Entradas etiquetadas como ‘estafa’

Un youtuber vende acciones de sí mismo y gana una fortuna

A simple vista, la plataforma y aplicación nipona más novedosa de la bolsa de valores, Valu, puede parecer un invento que permite a los usuarios vender acciones de sí mismos. El objetivo, en la mayoría de los casos, es recaudar dinero para iniciar un negocio o trabajar en proyectos personales (crowdfunding). Sin embargo, hay al menos un tema capital que la empresa todavía necesita resolver: evitar que los compradores de acciones sean engañados y donen su dinero en apoyo de un avispado ‘vendedor de humo’ (estafador, en román paladino).

El lince para los negocios turbios fue un youtuber japonés llamado Hikaru, que básicamente aprovechó una de las funciones de Valu para sacar el máximo provecho a su enorme popularidad. Lee el resto de la entrada »

Una mujer de 34 años se hace pasar por una niña de 15… y acaba en la cárcel

Fuente: Daily Mail.

Fuente: Daily Mail.

La moza de la foto se llama Charity Anne Johnson y su historia genera en mí sensaciones dispares. No sé si admirarla por el éxito del engaño urdido o indignarme con ella por el engaño en sí. A ver si tomo una decisión a medida que escriba el post. Resulta que esta señorita de quien la policía sospecha que tiene 34 años de edad, se ha estado haciendo pasar durante ocho meses por Charite Stevens, ¡¡una muchacha de 15 años!! ¡Y ha colado!

Si sólo fuera una adolescente que se ha inventado una identidad para hacer una trastada, merecería un tirón de orejas. Sin embargo, no sólo se ha procurado una vida que no le pertenece, sino que se ha aprovechado de ello para abusar de la generosidad de una mujer que la acogió como a una hija y que le garantizó un bienestar que no creo que se haya ganado. Por eso, Charity pasa ahora sus días entre rejas mientras un juzgado texano decide qué hacer con ella.

La patraña de Charity comenzó en octubre de 2013, cuando decidió inscribirse como Charite Stevens en la New Life Christian School de Longview, Texas. Inventó que había nacido el 24 de noviembre de 1997, que tenía 15 años y que era estudiante de décimo grado. La cosa fue a mayores meses después, cuando nuestra inquieta protagonista conoció a la que ha sido su benefactora, Tamica Lincoln. Charity le contó que era huérfana, que había sufrido abusos por parte de su padre y que necesitaba un sitio en el que quedarse. Tamica quedó conmovida por la historia y no dudó en ofrecerle su ayuda. “Simpaticé con ella, la invité a quedarse en mi casa y la acogí como a una hija. Le arreglé el pelo, le compré ropa y zapatos…”. Todo para descubrir, poco después, que era víctima de un cruel engaño.

Preocupada porque Charite no tenía allegados de ningún tipo, Tamica publicó una foto de su ‘hija adoptiva’ en Facebook para ver si alguien podía ayudarle a encontrar familiares. Sin embargo, para su sorpresa, recibió cuatro mensajes que le alertaban de que en realidad la persona de la foto no era quien decía ser. Preocupada, se puso a indagar en el pasado de su ‘ahijada’ y descubrió que Charite en realidad se llamaba Charity, que había trabajado en un McDonalds y que tenía 34 palos.

Con esta información, Tamica acudió a la policía, ante quien Charity volvió a ocultar su verdadera identidad. Charity está encerrada en la cárcel de Gregg County mientras se celebra el juicio en el que se decidirá qué castigo imponerle. Y volvemos a la duda existencial del principio. ¿Qué hacemos con esta muchacha? ¿Le damos una palmadita por haberse hecho pasar por una niña 20 años más joven sin que nadie haya sospechado nada? ¿Le metemos un puro por estafadora? Yo, de natural condescendiente, lo dejaría en una reprimenda y una expulsión inmediata de la casa de su benefactora, que salga a buscarse la vida por su cuenta, que ya es mayorcita… ¿o no?

