BLOGS
Estado crítico Estado crítico

"Ya no se hacen películas como las de ahora"

Archivo de la categoría ‘Rumores’

En torno a la culpabilidad (o inocencia) de Woody Allen

“La sospecha debe inducir al examen, nunca a la decisión”. La frase es de un escritor y monje gallego, Benito Jerónimo Feijoo, pero resulta idónea para explicar la situación de un tipo de costumbres poco monacales y bajo una enorme sospecha mediática: Woody Allen.

Los hechos sucedieron hace casi 22 años, pero cada cierto tiempo reaparecen y la acusación no es ligera: una de las hijas adoptivas de la que fue su pareja durante doce años, Mia Farrow, afirma que Allen abusó sexualmente de ella cuando era una niña.

El escándalo saltó en 1992, pero hace dos semanas, tras un homenaje a Allen durante los Globos de Oro, el hijo biológico del director y Mia Farrow, Ronan, le acusó de haber abusado de su hermanastra cuando tenía siete años. Este sábado la cosa fue todavía más lejos: la presunta víctima, Dylan (ahora llamada Malone), ha publicado una carta en un blog del New York Times donde cuenta su versión de lo ocurrido y denuncia al director.

Vaya por delante: admiro y adoro al Woody Allen cineasta, actor y escritor. He visto todas sus películas siempre con interés, muchas veces con agrado y, personalmente, simpatía. Me cae bien: me ha hecho disfrutar como pocos en una sala de cine y me gusta su actitud, tan alejada de todo lo que uno espera en una estrella.

Por eso me apetece revisar lo ocurrido para responder a una pregunta personal y moral: ¿Es Allen un enfermo que debería estar en la cárcel o, simplemente, un tipo algo extraño al que su exnovia no ha perdonado que la abandonara?

allenyfarrow

El noviazgo Allen-Farrow
Entre 1979 y 1980 Woody Allen, actor, director y guionista de éxito, y Mia Farrow, una estrella de Hollywood, empiezan una relación amorosa. Él ya ha tenido unas cuantas novias actrices (como Diane Keaton o la joven Stacey Nelkin, con la que acababa de romper y a la que conoció cuando ella tenía 17 años), y Farrow tampoco es ninguna santa: se casó con 21 años con Frank Sinatra (él tenía 50) y después con el músico André Previn, que dejó a su mujer, Dory, por ella.

Una relación especial
Además de muchas películas en común (entre ellas obras maestras como Zelig, Broadway Danny Rose, La rosa púrpura del Cairo o Delitos y faltas), Woody y Mia tuvieron un noviazgo muy particular: no sólo no se casaron sino que, durante doce años, nunca vivieron juntos. Él permaneció en su apartamento de la neoyorquina 5ª avenida mientras Farrow y sus hijos ocupaban un enorme piso en Central Park West. 

La familia Farrow
Porque sí: Farrow era madre de familia numerosa. Durante su matrimonio con Previn la actriz tuvo tres hijos biológicos y tres adoptados, seis niños que nunca consideraron a Allen una figura paterna (era difícil, porque Allen nunca durmió una noche en la casa de su novia), sino algo parecido al “novio de mamá”. Todos menos una niña adoptada, la coreana Soon-Yi, que será capital en la historia. 

Los tres hijos comunes
Sí: no vivían juntos, pero Allen y Farrow tuvieron tres hijos durante su relación. Dos fueron adoptados: un niño, Moses, y una niña, Dylan (ahora llamada Malone), presunta víctima de los abusos de Allen. El tercer vástago es Satchel (ahora llamado Ronan), nacido en diciembre de 1987 y único hijo biológico de la pareja.

La bomba estalla
En 1991, todo se va al infierno: durante una visita al apartamento de su novio Mia Farrow descubre unas fotos de su hija adoptiva, Soon-Yi, posando desnuda y en actitud pornográfica ante la cámara. En ese momento la chica tenía 19 o 21 años (no está muy clara su fecha de nacimiento), y el cineasta 56. A Farrow se le viene todo abajo: según parece, ella animó a Woody y a Soon-Yi a salir, ir al baloncesto y ver cientos de películas juntos dado su carácter afín.

