Entradas etiquetadas como ‘secuestro’

Freddy Krueger, el loro al que mordió una serpiente, recibió un balazo y fue raptado

Freddy Krueger es un loro muy especial porque tiene más vidas que un gato, y no exagero un ápice con esta afirmación. Por eso su historia, que podría servir perfectamente para un guion de una película, se hizo viral en Brasil.

El ave logró regresar solo al zoológico donde vive en Cascavel, en el sur del país, tres días después de ser secuestrado por un grupo armado de traficantes de animales exóticos. Un empleado del zoo lo encontró, el pasado 16 de abril, cerca de la jaula que había ocupado durante los últimos cuatro años. ¡¡¡Una traumática vuelta al hogar!!! Lee el resto de la entrada »

Lo acusan de secuestrar a su hijo porque no es tan blanco como él

jason-thompson_ap

Jason Thompson es un padre canadiense de 39 años que contó en su perfil de una red social el abuso de autoridad que sufrieron su hijo y él mientras viajaban en autobús el pasado 15 de marzo.

Ambos subieron al vehículo municipal en la estación de Victoria Park, en Toronto (Canadá), y minutos después, el conductor paró en seco y comunicó a los pasajeros que permanecieran en sus asientos, sin dar ningún tipo de explicaciones. ¿Por qué una frenada tan brusca? Lee el resto de la entrada »

Finge su secuestro para estafar a su marido

finge_secuestroHoy estamos de celebración. No sólo porque cumpla años @manumontilla, que también, sino porque inauguramos una nueva sección en este blog. La hemos bautizado “Golfos y caraduras” y en ella vamos a dar cobijo a… ¡golfos y caraduras de todo pelaje y nacionalidad, sin distinción de sexo, religión o estado civil! La abrimos con una mujer nigeriana con muy mala baba, que fingió su secuestro para estafar a su marido. Para que veáis que en Nigeria también hay gente mala, no sólo almas caritativas que quieren compartir su herencia millonaria con vosotros a cambio de que les enviéis unos miles de euros para tramitar el papeleo.

La rostro-de-cemento en cuestión se llama Nancy Chukwu y acumula varios motivos para aparecer en estas líneas. La tipa ha intentado fugarse de casa con el dinero de su marido. Pero no lo ha hecho acudiendo al banco a sacar la pasta, sino simulando haber sido raptada por un caballero… ¡¡que resulta ser su amante!!

Nancy desapareció hace unos días. Al llegar a casa, su esposo se sorprendió al no encontrarla allí. Tras un par de horas de incertidumbre, recibió una llamada telefónica de un número desconocido. Al otro lado de la línea, una voz masculina le anunciaba el ‘terrible’ suceso. Había secuestrado a Nancy y, para liberarla, exigía una recompensa de 200.000 nairas (unos 1.000 euros).

Nancy y su amante esperaban que el marido acudiera presto al banco para hacer una transferencia al número de cuenta indicado por el supuesto captor, pero ésa no fue la reacción de la víctima del intento de estafa. De inmediato, se puso en contacto con la policía, que sólo tuvo que seguir el rastro de la cuenta en la que había que ingresar el dinero para dar con el secuestrador.

En ese momento, la angustia se había tornado felicidad para el marido de Nancy, pero el destino le guardaba un disgusto aún mayor. El raptor no era tal, sino que era el amante y cómplice de su mujer, quien quería estafarle y dejarle tirado en su casa de Enugu, al sur del país.

De momento, Nancy y su amante han pasado a disposición judicial y afrontan cargos por intento de estafa. Es posible que tengan que pasar cierto tiempo en la cárcel, lo que no consuela en demasía al infortunado marido (cornudo y apaleado), que aún confía en salvar su matrimonio (O_O), según afirma el corresponsal de la BBC en Nigeria. ¡Ay, Señor, llévanos pronto!

Detienen a un hombre de 54 años que maniató a su novia de 80 para exorcizarla

edwardbenesEl aspecto inquietante del caballero de la foto no es sólo una fachada. No engaña a nadie. Detrás de esa mirada de perturbado, ¡se esconde un comportamiento de perturbado! Se llama David Edward Benes y recientemente protagonizó un suceso que ha conmocionado a la comunidad del condado de Pasco, en Florida.

Benes, de 54 años, fue arrestado bajo la acusación de violencia doméstica por ‘secuestrar’ en su propia casa a su novia, ¡de 80 años! Entrecomillamos secuestrar porque no fue puramente un secuestro, pero se le pareció bastante. Tras una discusión conyugal, el hombre maniató a su pareja y le dijo que iba a hacerle un exorcismo “para expulsar al demonio que tienes dentro”. No contento con eso, inutilizó todos los teléfonos de la casa, cerró las puertas y bloqueó el garaje con el fin de que la señora no pudiera pedir ayuda ante semejante ultraje.