Finge su secuestro para estafar a su marido

finge_secuestroHoy estamos de celebración. No sólo porque cumpla años @manumontilla, que también, sino porque inauguramos una nueva sección en este blog. La hemos bautizado “Golfos y caraduras” y en ella vamos a dar cobijo a… ¡golfos y caraduras de todo pelaje y nacionalidad, sin distinción de sexo, religión o estado civil! La abrimos con una mujer nigeriana con muy mala baba, que fingió su secuestro para estafar a su marido. Para que veáis que en Nigeria también hay gente mala, no sólo almas caritativas que quieren compartir su herencia millonaria con vosotros a cambio de que les enviéis unos miles de euros para tramitar el papeleo.

La rostro-de-cemento en cuestión se llama Nancy Chukwu y acumula varios motivos para aparecer en estas líneas. La tipa ha intentado fugarse de casa con el dinero de su marido. Pero no lo ha hecho acudiendo al banco a sacar la pasta, sino simulando haber sido raptada por un caballero… ¡¡que resulta ser su amante!!

Nancy desapareció hace unos días. Al llegar a casa, su esposo se sorprendió al no encontrarla allí. Tras un par de horas de incertidumbre, recibió una llamada telefónica de un número desconocido. Al otro lado de la línea, una voz masculina le anunciaba el ‘terrible’ suceso. Había secuestrado a Nancy y, para liberarla, exigía una recompensa de 200.000 nairas (unos 1.000 euros).

Nancy y su amante esperaban que el marido acudiera presto al banco para hacer una transferencia al número de cuenta indicado por el supuesto captor, pero ésa no fue la reacción de la víctima del intento de estafa. De inmediato, se puso en contacto con la policía, que sólo tuvo que seguir el rastro de la cuenta en la que había que ingresar el dinero para dar con el secuestrador.

En ese momento, la angustia se había tornado felicidad para el marido de Nancy, pero el destino le guardaba un disgusto aún mayor. El raptor no era tal, sino que era el amante y cómplice de su mujer, quien quería estafarle y dejarle tirado en su casa de Enugu, al sur del país.

De momento, Nancy y su amante han pasado a disposición judicial y afrontan cargos por intento de estafa. Es posible que tengan que pasar cierto tiempo en la cárcel, lo que no consuela en demasía al infortunado marido (cornudo y apaleado), que aún confía en salvar su matrimonio (O_O), según afirma el corresponsal de la BBC en Nigeria. ¡Ay, Señor, llévanos pronto!

Estafas que avergüenzan a cualquiera

Si al día siguiente del matrimonio inventaron el divorcio, un día después de la honestidad llegó la pillería. Y como la gente vio que lo de ser honesto daba buen cartel, pero lo de ser pillo daba réditos, los hubo que se pasaron al lado oscuro de la fuerza y optaron por estafar a quien pillaban por banda, aunque haciéndolo se convirtieran en un fraude de cara a todo el mundo. Aquí van cinco casos que avergonzarían a cualquiera, del primero al último.

5. Fingió una grave enfermedad para que le pagaran un viaje

Es uno de los casos más chungos que he leído jamás. La canadiense Ashley Kirilow recaudó más de 9.700 euros después de fingir que padecía cáncer y ponerse a recaudar fondos para pagarse un viaje a Disney World. Para dar credibilidad a su teatrillo, se afeitó la cabeza, se depiló las cejas y se hizo un tatuaje en los dedos para darse ánimos. Hasta que descubrieron su gran mentira, ella lo admitió y prometió devolver todos y cada uno de esos euros… que ya no tenía, claro.

4. El falso embajador

Francisco Alberto Gautreaux no es embajador, ni mucho menos, pero hizo creer a un montón de gente que sí. Este señor, dominicano residente en Nueva York, fingía ser un diplomático de la República Dominicana que recaudaba fondos para un proyecto de caridad… completamente falso. El falso embajador consiguió casi 12.000 euros de inmigrantes dominicanos que creían que el dinero iba destinado a comprar autobuses para zonas necesitadas.

