BLOGS
Estado crítico Estado crítico

"Ya no se hacen películas como las de ahora"

Archivo de la categoría ‘Estrenos’

De cómo (y por qué) Lego conquistó también las pantallas de cine

De Billund a los salones de medio mundo. De las tribulaciones de un carpintero danés a Hollywood. En el largo camino que va de 1934 a 2014, Lego ha pasado de ser una diminuta fábrica de juguetes de madera a una pujante multinacional y, ahora, todo un gigante del entretenimiento, una marca reconocible y universal capaz de saltar del mercado de las construcciones infantiles a la industria de los videojuegos y, también, el cine.

El protagonista de 'La Lego Película', Emmet (WARNER)

El protagonista de ‘La Lego Película’, Emmet (WARNER)

Porque Lego lleva años produciendo series y películas orientadas al mercado doméstico (televisión y DVD), pero este viernes se ha estrenado en todo el mundo La Lego Película, una superproducción dirigida por dos realizadores en auge (Phil Lord y Chris Miller), con la participación de una larga lista de estrellas (Will Ferrell, Liam Neeson o Channing Tatum) y, sobre todo, la presencia de personajes por cuyos derechos mataría cualquier empresario del entretenimiento: Batman, Superman, Gandalf o los galácticos Han Solo, Lando y Chewacca.

¿Lo raro? Que la película, que probablemente será un éxito (y ha costado unos 45 millones de euros) es una gamberrada total. Un delirio. Una especie de Toy Story espídico, no demasiado infantil y con más capas que una cebolla forrada en papel de plata. Eso sí: Lego está por encima de todo. La Lego Película es, seguramente, el anuncio más caro (y uno de los más brillantes y divertidos) de la historia.

“La película, la producción, es de Warner”, explica Alfonso Torrón, brand manager y relaciones públicas de Lego en España y Portugal, “pero cuenta con nuestra aprobación y asesoramiento para cumplir con su funcionalidad: enseñar lo que es el mundo Lego”. En efecto, cada fotograma (a excepción de los últimos y delirantes minutos, de los que prefiero no hablar para no arruinar sorpresas) se desarrolla en distintos “mundos Lego”, está protagonizado por enloquecidos muñequitos Lego y, aún así, consigue arrancarnos más de una descarada sonrisa. “En España se piensa en Lego como un juego educativo y, quizá, un poco aburrido, pero en la película se ve que Lego es pura emocionalidad, diversión y licencias, porque Batman, Superman o El Hobbit forman parte del argumento y también de nuestra marca. En la película puede pasar cualquier cosa; con nuestras piezas y tu imaginación, también”.

Batman y otros famosos personajes de 'La Lego Película' (WARNER)

Batman y otros famosos personajes de ‘La Lego Película’ (WARNER)

La idea de la película partió de la propia Lego, pero la boyante empresa danesa ni se planteó producirla: prefirió proponérsela a los grandes estudios de Hollywood y Warner dijo que sí. Lego corre con una pequeña parte de los costes de producción, pero tendrá derecho a un buen mordisco de los beneficios (una cifra “muy confidencial”, dice Torrón) y los derechos de algo importante: todo lo que tiene que ver con la película… Pero no es la película en sí. Es decir: Lego venderá (y cobrará) los sets con escenas de La Lego Película, que probablemente serán un éxito. Como lo son, y lo serán, las cajas en torno a los muchos personajes (los citados Batman o Superman, por ejemplo) que desfilan por la cinta.

¿La próxima estrella de la casa? Según parece no será el protagonista, el simple y simpático Emmet, ni la deliciosa heroína Supercool, sino los personajes de Star Wars. Porque Disney hizo primero películas y luego juguetes, Lego recorrió el camino contrario y ambos se han encontrado: tras firmar acuerdos de exclusividad sobre juegos de construcción de Aviones, Iron Man, Spiderman o el Capitán América (en resumen, Marvel, también de Disney) ahora tienen entre manos un arsenal de posibilidades con Star Wars. “Con sus películas Disney potencia nuestras ventas”, explica Torrón, “y nosotros enriquecemos sus licencias. Es un win to win”. Y tanto que lo es: conozco tipos de cuarenta años que se pasan medio fin de semana, fascinados, montando su R2D2 gigante con piezas de Lego, y que ahora babean pensando en lo que traerán las nuevas aventuras galácticas. “Star Wars ya era una de las líneas principales de Lego Iberia”, dice entusiasmado Torrón, “y después de 14 años va a mas. Y queda lo mejor: veremos un boom importante con el Episodio VII, para el que Disney tiene previstos muchos y grandes planes de revitalización de la marca”.