De alguna manera, 24 horas después, la señora pudo zafarse de sus amarras y abrir la puerta para escapar. Dos agentes de la policía que patrullaban por la zona la encontraron sentada junto a la casa mientras lloraba desconsolada. Se acercaron y pudieron comprobar que tenía arañazos y hematomas en los brazos. La anciana les relató los hechos y decidieron irrumpir en la casa para detener al presunto culpable. Una vez en el domicilio, se encontraron a Benes tirado en el sofá y con claros síntomas de embriaguez. Le pidieron su versión de los hechos, pero “estaba demasiado borracho para saber qué había pasado”, según la versión policial. Sin embargo, a pesar de la sobredosis de alcohol, el detenido tuvo tiempo de culpar del incidente a su novia y afirmar que “ella empezó la pelea porque está loca”.

Sea como fuere, Benes, que tiene antecedentes por violencia de género, ingresó en prisión sin fianza, a la espera de una sentencia judicial. De ser declarado culpable, tendrá que permanecer una temporadita en la cárcel. De momento, su novia ya ha pedido una orden de alejamiento, que esperemos que Benes no se salte a la torera.

Secuestran a punta de pistola a un fontanero para que les haga chapuzas en casa

Ser un profesional cualificado tiene muchas cosas buenas y algún que otro inconveniente. Entre los privilegios de ser muy bueno en tu trabajo están, seguro, la posibilidad de acceder a un sueldo decente y sufrir en menor medida los rigores de la recesión. Entre lo malo, tener la espalda dolorida de recibir tantas palmaditas de tu jefe y ser carne de cañón para un secuestro. Y no precisamente para pedir a cambio un rescate millonario.

En la localidad californiana de Santa Clara, un fontanero fue secuestrado días atrás durante 24 horas y obligado a hacer reparaciones en la casa de sus captores. La pareja que perpetró el rapto no estaba conforme con el precio cobrado y el tiempo empleado por el secuestrado en un trabajo en casa de un familiar, así que decidió ajustar cuentas de un modo poco apropiado.

Según la denuncia interpuesta por el fontanero en la oficina del sheriff de Santa Clara, Jason DeJesus y Chanelle Troedson le encerraron en su casa, le propinaron una paliza, le amenazaron de muerte y le obligaron a arreglar el lavavajillas y una puerta. Por lo visto, además de fontanería tenía nociones de carpintería.

Una vez terminada la tarea en el hogar de los DeJesus, los secuestradores le encerraron en una furgoneta para llevarle a casa de unos familiares y continuar con su peculiar jornada de trabajo. Durante el trayecto, el vehículo paró para repostar, lo que aprovechó el secuestrado para escapar y ponerse en contacto con los agentes de la ley. Según un policía local, en declaraciones a la CBS, “la víctima estaba muy angustiada y asustada por el incidente. Se limitó a hacer lo que le ordenaban y a esperar una oportunidad para escapar”.

Ahora, estos Bonnie & Clyde de medio pelo se enfrentan a una posible pena de cárcel por secuestro, asalto a mano armada, amenazas y conspiración. Seguro que si son condenados aprenden la lección de que no está bien tomarse la justicia por su mano.

¡¡Lo que hace la gente por no ir a trabajar!!

Ya lo cantaba Luis Aguilé (DEP) mucho antes de que yo -y algunos de vosotros- naciera. “Es una lata el trabajar, todos los días te tienes que levantar…“. Seguro que más de un día habéis estado tentados de quedaros en la cama y pasar de ir al trabajo para no tener que soportar al jefe, ¿eh? (No es mi caso, yo estoy encantadísimo con mi jefe, que es el mejor del mundo).

Pero no nos despistemos de la historia. Como decíamos, parece que las canciones de Luis Aguilé han llegado mucho más lejos de lo que imagináis. A San Antonio (Texas), por ejemplo. Allí, una mujer de nombre Sheila Bailey Eubank fue capaz de fingir su propio secuestro con tal de no ir al curro.  Dos agentes de policía la encontraron maniatada en su propio coche y, a continuación, arrancó un relato casi de novela negra. De Patricia Highsmith, pero versión light.

La señora Eubank aseguró haber sido raptada por un peligroso traficante de drogas, que la obligó a hacer de chófer para él por varias zonas de la ciudad. En su delirio imaginativo, afirmó también que el inexistente secuestrador había intentado estrangularla.

Alertada por el suceso, la Policía abrió una investigación y, en vez de un narcotraficante, se encontró con una soberana mentirosa. Resulta que Mrs. Eubank se había inventado toda la historia. Repasando las grabaciones de varias cámaras de seguridad, los agentes descubrieron a Sheila comprando lotería y sacando dinero de un cajero a las horas en las que supuestamente estaba secuestrada. Acorralada por la presión policial, la mentirosa compulsiva cantó. Reconoció que no había habido secuestro alguno y que toda esta locura se la había inventado para escaquearse del trabajo. Y se quedó tan pancha.

Sheila, bonita, ya sabemos que lo de trabajar a veces es un rollo, pero, “aparte de eso, gracias a Dios, la vida pasa felizmente si hay amor. ¡Si hay amor!”.

