BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

El pensamiento profundo no está de moda

Por Elena Trius Béjar

Fotograma del documental ‘La Llave Dalí’

Se inaugura una exposición: Dalí, Picasso, Sorolla… Acudimos en masa y recorremos los pasillos, extasiados con la colección. Nos hacemos ‘selfies’ y los colgamos en las redes. Sin embargo, se nos escapa un importante aspecto de este fenómeno: el reconocimiento de los artistas y sus obras responde a un mecanismo ideológico, casi siempre político.

El arte nunca es neutro. Los autores de renombre salen a discusión pública porque a alguien le interesa debatirlos. En las escuelas y universidades nosotros, profesores, podemos tender a reforzar las imágenes de siempre, a crear consumidores de cultura.

La superficialidad y el estereotipo facilitan que se nos manipule a través de las imágenes, a través del arte. El pensamiento profundo, adquirido a través de la lectura y la lentitud del estudio, no está de moda. ¿Será porque a algunos no les interesa?

 

3 comentarios

  1. Dice ser Ángel

    No seas inocente, el pensamiento profundo nunca ha estado de moda. Si es profundo es porque lo ejecutan unos pocos en contraposición a la masa, siempre ha sido así.

    05 Febrero 2017 | 11:39

  2. Dice ser el ser humano tiene cuadraditos negros también en el cerebro

    A veces parece que lo más cercano a un pensamiento profundo es un agujero negro.
    VAyamos a una prueba.
    -¿Que sentido tienen los cuadraditos negros cubriendo los pezones en Instagram? ¿En clases de anatomía cómo se les llama? ¿Se perturba la gente si los ve?
    La teta o la luna, ¿qué esta más lejos de la Tierra y tiene más enigmas?

    05 Febrero 2017 | 16:05

  3. Dice ser Miguel Brau Gou

    MEJOR UNA FOTO QUE PENSAR EN EL MUSEO
    .
    …¡Elena Trius… estoy de acuerdo con usted! Los que se hacen selfies en los museos no siempre comprenden el arte. Para ellos lo más importante es el autorretrato digital. El resto, ¡plim!
    .
    …Y esto se lo digo con conocimiento de causa.
    .
    …La última vez que fui al Museo del Prado, la gente joven (un abanico muy amplio de personas) se dedicaba, no a observar las obras pictóricas sino a hacerse selfies delante de ellas. Ahora la moda entre los jóvenes es fotografiarse en las pinacotecas, adoptando la misma pose que el protagonista del cuadro. De ahí que los cuadros con más audiencia fueran ‘’El caballero de la mano en el pecho’’, de El Greco, y ‘’Las meninas’’, de Velázquez, en el que cinco jóvenes imitan a los personajes y un sexto los fotografía. Luego ven entre todos la foto, llegan las risas y, hala, al siguiente cuadro.
    .
    …Algo parecido ocurrió cuando visité el Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Una de las esculturas más demandadas era la famosa ‘’Piedad’’, de autor anónimo. Todos los jóvenes, y no tan jóvenes, se situaban delante de la obra e imitaban la postura. Las chicas normalmente sentadas en algún banco, una rebeca encima de la cabeza a modo de mantilla y la cara de dolor de estómago. Ellos tumbados en su regazo aparentando estar más muertos que vivos. Un tercero los retrataba entre risas. Otros observaban y esperaban hacer lo mismo después. En fin, lamentable.
    .
    …Pero es que esta tontura del selfie no se limita a los museos. Que va. También se puede observar en los jardines botánicos. Cuando yo asistí un domingo al Real Jardín Botánico de Madrid, mucha gente se hacía selfies aparentando comerse una planta. Daba igual que fuera un tejo, un pino llorón del Himalaya, una haya roja, un tilo o un pequeño ruibarbo, cuyas hojas, por cierto, son bastantes tóxicas. Daba igual. Algunos se las metían en la boca para la foto.
    .
    …No hace mucho, cuando estaba de moda ir al zoológico de Madrid los domingos, un chico saltó la valla de seguridad y se aproximó a las rejas del simio Curro. Quería hacerse un selfie con él detrás. ‘’Curro’’ es un descendiente gigantesco del famoso ‘’Copito’’. El chico llamó al simio y esperó a que éste se acercara a las rejas. El primate se aproximó lentamente y ya, a pocos centímetros del chaval, miró por instinto a la cámara y los dos salieron en la foto sonriendo. Aquella foto se hizo viral en las redes porque no se adivinaba quién era el fotógrafo y quién el fotografiado.

    05 Febrero 2017 | 23:54

Los comentarios están cerrados.