Así que, eso es seguro, habrá varias cajas de muñecos y ladrillitos de plástico sobre el Episodio VII, y no se sorprendan si después, entre episodio y episodio, entre spin-off y spin-off, nos encontramos con una Legopelícula sobre La Guerra de las Galaxias, como ya pasó en los videojuegos con la propia saga, con Indiana Jones o El Señor de los Anillos. ¿Lo mejor? Que, viendo La Lego Película, quizá no sea algo terrible: sí, puro negocio, pero también desparpajo, emotividad, aire fresco y entusiasmo para coleccionistas, fanáticos de las lego-construcciones y, visto lo visto, cinéfilos exigentes.

Los magistrales y gélidos ’12 años de esclavitud’ de Steve McQueen

Van, poco a poco, llegando las grandes películas del año. Se supone que las repasamos por el horizonte próximo de los Oscar, pero no: los Oscar son una falacia. Tienen el mismo peso cinematográfico que los pechos de Irina Shayk. Son una brillantísima herramienta de marketing, pero no se engañen: no sirven para nada a la hora de valorar los mejores trabajos cinematográficos de la temporada.

Chiwetel Ejiofor y Michael Fassbender en '12 años de esclavitud' (DEA PLANETA)

Chiwetel Ejiofor y Michael Fassbender en ’12 años de esclavitud’ (DEA PLANETA)

Uno de ellos es 12 años de esclavitud. Se hablaba de ella desde mucho antes de que se estrenara, y no por casualidad: Shame, de 2011, nos deslumbró a todos (¿hay alguien en la sala a quien no le gustara?), y poder ver ahora qué pensaba su director, el negro Steve McQueen, sobre la esclavitud en EE UU ya nos hacía contar las horas sin pensar en estatuillas ni nada parecido.

El estreno fue hace unas semanas, y si no la han visto haganlo antes de dejarse manipular por los premios (por cierto, no creo que gane muchos de los nueve a los que opta): es una película modélica (salvo algún error de casting), magnífica e imprescindible, pero también es una película fría.

Ojo: ser frío no siempre es malo. La frialdad puede ser sinónimo de ecuanimidad, racionalidad o justicia, pero uno contempla 12 años de esclavitud y tiene el corazón acelerado, en tensión, encogido pero nunca parado. La película nos atrapa pero no nos rompe. Y supongo que contemplar la muerte, o la inhumana vida, de millones de esclavos negros debería romperle el corazón a cualquiera.

Steve McQueen y Chiwetel Ejiofor en el rodaje (DEA PLANETA)

Steve McQueen y Chiwetel Ejiofor en el rodaje (DEA PLANETA)

Quizá tenga algo que ver con la forma de dirigir (o de ser, no le conozco) de McQueen: como en Shame, nos sume en una historia terrorífica en la que no llegamos a sentir el corazón del protagonista. En Shame, esa era la gracia: la gelidez absoluta de un tipo que al principio renuncia a sentir y, de pronto, se desespera por no poder conseguirlo y desiste de seguir intentándolo. Es ahí cuando descubrimos por qué no sentíamos su corazón: no existe. Él tampoco lo encuentra. Está muerto. Es de piedra.

Ahora, McQueen nos pone de nuevo al lado de otro tipo frío, porque alguien capaz de ver cómo le roban todo (incluida su mujer y sus dos hijos) pero con la inteligencia y practicidad suficientes para salir adelante tiene una frialdad innegable. La película me recuerda un poco a El pianista (quizá, no por casualidad, los dos protagonistas son músicos): la cobardía, la frialdad, muchas veces son el único pasaporte para sobrevivir.

Pero el propósito de McQueen, creo, no es narrar la simple historia de un hombre sino de toda una raza. Nos habla de la raza blanca a través de una colección de repugnantes e inolvidables personajes (salvo el de Pitt, grotesco), pero sobre todo nos habla de la raza negra.

