Sobre dar besos a nuestros perros y gatos, sobre recibir los suyos

Este viernes 13 de abril fue el Día Internacional del Beso, pero me pilló con el pie cambiado. Os confieso que me di cuenta tarde de que quería hablar del tema, de los besos que damos a nuestros animales y que ellos nos dan.

No sé vosotros. Yo vivo con normalidad las demostraciones de afecto en forma de besos a mis perras y mi gata. A las perras a veces les ha caído algún beso mío en el pelaje, nunca en el hocico. A Maya, la gata, no; pero es que ella tampoco es de esas, irradia un nosequé felino que dice “caricias sí, pero no me arrimes ese morro de humano”. No es algo meditado, ni premeditado. Simplemente es lo que me nace hacer. Os confieso que tampoco con los humanos, con la única excepción de mi pareja y mis hijos, soy especialmente dada a los besos.

Troya es una perra que no nos da lametazos. A menos que le ofrezcas una mano bañada en algo rico, ella se apresta contra ti buscando caricias, pero nunca lame. Tampoco lo hace Maya. Mi otro gato, Flash, a veces sí que nos daba besos de lija. Tula no es nada exagerada lamiendo, pero sí que saca más la lengua a paseo.

Y no pasa nada, no me preocupa. Son nuestra familia. Son animales sanos, vacunados y desparasitados. Cuando a mí o a mis hijos otros perros con los que no tengo claro todo eso nos han ‘besado’ me he tomado en serio el lavado posterior de manos y rostro, pero no lo he impedido.

No vivimos en un mundo aséptico ni creo que sea bueno (ni posible) perseguir un mundo así.

Me gustaría que me contarais cómo es en vuestro caso. Y para calentar motores os voy a dejar con la respuesta de tres personas: una psicóloga, una farmacéutica y nutricionista, una pediatra infectóloga y una mamá pediatra y divulgadora. Gracias desde aquí a las cuatro por la respuesta, que ha sido un poco atraco.  Me ha faltado algún veterinario.

Pedí unas pocas líneas sobre qué opinión les merecían los besos dados a los perros o gatos y los recibidos por ellos. En niños y adultos. Y entendiendo que son perros y gatos vacunados y en buen estado, claro.

Gemma Almena. Psicóloga.

Sobre los besos a perros y gatos, tengo que decir que mi opinión es muy subjetiva ya que nace del sentimiento de amor que me producen los animales en general y de los que nos alimentan el alma dentro de nuestra familia, en particular. Partiendo entonces de esta base, puedo decir que los besos a los animales y de los animales, no es que sean buenos ni malos, es que son inevitables.

El beso es una expresión de afecto y en la medida que seamos generosos con los seres que queremos, considero que resultaría muy difícil contener esa muestra aún tratándose de nuestra ‘mascota’. Cualquiera que haya disfrutado en su vida de la compañía de un perro o un gato (u otro animal doméstico) sabe con certeza que acaba convirtiéndose en un miembro más de la familia: les cuidamos, les hablamos, les alimentamos, les mimamos, les regañamos… ¿por qué no besarles?.

Si hablamos de higiene, entonces, entramos en el terreno personal de nuevo. Habrá gente que decida no hacerlo por ser más escrupulosa o por considerar que no es adecuado dar besos a “otras especies”.

A mi me encantan los animales, tengo hijos y me resulta muy complicado restringirles las muestras de afecto a los animales que conocen y con los que conectan. Lo mismo me ocurre a mi. Demostrar amor es muy positivo, sea cual sea la especie a la que se lo brindemos.

Marián García, farmacéutica, óptica y nutricionista conocida como Boticaria García.

La saliva de los animales puede contener numerosos microorganismos patógenos que pueden ser transmitidos a las personas. Es lo que se conoce como “enfermedad zoonótica”. Las más comunes son bacterias como campylobacter y salmonella o parásitos como tenias y anquilostomas.

Para reducir la transmisión de enfermedades, desde el CDC (Center of Disease Control and Prevention), recomiendan lavarse las manos con jabón y agua corriente después del contacto con perros, saliva de perro o heces de perro. Hacen especial hincapié en ayudar a los niños con el lavado de manos.

