Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Entradas etiquetadas como ‘esclavitud’

La suerte de Lincoln

Barba negra, rasgos afilados, alta estatura y sombrero de copa, seguro que ya te viene a la mente esa especie de mártir, héroe o gracias al cine, el cazador de vampiros: Abraham Lincoln, uno de los presidentes míticos de EE.UU.

Lincoln responde a la tipología americana del “self made man”, hombre que se ha hecho a sí mismo. Nació en Kentucky en una humilde familia de granjeros y todo el mundo lo llamaba “Abe“. De leñador a estudiante de derecho, con 16 años combatió con los Indios en Nueva Orleans. Su gran cualidad: “un pico de oro”, sin él no hubiera convencido a tantos americanos.

Hoy hace 207 años que nació el presidente que en un solo mandato, liberó a los esclavos, mantuvo la Unión americana y le mostró al mundo cómo manejar Estados Unidos. Su figura se ha exagerado hasta tales extremos que hasta en Hollywood decidieron llevarla al limite con aquella adaptación cinematográfica en el año 2012 del libro homónimo de Seth Graham-Smith, titulada “Abraham Lincoln, cazador de vampiros” (Abraham Lincoln: Vampire Hunter). Un film dirigido por Timur Bekmambetov, incluso Spielbierg le dedicó una película.

lincolnSUM_1811021c

Lee el resto de la entrada »

Un viaje en autobús que lo cambió todo

El lunes fue el sexagésimo aniversario del acto que cambió radicalmente las relaciones interraciales en Estados Unidos. Hace 60 años, Rosa Parks, una costurera negra, desencadenó el fin de las leyes de segregación racial con su negativa a ceder su asiento de autobús a un blanco. 54 años después, un negro era elegido presidente de Estados Unidos.

64293124_7da262dfb9_o

Lee el resto de la entrada »

Esclavitud en pleno siglo XXI (Mauritania)

Boy in Maata Moulana

Michał Huniewicz/Flickr

La esclavitud fue prohibida por la Declaración de Derechos Humanos de la ONU en 1948 y legalmente abolida en todo el mundo. Los dos últimos países en hacerlo fueron Arabia Saudí en 1963 y Mauritania en 1981. Pero en Mauritania todo quedó en papel mojado ya que su práctica sigue vigente. Según la ONG australiana Walk Free unas 156.000 personas persisten bajo esta práctica en el país magrebí. En el informe de 2014 de otra ONG internacional, que lucha contra la esclavitud en todo el mundo, The Global Slavery Index, apunta que la cifra de mauritanos que aún viven en estado de esclavitud asciende a 155.600 personas de un total de 3.500.000 habitantes. Lee el resto de la entrada »

Luisiana, más de un siglo de esclavitud

Fotografiado en Oak Alley Plantation

Fotografiado en Oak Alley Plantation

Plantaciones de azúcar, algodón y tabaco fueron el escenario de una pesadilla racista que ha marcado la historia de Estados Unidos.

Se calcula que, aproximadamente, en Estados Unidos había un millón trescientos mil esclavos negros a mediados de la segunda década del siglo XIX, sobre un total de ocho millones y medio de habitantes. La esclavitud no tenía una distribución geográfica homogénea: era casi inexistente en el Norte en comparación con el Sur. En estados, como Virginia o Luisiana, podían llegar a ser la mitad de su población total. Lee el resto de la entrada »

Bangladesh permite el matrimonio infantil

El 29% de las menores que contraen matrimonio en Bangladesh tiene menos de 15 años / SAM Nasim - Flickr

El 29% de las menores que contraen matrimonio en Bangladesh tiene menos de 15 años / SAM Nasim – Flickr

El matrimonio infantil es una de las prácticas más arcaicas que todavía persisten en el siglo XXI. Afecta a las niñas de Oriente Medio y el sur de Asia, pero muy especialmente a Bangladesh, el país con el índice más elevado de menores de 15 años que contraen matrimonio en todo el mundo. Y no, sus maridos no tienen 15 años ni tampoco 18. Además de ser obligadas a casarse con hombres mayores (algunos muy mayores), la organización Human Rights Watch denuncia que las autoridades en Bangladesh no toman las medidas suficientes para reducir y erradicar el matrimonio infantil. Lejos de ello, hay firmes intenciones de rebajar todavía más la edad mínima legal para poder casarse, hasta los 16 años.

Según un estudio de UNICEF, el 29% de las menores bangladesíes que contraen matrimonio son menores de 15 años, y el 2% de casa antes de cumplir los 11. El resto, el 65%, se casan antes de cumplir 18. Una de las causas que propician esta práctica es la situación extrema de pobreza que viven miles de familias en Bangladesh, por lo que deciden casar a sus hijas con hombres con dinero. Además, el país es escenario habitual de catástrofes naturales que contribuyen a aumentar la situación de pobreza de muchas familias. Sin embargo, son muchos los padres que se han dado cuenta -tarde- de que ningún dinero valía la vida de sus hijas.