Fotograma de '12 años de esclavitud' (DEA PLANETA)

Fotograma de ’12 años de esclavitud’ (DEA PLANETA)

Porque a través del protagonista y de sus compañeros de infierno el director quiere ofrecernos otro punto de vista: sí, los negros lloramos y sufrimos, fuímos despreciados y despedazados, pero quizá no sólo sobrevivimos los más fuertes físicamente (como nos han contado tantas veces) sino también los más inteligentes, fríos, prácticos y, perdón por la palabra, cobardes. Los que fueron capaces de volverse casi completamente inhumanos en medio del infierno blanco.

El que una película nos mantenga pegados a la butaca casi dos horas y media es maravilloso, pero que encima nos lleve a preguntarnos sobre las motivaciones de un hombre, de todos los que le rodean e incluso de toda una raza, desvela lo ambiciosa, magistral y autosuficiente que es 12 años de esclavitud. Quizá es esa autosuficiencia la que nos ofende en McQueen: era divertida cuando se posaba en un tipo guapísimo (y blanco) con una polla enorme, pero necesitamos un poco más de populismo facilón cuando denuncia el martirio de millones de inocentes, negros, como él.

El cartel del ‘Episodio VII’, visto a través de Tarantino, Allen o Scorsese

Fue el 12 de octubre de 2012: Disney anunció que compraba LucasFilm y que, por extensión, resucitaría la saga de La Guerra de las Galaxias con el estreno del Episodio VII en verano de 2015. Después se supo que J.J. Abrams sería el director, que la película se retrasaba hasta las navidades de 2015 y se sigue especulando con la presencia de Harrison Ford, Mark Hamill y Carrie Fisher como los Han Solo, Luke Skywalker y Leia Organa originales.

Hasta ahí, lo que se sabe. Pero luego viene la rumorología que circula por Internet y, cómo no, las “alucinaciones” de los fans de la saga, ansiosos porque empiece a gotear el material de la película más esperada de los próximos tiempos.

Entre ese material está, por supuesto, el primer póster de la película, que adelantará el tono de la nueva entrega. Pero varios artistas se han lanzado a explorar cómo podría ser ese primer cartel e, inspirándose en otras películas muy conocidas, han planteado este divertido juego “metacinematográfico” que propone posibilidades de lo más inesperadas…

En el improbable caso de que Woody Allen hubiera sido el elegido para dirigir esta nueva entrega, quizá la historia hubiera girado en torno a una cómica historia de amor entre C3PO y R2D2... ¿Prometedor, no?

En el improbable caso de que Woody Allen hubiera sido el elegido, quizá el ‘Episodio VII’ habría girado en torno a una cómica historia de amor entre C3PO y R2D2… ¿Prometedor, no?

 

La Princesa Leia Organa vuelve con fuerza en este 'Episodio VII'... Con claras reminiscencias a 'Kill Bill'. ¡Qué grande habría sido esta nueva entrega de haberla dirigido Tarantino!

La Princesa Leia Organa vuelve con fuerza… Con claras reminiscencias a ‘Kill Bill’. ¡Qué grande habría sido esta nueva entrega de haberla dirigido Tarantino!

 

Le toca el turno a Han Solo, que toma el relevo de Bruce Willis en el póster de 'Sin City', de Frank Miller

Le toca el turno a Han Solo, que toma el relevo de Bruce Willis en el póster de ‘Sin City’, de Frank Miller

 

¿Y si el 'Episodio VII' se pusiera serio y, de alguna manera, estuviera ligado al 'Taxi Driver' de Scorsese? Al menos en lo estético, la cosa tendría muy buena pinta...

¿Y si el ‘Episodio VII’ se pusiera serio y, de alguna manera, estuviera ligado al ‘Taxi Driver’ de Scorsese? Al menos en lo estético, la cosa tendría muy buena pinta…

 

Nada más anunciarse que el 'Episodio VII' correría a cargo de Disney, la web teamcoco.com lanzó una serie de divertidos carteles al respecto. Este es uno de los mejores...

Nada más anunciarse que el ‘Episodio VII’ correría a cargo de Disney, la web teamcoco.com lanzó una serie de divertidos carteles al respecto. Este es uno de los mejores…

 

Michael Arndt, autor del guión de 'Pequeña Miss Sunshine', iba a ser también el autor del libreto del 'Episodio VII'. Finalmente Ardnt ha quedado fuera del proyecto, pero hubo quién relacionó la película por la que se llevó un Oscar con la nueva entrega galáctica...

