Entradas etiquetadas como ‘independizarse’

‘Tu casa crece contigo’ #5: 4 claves para irte a vivir en pareja en la era de Netflix

4 claves para convivir con tu pareja en vuestro nuevo hogar sin problemas, de los especialistas en reparación de averías y roturas de Reparalia / HomeServe

Fotograma de Boyhood (2014).

Ahhh… cada vez que escribimos un nuevo capítulo de esta serie ‘Tu casa crece contigo’, nos ponemos tan nostálgicos como viendo ‘Boyhood’.

La gran y compleja aventura vital por la que todos pasamos tiene una serie de paradas tan disfrutables como retadoras. Desde preparar tu casa para la llegada de un bebé, a decorar para niños en crecimiento, independizarte sin problemas, congeniar con hijos adolescentes y, hoy, por fin… ¡cómo decorar tu primera casa en pareja!

Y es que, reconozcámoslo, irnos a vivir con nuestra media naranja es uno de los pasos más emocionantes y peliagudos de nuestra vida. Aunque hay una distinción importante. Una cosa es que uno de los dos entre a vivir en el hogar de su pareja. Y, otra muy distinta, estrenar casa juntos y empezarlo, mano a mano, totalmente de cero.

4 claves para convivir con tu pareja en vuestro nuevo hogar sin problemas, de los especialistas en reparación de averías y roturas de Reparalia / HomeServe

En el primer caso, se trata de saber hacerse un hueco y acomodar los espacios existentes al nuevo inquilino.

Pero, en el segundo, el ejercicio de creación de ese nidito de amor debe ser totalmente consensuado desde el primer día.

Para hacer más llevadera, productiva y pacífica esta tarea, os proponemos cuatro consejos sobre puntos clave que deberéis decidir conjuntamente:

1. Equipad bien vuestro centro de ocio

Lo que Netflix unió, que no lo separe un sofá incómodoSi formáis parte de esa inmensidad de parejas que comparte rituales televisivos en torno a las series de actualidad, sabéis que parte de vuestro tiempo de mayor calidad sucede en ese espacio de retiro espiritual que supone el binomio sofá+televisión.

Por eso es buena idea elegir un mueble cómodo para los dos, que se adapte a vuestras costumbres y posturas corporales a la hora de devorar lo último de HBO y compañía.

Si os gusta comer o cenar en el sofá, elegid materiales sufridos, fáciles de lavar y con fundas que se puedan retirar y meter en la lavadora con facilidad.

Tened en cuenta vuestros tamaños y disposiciones físicas favoritas, la orientación del sofá, la posibilidad de que sea convertible y os permita estirar las piernas… pero también el tipo de televisor, su tamaño de diagonal de pantalla (medid bien el espacio disponible para ella y no hagáis la barbaridad de meter una pantalla gigante en un salón minúsculo).

Para ello, mira este post sobre la altura y distancia correcta para ver la televisión y los mejores consejos para colgar una pantalla de tu pared.

Si no vais a colgar la pantalla de la pared —solución ideal para ahorrar espacio y garantizar su seguridad— haceos con una mesita baja estable y robusta con la anchura suficiente para que tu pantalla y tus dispositivos de reproducción —dvd, blu-ray, videoconsolas, etc.— convivan en paz y sin riesgos.

2. Campo de batalla: el baño

Lavarse juntos los dientes puede ser más romántico que un paseo por la orilla del Sena… y también, una tragedia griega, si no disponéis del espacio y/o la organización suficientes.

Por si acaso, invertid en accesorios de almacenamiento prácticos, que os permitan tener todos vuestros utensilios de higiene bien localizados, protegidos y en su sitio, y así evitaréis dar vueltas y más vueltas uno alrededor del otro en busca de un cortaúñas, el cortapelos o la crema hidratante específica de cada uno.

Tened en cuenta las diferencias de altura entre uno y otro para situar, por ejemplo, los colgadores de toallas y albornoces, emplead soportes y cestas colgantes dentro de la ducha para almacenar botes de gel y champú.

Y, en definitiva, tratad de ser ordenados con vuestros enseres personales para no llenar de obstáculos uno de los puntos más conflictivos de la casa durante la vida conyugal.