Así estaba la pareja
El hallazgo no fue más que el detonante de una relación que no pasaba por su mejor momento. Dicen que el nacimiento de Satchel empezó a complicar las cosas: una difícil cesárea, los mimos de Farrow al pequeño y el llanto constante de éste enfriaron a la pareja. Según parece a Allen nunca le gustó demasiado su hijo: le llamaba “el pequeño bastardo” (según Farrow) y, cuenta una amiga de ella, Casey Pascal, no le quería “porque siempre quiso tener una niña”.

¿Infidelidades de Farrow?
Puede que haya otro motivo por el que Allen no tragaba a su hijo: porque quizá no lo era. Por despecho, o a lo mejor porque esa es la verdad, eso dijo hace poco Mia Farrow en una entrevista a Vanity Fair, donde afirmaba que Satchel/ Ronan era “posiblemente” hijo de Frank Sinatra. En sus palabras, llenas de rencor hacia Allen, la actriz dice que Sinatra siempre fue “el gran amor de su vida” y que siguió acostándose con él durante su noviazgo con Allen.

Ronan Farrow, en una imagen reciente (GTRES)

Ronan Farrow, en una imagen reciente (GTRES)

El día clave
Nada más descubrir las fotos de Soon-Yi, Farrow rompió el noviazgo con Allen, y ambos comenzaron a negociar la custodia legal de sus tres hijos comunes. No era una batalla frontal, hasta que el 4 de agosto de 1992 sucedieron cosas que, todavía hoy, son difíciles de discernir.

Mia Farrow y todos sus hijos están en la granja familiar de los Farrow en Bridgewater, Connecticut. Pese a su fobia al campo y estar en pleno proceso de separación, Allen abandona Nueva York para visitar en pleno verano a su exnovia y sus hijos. Según él, fue un día normal, como otro cualquiera, tanto que hasta se quedó a dormir en un hotel cercano a la granja antes de volver al día siguiente a la Gran Manzana.

Pero la versión de Mia Farrow (y de su hija) es muy diferente: según ellas, al día siguiente de la visita de Allen la pequeña Dylan, de siete años, le dijo que su padre adoptivo había abusado sexualmente de ella en un altillo de la vivienda, sometiéndola a tocamientos mientras la distraía con el tren de juguete de uno de sus hermanos. Según explicó después Farrow a Vanity Fair, no era la primera vez que pasaba algo raro entre Allen y la niña: aseguraba que había una ley no escrita en el hogar por la que Woody nunca podía quedarse solo con la pequeña, con quien estaba “obsesionado”.

Según Farrow, sus múltiples visitas (más de veinte) durante esos años a una psicóloga infantil, la doctora Susan Coates, respondían a esa preocupación, y ella no era la única que lo había notado: hasta su propia madre, Maureen O’Sullivan, le había preguntado alguna vez a su yerno por qué se empeñaba en ser siempre él quien le daba crema solar a Dylan.

El vídeo 
La historia del altillo es la que ahora Dylan (o Malone, como a sus 28 años, casada y escritora, se llama) ha contado en la web del New York Times. Pero todo suena algo extraño… ¿Qué hacía Allen yéndose hasta Connecticut para, en el rancho familiar de su ex (a la que acompañaban sus hijos, unos cuantos familiares y un ejército de niñeras), abusar sexualmente de su hija adoptiva?

Hay otro hecho extraño: un vídeo. Cuando Dylan le confesó a su madre lo sucedido con Allen, Farrow cogió una cámara y grabó el testimonio para entregárselo a las autoridades. Sin embargo, no lo hizo hasta tres días después, y según parece el contenido de la cinta no es lineal sino que tiene cortes que sugieren que la charla de Dylan ha sido editada y manipulada. Los médicos que atendieron a la niña durante semanas testificaron que su historia carecía de consistencia, y una niñera de la familia, Monica Thompson, también aseguró que Farrow había presionado a todo el servicio para que declarara, y mintiera, en contra del director. 