Michael Arndt, autor del guión de ‘Pequeña Miss Sunshine’, iba a escribir el ‘Episodio VII’. Finalmente Ardnt está fuera del proyecto, pero hubo quién relacionó con bastante gracia la película por la que se llevó un Oscar con la nueva entrega galáctica…

 

Vamos con otra visión "tarantinesca" de 'Star Wars'... Esta vez con los "stormtroopers' del Imperio metidos en los trajes negros de 'Reservoir Dogs'.

Vamos con otra visión “tarantinesca” de ‘Star Wars’: esta vez con los “stormtroopers’ del Imperio metidos en los trajes negros de ‘Reservoir Dogs’.

 

Y para terminar... Otra pareja "imposible": 'La Guerra de las Galaxias' y Tim Burton, en este caso a través del cartel de 'Sleepy Hollow'.

Y para terminar, otra pareja “imposible”: ‘La Guerra de las Galaxias’ y Tim Burton, en este caso a través del cartel de ‘Sleepy Hollow’.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los doce mejores carteles de películas que he visto en 2013

Se sabe: empezamos a ver una película con su cartel. Están los que te enganchan de primeras y te “obligan” a rascarte el bolsillo y acudir a la sala. Los que, directamente, te aniquilan el interés. Y luego, los que constituyen por sí mismos arte, más allá del cine en sí. Aquí van algunos de los que más me gustaron a lo largo de 2013… Pero no los he visto todos, claro. ¿Se te ocurre alguno más?

'Nymphomaniac', de Lars Von Trier, no ha llegado todavía pero es muy esperada. Este sugerente cartel nos da todavía más ganas de verla.

Nymphomaniac, de Lars Von Trier. Creo que van a ser como seis horas de, casi, pornografía. Me basta con el cartel para querer verla YA.

 

 

Una película sin demasiado interés... Pero con un bonito cartel, en el que se mezclan conceptos de, por ejemplo, clásicos como 'Psicosis' o 'Tiburón'.

Creo que la película es bastante mala.. Pero el cartel es bonito. Me recuerda a Psicosis. Me recuerda a Tiburón.

 

 

El remake del clásico de Brian de Palma se estrena en España este viernes. Este cartel estadounidense dice mucho de la trama en apenas una imagen.

El remake del clásico de Brian de Palma se estrena en España este viernes. Este cartel estadounidense dice mucho de la trama con sólo una imagen. Quiero verla.

 

 

Una película diferente de terror y española con un cartel que remite a los clásicos del género.

Una película interesante, española y con un cartel que remite a los clásicos del género. Bravo.

 

 

¿Qué hay detrás de esa mirilla? Un apasionante documental sobre las obsesiones de Kubrick durante el rodaje de 'El resplandor'.

¿Qué hay detrás de esa mirilla? Un apasionante documental sobre las obsesiones de Kubrick durante el rodaje de El resplandor.

 

 

La nueva versión del clásico japonés llegará en 2014, pero ya circulan carteles adelantando el estreno. Tiene buena pinta, ¿no?

La nueva versión del clásico japonés llegará en 2014, pero ya circulan carteles adelantando el estreno. Tiene buena pinta, ¿no?

 

 

Las películas de Danny Boyle siempre transmiten estilo y modernidad... El cartel de su última obra, por supuesto, también.

Las películas de Danny Boyle siempre transmiten estilo y modernidad… El cartel de su última obra, también.

 

'La vida secreta de Walter Mitty', con Ben Stiller, se estrenará en España en Navidad. Película atractiva, cartel atractivo.

La vida secreta de Walter Mitty, con Ben Stiller, se estrenará en España en Navidad. Película atractiva, cartel atractivo.

 

James Franco, rodeado de jóvenes bellezas, protagonizaba uno de los carteles (y películas) más estimulantes de la temporada.

James Franco, rodeado de jóvenes bellezas, protagonizaba uno de los carteles (y películas) más estimulantes de la temporada.

 

'Escape From Tomorrow', de  Randy Moore, es una crítica a la sociedad americana actual. En su original cartel se adivina, también, el lado más siniestro de la cultura de Disney y Mickey Mouse...

Escape From Tomorrow, de Randy Moore, es una crítica a la sociedad americana. En su original cartel se adivina, también, el lado más siniestro de la cultura Disney- Mickey Mouse…

 

Es difícil que llegue a España, pero esta comedia independiente era de lo más entretenida y, es evidente, tenía un póster original y atractivo.