3. La decoración de casa, una mezcla armónica de vuestras personalidades

Si tenemos que aceptar que First Dates es capaz de enseñarnos algo es que, a veces, los opuestos se atraen y el amor entre ellos funciona.

Por eso, ponerse de acuerdo a la hora de decorar la casa no es tarea fácil, sobre todo si ambos le dan a la decoración la misma importancia y las tendencias y estilos de los dos son antagónicos.

En este caso, hay dos opciones: o partir peras, y que cada uno decida parcelas diferentes de la casa (tú el salón y yo el dormitorio, tú esa parte y yo esta…) o encontrarse los dos en un punto neutro y sin excesos.

Obviamente, cada opción tiene sus pros y sus contras: la personalidad de cada uno tendrá su reflejo en el primer caso, pero corréis el riesgo (importante) de que vuestra casa sea un museo de los horrores del interiorismo, si uno no renuncia a su estilo industrial mientras el otro se empeña en llenar de detalles románticos su zona de operaciones.

4 claves para convivir con tu pareja en vuestro nuevo hogar sin problemas, de los especialistas en reparación de averías y roturas de Reparalia / HomeServe

Foto: reformaszuhaldi.com

Intentad acordar un estilo que os resulte cómodo a ambos. Para ello, el triunfo universal de la decoración nórdica resulta infalible. ¿Hay acuerdo?

4 claves para convivir con tu pareja en vuestro nuevo hogar sin problemas, de los especialistas en reparación de averías y roturas de Reparalia / HomeServe

Foto: travelandleisure.com

4. Elegid vuestros recuerdos y objetos decorativos con perspectiva

Una de las partes que hacen inolvidables los viajes juntos es la adquisición de souvenirs originales, máscaras, figuras, obras de arte… pero tened siempre en cuenta el marco general de vuestro hogar para hacer convivir piezas compatibles entre sí y no provocar una mezcla demasiado difícil de estilos o colores.

Porque compartir es vivir, y merece la pena disfrutarlo por el camino, dinos en los comentarios, ¿cuál ha sido tu mayor lucha y cuál tu mayor acierto a la hora de compartir hogar con tu pareja?

‘Tu casa crece contigo’ #4: cómo independizarte sin problemas

¡Ah, la libertad! ¡No tener que rendir cuentas a nadie, llevar tus propios horarios, traer a casa a quién y cuándo tú quieras, montar fiestas y hacer, básicamente, lo que te de la gana!

Pero, un momento… ¿Qué hay de pagar las facturas? ¿Y de poner lavadoras, tender, fregar, cocinar, recoger, amueblar, reciclar, proveer, administrar, sufrir y reparar averías, y todas esas cosas que vienen con el mismo pack?

El salto a la etapa plenamente adulta que llega con la independencia doméstica es, quizá, el más grande y significativo de nuestras vidas, solo superado por la llegada de un hijo.

Y desde luego, el primero servirá como aprendizaje y banco de pruebas para el segundo, puesto que antes de proponerte cuidar de una persona totalmente indefensa y dependiente de ti, deberás aprender a cuidarte y valerte por ti mismo frente a las azarosas responsabilidades de gestionar tu propio hogar.

Nuestro hogar es un reflejo de nuestros procesos vitales. Con ‘Tu casa crece contigo’, te acompañamos con consejos en los momentos más importantes como la llegada de un bebé a casacuando hay niños o adolescentes.
.

Un vistazo al panorama de la independencia juvenil en España

El portal gestiónpyme.com recoge los siguientes datos, que sitúan a nuestro país en el vagón de cola europeo respecto a la celeridad de los jóvenes en emanciparse:

Hoy en día, tan solo el 22,1% de los jóvenes españoles entre 16 de 30 años viven fuera de casa de sus padres:

  • Entre 16 y 24 años: Tan sólo el 7,2% vive independizado.
  • Entre 25 y 29 años: Más del 40% de los jóvenes en esta edad viven fuera de casa.
  • Entre 30 y 34 años: La cifra alcanza el 72,9%.

De media, en España nos independizamos hoy a los 28,9, mientras que en el conjunto de los estados miembros de la UE, es a los 26,1 años, según un informe publicado en abril de 2015 por la oficina estadística comunitaria, Eurostat.

¿Qué necesitas para irte a vivir por tu cuenta?