El proceso legal
Durante más de cuatro años de acusaciones escandalosas Farrow y Allen pelearon por la custodia de sus tres hijos comunes, Moses, Dylan y Satchel, que finalmente recayó en la actriz. Allen se gastó varios millones de dólares y, aunque perdió el juicio y varias apelaciones, no fue nunca procesado por abusos sexuales. El jefe de la policía de Connecticut, los médicos y el juez dijeron que la acusación de Farrow era infundada y que el testimonio de Dylan era “una historia inventada por el estrés de vivir una volátil e insana situación familiar, o por haber sido metida en la cabeza por la madre”. El veredicto, eso sí, dictaminó que Allen no podría ver nunca más a Moses y, en el caso de Satchel (su hijo biológico, o el de Sinatra), sólo bajo supervisión. Respecto a Dylan (que ya se llamaba Malone y tenía 15 años), se negó a volver a ver a Allen, aunque éste la escribió en dos ocasiones bajo seudónimo para decirle que tanto él como Soon Yi (“su padre y su hermana”, decía) la echaban de menos.

Woody Allen y Soon-Yi, con sus dos hijas en Barcelona (GTRES)

Woody Allen y Soon-Yi, con sus dos hijas en Barcelona (GTRES)

Los protagonistas, ahora
Allen y Soon-Yi siguen juntos desde que el escándalo de las fotos estalló: se casaron en Venecia en 1997 y tienen dos hijas adoptadas, Bechet Dumaine (nacida en 1999) y Manzie Tio (2000). Allen ha llevado una vida completamente normal, estrenando películas cada añoDylan se cambió de nombre, primero por Eliza y después por Malone, está casada y ha vivido alejada de los focos hasta que el sábado publicó, según parece indignada por el homenaje en los Globos y la candidatura de Allen al Oscar, la carta donde le denuncia. Respecto a Farrow, no se le ha vuelto a conocer pareja, rueda de vez en cuando alguna película y vive centrada en sus hijos (ha adoptado seis niños más) y distintas actividades relacionadas con obras benéficas. El hijo biológico común con Allen, Ronan, tiene 26 años, es abogado, ha participado en algunas películas, ataca cada cierto tiempo a su padre (siempre por su relación con Soon-Yi) y, desde luego, se parece muchísimo más a Sinatra que a su presunto progenitor.

¿Conclusión?
Es tan aventurado e injusto decir que Allen es inocente como lo contrario… Pero prefiero pensar que lo es. Es obvio que no es un tipo muy cuidadoso en el terreno sentimental (estar liado con la hija de tu novia es feo) y que siempre le han gustado las jovencitas (no lo oculta: muchas de sus películas están llenas de referencias al tema), pero no creo que eso le convierta, automáticamente, en la bestia depredadora que nos quiere vender Farrow. Respecto a Mia… Que tantos años después saliera diciendo que se acostaba con Sinatra tampoco la deja en muy buen lugar en todo lo que respecta a su relación con Allen, y la historia del vídeo tampoco me parece normal. En cuanto a Dylan/Elize/Malone… Está claro que, hasta ahora, ella es la gran víctima de lo sucedido. He consultado a algunos psicólogos (los tengo muy a mano), y ven posible que una niña de siete años, presionada por su madre durante muchísimo tiempo, llegue a creer como real algo que no sucedió, aunque tampoco quieren pillarse los dedos.

En resumen… No lo sé. Pero los médicos que examinaron a Dylan no encontraron nada raro, los especialistas que la entrevistaron encontraron muchas contradicciones en su relato y la historia de que Allen se escabulló gracias al dinero y la fama tampoco es tan digerible: dinero y fama nunca le han faltado, precisamente, a Mia Farrow. Así que seguiré como hasta ahora: viendo el cine de Woody Allen y considerándole un genio, respetando además una frase que habré oído en mil películas: “Todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario”, cosa que aún no ha ocurrido.

Siete rumores y certezas sobre el Episodio VII de ‘La Guerra de las Galaxias’

Quedan casi dos años para que llegue el séptimo episodio de La Guerra de las Galaxias. Casi dos años para que, con la ilusión de un niño pequeño (sí, así somos de bobos), nos sentemos en un cine a ver cómo continúa la historia que empezaron a contarnos hace ya casi 40 años. La verdad: sabemos muy poco de ella. Pero nos ilusiona imaginar esa película y leer todo tipo de rumores. ¿Habrá algo de verdad en ellos? De momento, son como un buen aperitivo: entretienen el estómago y consiguen que se dispare nuestro apetito…

Mark Hamill, como Luke Skywalker (Lucas Film)