3. El nuevo papel higiénico

(FOTO: jma.work)

Mary Moore, Joseph Noueran y Christopher Lincoln son estafadores profesionales. Se les daba tan bien el negocio que ganaron 750.000 euros engañando a ancianos haciéndoles creer que el papel higiénico tradicional lo habían prohibidoy que ahora solo se podía comprar uno nuevo que vendían ellos. El antiguo contaminaba tanto que ahora tenían que comprar uno nuevo, más ecológico, acompañado de un producto químico para limpiar las fosas sépticas. Hubo gente que compró papel para 70 años, literalmente.

2. Un médico con erratas

Si te pones malo, pregunta el nombre del médico y asegúrate que el cirujano que va a intervenirte no es Fernando Javier Riquelme, un chileno de 25 años que falsificó su diploma y que ejerció la medicina durante un tiempo hasta que llegó a un hospital y vieron que en su diploma había varias erratas: ponía “distinsión” y “ha don Fernando Javier”. Vamos, que aquel certificado era como un billete de cinco euros hecho chocolate, daba el pego… hasta que intentabas usarlo. Al pobre le confiscaron el estetoscopio, aunque lo que le habría venido bien es que le mandaran unos cuadernillos Rubio para repasar la ortografía.

1. El físico y la estafa de la top model

 

La historia más rocambolesca de todas. El físico teórico Paul Howard Frampton terminó en una cárcel argentina después de que su supuesta novia, la modelo Denise Milani, le mandara una maleta con dos kilos de cocaína envueltos en papel de regalo. Paul, de 68 años, había conocido a la chica por Internet… y claro, ni era modelo, ni era mujer, ni estaba interesada en ser novia del físico. Quedaron para verse en persona pero ella nunca llegó. Entonces apareció un supuesto amigo de la chica y le hizo entrega del paquete a Paul, que fue interceptado en el aeropuerto. Conclusión, que se quedó sin novia y sin libertad.

PD: Lo del físico es grave porque era reincidente. También le habían tomado el pelo una vez que terminó en China buscando a una chica que no existía.

Un científico entra en prisión por ‘la estafa de la top model’

A los siete años vi una película de Tony Leblanc que se llamaba Los tramposos, donde el actor practicaba el famoso timo de la estampita. Mi padre me dijo entonces: “A ti que no te engañen con cosas así, ¿eh?” y desde entonces recelo de todo, especialmente de lo que parece demasiado bueno para ser verdad.

Desgraciadamente para él, el físico teórico Paul Howard Frampton no debió de ver aquella película. Por eso, a finales de enero de este año y después de pasar diez días en Bolivia, fue detenido en un aeropuerto argentino por contrabando de drogas. Había enviado una maleta con dos kilos de cocaína envueltos en papel de regalo a, teóricamente, Denise Milani, una modelo checa (Miss Bikini World 2007) a la que había conocido por Internet.

¿Cómo llegó hasta aquí el pobre Paul Howard Frampton, de 68 años? Os cuento. Después de un tiempo de relación virtual con la modelo, ella, teóricamente, había decidido dejarlo todo para irse con él. Así fue como llegó de Carolina del Norte a Toronto, de Toronto a Santiago de Chile y de ahí, a La Paz, donde estuvo 10 días esperando a Denise, tal y como le había pedido el agente de la modelo. Al final, un amigo de la muchacha fue a verle al hotel, le dio una maleta de la joven y le dijo: “Ella te espera en Bruselas”.

Nuestro físico viajó a Buenos Aires, donde ella, muy adinerada, le iba a mandar el billete para Bruselas. El problema es que ni llegaba el billete ni había noticias de la muchacha y un amigo de Paul Howard le dijo que no se fiaba de todo ese rollo (uys, cómo no haberlo pensado antes), le convenció de que se volviera a Carolina del Norte y le pagó un billete de vuelta a casa. Nuestro físico facturó la maleta de su chica… y, sorpresa: contenía cocaína. Además, unos correos en los que un amigo le advertía de que podía ser todo una trampa le dejan sin coartada. Termina en prisión.

Quizás penséis que este tipo estaba metido hasta el cuello. Puede ser. Pero también hay otra teoría, la que dice que este Sheldon Cooper, genial para la ciencia y torpe para las relaciones sociales (ya había sido estafado en otra ocasión en circunstancias similares y otra vez terminó en China buscando una mujer que no existía) hizo el primo. Vamos, que lo llega a pillar Leblanc en aquella película y termina sin calzoncillos.