Es difícil que llegue a España, pero esta comedia independiente era de lo más entretenida y, es evidente, tenía un póster original y atractivo.

 

La película era algo decepcionante... Pero este cartel, sencillo y aterrador, no lo es en absoluto.

La película era algo decepcionante… Pero este cartel, sencillo y aterrador, no lo es en absoluto.

 

Miguel Ángel Muñoz: “El cine español se valora mucho más en el extranjero”

Cruza el charco cada dos por tres: que si una serie en México, que si un curso de interpretación en Los Ángeles… O, claro, el estreno de alguna película en España como Viral, que llega a los cines el viernes. “Llevo bastante tiempo fuera”, explica Miguel Ángel Muñoz, “pero mis raíces están aquí, y la imagen que tenemos de nuestro cine no se corresponde con la realidad. Está infravalorada. Exportamos mucho talento, y en el extranjero se valora lo que hacemos… Es una pena que las cosas que leo fuera sobre el cine español no las lea en los periódicos españoles”.

 

El actor Miguel Ángel Muñoz (foto: B. Doral)

El actor Miguel Ángel Muñoz (foto: B. Doral)

 

Así de contundente se muestra el actor, que en julio cumplió 30 años y al que llevamos viendo desde hace dos décadas. Empezó por pura casualidad: no hay antecedentes artísticos en la familia y a él lo que le gustaba era el fútbol. “Hasta que un día una amiga de mis padres me propuso ir a un casting, y salió bien. Les preguntaron a mis padres si podía ir a probar, y poco después estaba haciendo una película como El palomo cojo, con monstruos como Paco Rabal o Carmen Maura”.

A los 14 años vino el primer pelotazo televisivo: Al salir de clase. A los 16, otro éxito absoluto: Compañeros. Pero fue a los 18 cuando todo explotó con Un paso adelante, donde como Rober, uno de los protagonistas, tuvo que aprender a cantar o bailar. “Fue un fenómeno social, y luego vino el grupo musical…” La pregunta es de rigor: ¿Cómo hace uno para, tan joven y tan famoso, no volverse un completo idiota? “Mientras hacía Al salir de clase veía, sin ser uno de los protagonistas, que casi no podíamos salir a la calle, pero también que a los tres meses de terminar la serie ya nadie me pedía un autógrafo. Fue un shock, pero me vino muy bien. Con el paso del tiempo te das cuenta, viendo la carrera de otros, de que la fama no tiene nada que ver con la calidad como actor, y eso te ayuda a tener los pies en el suelo. La fama se agradece, pero no es lo más importante”.

Sin embargo, es innegable, Muñoz es famoso. Lo demuestran sus más de 137 mil seguidores en Twitter, herramienta de promoción que él mismo maneja y de la que está “desintoxicándose”. “Cuando llegué a México hace unos años, no paraba… Y de pronto me di cuenta de que estaba todo el día compartiendo cosas, retuiteando otras y subiendo todo lo que se me pasaba por la cabeza. Así que, desde hace un año, he decidió quitarme Internet del móvil: así sólo puedo conectarme cuando tengo wifi, aunque sigo usando mucho Twitter en momentos como este, para promocionar lo que hago”.

Lo que hace en estos momentos es, precisamente, promocionar Viral, película cercana al terror pero que no se ahorra alguna que otra broma y que, de paso, habla de las redes sociales y los reality shows. En ella Muñoz da vida a Frank, un director de cine andaluz (“decidimos que fuera andaluz para crear más empatía con el público, y nos metimos en un buen jardín con el tema del acento”) que desengrasa de vez en cuando la trama. “Me gusta que la película toque esos temas porque los jóvenes están hambrientos por salir en la tele, o por tener muchos seguidores en las redes sociales, sin saber que también puede ser peligroso. Muchos chicos confunden la realidad con lo que vemos en Internet: la tecnología nos facilita la vida, pero también puede alejarnos porque pasamos demasiado tiempo navegando y perdemos de vista lo que nos rodea”.

Y lo que nos rodea es, claro, la crisis. La del cine y la del país en general. Sobre la primera, Muñoz no tiene dudas: “El cine, tanto el español como el extranjero, le gusta a la gente, es necesario. Pero la crisis aprieta mucho, y si no tienes ni para comprar el pan cómo vas a pensar en cines o teatros.. Pero hay ganas. Se vio con la Fiesta del Cine. Confío en que la situación económica mejore, porque el cine también lo notará”. Y, mientras, recomienda para los que todavía se atreven a ir las salas dos películas además de Viral: Gravity (“donde se ve que los latinos tienen ahora el poder en Hollywood, y que va a hacer carrera en los Oscar”) y una que llegará próximamente, Dallas Buyers Club, “donde Matthew McConaughey hace un trabajo espectacular como enfermo de SIDA”.