Mark Hamill, como Luke Skywalker (Lucas Film)

El guión
J.J. Abrams lo ha confirmado: el libreto, tras todo tipo de vaivenes (y seguramente fuertes presiones desde Disney) está terminado. Lo empezó a escribir Michael Ardnt, que después fue despedido para que el propio Abrams y Lawrence Kasdan (que ya participó en la escritura y producción de El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi) se ocuparan de la historia. Según ha afirmado The Hollywood Reporter, el cambio de timón responde a las desavenencias entre Ardnt y Abrams sobre qué cuota de protagonismo deben tener Luke Skywalker, Leia Organa y Han Solo. Mientras el primero los había relegado a un segundo plano, el director quiere que sean los grandes protagonistas de, al menos, este Episodio VII, para ir dejándolos aparcados a lo largo de la octava y novena entrega.

La música
Nos sentamos en la butaca para ver la nueva película, el corazón se acelera y, en medio de la oscuridad, empieza a sonar la atronadora música de John Williams Sí, eso parece seguro: el compositor volverá a encargarse, como siempre, de las fanfarrias galácticas. Así lo desveló Abrams cuando, en la gira europea de presentación de Star Trek: en la oscuridad, fue preguntado al respecto en una rueda de prensa en Berlín. Abrams no esquivó la cuestión y dijo que esperaba a Williams “con los brazos abiertos”, mientras el veterano músico se expresaba en términos muy similares en Den of Geek definiéndose “feliz” de poder volver al proyecto.

¿Una de dibujos?
Es uno de los rumores de esta semana: además de la trilogía que prepara Abrams, podría estrenarse a medio plazo un título de animación. La saga es de Disney, propietaria también de Pixar, y algunos se han atrevido (la web Latino Review, en concreto) a decir que el estudio de Toy Story se haría cargo del asunto. Más que algo serio, parece el sueño húmedo de algún periodista imaginativo… ¿Pero quién sabe? De momento, el dibujante Phil Postma ha difundido su visión de cómo serían los personajes de La Guerra de las Galaxias “al estilo Pixar” y el resultado es, desde luego, atractivo…

El universo 'Star Wars', al estilo Pixar (Phil Postma)

El universo ‘Star Wars’, al estilo Pixar (Phil Postma)

Los spin-Off
Kathleeen Kennedy, mano derecha de Spielberg durante décadas y elegida por Disney para producir el Episodio VII, ya ha confirmado que, entre cada uno de los episodios (llegarán en 2015, 2017 y 2019), habrá películas centradas en distintos personajes de la saga. El primer nombre en el que se pensó fue el de Han Solo (¿quién no quiere saber más sobre el tipo más canalla de la galaxia?), después se habló de Yoda y, en los últimos tiempos, ha cobrado fuerza el de Boba Fett. El mejor cazarrecompensas del universo Star Wars (Darth Vader dixit) aparecía en El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi, es uno de los personajes más queridos por los fanáticos de la saga (y de sus tebeos) y se asegura que Joe Johnston (director de Jumanji, Parque Jurásico III y El hombre lobo, además de buen amigo de Lucas) está trabajando en el proyecto.

El póster
Drew Struzan fue el autor de los carteles de las tres primeras entregas, unas láminas inolvidables que decoraron el dormitorio infantil de más de uno de nosotros. Pues bien: a sus 66 años, Struzan ha dicho al blog Fanhattan que se consideraba jubilado… Hasta que Disney llamó a su puerta para que dibujara el póster del Episodio VII. Por supuesto, aceptó… ¿Quiénes serán los elegidos para aparecer en uno de los carteles cinematográficos más esperados de la historia?

Los actores
La pregunta que obsesiona a todo el mundo es… ¿Estarán Carrie Fisher, Mark Hamill y Harrison Ford en la película? La primera se ha tirado a la piscina y ha dicho que la cosa está en marcha: espera empezar a rodar en dos o tres meses y ya se ve con el mismo pelo que hace treinta años, aunque repleto de canas. Hamill, más contenido, ha desmentido que el acuerdo esté cerrado, manifestando que si hay alguna novedad él será el primero en anunciarlo. Respecto a Ford… No ha abierto la boca. Se sabe fundamental y es el que mejor caché tiene, por lo que dilatará la respuesta. Mientras, no hay día en el que no suene un nombre nuevo: Judi Dench, Jesse Plemons, Michael Fassbender, Adam Driver, Hugo Weaving, Benedict Cumberbatch, Chiwetel Ejiofor, Muchael B. Jordan o Alex Pettyfer son sólo ejemplos de lo que se ha publicado. ¿Estará alguno, finalmente, en la película?