El robo (más tonto) del siglo

Muchos de vosotros habéis oído hablar del asalto al tren de Glasgow o la más reciente fechoría del electricista que sustrajo el Códice Calixtino. Hasta es muy posible que hayáis visto todas las pelis de la banda de George Clooney y Brad Pitt, Ocean’s eleven, 12 y 13 (¿hay más?). Sin embargo, apuesto un maravedí a que pocos tenéis noticias del robo más curioso de todos los tiempos. Al menos de los tiempos que mi mente alcanza a recordar, que no es tanto.

La noche del domingo, 7 de octubre, una mujer de la que no ha trascendido su nombre irrumpió en el zoo de mascotas Pumpkin Patch de San Diego y se llevó una de las joyas más preciadas del recinto: la cabra Billy. Desconocemos las habilidades del caprino, pero su ausencia llenó de melancolía al resto de animalitos y personal del zoo. Hasta aquí, el robo es cuanto menos sorprendente. ¿Una cabra? ¿Pudiendo asaltar un banco?

Sin embargo, lo realmente rocambolesco de la historia está por llegar. Dos días después, la madrugada del martes al miércoles, la caca (ups, suena feo) mujer caco volvió al zoo y delicadamente dejó en sus aposentos a Billy, que había sufrido una pequeña transformación estética: ¡¡¡apareció con las pezuñas pintadas con esmalte rosa!!! ¿Por qué motivo? ¿Es una suerte de rito satánico? Iker Jiménez, ¡¡help me!!

Con uñas nuevas y bella como una estrella (sí, también tengo alma de poeta), Billy devolvió la alegría al zoo de mascotas y a su propietario, Darryl Dadon, que no tiene ninguna intención de poner una denuncia. El argumento para no hacerlo es “el karma. Las cabras van al baño (sic) con mucha frecuencia, así que puedo imaginar cómo quedó su casa“. Que se conforma con el campo de pequeñas minas que Billy dejó en el hogar de su secuestradora, vamos.

Seguro que en Hollywood se están peleando por llevar la historia a la gran pantalla. Una mujer misteriosa, una cabra, un esmalte rosa, un zoo de mascotas… la historia tiene todos los ingredientes para hacer un thriller de época. ¿A qué esperas, Ridley Scott?

Os dejo el vídeo del momento en el que la captora deposita a Billy de nuevo en su  redil:

¿Hasta dónde llegarías para no hacer un examen?

Mi madre siempre me cuenta que cuando era pequeño no me gustaba nada, absolutamente nada, el colegio. A la vuelta de vacaciones, lloraba, los lunes, me dolía la barriga… una perlita, vamos.

El caso es que un día se me disparó el ingenio y dije que estaba malo para no ir al colegio. No tenía examen ni nada, simplemente no quería ir. Mi madre, que es la mujer más lista del mundo (aunque en aquel momento un mono con sombrero y puro también lo habría descubierto) supo pronto que no estaba malo. Que era una patraña.

Aún así me tuvo todo el día en la cama, no me dejó moverme. A las 9.01 horas, cuando ya había sonado el timbre de la escuela, me encontraba perfectamente (quizás por eso no coló) y al final, harto de estar en la cama, terminé yendo a clase por la tarde.

Claro que mis proezas nunca llegaron a la altura de una niña de 11 años de Alta Gracia, en Argentina. Jamás se me habría ocurrido fingir mi propio secuestro.

Esta chiquilla tenía examen de lengua y pensó que lo mejor era no ir. Lo creáis o no, se montó un peliculón de la virgen. He visto películas de Julio Médem más aburridas (claro que igual no es el mejor ejemplo… jeje).

Llegó a su colegio pero no quiso entrar. Se puso a deambular hasta que un hombre la encontró y le preguntó: “¿qué haces sola a las siete de la mañana?”. Ella dijo que iba a un profesor particular pero que no tenía dinero para llegar a la casa, así que el hombre se ofreció a llevarla.

No localizaron a la profesora y la llevó a su supuesto hogar (el de la niña, claro). El problema es que la niña no entró nunca a esa casa, según publica la prensa argentina.

La encontró la Policía y aquí vino lo mejor. Una película digna de un Goya Oscar. Se inventó:

  • 1) Que había sido secuestrada por dos hombres que viajaban en un 4×4.
  • 2) Que la habían dormido con un somnífero.
  • 3) La ropa que llevaban los hombres (uno de ellos con guantes).
  • 4) Una detallada descripción del interior de la camioneta.

Al final, mientras recorría la zona en la que teóricamente había sido secuestrada, apareció de nuevo el hombre del principio, que contó a la Policía lo sucedido. La pequeña se derrumbó y admitió que no hubo secuestro, que faltó a clase porque tenía “examen de lengua”.

Y ahora os pregunto yo… ¿cuáles son vuestras mejores excusas?

(FOTOS: zimpenfish y blmurch)

Envía el post:

http://www.wikio.es