Turquía llegan unos 30.000 cada año, en cambio a Ceuta y Melilla llegaron unos 2.500 el año pasado”, y señala que el caso de Lampedusa sí puede dar “cierta sensación de invasión” porque su población no llega a los 3.000 habitantes y “les han llegado 80.000 en un año”, pero quiere recalcar que Lampedusa “es Unión Europea y es Italia”. En el caso de Melilla, que tiene 80.000 habitantes, explica que “que en diez minutos salten 1.000 da una imagen de avalancha, pero en términos generales tampoco es para alarmarse”.

Lee el resto de la entrada »

Viaje a la deriva

Una barcaza con inmigrantes africanos a bordo, cerca de la costa italiana de Lampedusa. (EFE)

Una barcaza con inmigrantes africanos a bordo, cerca de la costa italiana de Lampedusa. (EFE)

Por Blanca Blay

Centenares de cuerpos se acumulaban alineados uno al lado del otro, inertes, cubiertos con una tela de plástico oscura. Los pasajeros de la embarcación, la mayoría eritreos y somalíes, se encontraban a poca distancia de la orilla de la pequeña isla. Pretendían llegar a Europa en busca de una vida mejor.

Cerca de un año atrás, el 3 de Octubre de 2013, Italia se vistió de luto. Se oyó y se leyó en todos los idiomas: el drama de Lampedusa, la vergüenza de Europa. Al menos 366 personas murieron intentando cruzar el mediterráneo.

El entonces primer ministro italiano, Angelino Alfano, llamó a los socios europeos a cooperar: “esperamos que la Unión Europea se de cuenta que este no es un desastre italiano sino europeo”. Y es que aunque la Unión Europea es sólo una, la inmigración masiva de personas provenientes del norte de África o de Oriente Medio no afecta a todos los socios por igual. La mayoría de navíos salen con destino a Italia, Grecia, España o Malta, sus vías de entrada al continente en el que buscan refugiarse porque huyen de una situación, bien sea política o económica, que les impulsa a zarpar poniendo en peligro sus vidas, a la deriva.

Si bien el pasado Octubre Italia puso en marcha la operación “Mare Nostrum”, una operación militar y humanitaria dirigida a “proteger la vida en el mar y combatir el tráfico de seres humanos”, según describe la Armada italiana, poco se ha traducido en medidas concretas a a escala europea. Con un coste de 9 millones de euros al mes, la operación ha salvado a más de 40.000 personas. Sin embargo, no es suficiente ni es una responsabilidad compartida a la práctica. Aunque los países de la frontera sur sean sólo las vías de entrada para muchos, y no su destino final, siguen siendo estos países los que más necesitan de la cooperación en Bruselas.

En cualquier caso, la tendencia en Europa sigue centrada en la exclusión: construcción de vallas más altas –o incluso con cuchillas-, instalación de más material de vigilancia y mayor control de las fronteras, por no mencionar la falta de garantías y las devoluciones ilegales o las condiciones de algunos centros de internamiento de extranjeros. La UE necesita dedicar más esfuerzos a establecer políticas que contemplen como prioridad el respeto de los Derechos Humanos a la hora de regular el control de fronteras y gestión de los flujos migratorios. .

El coste en vidas humanas

Al menos 23.000 inmigrantes han muerto desde el año 2.000 intentando pisar Europa, según revela un informe de Amnistía Internacional (AI). Según datos de la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas, un total de 124.380 inmigrantes han llegado en embarcaciones ilegales a las costas europeas desde enero de 2014 (más del doble que en 2013), la mayoría de ellos huyendo de la guerra, la violencia y la persecución. Se calcula que Italia hospeda a más de 108.000, mientras que Grecia ha rescatado en sus fronteras a unos 15.000, España cerca de 1.800 y Malta unos 300.

Además, tal como indica AI en el informe, “debido al bloqueo mediante vallas de otras rutas de entrada a la UE más seguras, al aumento de la vigilancia y al despliegue creciente de fuerzas de seguridad, la gente se ve obligada a tomar rutas cada vez más peligrosas, a veces con trágicas consecuencias. Sufren violencia en las fronteras de la UE y se ven privadas de su derecho a solicitar asilo”.

 

 

Hacia la rica Europa…

Durante años el mar ha acabado con las vidas de miles de personas que intentaban cruzar de África a Europa.  El canal de Sicilia que separa la costa africana de la costa italiana es uno de los enclaves dónde muchos pierden la vida. En los últimos 25 años han muerto 8.000 personas.

lampedusa

Libia ha sido el último origen de la ruta de inmigrantes que se aventuraban al continente europeo, desde las costas africanas a la isla italiana de Lampedusa. Aventura que acabó en un naufragio de más de 300 africanos, la mayoría eritreos, somalíes y ghaneses.

En muchas zonas de África, existe un sustrato de conflicto y desesperanza que es explotado por organizaciones criminales que controlan las rutas para el contrabando de personas. Algunas de estas rutas van por el Mar Rojo hasta Yemen o hasta Egipto. Otra vía pasa por Sudán, atraviesa el desierto del Sáhara hasta la inmensa costa de Libia y de allí sigue hasta a Italia. Rutas extremadamente peligrosas. Muchos migrantes permanecen en territorio africano desplazándose largas distancias en busca de trabajo hacia regiones como Sahel, la zona de transición entre el norte desértico y la región subsahariana, donde hay graves problemas con la desertificación. Quienes tienen valor para intentar una travesía marina se dirigen a las españolas islas Canarias, a Italia o a Malta. Además de los criminales y traficantes, el mal clima, las malas condiciones de las embarcaciones, los tiburones del Mar Rojo y las corrientes imposibles trazan el peligro en la ruta de muchos africanos hacia la esperanza. Lee el resto de la entrada »