La teoría del bobo pardillo la defiende incluso su exmujer (no es para menos), que dice que nuestro protagonista tiene “la edad mental de un niño de tres años”. ¿Conclusión? Que el pobre lleva más de 135 días encarcelado y el asunto tiene muy muy muy mala pinta.

PD: La historia es tan loca que os recomiendo que leáis la entrevista que le hicieron en Clarín. No tiene desperdicio.

Lo más raro que ha pasado durante la semana (2-8 julio)

La semana pasada falté a mi tradicional cita de Lo más raro de la semana, pero hay una explicación: no tenía grandes cosas que contaros y últimamente ando algo liado con los papeles de la beca. ¿Os podéis creer que me ponen trabas argumentando que “dónde se ha visto un becario que lleve cuatro años siéndolo”? Pues sí, increíble pero cierto. El caso es que julio ha empezado con fuerza y en esta primera semana sí he recopilado cuatro historias que me gustaría compartir con vosotros. Ya sabéis, ese tipo de informaciones sin las que no te puedes ir a dormir.

1. Asalta casas para que las chicas le den conversación

La Policía de Orlando está más perdida que los protagonistas de Mentes Criminales al comienzo de un capítulo. Resulta que andan tras un ¿ladrón? que se dedica a asaltar casas para que las chicas le den conversación. Sí, sí, en lugar de ir a una discoteca o de entrar en un chat el tipo entra en una casa, se mete en la cama con la mujer y empieza una conversación normal del tipo: “¿Estudias o trabajas?”. Lo contaba a la prensa local una de las asaltadas: “Se metió en mi apartamento y me empezó a hablar como si fuese mi amigo, en medio de la noche, a las cuatro de la mañana… eso no es de una persona normal”, decía.

Los agentes quieren poner freno a esta escalada de… conversaciones, porque ya ha pasado varias veces y la gente empieza a asustarse. Dice la Policía que primero empezó robando, ahora da conversación y que se temen lo peor próximamente. Ahora bien, digo yo, si primero robaba y ahora solo quiere hablar… ¿lo siguiente, y peor, será que se cuele con su cuñado a jugar a la videoconsola?

2. ¡Yo también quiero salir en la foto!

Empieza a ser una costumbre sacar una broma en vídeo cada semana. La de hoy nos lleva a un lugar turístico, de esos en los que todo el mundo se para a hacerse la foto. ¿Qué harías si mientras tú estás posando se acerca un tipo al que no conoces de nada y se pone contigo? Probablemente no harías nada, te lo tomas con humor y posas con el anónimo espontáneo. A las malas, si quieres otra foto te esperas un poco y la vuelves a hacer, al fin y al cabo… las cámaras digitales no cobran por foto realizada. Pues bien, este ejemplo ha sido llevado a la vida real por los muchachos de howtonotgiveaFUCK con este resultado:

3. Se dio a la fuga porque “se le derretía el helado”

Amigos, si buscáis excusas raras para usarlas en cualquier situación, aquí tenéis una más. Flora Burkhart, una mujer estadounidense de 58 años, estrelló su coche contra el vehículo de Derek Parker y se dio a la fuga. Derek llamó a la Policía y fue tras el coche de Flora hasta la casa de la señora, donde se reunieron los dueños de los dos vehículos y los agentes. Cuando le preguntaron a la pobre Flora que por qué se había dado a la fuga, respondió: “Se me derretía el helado y no creí que hubiera daño suficiente como para llamar a la Policía”. Bueno, los daños superaban los 400 euros según las autoridades, así que Flora se ha metido en un buen lío.

4. Pagó un ‘rescate’ para liberar a su hijo… ¡aunque no tenía ninguno!

WIKIPEDIA

Imagínate que eres secuestrador, raptas a un tertuliano cualquiera y llamas a su familia para exigir un rescate. Cuando el teléfono suena al otro lado dices, con voz distorsionada: “Tenemos a su hijo, si quiere volver a verlo tendrá que pagar 10.000 euros en billetes pequeños blablabla blablabla”. De acuerdo, ahora imagina que al otro lado del teléfono te dicen: “Lo siento, no tenemos hijos” y cuelgan. Vaya cagada lapsus, ¿no? Pues algo así estuvo a punto de suceder con unos estafadores rusos, con la diferencia de que la mujer que pagó el dinero olvidó que ella no tenía ningún hijo.

