¿Deberíamos estar obligados por ley a asistir a los animales domésticos que atropellamos?

Yo creo que sí. De hecho creo que no solo deberíamos asistir a los animales domésticos. Pero en cualquier caso, empezar por nuestros perros y gatos es un buen comienzo.

En estos momentos, si atropellas al perro de tu vecino, puedes tranquilamente darte a la fuga, seguir con tu vida, sin preocuparte de nada. La impunidad es total. Ese animal, sus dueños, están a expensas de dar con alguien que tenga humanidad suficiente como para ayudar.

Si se encuentran con una persona que considera a un animal poco más que un objeto, incluso poco menos dependiendo del objeto, la experiencia puede ser tan traumática como la que hoy traigo al blog, la de Alberto Tapias, cuyo caso es especialmente sangrante y ha propiciado una campaña de recogida de firmas que ya han apoyado más de 70.000 personas.

Una petición justa, igual que otra que hace un tiempo os traje aquí y pedía que se pasara el lector de chip a los animales que aparecen atropellados en las carreteras. Porque no se está haciendo y hay muchas familias que dan por perdido a su animal, que lo siguen buscando desesperadas, cuando fue atropellado, recogido e incinerado o enterrado. “Tuvimos el caso de un perro con correa puesta atropellado, del que sus dueños nunca llegaron a saber nada” me contó la portavoz de la Asociación de Policías por la Defensa Animal (APDA).

Pido justicia por mi mascota, que murió atropellada y sin que el conductor hiciera nada por salvarla. Se llamaba Luna y tenía 15 años.

Todo pasó el 11 de enero de 2020. Mi madre y mi padrastro salieron de casa con Luna. Ellos son minusválidos y van en sillas de ruedas. Un vecino sacó su coche del parking y mientras daba marcha atrás atropelló a mi perra en la propia acera, pisándole la cabeza.

Mi madre vio todo lo sucedido y nunca podrá olvidar ese momento, Luna convaleciendo y ella sin saber cómo reaccionar. Empezó a llorar y pidió ayuda al mismo vecino que había atropellado a Luna, pero su respuesta fue: “lo siento, he de irme, tengo prisa”. Mientras mi madre veía como su mascota se moría desangrada en la acera y su cuerpo temblaba, la respuesta del conductor fue que tenía prisa y que no podía ayudarles…

¿De verdad podemos permitir que esto pase? Luna no murió en el acto, sufrió mucho y durante varios minutos. Hubo tiempo de sobra para intentar ayudarla, pero no pudo ser… Porque nuestro vecino tenía cosas más importantes que hacer. Desde su silla de ruedas mi madre no podía llevarla a ninguna parte, ni siquiera cogerla. Así que Luna finalmente murió. Sin que mi madre pudiera acariciarla, ni tocarla, ni poder despedirse…

Nuestro vecino no socorrió a la pobre Luna. Le dio igual que mi madre y mi padrastro fueran en silla de ruedas y necesitaran ayuda para intentar salvarla. Arrancó el coche y se fue. Y lo hizo porque no pasa absolutamente nada. Porque en nuestro país la omisión del deber de socorro no es un delito si a quien dejamos morir es un animal.

Por eso hemos iniciado esta petición. Para solicitar al Ministerio de Justicia la inclusión de los animales domésticos en el Artículo 195 del Código Penal, referente a la omisión del deber de socorro. ¡Nuestras mascotas no son muebles, también merecen sus derechos!

Pedimos justicia por la muerte de Luna y por las formas de actuar de quien la atropelló. Justicia porque mi madre lo vio todo, no pudo hacer nada y nadie la auxilió. Justicia para que las leyes cambien y los animales dejen de ser tratados como si fueran simples cosas.

Si tienes mascota te puedes imaginar el gran sufrimiento que está siendo para nosotros haberla perdido de esta forma. Sobre todo para mi madre, que fue quien lo vivió. Yo me llamo Alberto, quería muchísimo a mi Luna, como toda mi familia, y me duele pensar que quizás su muerte se podría haber evitado si mi vecino no se hubiera largado así. Quiero que se haga justicia, y si no podemos depender del sentido común de la gente, que al menos nos ampare la ley. Firma por favor para cambiar ese artículo del código penal.
Los animales no son cosas. La omisión de socorrer a una mascota se tiene que castigar.

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser TomasLuti

    No deberían ser una pregunta, sino una afirmación….
    Es de sentido común, no de ser humano….

    17 febrero 2020 | 11:53

  2. Dice ser Lico

    Si, “pero”. Creo que si pero con algunos peros ya que debería estar completamente legislado y definido el tema. Que tipo de responsabilidad, que forma de actuar , etc. Que el dueño del animal si ha incumplido la norma con resultado de ese atropello haciendo que el conductor consuma su tiempo, daños al coche, y problemas derivados se responsabilice. Que se active un servicio de servicios de urgencias para animales en estas circunstancias.
    Lo dicho un SI pero con las cosas bien definidas para todos los lados.

    17 febrero 2020 | 12:12

  3. Dice ser Gormiti

    No tiene sentido asistir a un perro o a un gato atropellados (además, habrán cruzado la vía sin mirar)
    Pero sí tiene sentido “asistir” a un conejo, una perdiz, una liebre, un jabato, etc, para acomodarlos en una buena sartén.

    17 febrero 2020 | 14:05

  4. Dice ser Noticia

    Claro que si, para mirar el chip para que el dueño nos pague la avería, porque si esta suelto en las vías públicas sin señalizar la culpa es del dueño.

    19 febrero 2020 | 18:27

  5. Dice ser manuel bueno ruiz

    Acabo de leer el comentario de un tal Gormiti. Demuestra que no tiene ninguna sensibilidad o empatía hacia los animales, sean mascotas o no. aeas posible que esté intentando notoriedad, quizá hacerse el gracioso, no lo sé.Solo sé que este selor tiene la gracia donde acaba la espalda. Increible!!!!

    19 febrero 2020 | 18:37

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.