Estreno
Ya ha sido anunciado: el 18 de diciembre de 2015 se estrenará la película, al menos en EE UU. Será la primera vez que una entrega de La Guerra de las Galaxias ve la luz en fechas navideñas: las seis anteriores lo hicieron en mayo. La película debía estrenarse en verano de 2015, pero los vaivenes del guión han sido, al menos oficialmente, los causantes de que todos debamos esperar unos meses más… ¿Valdrá la pena?

 

 

 

Los guerreros de terracota resucitarán… como una película de superhéroes

Como en tantas otras cosas, el futuro del cine puede estar… En China. Hablamos de un país con 1350 millones de habitantes. Del segundo mercado cinematográfico mundial después de EE UU (a quien superará en 2020). Y de cifras que crecen sin parar: en 2013 se vendieron 3.000 millones de euros en entradas, un 27% más que el año anterior.

Pero hay otra cosa: a los chinos les gusta, sobre todo… El cine chino. Sólo tres de las diez películas más taquilleras de 2013 no lo eran: Iron Man 3, Pacific Rim y Gravity, aunque casualmente (o más bien no) las tres tenían algún personaje, escenario o elemento en la trama de dicho país.

Exposición en Madrid de los guerreros de terracota (GTRES)

Exposición en Madrid de los guerreros de terracota (GTRES)

Ahora, China también quiere exportar historias. O, mejor dicho, busca ayuda para sacarlas adelante. Y un buen primer paso será Super Terracotta Warriors o Rise of the Terracotta Warriors, proyecto nacido bajo el manto de Shanghai Film Group (conglomerado de estudios cinematográficos chinos) que ha sido ofrecido a Paramount Pictures.

Se afirma que Avi Arad es el elegido para producir la película. Arad es uno de los pesos pesados de Hollywood gracias a su papel en las sagas X-Men, Spider-Man o Iron Man, entre otras. Arad fue, además, clave para que Marvel saliera de la bancarrota en los años noventa.

Por motivos históricos, estéticos y, desde luego, económicos, la historia de los guerreros parece una prometedora idea. Hablamos de 8000 guerreros, recreados en terracota y a tamaño real, enterrados en Xian, al noreste de China. Fueron descubiertos en 1974 por unos campesinos y, desde entonces, han concitado el interés internacional.

Los rumores sobre el argumento de la película son tan descabellados que hasta podrían ser ciertos: The Hollywood Reporter asegura que el ejército sería resucitado para defender la Tierra de un ataque alienígena. ¿Absurdo? Desde luego. ¿Es eso un problema en el absurdo cine actual? Es más, suena muy coherente: tenemos una historia conocida en todo el planeta. Un posible rodaje en China (con unos costes infinitamente más bajos que en cualquier otro lugar del mundo). Y una inmejorable puerta de entrada para las compañías occidentales en el todopoderoso y lucrativo gigante asiático. ¿Resucitamos o no a los soldados?

Hollywood cambia a superhéroes y zombis por personajes bíblicos

Primero fueron los superhéroes. Después, los zombis. Y 2014 será el año de los personajes bíblicos: se prevé una avalancha de estrenos basados en el libro sagrado durante los próximos meses, con nombres como Russell Crowe, Ridley Scott, Darren Aronofsky o Christian Bale implicados en diferentes proyectos.

Es lógico: hay unos 2300 millones de cristianos en el mundo, lo que implica un enorme potencial en taquilla. Cada capítulo de la miniserie televisiva La Biblia fue seguido sólo en EE UU por once millones y medio de espectadores, una pista de que algo parecido podría suceder en los cines. La Pasión de Cristo (o, antes, Ben Hur, La túnica sagrada o Los diez mandamientos) recaudó, con un presupuesto de  22 millones de euros, casi 500. Y, en días en los que escasean las buenas historias, la Biblia está llena de ellas sin necesidad de pagar a nadie por los derechos de autor.