Lee el resto de la entrada »

Kailash Satyarthi: “No habrá paz sin educación”

Kailash Satyarthi en su conferencia del pasado jueves en A Coruña /  Foto: CARLOS PARDELLAS

Kailash Satyarthi en su conferencia del pasado jueves en A Coruña / Foto: CARLOS PARDELLAS

Kailash Satyarthi es un hombre de apariencia tranquila, afable, con una media sonrisa permanentemente dibujada en la cara. Ganó el Premio Nobel de la Paz 2014 por su lucha de más de 3 décadas contra la explotación infantil pero, a pesar de la fama y la gran expectación que despierta, no vino a A Coruña para hacerse la foto. Cuando le pedí hacerme una foto con él, después de su conferencia del pasado jueves, me di cuenta de que no estaba cómodo, como sí lo había estado escasos minutos antes hablándonos de paz, de educación y de lucha por los derechos de la infancia. Satyarthi no es un simple premio Nobel, es un Gandhi, un Mandela. Me recordó mucho a Madiba por la nula hostilidad que despierta al tiempo que transmite mensajes duros sobre la cruda realidad que viven los niños en este mundo de desigualdad.

Crecer en la desigualdad, luchar contra ella

Nacido en el seno de una familia acomodada en India, Satyarthi se dio cuenta enseguida de la gran injusticia que envolvía a los pobres: “Yo nací para ir al colegio y convertirme en ingeniero, y otros niños nacieron para trabajar a costa de su infancia, salud, educación y, lo que es más importante, su libertad”. Y quiso cambiar esa realidad. En 1980 comenzó su lucha en India contra la esclavitud infantil (laboral y sexual) y el analfabetismo usando el arma implacable de la educación, “un derecho que abre el camino de todos los derechos, un poder que puede transformar el mundo”, y así consiguió liberar del abuso infantil a decenas de pueblos en India, como Rajasthan. Su premisa, apelar a la compasión que sentimos ante cualquier niño para ver a todos los niños del mundo como si fueran “nuestros propios hijos”. Porque cambiar el mundo, dice Satyarthi, es nuestra responsabilidad, está en nuestras manos.

Lee el resto de la entrada »

Treinta millones de rostros esclavos

Una niña trabaja en la india (Jean-Baptiste Rabouan. GTRES)

Una niña trabaja en la india (Jean-Baptiste Rabouan. GTRES)

Para nuestro imaginario, tal vez, queda lejos la imagen de esclavitud que nos transporta a los barcos del siglo XVIII que cruzaban el Atlántico para transportar a los africanos a territorio americano para trabajar en las plantaciones. Sin embargo, la realidad es que es un problema bien cercano, ya que en el mundo hay casi treinta millones de esclavos, algunos de ellos, obligados a realizar trabajos forzados, otros, a la antigua ultranza, lo son desde que nacen. Así, en el siglo XXI, la esclavitud se ha transformado con lo que se conoce hoy como la esclavitud moderna.

“La esclavitud moderna toma muchas formas y es conocida por muchos nombres. Ya la llamen trata de personas, trabajo forzado, esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud (una categoría que incluye servidumbre por deudas, matrimonio forzado o servil, venta o explotación de niños incluso en conflictos armados), las víctimas de la esclavitud moderna tienen su libertad negada y son usadas, controladas y explotadas por otra persona con fines de lucro, sexo o la emoción de la dominación”, precisa Walk Free Foundation en su informe con cifras del 2013 y publicado ahora.

Según el Índice Global que ha publicado esta organización, en total hay 29,8 millones de esclavos, la mayoría de ellos en India, 13,9 millones, seguido de China, 2,9 millones y Pakistán 2,1 millones. Actualmente, el 75% de las víctimas de este fenómeno se concentran en diez países. Además de estos tres, la lista también incluye: Nigeria, Etiopía, Rusia, Tailandia, República Democrática del Congo, Myanmar y Bangladesh. Cabe destacar, por eso, que India y China son los dos países más poblados del mundo, así que, por eso, también son los que tienen un mayor número de esclavos en términos absolutos.

Ahora bien, si tenemos en consideración la proporción de esclavos según su población, el primero es Mauritania, donde el 4,2% de la población es esclava, seguido de Haití (2,1%), Pakistán (1,17%) e India (1,12%). En este caso, China ni tan siquiera aparece en la lista de los diez que países con mayor proporción de esclavos en la que también están: Nepal (5 lugar), Moldavia (6) y Benín en el (7), los tres últimos son Costa de Marfil (8), Gambia (9) y Gabón (10).

Lee el resto de la entrada »

Tú paga, que yo te exploto

Por Cláudia Morán

La libertad es un lujo que no todos pueden permitirse, dijo Otto von Bismark allá por el siglo XIX. Nada más lejos de la realidad, casi dos siglos después seguimos hablando de casos de esclavitud en todas sus formas, una aberración que se va renovando y reciclando en el tiempo hasta que hemos acabado acuñando el término de “esclavitud moderna”. Y siempre pagan los que menos tienen. En otra publicación dijimos que Asia es una niña esclava y de nuevo nos encontramos ante otro episodio brutal: la explotación y maltrato de mujeres que se desplazan a Hong Kong para realizar tareas domésticas.

Lee el resto de la entrada »

Asia es una niña esclava

Por Cláudia Morán

Dime una palabra. Amor. Amistad. Incluso justicia. Tienen significados diferentes según quién las defina. Son conceptos abstractos, con acepciones diversas y llenos de connotaciones personales. Pero hay palabras, como esclavitud, que no deberían tener interpretaciones ambiguas. Por ese error, entidades como la Organización Internacional del Trabajo (OIT) contabilizaron la esclavitud mundial en 20,9 millones de personas el año pasado, mientras que la organización australiana Walk Free ha elevado la cifra a 29,8 millones. Esto significa que para la OIT, casi 9 millones de personas explotadas no figuraban como víctimas de la esclavitud.

Lee el resto de la entrada »