BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

El romanticismo contra la máquina

Hoy hace 196 años que el aristócrata inglés George Gordon Byron, sexto Barón Byron, que ha pasado a la historia como Lord Byron, poeta, hizo su primer discurso en la Cámara de los Lores. En este discurso Byron atacó una nueva ley entonces en trámite, que condenaba a muerte a los culpables de sabotaje industrial o destrucción de maquinaria. La nueva ley se justificaba en los ataques a instalaciones industriales en el corazón de Inglaterra que estaban aterrorizando a la naciente clase financiero-industrial. Su objetivo era acabar, a sangre y fuego si era necesario, con el movimiento ‘Ludita‘. Y a fe que lo consiguieron: sólo en 1813 fueron ejecutados 17 seguidores del mítico ‘Rey Ludd’, y se dice que en un momento determinado de la crisis había más tropas británicas combatiendo a los Luditas en casa que luchando contra Napoleón en España: hasta tal punto llegaron a aterrarse los poderes del gobierno y el dinero en Gran Bretaña con aquellos irritados artesanos. La indignación de los artesanos contra las máquinas, telares y otra maquinaria de fabricación en masa, que sentían estaban arruinando sus vidas, les llevó a tomarse la justicia por su mano, y a arrasar talleres (y, a veces, a sus propietarios) en el nombre de mantener las cosas como estaban. Nombrados por un mítico ‘Ned Ludd’ que habría destrozado un telar años antes, los Luditas no consiguieron detener la Revolución Industrial, pero dejaron su apellido para la posteridad como sinónimo de rechazo a la máquina; de oposición, incluso violenta, al avance tecnológico. Un tema que enlazaba perfectamente con el romanticismo de Byron.

Desde siempre el ser humano ha adorado y temido a la vez a su creación, la máquina. Fruto del ingenio humano pero con potencia multiplicada, la máquina carece de sentimientos a los que apelar. Una vez activada matará sin compasión, sin dudas, sin remordimientos, sin odio. Las razones por las que actúa, los sentimientos que le achacamos, son diferentes a los nuestros. Nos obedece y nos sirve, pero su falta de lealtad es absoluta: nuestra propia horca, arado, espada o locomotora nos matará si nos ponemos del lado equivocado tan certeramente como si no tuviese ninguna relación con nosotros. La idea de la falta de control, de la creación que se rebela, no está lejos del Ludismo, ni de Byron; fue la mujer de su amigo Shelley, Mary Wollstonecraft, quien daría inmortalidad literaria a esta idea con su Frankenstein. Sumemos a este reverencial y atávico temor la muy real circunstancia de que en las primeras fases de la Revolución Industrial los artesanos sólo percibían los aspectos más negativos (como la reducción de jornales), y no los positivos (aparición de nuevos empleos, abaratamiento de mercancías), y todos los elementos para un estallido violento estaban a mano. Bastaron unas gotas de arrogancia por parte de los propietarios de industrias y del gobierno, cercano a ellos, para incendiar esta explosiva mezcla.

Hoy todavía quedan Luditas; abogados del atraso y defensores de que cualquier tiempo pasado fue mejor, quizá porque ellos eran más jóvenes, tal vez porque comprendían lo que pasaba y no se sentían algo desbordados. Pero ni siquiera los métodos violentos del Ludismo original consiguieron detener el tiempo. El avance no suele tener marcha atrás, por muy romántico que pudiera parecernos aquel tiempo en el que todo era mejor. Sobre todo si eras el hijo de un Barón con asiento en la Cámara de los Lores… el romántico suele imaginarse viviendo en el pasado, pero en la clase alta; al final aquellas industrias que atacaban los Luditas a quien más han beneficiado ha sido a las clases bajas. Ironías de la historia…

6 comentarios

  1. Dice ser Bit

    Y que Ada Lovelace fuera hija de Lord Byron no deja de ser algo paradójico (visto con las gafas de la Historia).

    27 Febrero 2008 | 23:53

  2. Dice ser lolo

    plas plas plas

    28 Febrero 2008 | 10:21

  3. Dice ser Miguel

    Me encantan las ironias de la historia.Gracias, Bit.http://es.wikipedia.org/wiki/Ada_Lovelace

    28 Febrero 2008 | 11:28

  4. Dice ser Duende

    Muy adecuados los comentarios sobre la hija de Byron, aunque por ella hizo poco más que darle el apellido.Sobre el tema, desconozco si Byron apoyó o no a ese movimiento ludita, pero no necesariamente debemos asociar la oposición de Byron a esa ley cruel con el apoyo a dicho movimiento. Yo vería más adecuada la crítica a Byron si fuese por apoyo a los luditas, que por su oposición a esa ley, en lo que estoy de acuerdo con él.Como dijo Voltaire, no estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con la vida tu derecho a decirlo. Y creo que el hecho de que los luditas se equivocaban con su actitud, y se siguen equivocando hoy dia, es diferente de tener que condenarlos a muerte por ello.

    28 Febrero 2008 | 13:30

  5. ADA, la primera programadora en la máquina diferencial, de Babbage. Hay personas fascinantes adelantadas a su tiempo. Sospecho que esta chica, hija de un atolondrado padre, daría sopas con tenedor a Bill Gates, en materia de computación.

    28 Febrero 2008 | 19:22

  6. Dice ser Gayoli

    Esto de que la máquina ha ayudado a las clases bajas no se le puede decir a un marxista, creo yo.

    28 Febrero 2008 | 21:29

Los comentarios están cerrados.