 

‘El consejero’: Todos juntos y revueltos

Una película que comienza con Penélope Cruz y Michael Fassbender practicando sexo oral no puede ser mala.

Una película en la que Cameron Diaz está cubierta de tatuajes y folla con un Ferrari (sí, folla con un Ferrari) tiene que valer la pena.

Y una película escrita por el autor de La carretera y rodada por el padre de Alien o Blade Runner ha de ser una obra maestra.

Pero esto último, por desgracia, no es cierto.

Javier Bardem y Cameron Diaz en 'El consejero' (FOX)

Javier Bardem y Cameron Diaz en ‘El consejero’ (FOX)

Es verdad que El consejero, que se estrena el viernes, no es una mala película. Cuenta con un reparto lujoso. Tiene frases memorables. Y un rollo fronterizo y salvaje, marginal e irresistible, que nos remite a las mejores canciones de Calexico o los más adictivos libros de Don Winslow.

También es verdad que ver a Cameron Diaz hacer guarrerías vale la pena. La rubia está casi irreconocible (tiene el rostro más deformado que Mickey Rourke tras una noche de marcha) pero sigue acumulando morbo. Es la gran vencedora de la fiesta, por encima de los divertidos Brad Pitt y Javier Bardem, de la eficiente Penélope Cruz o del elegante pero algo perdido Fassbender.

Porque ese es el problema, lo que impide que El consejero sea una obra maestra: el caos. Los personajes deambulan por la pantalla sin que muchas veces sepamos muy bien qué les pasa. No es por falta de palabras (a veces sufren una verborragia ridícula), sino porque lo contado y lo sugerido no siempre se ponen de acuerdo. Quizá es que Cormac McCarthy es demasiado hondo para reducir una trama compleja a dos horas. Probablemente es que a Ridley Scott le faltó una dosis de peyote para perderse de viaje con sus personajes.

Este viaje a la locura humana tiene una carrocería imponente y un motor de ocho cilindros, pero se queda sin gasolina a medio camino y nos deja algo tirados en el medio del desierto.

Lo que no te contaron de las estrellas de ‘Los juegos del hambre: En llamas’

Que sí, que lo sabe todo el mundo: Los juegos del hambre: En llamas se estrena este viernes. Sus protagonistas estuvieron la semana pasada en Madrid. Dieron una concurrida rueda de prensa. Y la premiere de la película, el miércoles por la noche en el madrileño Cine Callao, fue un exitazo. Pero… ¿Que no sabemos de Jennifer Lawrence y Josh Hutcherson? ¿Qué hicieron en España? ¿Que no hicieron?

Premiere de 'Los juegos del hambre: En llamas'

Pues sobre todo… Trabajaron. La gira era agotadora: el lunes Londres, el martes Berlín, llegaron el miércoles a las tres de la mañana a Madrid y ese mismo día, a las nueve de la noche, tenían que salir para Roma antes de volar a París. Sí: son estrellas. Cobran un pastón. Pero el tute no se lo quita nadie.

¿Cómo moverse de un lado a otro a tanta velocidad? Por supuesto, en avión privado. O mejor dicho, en dos aviones privados, porque Lawrence y Hutcherson viajaban con otras 26 personas acompañándoles. Aterrizaron en Europa en un vuelo intercontinental comercial (en primera, por supuesto), pero luego es más cómodo moverse en aviones más pequeños y pagados por cada distribuidora local.

La guapa Lawrence, que a sus 23 años es todo un dechado de seriedad y profesionalidad, llevaba solo para ella una estilista, una peluquera, su publicista… Y, claro, una maquilladora. La maquilladora no era una cualquiera sino Ve Neill, ganadora de tres Oscar por Bitelchus, Señora Doubtfire y Ed Wood. Cuando no está en un rodaje no pierde el tiempo, y acompaña en sus giras a estrellas como Lawrence.

