Entradas etiquetadas como ‘evitar’

¿Hasta dónde llegarías para no hacer un examen?

Mi madre siempre me cuenta que cuando era pequeño no me gustaba nada, absolutamente nada, el colegio. A la vuelta de vacaciones, lloraba, los lunes, me dolía la barriga… una perlita, vamos.

El caso es que un día se me disparó el ingenio y dije que estaba malo para no ir al colegio. No tenía examen ni nada, simplemente no quería ir. Mi madre, que es la mujer más lista del mundo (aunque en aquel momento un mono con sombrero y puro también lo habría descubierto) supo pronto que no estaba malo. Que era una patraña.

Aún así me tuvo todo el día en la cama, no me dejó moverme. A las 9.01 horas, cuando ya había sonado el timbre de la escuela, me encontraba perfectamente (quizás por eso no coló) y al final, harto de estar en la cama, terminé yendo a clase por la tarde.

Claro que mis proezas nunca llegaron a la altura de una niña de 11 años de Alta Gracia, en Argentina. Jamás se me habría ocurrido fingir mi propio secuestro.

Esta chiquilla tenía examen de lengua y pensó que lo mejor era no ir. Lo creáis o no, se montó un peliculón de la virgen. He visto películas de Julio Médem más aburridas (claro que igual no es el mejor ejemplo… jeje).

Llegó a su colegio pero no quiso entrar. Se puso a deambular hasta que un hombre la encontró y le preguntó: “¿qué haces sola a las siete de la mañana?”. Ella dijo que iba a un profesor particular pero que no tenía dinero para llegar a la casa, así que el hombre se ofreció a llevarla.

No localizaron a la profesora y la llevó a su supuesto hogar (el de la niña, claro). El problema es que la niña no entró nunca a esa casa, según publica la prensa argentina.

La encontró la Policía y aquí vino lo mejor. Una película digna de un Goya Oscar. Se inventó:

  • 1) Que había sido secuestrada por dos hombres que viajaban en un 4×4.
  • 2) Que la habían dormido con un somnífero.
  • 3) La ropa que llevaban los hombres (uno de ellos con guantes).
  • 4) Una detallada descripción del interior de la camioneta.

Al final, mientras recorría la zona en la que teóricamente había sido secuestrada, apareció de nuevo el hombre del principio, que contó a la Policía lo sucedido. La pequeña se derrumbó y admitió que no hubo secuestro, que faltó a clase porque tenía “examen de lengua”.

Y ahora os pregunto yo… ¿cuáles son vuestras mejores excusas?

(FOTOS: zimpenfish y blmurch)

Envía el post:

http://www.wikio.es