Según publica la prensa rusa, la señora, de 54 años, recibió una llamada de un policía en plena noche pidiendo más de 1.300 euros para que liberaran a su hijo, detenido tras un accidente de tráfico a gran escala que había provocado él. Ella los pagó y solo después de realizar la transferencia se dio cuenta de que nunca había tenido un hijo varón, de modo que difícilmente iban a liberar a un hijo suyo. La Policía está investigando los hechos, aunque tiene mala pinta para la estafada.

PD: Y que conste que aún tenía alguna historia más para contaros, pero no os quiero agobiar.

Tres estafadores ganan un millón de dólares con ‘el timo del papel higiénico’

Antiguamente estaba el timo de la estampita, luego el del butanero, los hay que te regalan viajes que luego tienes que pagar, los que te venden cosas que no existen… pues bien, de todos estos estafadores deben haber aprendido los estadounidenses Mary Moore, Joseph Noueran y Christopher Lincoln, porque han mezclado lo mejor de cada cosa y se han hecho de oro inventando el timo del papel higiénico (conocido como papel del váter cuando estás en confianza).

Según cuenta la prensa internacional, estos tres tipos, que se han declarado culpables y se enfrentan a 20 años de prisión, estafaban a ancianos haciéndoles creer que el papel higiénico de toda la vida había sido prohibido por el Gobierno y que ahora estaban obligados a comprar uno nuevo, que casualmente solo vendían ellos. Así ganaron un millón de dólares (unos 750.000 euros).

Supongo que como la ecología está tan a la orden del día, a los pobres estafados no les extrañó que el Gobierno hubiese cambiado las leyes que regulan la composición del papel higiénico y ahora vendieran uno nuevo. A los rollos también había que sumarles un producto químico para limpiar las fosas sépticas de sus casas y evitar de esta forma que fueran dañadas por la composición del nuevo papel que costaba 150 euros, “la mitad” de su precio (un ofertón, vaya).

Ahora nos reímos, sí, pero estos tres sinvergüenzas consiguieron embaucar a quince personas desde marzo de 2009 a octubre de 2010. Los estafadores, residentes en Florida, llamaban a cientos de personas y trataban de engañarles (a los 15 que cayeron los metieron en una “lista de tontos” para futuros timos), diciendo que solo su empresa podía vender los productos.

“¿Cómo ganaron un millón de dólares en ese tiempo y engañando a tan poca gente?” Os preguntaréis. Pues bueno no es difícil si tenemos en cuenta que algunos de los ancianos estafados llegaron a comprar el papel higiénico que requerirían ellos y sus familias… ¡¡¡DURANTE LOS PRÓXIMOS 70 AÑOS!!!

Madre mía, ¡70 años! ¿Dónde guardas tanto papel? ¿Qué haces con tantos rollos? Puedes escribir la saga de Harry Potter entera, disfrazarte de momia todos los Carnavales y Halloween generación tras generación, puedes olvidar que existen las servilletas, adiestrar a tu perro para que haga anuncios como aquel que tiraba del rollo y lo llevaba por toda la casa, puedes hacer un montón de manualidades de Art Attack. Sí, puedes hacer muchas cosas, pero nada de eso te va a devolver el dinero. Al final solo te queda comer mucho chocolate para darle el mayor uso posible.

PD: ¿Qué harías tú con kilos y kilos de papel higiénico? Yo lo tengo claro. Se lo vendería a Kesha, aquella mujer adicta a comérselo. Igual si le haces precio puedes sacarle cierta rentabilidad.

(FOTO: jma.work)

¿Estafaron 800.000 dólares a una pareja de concursantes?