¿Y Hutcherson? Ahí va un cotilleo: está muy acostumbrado a pisar Madrid. ¿Por qué? Por qué va a ser: por amor. El joven tiene novia… ¡Española! Los responsables del junket (que así se llaman este tipo de fregados periodístico-promocionales) pensaban que era una fan más que intentaba colarse en el set de entrevistas, hasta que insistió en que era muy amiga de Josh. Y tanto que lo era: él pidió que la dejaran pasar y, según parece, ambos pasean con cierta frecuencia por Madrid.

¿Algo más? Pues sí: quizá, lo más curioso. Jennifer Lawrence es una belleza, una de esas mujeres que mi padre decía “de bandera”: alta, pechugona y llena de curvas. Pero no es indestructible: tanto viaje, tanto avión, tanto trasnochar, la tenían el destrozada. Pero nada de quedarse en la habitación descansando: el día estaba repleto de obligaciones. Así que, para estar más cómoda y afrontarlas de mejor humor… La actriz dio todas las entrevistas de televisión en zapatillas de andar por casa. O, mejor dicho, de andar  por hotel, porque eran las clásicas pantuflas que todo establecimiento de lujo regala a sus visitantes.

Adrián Lastra: “Me cabrean mucho el paro y las medidas que no están arreglando nada”

Buenas noticias para sus admiradores y admiradoras: Adrián Lastra es, efectivamente, un cielo. Lo avisan sus compañeros. La persona que lleva su imagen. Y puede corroborarlo cualquiera que hable con él: nacido en 1984 en Madrid, está en pleno ascenso profesional pero parece no haber cambiado. “Acabo de salir del gimnasio”, cuenta, “intentando desestresarme un poco. Es el único lugar donde mi cabeza se está un poco quieta”.

Es normal que ande un poco estresado, porque no para. Podemos verle en el cine, donde ha hecho Fuga de cerebros 2, Primos (por la que fue candidato al Goya) o Temporal, que se estrena este viernes. En el teatro, donde protagoniza el musical Hoy no me puedo levantar. O en la tele, donde estará próximamente con Galerías Velvet, cuya primera temporada está a medio rodar.

Adrián Lastra

“No me puedo quejar, desde luego”, explica, “porque la situación que vivimos es muy mala: desempleo o precariedad, gente que no puede llegar a fin de mes ni al final del día… De eso habla Temporal: de la mierda que estamos viviendo. Pero la película, que es muy humilde, le da una vuelta de tuerca y logra arrancar una sonrisa”.

Temporal es, en efecto, una película humilde e independiente. Otro ejemplo del cine al que nos está acostumbrando una industria, la española, que atraviesa un momento difícil. “No me gusta hablar de películas pequeñas o cine pequeño”, aclara el actor, “porque Temporal no lo es. Es humilde, no aspira a triunfar en la taquilla, pero sí a contar de manera detallista, con mucho trabajo y de manera maravillosa, la historia de cinco personas”.

Adiós, entonces, a las grandes producciones y al concepto “estrella” del cine. El actor tendrá que ser más humilde… O no será. “Hacer películas como se hacían antes es imposible. Somos muchos profesionales y cada vez hay menos trabajo. Espero que la situación remonte o, simplemente, tendremos que adaptarnos todos. Lo hizo Paco León con Carmina o revienta, y es maravilloso: actualizarse, apostar por otro sistema, reinventarse”.

Otra cosa, claro, es el teatro. Hablamos de Hoy no me puedo levantar, el musical basado en canciones de Mecano. “Lo que vivo con esa obra es pura felicidad”, concede, “porque me da lo que siempre he soñado. Estamos dándole una vuelta de tuerca a los personajes de un musical: ya no es sólo cantar o bailar sino, sobre todo, interpretar. Con Colate hemos creado un personaje real, un chico de pueblo que llega cargado de sueños al Madrid de los ochenta y que, además de cosas bonitas, encuentra cosas más feas como la droga. Pura realidad”.

Actúa, canta, baila… En resumen: ¿el típico caso de niño que, desde pequeño, sueña con ser artista? “¡Para nada!”, desmiente entre risas. “Yo quería ser futbolista, como todos los niños, pero Operación Triunfo me hizo cambiar. Se estrenó cuando tenía 17 años y me despertó algo que no tenía… ¡Me apetecía cantar! Mi padre cantaba y en mi casa he oido mucho flamenco, pero al ver OT vi que se me podía dar bien. Que entonaba. Que me apetecía lanzarme. Estaba estudiando electrónica, pero vi que ese era mi reto, y me gustan mucho los retos”.