Te proponemos una serie de pasos, trucos y consejos que harán que tu gran paso hacia la independencia vital se produzca sin contratiempos, remordimientos ni obstáculos.

> Por cierto, ¿has leído ya nuestro post 5 fórmulas para ahorrar al emanciparte y evitar imprevistos en el hogar?

 

Meditación sobre tus deseos y tu situación personal

Antes de nada debes tener claro qué quieres y por qué. Analiza las circunstancias que te rodean: ¿lo haces por necesidad?, ¿por presión?, ¿te sientes preparado?, ¿cuentas con los recursos propios o los apoyos externos suficientes?

Independizarse es una puerta hacia una vida nueva. Serás el dueño y absoluto decisor de tu tiempo, tus decisiones, tu espacio, con todas las ventajas e inconvenientes que eso tiene.

Por eso debes estar seguro y sentirte motivado y capacitado para evolucionar en ese sentido antes de lanzarte ¿Lo estás? ¡Vamos a ello!

Consigue tus propios ingresos para ser realmente independiente

Esta parte es fundamental. Algunos jóvenes obtienen el apoyo de sus padres al principio, en forma de préstamos y otras ayudas materiales. Pero también hay una gran mayoría de jóvenes que no tienen tanta suerte, y necesitan desde el principio hacer frente a los gastos que supone el alquiler o la compra de una vivienda, su alimentación, vestimenta…

Por eso es muy buena idea empezar a trabajar y ahorrar meses antes de lanzarte a la aventura de la independencia, para tener un primer colchón que te evite sobresaltos innecesarios cuando se te presenten gastos inesperados de todo tipo (¡y lo harán!).

Una buena cantidad equivale a 3 o 4 meses de alquiler + gastos (luz, agua, gas, internet y móvil…), que te servirán para enfrentarte a imprevistos como un posible despido en el trabajo, o cualquier otro problema que te pueda descuadrar tu balance económico en un pispás (los dentistas son un peaje tan doloroso como imprevisible, por ejemplo).
.

¿Cómo de pesada es tu mochila?

Ha llegado el momento de decidir qué deseas llevar contigo, qué prefieres dejar en casa de tus padres (siempre y cuando ellos estén de acuerdo).

Ten en cuenta que tu nuevo hogar no tendrá, muy probablemente, las docenas de estancias públicas y secretas de la mansión Wayne. Así que piensa bien con cuánto equipaje saldrás de casa para no volver. En el ejército lo denominan “impedimenta” por un motivo.

Nuestro consejo: aprovecha la gran cantidad de aplicaciones que existen hoy en día para deshacerte de lo que ya no necesitas, a cambio de un preciado plus para tu cuenta corriente… ¡claro que sí, guapi!
.

Búsqueda de piso: bienvenido al campo de batalla…

No queremos desesperanzarte, pero sí ponerte sobreaviso para mentalizarte sobre la ardua tarea que te espera por delante: encontrar el piso perfecto es un trabajo en sí mismo.

Requerirá que explores cada día varios portales online de alquiler de vivienda desarrollando tu propio ojo clínico para discernir entre pisos prometedores y fotos y descripciones trampa.

Primero, decide en qué zona quieres vivir, valorando la cercanía a tu trabajo o lugar de estudios, los medios de transporte disponibles alrededor, otros servicios sociales (ambulatorios y hospitales, para disfrutar de los cuales puede que necesites pedir un traslado clínico y plantearte el empadronamiento), etc.

Visita siempre las casas que te llamen la atención y no dudes en coser a preguntas al propietario o responsable de enseñártelas: es importantísimo que queden claras las condiciones de alquiler y disfrute del lugar.

Llévate escrita una interminable lista de preguntas: ¿quién paga los gastos de comunidad y derivados?, ¿cuánto suponen al mes?, ¿has comprobado si existe algún pago pendiente de un anterior inquilino?, ¿te pintarán y adecentarán paredes, techos y apliques eléctricos antes de entrar a vivir?, ¿qué muebles quedarán en la vivienda?

Cuando visites la casa, prueba todos los grifos y radiadores, así como enchufes, ventanas y persianas, puertas, cajones y armarios… debes hacer una revisión completa de todos los elementos visibles y también de los menos accesibles, como llaves de paso, cuadro eléctrico, etc.