BecConsejo: “Piensa antes de responder, nunca al revés”

Sabéis que me gusta ser transparente, política de empresa, y contaros los procesos a través de los cuales elaboro los posts. No obstante, resulta inevitable que haya quien te diga que si lo has visto aquí o allá (donde ellos lo han visto), cosa que, si me conocéis medianamente (y si visitáis el blog de vez en cuando, lo hacéis) sabréis que me importa más bien poco.

El tema de hoy me lo pasó hace unos días @tinoserrano, pero como el tiempo está tan loco, no he podido sacarlo hasta ahora. Os quiero hablar de lo caro que sale equivocarse. Algunos errores salen baratos, como equivocarse a favor del Madrid o el Barça, otros salen más caros, como tirarte un triple en 50×15 y equivocarte en la respuesta final.

Algo parecido ocurre con Gabe Okoye y Brittany Mayti, una pareja que participaba en el concurso de la tele estadounidense Million Dollar Money Drop. En resumidas cuentas, el juego consiste en apostar el dinero que te dan a las diferentes respuestas y te llevas lo que aciertes, claro.

Gabe y Brittany se enfrentaban a la pregunta “¿Qué se comercializó antes: el walkman, el Mac o el post-it?”. ¿Qué haríais vosotros? Bueno, mientras lo pensáis os cuento lo que pasó. Ella tenía dudas entre walkman y post-it, pero él lo tenía claro: “post-it”. Tanto, que puso 800.000 dólares (casi 609.000 euros) en estas notas adhesivas y sólo 80.000 (me río yo del “solo”, porque equivale a 61.000 euros) en el walkman.

Palmaron los 800.000, porque según el programa el walkman (de Sony) es de 1979 y los Post-It, de 1980. No obstante, “Houston, tenemos un problema”. La cosa no está tan tan tan (perdón, que he entrado en bucle) clara, porque, al parecer, las primeras pruebas de estos chismes (las notitas que se pegan) fueron en 1977 y 1978, lo que les habría dado el dinero. Sin embargo, los productores se amparan en que estas pruebas no se comercializaron.

Si ves la cara de Gabe, te da por pensar… ¿qué harías si fueras su mujer? ¿Qué le dices cuando llegas a casa? La pobre intentando repartir el dinero y él, R que R (sí, sé que no se escribe así, pero me parece más gracioso), cambiando la pasta

Si estuviera por aquí Juanjo, de Gran Hermano, viendo cómo cambiaba el dinero de sitio diría: “Este tío está flipao”.
Razón no le falta. Es verdad que resulta complicado averiguar la respuesta, más aún si existen esos matices que le hacen a uno pensar si hay trampa y cartón o si todo es claro como el agua (poético como pocos, estoy, ríete tú de @nemosegu), pero Gabe… Gabe… ¡¡¡ellas siempre llevan razón!!! ¿Aún no te has dado cuenta?

PD: Paciencia jóvenes, aún estáis a tiempo de descubrirlo. Las mujeres mueven el mundo, por eso el becario lo leen más ellas.

PD2: Y os preguntaréis… ¿qué les queda? Pues les queda el amor. O al menos eso dicen. Ah, y aceptan la explicación del programa, que es lo más importante.

Lo más raro que ha pasado esta semana (8-14 de noviembre)

BecConsejo: “Eficacia ante todo”

Bueno, sin preámbulos. Una semana más, lo más raro que ha pasado en los últimos siete días y no he podido contaros hasta hoy. El domingo pasado descansé (sin que sirva de precedente), pero éste no lo perdono.

1. Perdiendo peso de una forma asquerosa

Una mujer de Albuquerque asegura que ha perdido 20 kilos desde el mes de junio a base de… (¿lo digo o no lo digo? Bueno… lo digo) ¡inyectarse orina de mujer embarazada! ¡Pero qué asco!

Koat.com

A mí me parece una guarrada, sin paliativos, y no me vale que me diga que se encuentra mejor, que pierde medio kilo cada día con este proceso… no me vale. Me parece una cosa cochina y marrana.

Como entenderéis, los médicos de Albuquerque alucinan con su método y están convencidos de que las inyecciones no son más que un placebo.