Y ahí sigue, de reto en reto. El próximo es aprender idiomas (“no quiero ir a Hollywood, porque me daría una leche importante, pero sí trabajar en Europa, Sudamérica, Centroamérica…) y, por supuesto, seguir en contacto con sus seguidores, cada vez más. “Me gusta mucho Twitter, pero depende del dia y de cómo me levante. Es una forma de compartir tu vida profesional y privada, como un regalo para la gente que te sigue, pero a veces tengo que controlarme porque soy hiperimpulsivo y no puedo escribir las cosas ofensivas que me apetecen cuando me cabreo”. ¿Y, por ejemplo, qué le cabrea? “Infinitas cosas. El paro. O las medidas que presuntamente se toman. Que me digan que todo se está arreglando, que va a mejor, mientras miro a mi alrededor y encuentro justamente lo contrario”.

La voz de Scarlett Johansson

Si le diesen un premio a la actriz más fotogénica, sería sin duda para Scarlett Johansson. Porque al natural está estupenda, pero es en las películas y las sesiones de fotos cuando se transforma en un ser de otro planeta. ¿Aunque saben lo que realmente sobrecoge al tenerla delante? Su voz.

Scarlett Johansson

Es un motivo (más) para ver cine en versión original: escuchar la voz de Scarlett Johansson, y no ver su rostro haciendo carantoñas absurdas mientras oímos a alguna desconocida apropiándose de su arma. Porque la voz de Scarlett es eso: un arma. Suena como una fruta caliente abriéndose para que te la comas. Suena ronca y peligrosa y, de pronto, suena dulce e infantil. Ella, claro, sabe usar su voz como un buen cocinero sabe regular la temperatura del horno. Como un buen masajista sabe cómo calentar tus músculos. Como… Bueno, da igual.

No soy el único que lo sabe: los italianos, que entienden mucho de estas cosas, acaban de darle el premio a la mejor actriz del festival de Roma a la voz de Scarlett Johansson. Porque la cara de la actriz no aparece en un solo fotograma de Her, lo nuevo de Spike Jonze, pero sí su voz: interpreta a un sistema operativo informático que habría hecho perder la cabeza de Steve Jobs.

De eso va Her: de cómo un escritor solitario, encarnado por Joaquin Phoenix, inicia una honda y obsesiva relación con el sistema operativo de su ordenador debido a su seductora voz (y a su personalidad, que no todo va a ser eso). A Johansson no le hace falta su físico para ser divertida, sexy o desgarradora: le basta con su voz, que vale un premio romano. Y todavía habrá gente que irá a ver la película doblada y, a la salida, dirá que Scarlett Johansson lo hacía fenomenal.

Pelé, ¿’O Rei’ del cine?

Tres de las siete personas que leen este blog no saben nada de fútbol, así que empezaré explicando quién era Pelé: uno de los mejores futbolistas, quizá el mejor, de todos los tiempos. Nadie le ha visto jugar porque todos éramos muy pequeños o ni habíamos nacido, pero eso dice Alfredo Relaño y en los vídeos parece, en efecto, de otro planeta. Era como Jordan jugando al baloncesto o José Luis Moreno al frente de un programa de variedades: imbatible.

Sylvester Stallone y Pelé.

Pero, como ellos, Pelé no tenía aún su película. Protagonizó como actor Evasión o victoria, la mejor película de fútbol que jamás he visto (y la única que he visto), pero no ha tenido hasta ahora eso que llaman biopic. Y se lo merece más que nadie: era negro, pobre y brasileño, pero con 17 años se plantó en Suecia’58 y revolucionó un deporte.

La película se está rodando, ha salido una foto y la cosa, al menos para los que sí somos futboleros, tiene morbo. Da igual quién la dirija o quién haga de padre de Pelé, que por cierto será Seu Jorge: la cosa es ver qué cuenta de esta leyenda, comprobar si por fin una película sobre fútbol vale la pena y, claro, desvelar por qué Pelé ha terminado haciendo anuncios de Viagra.

Considerando que el estreno coincidirá con el Mundial de Fútbol de Brasil 2014, la cosa huele a maniobra comercial, pero no perdamos la fe. También parecía que España nunca pasaría de unos cuartos de final  y ahora fíjate: campeones de todo y con el país mejor que nunca. El fúrgol, que es lo que tiene.