Jennifer Connelly y Russell Crowe en 'Noé' (PARAMOUNT)

Jennifer Connelly y Russell Crowe en ‘Noé’ (PARAMOUNT)

Ahí está Noé, que aterrizará en España el 4 de abril con Russell Crowe como estrella principal, Anthony Hopkins como Matusalén y Jennifer Connelly y Emma Watson dando vida a la mujer e hija del protagonista, La película cuenta unos efectos especiales apabullantes y un doble objetivo por parte del director, el siempre interesante Darren Aronofsky (Réquiem por un sueño, El luchador y Cisne negro): mostrar hasta dónde puede llegar la maldad humana y reflexionar sobre el cambio climático.

Unos meses más tarde, a final de año, llegará de la mano de Ridley Scott (Alien y Blade Runner) Éxodo, con Christian Bale como Moisés, Aaron Paul, Sigourney Weaver y Ben Kingsley en el reparto y rodada casi íntegramente en España (en concreto en Almería y Fuerteventura), donde miles de personas se presentaron a las pruebas para elegir figurantes. Otro proyecto sobre Moisés, Gods and Kings, está en la cuerda floja: iba a ser dirigido por Steven Spielberg, pero su retirada podría llevar a Ang Lee a coger el timón.

Cartel estadounidense de 'María' (LIONSGATE)

Cartel estadounidense de ‘María’ (LIONSGATE)

También a final de año se estrenará María, promocionada como la precuela de La pasión de Cristo, con rostros como los de Ben Kingsley (hará de Herodes) o Julia Ormond (será Isabel, prima de María y madre de San Juan Bautista) y la joven Odeya Rush como protagonista absoluta. Otro título, Hijo de Dios, no tiene todavía fecha española de estreno, pero llegará: el portugués Diogo Morgado da vida a Jesús, está producida por Roma Downey y Mark Burnett y dirigida por Christopher Spencer, presentes los cuatro en la citada serie La Biblia.

Hasta aquí lo seguro, pero hay más: se rumorea desde hace meses que Will Smith debutará como director con La redención de Caín, escrita por su cuñado Caleeb Pinkett y que daría un giro vampírico a la historia de los hijos de Adán y Eva. En 2012 empezó a hablarse de que Brad Pitt encarnaría a Poncio Pilato en un proyecto de Warner Bros, que también tiene los derechos de Unholy Night, la desenfadada novela de Seth Grahame-Smith que describe a los Reyes Magos como unos ladrones. Y hasta el polémico Paul Verhoeven (Robocop e Instinto básico) lleva años buscando financiación para hacer realidad su visión de Jesucristo.

El cartel del ‘Episodio VII’, visto a través de Tarantino, Allen o Scorsese

Fue el 12 de octubre de 2012: Disney anunció que compraba LucasFilm y que, por extensión, resucitaría la saga de La Guerra de las Galaxias con el estreno del Episodio VII en verano de 2015. Después se supo que J.J. Abrams sería el director, que la película se retrasaba hasta las navidades de 2015 y se sigue especulando con la presencia de Harrison Ford, Mark Hamill y Carrie Fisher como los Han Solo, Luke Skywalker y Leia Organa originales.

Hasta ahí, lo que se sabe. Pero luego viene la rumorología que circula por Internet y, cómo no, las “alucinaciones” de los fans de la saga, ansiosos porque empiece a gotear el material de la película más esperada de los próximos tiempos.

Entre ese material está, por supuesto, el primer póster de la película, que adelantará el tono de la nueva entrega. Pero varios artistas se han lanzado a explorar cómo podría ser ese primer cartel e, inspirándose en otras películas muy conocidas, han planteado este divertido juego “metacinematográfico” que propone posibilidades de lo más inesperadas…

En el improbable caso de que Woody Allen hubiera sido el elegido para dirigir esta nueva entrega, quizá la historia hubiera girado en torno a una cómica historia de amor entre C3PO y R2D2... ¿Prometedor, no?

En el improbable caso de que Woody Allen hubiera sido el elegido, quizá el ‘Episodio VII’ habría girado en torno a una cómica historia de amor entre C3PO y R2D2… ¿Prometedor, no?