Lo mejor es la teoría por la que se pierde peso: según los flipaos señores que llevan a cargo el proyecto, dicen que el cuerpo de la mujer asimila la situación y que, como está embarazada, metaboliza la grasa más rápido.

Casi tan raro como el caso de Alan Patton, el hombre multado por su manía de coleccionar orina. Si veis una fotografía suya, comprobaréis que el señor Patton no es un deportista de élite dopado acumulando orina sana.

2. Una estrella de la música que pecó de pardillo

Roger Davidson es un exitoso (y adinerado) compositor de 58 años. Compone jazz, toca el piano y ha ganado un Grammy Latino. Sólo tiene una gran pega: no es lo que se dice un genio de la informática.

online.wsj.com

Diréis que esto no es flagrante, pero yo os explico que si tú llevas a arreglar tu ordenador y los técnicos te convencen de que tienes un virus y que todo es una conspiración del Opus Dei que quiere matarte… pues chico, no eres un genio y además eres un pardillo.

Le dijeron que su virus era tan potente que había contagiado al resto de ordenadores, que el origen del virus estaba en un pueblo de Honduras y que habían recuperado el disco duro sospechoso en un avión militar…

Los estafadores fueron cazados cuando se disponían a viajar a Islandia, después de estafar más de 14 millones de euros en seis años al pobre Roger.

3. Se quieren tanto que se han casado 83 veces

Ella es australiana (Denise), él es inglés (Mark) y ya se han casado 83 veces, como parte de una competición irlandesa que les está llevando de viaje por todo el mundo.

cairns.com.au

Tienen que decir “sí, quiero” 17 veces más, aunque ya pueden presumir de ser los primeros en el libro Guinness de los récords. Quizás pensáis que hablamos de una pareja mayor… pero no. Como podéis ver en la imagen son unos muchachitos jóvenes.

Cuentan sus aventuras en un blog y yo, leyéndolo, pienso que quiero mucho a @lachicadebec, pero no tanto como para casarme 100 veces con ella. Más que nada, porque no tendría suficientes amigos para llenar un centenar de banquetes (dinero sí, claro, porque como buen becario soy tan rico como Roger Davidson).

4. Obama, la máquina del amor

Telegraph.co.uk

A algunos les gusta más, a otros les gusta menos, pero no cabe duda de que Obama es un filón para los negocios. Sabéis que hay mil chismes de merchandising del presidente pero lo último del marketing obamiano es el Barack, el muñeco del amor.

Supongo que habrá personas que querrán pasar una noche loca con el presidente, pero como eso no siempre es posible, porque Barack quiere mucho a Michelle… pues puedes hacerte con un Barackin.

Un muñeco presentado en el festival de sexo de Guangzhou (China) aprovechando que el presidente es muy popular en el país asiático. Si queréis alguno, igual los venden por Internet…

PD: Gracias a @tinoserrano y @virginiapalonso por los chivatazos.

¿Pero esto cómo funciona?

Weblluisg cuelga un vídeo en YouTube y denuncia lo siguiente:

Ejemplo de uno de los clásicos engaños en los calltv: juego repetido pero con solución diferente. El ejemplo que se muestra aquí corresponde a la productora LLAMATV. El juego consiste en sumar todos los números de una pizarra. En el primer vídeo, del programa SUERTE LATINA, la solución es 381. En el segundo vídeo (del programa NOCHE DE PREMIOS), la misma pizarra da 383… ¿Alguien puede explicarlo?

Mirad, ya no entro en que den dos resultados diferentes. Me da igual. No descubrimos América al decir que esto es una estafa consentida en toda regla. Podemos publicar aquí y en mil sitios lo mismo, podemos denunciarlo de cientos de maneras, colgar vídeos, etc., que seguirán riéndose de la gente. Y como ya no aspiro a nada, me conformo con que alguien me diga por qué no sale 79.

PD: ¿Me he perdido algo? ¿Hay alguna cuenta previa? ¿No veo bien? ¿El vídeo está trucado? ¿Realmente soy tan imbécil?… Ayudadme, por favor os lo pido.

PD2: Risto, a ver si un día metes en tu G-20 a todos estos programitas.

– Envía el post:

Bookmark and Share