BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

¡Menos botellón y más educación cívica!

Por Alberto López

Foto: Alberto López

Foto: Alberto López

Es indignante que si ya de por sí el parque público ‘Virgen Blanca‘ de Madrid está muy deteriorado, que además ahora docenas de jóvenes se dediquen los días de diario por las tardes a realizar allí macrobotellones, concretamente en la explanada que hay entre la calle Manuel Bartolomé Cossio y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos. Incumplen flagrantemente la vigente ley autonómica antibotellón, demuestran una actitud totalmente incívica y ningún espíritu ecologista, destrozan contra el suelo los envases de vidrio de las bebidas alcohólicas que consumen, esparcen inmundicias y dejan dichas zonas como un estercolero. Como si hubiese habido una Tercera Guerra Mundial.

También es indignante que, después de haberte dejado una pasta llamando al teléfono de tarificación adicional 092 —ya que en el 112 no se hacen cargo—, al exponerles el problema a alguna patrulla de la Policía Municipal de Moncloa, que como autoridad competente están para hacer valer y cumplir dicha ley, te digan que están escasos de medios tanto personales como materiales para atajar el problema, a pesar de estar los honrados contribuyentes pagando puntual y religiosamente al Ayuntamiento de Madrid abusivos impuestos europeos para recibir a cambio presuntos servicios.

9 comentarios

  1. Dice ser ecoloJeta

    Que encanto de buena educación tienen muchos ninis…ruidos, drogas, alcohol, y a seguir viviendo el modelo que ven en nuestros politicos

    Ascazo de pais…..

    27 Septiembre 2013 | 12:17

  2. Dice ser Sonia

    Pues si es una verguenza, y pediria que lo prohibieran pero ya esta prohibido lo que tienen que hacer es evitarlo. No paren de llamar a Policia Local y Policia Nacional y si no busquen los fijos de las comisarias por internet.

    27 Septiembre 2013 | 13:01

  3. Dice ser arruinado

    Pero, y creo que es bastante grave, si la policia se persona y cogen a alguno, le ponen una multa que, si el multado es menor, debe pagar el padre.
    Con lo cual, le estan enseñando al niño de turno, que si hace algo malo, el nunca lo pagara, lo pagara su papá que además no le puede ni reñir, porque si al niñito de turno se le antoja, lo denuncia y le pueden incluso meter en la carcel.

    Los padres no lo pueden educar y la autoridad no les puede castigar.

    CONCLUSION: Estamos creando golfos y vividores aunque pensandolo bien, son mas o menos como los politicos

    27 Septiembre 2013 | 13:16

  4. Dice ser dimp

    El otro dia fuimos al pantano de talave por que estabamos tiempo sin ir, pues estaba igual, todo lleno de basura, las carreteras con boquetes… yo creo que si quitaran el asfalto seria mejor ir por ese paraje, todo abandonado.. el hombre es una fabrica de hacer basura.

    27 Septiembre 2013 | 13:20

  5. Dice ser anónimo

    Con un cartel de “por favor si van a hacer botellón al menos recojan la basura, el parque es de todos Muchas gracias” seguro que consiguen mucho más que despotricando, eso y poner alguna papelera siempre ayuda

    y por cierto no por hacer botellón hay que ser nini machote, eso no quita que muchos ninis hagan botellón, los universitarios se pegan unos fiestones dignos de ver, y esperemos siga siendo así.

    si en cambio son unos descerebrados, entonces si la única solución es mandar un coche de policía durante un tiempo y poner alguna multa para espantar.

    Saludos.

    27 Septiembre 2013 | 13:22

  6. Dice ser Fo0ly

    Aquí en Bilbao en los lugares donde generalmente se hace (deja) botellón suelen estar presentes 2 patrullas (4 policías, a veces con perros) y rondan la zona asegurándose que no se arma escándalo, peleas, etc; y obligando a recoger lo que cada uno tira al suelo. Este método tiene mucho éxito, te dejan beber tranquilamente si te comportas, aumentando considerablemente la seguridad y la limpieza del lugar.

    Ademas así ellos te tienen vigilado jajaja. Espero que pronto resolváis el problema… ah! y en la mayoría de los parques esta prohibido y curiosamente se respeta bastante esta norma.

    Saludos

    27 Septiembre 2013 | 13:28

  7. Dice ser Y dale

    El problema del botellón tiene fácil solución y no quería hacer la rima, pero me ha salido sin querer. Solo tienen que habilitar zonas donde se pueda hacer sin perjudicar a nadie, zonas apartadas donde el ruido no moleste a ningún vecino. Se pretende erradicar el botellón, pero eso es imposible, por muchas multas, detenciones… Los jovenes no quieren meterse a consumir en un bar que les prohibe fumar, que les pone el mismo regaetton toda la noche, que les sirve garrafón… Por ello prefieren irse a hacer botellón. Si en vez de intentar prohibirlo buscaran la forma de que se siguiera disfrutando sin molestar a los demás, se solucionaba el problema. Que si, que diréis que el alcohol es malo, las drogas y todo lo que queráis, que si son ninis o perroflautas o lo que os salga de los …, pero es algo que se va a seguir haciendo queráis o no. En las manos del gobierno está hacerlo de forma que no se moleste a nadie. Os recuerdo que prohibir una cosa solo consigue que la gente quiera hacerlo más. Y por cierto, no hago botellón, pero si los chavales se quieren divertir así, por mucho que queramos no vamos a lograr evitarlo. Si mañana no pueden hacerlo en ese parque, se iran a otro, sino a otro y así sucesivamente. Controlarlos a todos es misión imposible.