En principio, en una piel intacta la absorción de la saliva sería mínima. En la práctica, el problema reside en que los besos de la cara se producen cerca de zonas mucosas como la boca, la nariz o los ojos, donde la barrera es más débil y por tanto los patógenos pueden ser absorbidos de forma más sencilla. También favorecería la transmisión el hecho de que hubiera alguna herida o lesión en la cara (rasguños frecuentes en los niños o lesiones abiertas comunes, por ejemplo por acné).

Irene Maté, pediatra especialista en enfermedades infecciosas.

Personalmente no soy muy fan, también es verdad que yo soy infectóloga y veo bichos malignos en todas partes. Pero sí te diré que parece que el mero hecho de soplar la comida de tu hijo si tú tienes tendencia a tener caries (y eso implica estar colonizado por un determinado tipo de bacterias), aumenta el riesgo de caries en el hijo.

Amalia Arce, la Mamá Pediatra

Pues es un tema que nunca me he planteado seriamente… Así que no sé qué dice exactamente la ciencia. Sí que es verdad que existen infecciones por mordedura de perro o por arañazo de gato, pero no me consta patología por lametazo. Sí es cierto que una mordedura humana tiene más riesgo de infección que una de perro.

Difícil librarse de que un perro en un momento dado no te dé un beso de tornillo.
A mí personalmente si acaba de llegar de la calle de oler todo… me da un poquito de asco, pero creo que los beneficios inmunológicos, con el amorcito que te dan, superan los riesgos infecciosos, en caso de perros limpios, desparasitados y vacunados. Ya ves que se nota que tengo perro…

FOTOS: (GTRES)

56 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Currito Matagatos

    Oyw vivian… y qué te parecen otros animalitos que hay por ahí como por ejemplo los piojos o las cucarachas o las moscas? Espero que también defiendas sus derechos

    15 abril 2018 | 22:48

  2. Dice ser Currito Matagatos

    Ves a perros cada vez consigo entenderos menos.
    Me acabo de pasar una cosa estoy para entrar en casa y me encuentro una perrita evidentemente perdida por ahí por la calle. muy simpática. La llamo y se me acerca y venciendo su miedo y agachandose y eso cómo hacen y moviendo el rabo y queriéndome caer bien… la acaricio un ratillo para que coja confianza, la subo al coche haciendo que saque la cabeza por la ventana que se ve que está acostumbrada, y damos una vuelta hasta que con suerte que hemos tenido ha aparecido su dueña.
    todo muy bien, pero hay que ver cómo me olía la mano luego de acariciarla menuda peste… y vosotros les dais besos en la boca? joder qué asco

    16 abril 2018 | 16:09

  3. Dice ser Alana Godoy

    Yo creo que cada quién pone sus límites en cuanto a qué permite y qué no. Veo comentarios muy agresivos y creo que el texto no va por ahí. A mí me gustó y lo vi de un modo diferente, quizá.

    Yo no dejo que mi perrita me lama la cara, pero sí dejo que lo haga en mi mano. Por el contrario, beso su cabecita y su “mejilla” siempre y cuando esté limpia. Me dan más asco algunas acciones humanas donde muchas veces mi comida o mis objetos personales están involucrados. Si vamos a ser cuidadosos o estrictos en nuestra salud, que sea en todos lados, sin llegar a caer en la paranoia de que te vas a morir por un patógeno carnívoro jajaja.

    Leí hoy otra enfermedad zoonótica, la rabia y espero que me deje compartirlo: http://www.siempreperros.com/como-detectar-la-rabia-en-perros/

    27 julio 2018 | 17:23

  4. Dice ser En la boquita

    Mi perrita es súper limpia más que la mayoría de la gente y a mí me encanta darle besitos en tu boquita incluso con lengua no faltaría más total un perro es uno más de la familia.
    Hasta que me apetece dárselos en el culito

    27 julio 2018 | 17:35

  5. Dice ser miauz

    muy interesante la verdad

    12 diciembre 2019 | 17:38

  6. Dice ser leo

    Un perro mal cuidado tiene más posibilidades de contener algún patógeno mientras que sabiendo los cuidados y atenciones que recibe nuestro perro dismuye mucho el riesgo aunque siempre existe, al igual que al besar a otra persona.

    01 mayo 2021 | 21:20

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.