¿Es ruidosa la calle? ¿tienen doble acristalamiento las ventanas (esto te ayudará a reducir ruidos y evitar fugas de frío y calor)? ¿tiene luz el piso? ¿Por dónde entra?, ¿cómo son los vecinos? No te cortes en llamar a algunos timbres y preguntarles por cómo es la vida en la planta y en el portal: puedes descubrir cosas que prefieres saber ahora.
.

¿Vas a compartir piso? Entrevístate con tus posibles compañeros

Esto es muy importante para evitar sorpresas y desavenencias con ellos: queda en la propia casa o en un bar y pasa un buen rato con ellos, preguntándoles por su personalidad, hábitos, formas de ver la vida y aquellas cosas que no soportan y que no soportas tú mismo.

Necesitas estar seguro de que su presencia será algo positivo en tu vida o, al menos, no supondrá un dolor de muelas cada vez que te cruces con ellos.

Estableced mecánicas de convivencia, como horarios y normas para usar las zonas comunes (ojo especialmente a la cocina y el baño), y delimitad cosas como fiestas y reuniones, música, compras y gastos comunes y cosas del estilo.
.

La documentación es sagrada

Contratos de alquiler, pólizas de seguros, facturas y justificantes de pago, formularios de ayuda pública, tus propios documentos personales (DNI, copia del libro de familia, información bancaria y/o de avales)… guárdalo todo como si fuese el mapa del tesoro, porque cada uno de estos papeles serán tu salvaguardia en caso de problemas con el casero, dudas sobre responsabilidades y muchos otros conflictos.

Lleva un presupuesto con tus ingresos y gastos (un Excel es una buena idea, pero si lo prefieres, existen multitud de aplicaciones gratuitas para ayudarte a vigilar lo que entra y sale de tu cuenta corriente).
.

Equípate bien

Haz una lista de cosas necesarias y otra de cosas deseables, y cotéjala con tu presupuesto.

Ejem… hemos dicho “necesarias”…

En ahorrahoy.com te proponen un listado de cosas que realmente querrás tener en tu vida para no vivir como Tom Hanks en Náufrago:

En tu cocina:

  • Nevera
  • Encimera
  • Microondas
  • Vasos y platos
  • Cubiertos
  • Para cocinar: sartenes, ollas, cazos…
  • Accesorios de cocina: tabla para picar, escurridor, abrelatas…
  • Batidora
  • Cubo de basura
  • Bombona de gas (si no hay gas natural)

En tu salón:

  • Sofá
  • Mesa de comedor con sillas
  • Armarios y estanterías o muebles de salón
  • Pufs, cojines o sillas plegables (por si la visita es en grupo)
  • Televisión (las hay de segunda mano)
  • Mesita de servicio
  • Cortinas

En tu dormitorio:

  • Colchón de buena calidad (los outlet suele tener buenos precios)
  • Colchón hinchable como medida provisional
  • Almohadas
  • Dos juegos completos de cama (para rotarlos mientras uno se lava)
  • Cortinas
  • Perchas para la ropa
  • Espejo

Recuerda que si necesitas ayuda en tus primeros pasos, siempre puedes contar con nuestros manitas.

En el baño:

  • Cortina para el baño (si no hay mampara)
  • Papel higiénico
  • Productos de higiene y aseo personal (champú, jabón, crema del cuerpo, pasta dental, cepillo dental…)
  • Organizadores para el schampú, el jabón, etc.
  • Un par de juegos de toallas (para rotarlas mientras unas se lavan)
  • Escobilla del váter
  • Botiquín de primeros auxilios

Para limpiar:

  • Lavadora
  • Productos de lavado: detergente y suavizante
  • Pinzas para ropa
  • Cubo
  • Mocho
  • Escoba
  • Recogedor
  • Cepillo para lavar el baño
  • Trapos de cocina
  • Trapos de limpieza
  • Productos de limpieza: limpiasuelos, amoniaco, lejía…
    .

Por último, pero más importante aún, debes estar preparado para hacer frente a cualquier emergencia, avería, rotura y susto doméstico.

Para ello, te hemos preparado este enlace al rinconcito MacGyver: un kit de emergencias del hogar con los 9 magníficos que te ayudarán a sobrevivir a cualquier problema 😉