    27 Septiembre 2013 | 14:26

  8. Si estrangulas a alguien hasta que no le quede prácticamente oxígeno, su cara delatará que prefiere respirar, aunque sea mediante respiración asistida, que morirse asfixiado. Si condenas a alguien al paro de larga duración, con una familia a la que mantener, seguramente preferirá un minijob precario y esclavo que dejar morir de hambre a su familia. Si recortas y saqueas el dinero público destinado a educación, dedicándolo a rescatar entidades bancarias y financieras que vivieron por encima de nuestras posibilidades, la caridad, el mecenazgo, las donaciones “filantrópicas” y los “padrinos” empezarán a parecer alternativas “razonables”, o al menos alternativas posibles para algunos gestores universitarios, ante la destrucción y el desmantelamiento que vive actualmente la Universidad y la investigación pública.

    Es la denominada “doctrina del Shock” que tan magistralmente ha analizado Noami Klein en su libro subtitulado “El auge del capitalismo del desastre”. La terapia de shock que se impone mediante reformas continuas, que destruyen instituciones y bienes públicos, generando “atractivas oportunidades de mercado”, provocan situaciones de trauma colectivo que facilitan los programas de ajuste. Las sociedades en estado de shock, analiza esta autora, renuncian a valores que de otro modo defenderían con entereza.

    Esto es lo que entiendo que le está pasando a la presidenta de la CRUE y rectora de la Universidad de Málaga o al rector de la Complutense. Sus propuestas de crear bolsas de caridad captando “donaciones” de empresas y particulares para costear los estudios a alumnado sin recursos, parecen confirmar que son víctimas del electroshock neoliberal.

    La propuesta de “bolsa de donativos” que la máxima autoridad universitaria nos presenta como alternativa a los recortes del Partido Popular no hace sino profundizar la lógica brifonte del conservadurismo neoliberal más rancio: recortar derechos básicos, accesibles a toda la población, para convertirlos en una mal entendida “caridad” que “generosos padrinos” otorgarán a algunos elegidos para ser rescatados del pozo sin fondo que a todos los demás han arrojado los recortes sociales. Recortes en la financiación pública destinada a los derechos y servicios básicos, como educación, porque se ha tomado la decisión política de destinarlos a rescatar “sus” bancos y “sus” grandes consorcios empresariales y financieros.

    Parece que volvemos a la época que el director de cine Berlanga retrataba en su película “Plácido”, donde describía la tradicional campaña navideña en la España de la posguerra basada en el lema “Siente a un pobre a su mesa”. Convertir las Universidades públicas en ONGs que piden “apadrinar” estudiantes no sólo es de por sí indignante en el actual contexto de recortes de derechos, sino que supone un auténtico atentado contra los derechos conquistados por la ciudadanía y contra la obligación política ineludible consagrada en la Constitución de garantizar este derecho fundamental a la educación. Retroceder a la época donde sólo quienes tenían mecenas podían acceder a los estudios superiores supone una regresión histórica en la conquista de los derechos sociales.

    Según esta filosofía de la mezquindad, parece que los 30.000 estudiantes que fuentes de EL PAIS calculan están al borde de la expulsión de la Universidad por no poder pagar sus estudios universitarios, se verán abocados a poner un anuncio en el periódico o deambular por las calles de nuestras ciudades con carteles que anuncien “se busca padrino para estudiante pobre” para no ser expulsados de los “templos del saber” por querer formarse y tener un título universitario.

    Recordemos que desde el 2010 el PP ha recortado 1.200 millones a las Universidades Públicas y que las Comunidades Autónomas deben a las Universidades 1.000 millones de euros. Que el PP ha encarecido los precios de las matrículas de las Universidades Públicas, oscilando la subida entre el 22% y el 92% en buena parte de las Comunidades gobernadas por partidos conservadores y muchísimo más los másteres y las repeticiones de curso, llegando en algunos casos al 362% de incremento. Igualmente el PP ha recortado sustancialmente las becas y ayudas a los estudios y ha endurecido los requisitos para conseguirlas y mantenerlas. Si a esto sumamos que han recortado más de 13.000 puestos de trabajo en los últimos cinco años en las Universidades públicas, mientras que el número de estudiantes creció casi en 90.000, nos encontraremos con el dilema del inicio: si estrangulas las Universidades públicas hasta que no les quede prácticamente oxígeno, prefieren respirar, aunque sea mediante respiración asistida, que morirse asfixiadas. El gran problema es el “precio” de esa respiración asistida.