 

La Princesa Leia Organa vuelve con fuerza en este 'Episodio VII'... Con claras reminiscencias a 'Kill Bill'. ¡Qué grande habría sido esta nueva entrega de haberla dirigido Tarantino!

La Princesa Leia Organa vuelve con fuerza… Con claras reminiscencias a ‘Kill Bill’. ¡Qué grande habría sido esta nueva entrega de haberla dirigido Tarantino!

 

Le toca el turno a Han Solo, que toma el relevo de Bruce Willis en el póster de 'Sin City', de Frank Miller

Le toca el turno a Han Solo, que toma el relevo de Bruce Willis en el póster de ‘Sin City’, de Frank Miller

 

¿Y si el 'Episodio VII' se pusiera serio y, de alguna manera, estuviera ligado al 'Taxi Driver' de Scorsese? Al menos en lo estético, la cosa tendría muy buena pinta...

¿Y si el ‘Episodio VII’ se pusiera serio y, de alguna manera, estuviera ligado al ‘Taxi Driver’ de Scorsese? Al menos en lo estético, la cosa tendría muy buena pinta…

 

Nada más anunciarse que el 'Episodio VII' correría a cargo de Disney, la web teamcoco.com lanzó una serie de divertidos carteles al respecto. Este es uno de los mejores...

Nada más anunciarse que el ‘Episodio VII’ correría a cargo de Disney, la web teamcoco.com lanzó una serie de divertidos carteles al respecto. Este es uno de los mejores…

 

Michael Arndt, autor del guión de 'Pequeña Miss Sunshine', iba a ser también el autor del libreto del 'Episodio VII'. Finalmente Ardnt ha quedado fuera del proyecto, pero hubo quién relacionó la película por la que se llevó un Oscar con la nueva entrega galáctica...

Michael Arndt, autor del guión de ‘Pequeña Miss Sunshine’, iba a escribir el ‘Episodio VII’. Finalmente Ardnt está fuera del proyecto, pero hubo quién relacionó con bastante gracia la película por la que se llevó un Oscar con la nueva entrega galáctica…

 

Vamos con otra visión "tarantinesca" de 'Star Wars'... Esta vez con los "stormtroopers' del Imperio metidos en los trajes negros de 'Reservoir Dogs'.

Vamos con otra visión “tarantinesca” de ‘Star Wars’: esta vez con los “stormtroopers’ del Imperio metidos en los trajes negros de ‘Reservoir Dogs’.

 

Y para terminar... Otra pareja "imposible": 'La Guerra de las Galaxias' y Tim Burton, en este caso a través del cartel de 'Sleepy Hollow'.

Y para terminar, otra pareja “imposible”: ‘La Guerra de las Galaxias’ y Tim Burton, en este caso a través del cartel de ‘Sleepy Hollow’.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Habrá una quinta parte de Indiana Jones… Y será de Disney

Malas noticias para los que se rasgaron las vestiduras cuando Disney se hizo con los derechos de la saga de La Guerra de las Galaxias: la casa de Mickey Mouse es también, desde ahora, la de Indiana Jones.

Indiana Jones

Los derechos para producir nuevas aventuras del arqueólogo más famoso del mundo ya pertenecían a Disney desde que, en 2012, compró LucasFilm por 3.125 millones de euros, pero era Paramount Pictures quien conservaba la última palabra en todo lo referente a la distribución. Eso suponía que, en teoría, Disney podía desarrollar nuevos proyectos, pero siempre con el permiso de Paramount… Que acaba de concederlo a cambio de una pequeña parte de los  beneficios de próximas entregas, y que conserva todos los derechos de las cuatro primeras películas de la saga.

Cuando hace poco más de un año Disney anunció que adquiría LucasFilm, también se precipitó a anunciar que pronto habría nuevas entregas de La Guerra de las Galaxias, películas satélite sobre algunos de sus personajes y todo tipo de posibles inventos. De momento no ha pasado lo mismo con Indiana Jones, aunque es de esperar que muy pronto haya noticias al respecto.

Para empezar, las piezas para que Harrison Ford participe en el Episodio VII de Star Wars empiezan a encajar: ambas franquicias están en las mismas manos, Disney, y el manager del señor Ford tendrá que sentarse a negociar con muchas menos personas.