    Porque las “donaciones” filantrópicas pueden ser una ínfima minoría, como la pensionista que relata la rectora de Málaga, que se ofrecía a pagarle los estudios a un alumno que se hubiera quedado fuera de la enseñanza superior por problemas económicos. Es loable este gesto de solidaridad y apoyo, pero la inmensa mayoría de los “filántropos” son quienes tienen recursos y se han enriquecido lo suficiente como para enfocarlo como una “oportunidad” y una inversión, con su correspondiente desgravación fiscal por supuesto. Porque lo que se ha venido comprobando en el ámbito anglosajón, donde estas prácticas son más habituales, es que quien paga manda.

    Son los patrocinadores y donantes quienes establecen las políticas y orientaciones de las Universidades. Tal como nos augura la nueva reforma universitaria auspiciada por el PP en España, pero cuyas estrategias básicas ya se empezaron a implementar con anterioridad, introduciendo los Consejos Sociales como espacios de participación empresarial y que se está convirtiendo en lobby de presión de las grandes compañías y donantes en el ámbito universitario. No son precisamente los movimientos sociales, las plataformas antideshaucios, las ONGs, los movimientos feministas, quienes están sentados en los Consejos Sociales. No son precisamente los trabajadores y trabajadoras de este país, expoliados sistemáticamente por las reformas laborales o de pensiones y que han dejado su piel para que sus impuestos rescataran a los bancos, los que pueden hacer donaciones. Es esa España del 1%, la “marca España”, la que De Guindos afirma que crecerá en el 2014 por las reformas hechas por “sus” dirigentes políticos, la que puede verlo como una “oportunidad” de negocio.

    Se genera así un círculo vicioso, donde los recortes en la financiación pública de la universidad son considerados como “incentivos” para que las universidades públicas busquen financiación privada. De esta forma, en todo el mundo, las universidades están ofreciendo sus instalaciones científicas y su inestimable credibilidad académica para que las grandes empresas las utilicen. Los donantes imponen su logotipo en las paredes y los espacios universitarios, vuelven a bautizar los edificios y promueven cátedras a cambio de una denominación que revela el origen de los fondos. La investigación que proviene de estas cátedras responde a los intereses de quienes las patrocinan, no sólo porque son quienes las financian y ante quienes hay que demostrar la eficacia de su inversión a través de resultados “tangibles” y que produzcan “beneficios”, sino también porque recortan y definen los temas e intereses de las investigaciones, así como las prioridades de las mismas. De esta forma, el valor mercantil de las investigaciones prevalece sobre su contenido científico. La “disciplina por el dinero” que se impone en el mundo universitario, al dejar al mercado la decisión acerca del reparto de los recursos y las recompensas, introduce muy serias amenazas en la vida intelectual y el pensamiento, tan peligrosas como las del maccarthismo ideológico.

    La penetración de la lógica del beneficio conduce a que los rectores y las rectoras de las propias Universidades públicas acaben desempeñando un papel similar al de los representantes de comercio, siendo valorados por su capacidad para conseguir fondos privados. Mientras, se está poniendo en el disparadero a los estudiantes con menos recursos, porque los que son herederos de la “marca España”, de ese 1% enriquecido, no tienen ni tendrán problema para seguir en la Universidad cinco o cincuenta años.

    El problema de fondo no sólo es que las políticas neoliberales y neoconservadoras se estén aplicando para excluir a buena parte de la población que fue incluida en los últimos treinta años en el sistema educativo universitario, sino que se está produciendo una mutación de la propia concepción de la Universidad pública como un derecho. Porque esta filosofía de la mezquindad apela al altruismo, frente al derecho. A la caridad volátil y discrecional de los donantes privados, frente a la responsabilidad de los poderes públicos. Como si de nuevos pobres se tratara, los estudiantes tendrán ahora que pasar la gorra y pedir limosna si quieren estudiar.

    La educación es una cuestión de responsabilidad colectiva y social, no de caridad individual organizada. No se trata de cuestionar la virtud moral de quien se conmueve y siente piedad por sus semejantes, proponiendo actos de solidaridad o apoyo. Se trata de que un Estado Social y de Derecho debe garantizar con sus políticas públicas los derechos de su ciudadanía, no disfrazar bajo un sentido caritativo y moral su responsabilidad política en la amputación de los derechos de nuestros estudiantes.

    Enrique Javier Díez Gutiérrez.
    Profesor de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de León
    06-09-2013

    27 Septiembre 2013 | 14:37

  9. Dice ser Realista

    Cuando los politicos y autoridades les dan la real gana; SI acaban con el macrobotellón.
    Ejemplos:
    http://www.abc.es/madrid/20130414/abcp-antidisturbios-para-atajar-botellon-20130414.html

    http://www.20minutos.es/noticia/1792946/0/multas/botellon/madrid/

    27 Septiembre 2013 | 16:16

Los comentarios están cerrados.