Por otra parte, muchos consideran que la llegada de Disney implicará muchos cambios en todo lo que respecta a Indy. Steven Spielberg no parece muy interesado en participar en una quinta entrega, y algo parecido le pasaría a George Lucas. Ford, por muchas ganas que tenga, ha cumplido ya los 70 años. Y la presencia de tipos como John Lasseter o cualquiera de las mentes pensantes de Marvel en Disney ha hecho especular a algunos con que habrá un Indiana Jones V, pero será de dibujos animados y supondrá una refundación de la saga.

¿Un Indiana Jones otoñal y melancólico con Harrison Ford o una película de animación que reinvente al personaje? Lo veremos, seguro, en breve, porque muchos millones de dólares están en juego.

 

Pelé, ¿’O Rei’ del cine?

Tres de las siete personas que leen este blog no saben nada de fútbol, así que empezaré explicando quién era Pelé: uno de los mejores futbolistas, quizá el mejor, de todos los tiempos. Nadie le ha visto jugar porque todos éramos muy pequeños o ni habíamos nacido, pero eso dice Alfredo Relaño y en los vídeos parece, en efecto, de otro planeta. Era como Jordan jugando al baloncesto o José Luis Moreno al frente de un programa de variedades: imbatible.

Sylvester Stallone y Pelé.

Pero, como ellos, Pelé no tenía aún su película. Protagonizó como actor Evasión o victoria, la mejor película de fútbol que jamás he visto (y la única que he visto), pero no ha tenido hasta ahora eso que llaman biopic. Y se lo merece más que nadie: era negro, pobre y brasileño, pero con 17 años se plantó en Suecia’58 y revolucionó un deporte.

La película se está rodando, ha salido una foto y la cosa, al menos para los que sí somos futboleros, tiene morbo. Da igual quién la dirija o quién haga de padre de Pelé, que por cierto será Seu Jorge: la cosa es ver qué cuenta de esta leyenda, comprobar si por fin una película sobre fútbol vale la pena y, claro, desvelar por qué Pelé ha terminado haciendo anuncios de Viagra.

Considerando que el estreno coincidirá con el Mundial de Fútbol de Brasil 2014, la cosa huele a maniobra comercial, pero no perdamos la fe. También parecía que España nunca pasaría de unos cuartos de final  y ahora fíjate: campeones de todo y con el país mejor que nunca. El fúrgol, que es lo que tiene.

Han… Solo a cambio de Indiana Jones

Se avecinan días de secuelas. De secuelas de secuelas. E, incluso, de secuelas de precuelas, que vendrían a ser la película original a ver si nos la cuelan y pagamos otra vez. Se avecina el retorno de esperadísimas sagas pero, de entre todas, la más esperada debe ser la de Star Wars.

Harrison FordSí, George Lucas vendió la franquicia (no quedaba ya nada más que vender) y J.J. Abrams se hará cargo del asunto. Pero Lucas no puede estarse tranquilo y según parece él es la clave de que se haga realidad uno de los grandes alicientes del Episodio VII: reunir a Harrison Ford, Mark Hamill y Carrie Fisher para encarnar a los avejentados y originales Han Solo, Luke Skywalker y Leia Organa.

Hamill y Fisher están encantados con la idea, y los colegas que les han ido dejando dinero estos años también, porque la cosa promete dar mucha pasta. Pero Ford no está muy convencido: que si el chaleco con camisa ya no se lleva, que si exige que Calista Flockhart haga de Jar Jar Binks… En fin, cosas de estrellas.

Y es aquí donde aparece Lucas: ha prometido a Ford que, de volver a subirse al Halcón Milenario (pendiente de pasar la ITV), él pone en marcha otra entrega de Indiana Jones. ¿Es necesario? ¿No teníamos suficiente? ¿Por qué a tanta gente no le gusta el ajo? Definitivamente: no, no hacía falta otro Indiana Jones. Pero a Ford, como le pasa a tantos otros (véase el caso de Nacho Vidal), le apetece volver a sacar a pasear el látigo.

En resumen: que si quieres un Han Solo entrañable y abuelete tendrás que comerte otras dos horas y media del decrépito arqueólogo. ¿Te apetece lo primero? ¿Te horripila lo segundo? ¿Alguien puede echarme una mano (incluido Harrison Ford, que para eso es carpintero) para montar esta tarde una estanteria de Ikea?